Archivos para el tag ‘Pendergast’

No puedo esperar a la traducción de Two Graves

Agustín Velasco | 2 de enero de 2013 a las 9:17

Vuestros comentarios me hacen sentir menos solo y extraño en mi aventura lectora. Hoy recibía el comentario de Ángel Sosa con motivo del post de reseña de A sangre fría de Lincoln & Child. Este lector terminaba diciendo sobre la conclusión de la trilogía de la que esta obra es su segunda parte: “estoy tentado a no esperar a que salga su traducción”. A reglón seguido se me ha iluminado la cara con una sonrisa porque me ha pasado exactamente igual. La tentación ha sido mayor que la paciencia y me he comprado vía Amazon la continuación de la trilogía de Helen protagonizada por el agente especial Pendergast, y para colmo en digital para no tener que esperar a que me llegue físicamente.

Recordareis que A sangre fría termina con el momento más dulce, y a la vez más amargo, en la historia de Pendergast de la que hemos sido testigos como lectores fieles. Pues ahí empieza todo en la nueva entrega, Two graves (editada por Grand Central Publishing), en la que la primera parte es una acuciante persecución preñada de acción y desesperación que los autores estructuran a modo de cómputo temporal como en 24 Horas, la famosa serie de Kiefer Sutherland.

Estoy en ello, por eso no puedo daros una reseña global, pero os puedo decir que su lectura es ágil y sin mayores complicaciones si posees un nivel aceptable de inglés. Lo bueno de los libros electrónicos es la posibilidad de consultar las palabras que no conoces con un simple doble click sobre ellas (al menos yo cuento con esa opción en mi eReader), así puedes realizar una lectura más minuciosa sin omitir los términos desconocidos, como hacía yo hasta el momento cuando leía libros en papel en Inglés. Eso no es óbice para que cuando Plaza&Janés publique su traducción me vuelva a deleitar con la historia de la mano de los magníficos traductores de esta editorial.

Así que amigo Ángel Sosa… no eres el único que no puede esperar. Gracias por leerme y dejarme el comentario.

Sangre fría

Agustín Velasco | 17 de julio de 2012 a las 20:41

Volvemos a la carga con nuestro agente del FBI favorito. El único problema, a priori, es que Aloysius Pendergast ¡¡muere en la página 27!! Obviamente, como el mismo Pendergast dice  parafraseando a Mark Twain en la novela, las noticias sobre su muerte fueron exageradas.

Sangre fría (ed. Plaza & Janés) de Douglas Preston y Lincoln Child es la segunda parte de la trilogía de Helen, la difunta esposa de Pendergast. Y me muerdo los dedos para no revelar más de lo que debo. En esta entrega nos encontramos a un Pendergast más James Bond que nunca, más héroe de acción que el frío manipulador intelectual al que estamos acostumbrados. Esta historia es un puente entre el episodio de Spanish Island de Pantano de Sangre y lo que será la conclusión de la trilogía. Personalmente me ha causado mucha ansiedad porque no es conclusiva, sino que deja más interrogantes y situaciones abiertas que certezas.

  • Título: Sangre fría
  • Autor: Douglas Preston y Lincoln Child
  • Traducción: Fernando Garí Puig
  • Editorial: Plaza & Janés
  • Páginas: 416
  • Precio: 21,90 €

Aventurar una sinopsis sería explicitar demasiado, de hecho hasta la editorial es más vaga que de costumbre en la contraportada. Baste decir que Pendergast sigue el hilo del asesino de su esposa y se encontrará con una peligrosa organización nazi que querrá su cabeza a toda costa… y él se meterá en la boca del lobo muy gustosamente.

Os sorprenderéis encontrando a Pendergast en verdadero estado de vulnerabilidad, física y psicológica. Como si los autores hubieran querido desproveerlo de esa capa racional que siempre lo acompaña y dejarlo internarse en su yo más primario y visceral, después de todo investigar a los asesinos de la mujer que más ha amado lo hace un caso extremadamente personal.

Constance y Corrie serán los personajes secundarios de esta novela. La primera hará una revelación de la que te desencajan la mandíbula y avanza una nueva trama argumental que piensan explotar en próxima entregas. La segunda se meterá en graves problemas que la convierten en clave para la conclusión de la trilogía.

Ciertamente esta novela no es nada recomendable para ser leída de forma aislada. Es conveniente que repases por encima Pantano de Sangre para no perder el hilo y no esperes respuestas ni certidumbres al pasar la última página. En vuestra mente aparecerá un claro cartel de CONTINUARÁ como en los seriales de televisión, solo que en la pequeña pantalla solo tienes que esperar una semana (como mucho) para retomar la historia, pero en este caso tendremos que esperar hasta finales de año para conocer el desenlace (en inglés) de la historia… ya veremos para cuándo la versión en castellano.

De verdad, porque no puedo contarlo, pero las sorpresas serán continuas, empezando por las últimas líneas de la página 27 que comentaba al principio. Y pongo punto final porque me conozco y terminaré destripando el intríngulis.

Venganza

Agustín Velasco | 15 de junio de 2012 a las 7:21

Que me perdonen Preston y Child, pero evidentemente Gideon Crew no es el agente Pendergast. Los amantes de la figura de Aloysius Pendergast sentirán un pellizco desconsolador y clamarán “¡¿en qué estáis invirtiendo el tiempo?!, ¡poneos ya con otra entrega de Pendergast!”. Pero como no quiero ser dogmático me voy a desprender de mi fanatismos y voy a olvidar que las historias de Gideon Crew consumen los recursos de nuestro agente especial del F.B.I favorito.

