Archivos para el tag ‘Cocina’

250 recetas. Cocina internacional

Agustín Velasco | 9 de enero de 2012 a las 17:22

Un año nuevo, objetivos nuevos. Yo me he marcado una serie de objetivos accesibles que me ayuden a actualizarme a mi nuevo estilo de vida. Y como uno no nace sabiendo, para conseguir mis nuevos objetivos he recurrido a mis mejores amigos: los libros (que no se ofendan mis amigos humanos o los 1162 de Facebook a día de hoy).

Mi primer propósito es aprender a cocinar. Mi talento en este campo es un tanto limitado y por tanto, y dado que me he hecho cargo de la cocina de la casa, me he puesto las pilas para dominar el arte de Ferran Adrià. Bueno, me pongo a buscar y es sorprendente la cantidad de libros que se editan al año sobre el tema. Yo quiero algo práctico, sin circunloquios teóricos, cómodo de manejar…

Voilà! Los Kits Cúpula me han dado la solución: 250 recetas. Cocina internacional (ed. Libros Cúpula). Su título es bastante explicativo de lo que vas a encontrar, 250 recetas de delicias como empanadillas de queso y setas, patatas panaderas con cordero o crepes de pera y chocolate. Lo novedoso de este producto es su formato. Las recetas no vienen en forma de libro sino de práctica caja con fichas explicativas.

  • Título: 250 recetas. Cocina internacional
  • Traductor: Daniel Montsech Angulo
  • Editorial: Libros Cúpula
  • Páginas: 250 fichas y 4 separadores
  • Precio: 21 €

Encuentras cuatro grupos de fichas (aperitivos, entrantes, platos y postres) diferenciadas por su color que pueden insertarse en la tapa transparente de la caja del kit para cocinar sin miedo a estropearlas. Y como esto de cocinar no es una ciencia matemática cada ficha tiene por detrás espacio para tomar tus propias notas que te ayudarán a superar los escollos que te encuentres la primera vez que prepares la receta o simplemente anotar sugerencias para darles un toque personal.

Las recetas son expeditivas, no se enrollan, van a lo esencial pero no pasan por alto ni un detalle. Y lo mejor es que vas a encontrar recetas de toda la vida pero con un giro novedoso, ninguna va a lo obvio. Por ejemplo, el primer postre que encontramos es un arroz con leche… arroz con leche y chocolate fundido.

Si no consigo dominar la cocina sin duda será porque soy un lerdo total entre fogones, no porque los Kits Cúpula me lo pongan difícil.

Pan. Hecho en casa y con el sabor de siempre

Agustín Velasco | 25 de febrero de 2010 a las 7:57

xavier barriga

Este libro me llegó en plena peregrinación panadera. Siempre he sido muy partidario del pan. “Pan con pan, comida de tontos” siempre he escuchado decir, pues yo debo ser tonto de capirote. Pues de un tiempo a esta parte te ha prodigado la moda de pre-cocer el pan para que en las panaderías terminen de hacerlo en un pequeño horno. La mayoría de las panaderías de difusión masiva no le dan el horneado necesario por las prisas o por qué se deja en manos de dependiente una labor de panaderos, lo que propicia que le pan sea de baja calidad y a los cinco minutos de comprarlo se convierte en un perfecto sustituto del chicle. De ahí que me hubiera enfrascado en la búsqueda de alguna panadería que aún hiciera pan de calidad cuando Pan. Hecho en casa y con el sabor de siempre (Ed. Grijalbo) de Xavier Barriga llegó para engrosar mi biblioteca.

 

  • PA LIBRO BARRIGATítulo: Pan. Hecho en casa y con el sabor de siempre
  • Autor: Xavier Barriga (ilustrado por Marc Vergés)
  • Editorial: Grijalbo
  • Páginas: 192
  • Precio: 19,90€

Este libro nace de la pasión de este maestro panadero, Xavier Barriga, por el trabajo que lo ha apasionado desde pequeño, cuando dedicaba sus vacaciones escolares haciendo de aprendiz en obrador familiar, como cuenta en las primeras páginas del libro. Barriga, que ha sido apodado “el Ferran Adrià del pan” se ha propuesto enseñarnos cómo hacer todo tipo de panes de calidad con un lenguaje cercano y prescindiendo de tecnicismos. De panes clásicos como el pan rústico a panes sorprendentes como el hecho con cerveza negra y avena , de recetas típicamente españolas como la Torta de Aranda a panes energéticos para deportistas, panes internacionales como el de pita marroquí o deliciosas recetas dulces como los panecillos de castaña y naranja. Todo organizado temáticamente y explicitando el nivel de dificultad que emprende. Entre los detalles buenos de este libro que hay que reconocerle está que le dedique su apartado pertinente a hacer pan para celíacos.

En un libro como este es importante reseñar la parte gráfica que es tan importante como la pasión del maestro panadero que lo firma. Marc Vergés es el fotógrafo que ha ilustrado magistralmente este libro. Sus fotos despiertan en el lector un “ummmmmm” a cada página que se pasa.

Y un libro de cocina no se puede testar leyéndolo tranquilamente en un sillón, hay que ponerlo aprueba entre fogones. Así que un buen domingo me metí en la cocina cual Julie Powell para ver cómo le salía un pan de calidad a una total nulidad culinaria como soy yo, por decirlo de una forma suave. Lo primero que descubrí que ese mueble de las sartenes no es tal… ¡era el horno!, gran desconocido. Con este augurio de fracaso emprendí mi ‘pan de chocolate, pistachos y canela’ con los ánimos que me daba la etiqueta que ponía “Dificultad: fácil”.

A posteriori recomiendo leer el libro desde la primera página antes de emprender esta aventura, sobre todo la parte en que dice: “También se te ensuciarán las manos, la masa se pega entre los dedos de tal modo que parece que no vaya a desprenderse nunca. No te laves con agua, porque se formaría un engrudo y sería aún peor…” No preguntéis cómo lo descubrí.

Por todo lo demás seguí paso a paso la receta, respetando los tiempos y las temperaturas… ¿Y el resultado? Pues salió un pan sabrosísimos en el contenido. En la forma no tanto, pero era mi ópera prima, y como Barriga aconseja, la paciencia y la perseverancia son valores a cultivar en estas lides. El inconveniente que le veo a hacer tu propio pan es que después de que se ha enfriado (y de haber ido puerta a puerta de tus vecinos enseñando el resultado) te da penita comértelo porque le has dedicado mucho tiempo y cariño.

Próximamente: La increible historia del papiro de Artemidoro (Nabla Ediciones) de Ernesto Ferrero

Empezado: Una pequeña revolución (Ed. Lengua de Trapo) de Juan Aparicio-Belmonte