Archivos para el tag ‘La danza del cementerio’

La danza del cementerio

Agustín Velasco | 7 de junio de 2010 a las 10:18

morgue

Esta semana se la vamos a dedicar a la serie de novelas protagonizadas por el agente especial del FBI Aloysius X. L. Pendergast, un personaje que nos tiene a muchos enganchadísimos. Empecemos la casa por el tejado, es decir, por lo último, por la novedad… La danza del cementerio (Ed. Plaza & Janés) de Douglas Preston y Lincoln Child.

Pura literatura de evasión, bestsellers en estado puro, con un sentido comercial muy marcado, pero no por ello menos interesante dado la fuerte huella que en estos autores deja el género del pulp del que ya hemos hablado en otras ocasiones. Los que hemos caído bajo el influjo de Pendergast somos plenamente consciente la falta de ambiciones literarias de los autores, que solo tratan hacernos pasar un rato agradable (aunque tenso), y en estos tiempos eso se agradece. ¡Pero qué diablos! Las novelas están muy bien construidas, con un ritmo inmejorable y un universo rico de personajes y situaciones a cual más insólita.

  • danza del cementerioTítulo: La danza del cementerio
  • Autores: Douglas Preston y Lincoln Child
  • Traductor: Jofre Homedes Beutnagel
  • Editorial: Plaza & Janés
  • Páginas: 456
  • Precio: 19,90 €

En La danza del cementerio Aloysius se va a tener que enfrentar a un misterio con zombis de por medio. Todo empieza cuando el periodista Bill Smithback, personaje regular de la serie y compañero de peripecias del agente en algunos casos, es acuchillado en su apartamento por un delirante asesino con pintas pútridas aprovechando que Margo Green (su esposa y personaje también destacado del universo de Preston y Child) ha salido del apartamento. No hay duda, el asesino es un vecino del inmueble: Margo lo reconoce en su huida, los vecinos son testigos, incluso están los irrevocables testimonios de las cámaras de seguridad… si no fuera porque la defunción de este vecino en cuestión había sido certificada diez días antes.

Los cabos de la investigación llevarán al inspector D’Agosta y a Pendergast hasta una comunidad/secta religiosa instalada en La Ville, una zona boscosa del norte de Manhattan, donde se realizan extraños rituales de vudú y sacrificios animales que han sido objeto de denuncia periodística por parte de Smithback. Todo es de lo más confuso, y la situación se complica cuando el propio Smithback reaparece convertido en zombi asesino y la opinión pública pide la cabeza de los de La Ville espoleados por una asociación pro derechos de los animales cuyo portavoz es un famoso director de cine.

Igual que Pendergast se encuentra en la novela la valla que delimita los peligrosos territorios de La Ville, yo me encuentro con mi propia línea de demarcación que me indica que no he de ir más allá en la reseña para no revelar más de lo que debo y aguar la lectura a los que la emprendan a continuación. Para los que estén familiarizados con la serie no hace falta advertirles que nunca es nada lo que parece en los misterios en los que Pendergast se ve envuelto, pero sí existe la certera posibilidad de que lo extraño y bizarro sea una realidad.

Las historias de Pendergast me las bebo, no puedo parar, son como una droga que en cuanto las termina te vas directo a la página de los autores para ver si han publicado la continuación y te preguntas cuándo llegará a España la siguiente entrega. Todas las novelas son auto conclusivas pero tienen lazos narrativos con las anteriores y los finales son puertas abiertas a nuevos misterios. En La danza del cementerio no se toca el tema del embarazo de Constance Greene, pupila de Pendergast, que se quedó en el aire en la entrega anterior y se queda posiblemente para Fever dream, que en España se llamará Pantano de sangre y verá la luz en octubre. También en las últimas páginas de La danza del cementerio aparece un nuevo personaje, Ogilby, el abogado de la familia Pendergast, estrambótico como todo lo que rodea a estos aristocráticos sureños y que llega al hospital donde Pendergast convalece para hacerle entrega de una carta de máximo interés. ¿Qué es?, ¿qué es?, ¡¡¡¡¿pero por qué tengo que esperar hasta octubre?!!!!

Mañana: ¿Quién es Pendergast?