Así que vamos con Venganza (ed. Plaza & Janés) de Douglas Preston y Lincoln Child, la primera historia de la serie de Gideon Crew, que para ser justo de entrada me resultó trepidante, entretenida y llena de giros inesperados. El tal Crew tiene una misión en la vida, vengar a su padre, un famoso matemático que fue asesinado para ser tomado como chivo expiatorio de un fiasco de la Inteligencia nacional. Gideon, testigo del asesinato, es obligado por su madre años después de asumir el compromiso de la venganza. Pero es que eso se resuelve en la página 61. Punto final y a otra cosa, mariposa… ¿o no?

  • Título: Venganza
  • Autor: Glenn Cooper
  • Traducción: Fernando Gari Puig
  • Editorial: Plaza & Janés
  • Páginas: 352
  • Precio: 18,90 €

Pues no, su misión personal, y la forma en que la lleva a cabo lo pone en el punto de mira de Eli Glinn, presidente de Effective Engineering Solutions y viejo conocido de nuestro amigo Pendergast (¡diablos, dije que me iba a olvidar de él!). Glinn le propone llevar a cabo una importante misión que les ha comisionado el Gobierno de los EEUU, hacerse con un importante proyecto científico de los chinos que puede cambiar toda la realidad económica mundial y que un científico desertor ha introducido en el país. Venga, Gideon, anímate, métete de cabeza en esta aventura, ¿qué tienes que perder?, de todas formas vas a palmarla… ¿¿?? “¿Que voy a palmarla?, ¿de qué diablo hablas, Glinn?”. No es textual (a pesar de las comillas) pero resume el momento de perplejidad del protagonista.

 A la historia no le falta de nada: una historia de amor imposible, traiciones, un asesino cruel y despiadado (y es que lo chinos son los nuevos rusos en la literatura norteamericana desde que los soviéticos son “amigos”), momentos de ingenio, suplantación de personalidad, persecuciones, un cementerio abandonado… Vamos, de todo un poco.

En fin que si no existiera Pendergast diría que es una novela muy recomendable e ingeniosa, ideal para dias de sol y arena. Pero lo cierto es que no puedo esperar a echarle el guante a la última entrega de nuesto Agente Especial del FBI favorito, que ya está en la calle bajo el título Sangre fría… no confundir con la maravillosa e icónica obra de Capote.

¿Quién es Gideon Crew?

Agustín Velasco | 6 de abril de 2011 a las 13:29

Douglas Preston y Licoln Child ya tienen en el mercado americano la primera novela de una nueva serie que pretende reproducir el éxito de laas que tienen como protagonista al agente Pendergast de que hemos hablado largo y tendido aquí.

El nuevo personaje se llama Gideon Crew y según el avance de la web parece prometer:

gideonA la tierna edad de doce años, Gideon Crew es testigo del brutal asesinato de su padre, un científico injustamente tratado por el Gobierno de los Estados Unidos, y abatido por la policía durante una crisis con rehenes. Más de veinte años después, Gideon finalmente tiene su venganza y cumple la promesa hecha a su madre en su lecho de muerte de limpiar el nombre de la familia. Él acabará con el hombre que destruyó a su padre. Pero entonces un misterioso testigo aparece para enfrentar a Gideon con su crimen y ofrecerle la oportunidad de su vida…”

 

Si queréis leer los primeros capítulos (en inglés) pinchad aquí.

Pantano de sangre

Agustín Velasco | 24 de septiembre de 2010 a las 15:02

pantano de sangre

Cuando el agente especial del F.B.I. Aloysius Pendergast se entrega a un caso está dispuesto a llegar hasta el final. El problema (o problemas) que se le presenta con este nuevo caso que se relata en Pantano de sangre (ed. Plaza & Janés) de Preston & Child, es que no sólo ha de remontarse a doce años en el pasado y más allá, porque el móvil del caso deberá desentrañarlo en acontecimientos que ocurrieron a mediados del siglo XIX, sino que existirá una implicación emocional directa que amenace su objetividad.

Recordáis al enigmático sujeto llamado Ogilby, el abogado de la familia Pendergast, que aparece al final de La danza del cementerio. Pues resulta que es el encargado de dar fe de que Aloysius visita la tumba de su tío Louis al menos una vez cada cinco años o perderá la fortuna familiar. En la visita rutinaria a la tumba, Pendergast pasa por la mansión familiar ‘Penumbra’ y allí se abandona al pasado, revisando con añoranza la escopeta de caza de su mujer Helen, la que llevaba el aciago día que perdió la vida en África cazando un temible león de cabellera roja. Al revisar el arma descubre que la muerte de Helen no fue un accidente, sino un asesinato bien planificado.

  • 9788401337673[1]Título: Pantano de sangre
  • Autores: Douglas Preston y Lincoln Child
  • Traducción: Jofre Homedes Beutnagel
  • Editorial: Plaza & Janés
  • Páginas: 496
  • Precio: 21,90 €

Pendergast se embarca con el detective D’Agosta en una investigación que los llevará de Zambia al sur profundo de los Estados Unidos en busca de un misterioso cuadro de Audubon que se conoce como el ‘Marco Negro’ y que nadie sabe cómo es. En él se haya la pista para desentrañar el interés de Helen por este pintor y los intereses espurios en que se vio implicada. Aquí veremos a un Pendergast en su salsa, en el sur, donde se ha criado. Veremos cómo la teniente Hayward empieza a ‘apreciar’ a Pendergast y sus poco comunes métodos.

Esta novela de Preston y Child tiene un ritmo diferente a las anteriores. Es como más línea, no hay digresiones. Todo es como una carrera a contrarreloj. Y el final no es un final, sino un ‘to be continued’ clarísimo. Para los que se hayan asustado o puedan asustarse con la nota final de los autores sobre su interés de comenzar una serie de thrillers sobre un nuevo personajes Gideon Crew, debo decir que no intuyo que vayan a abandonar a Pendergast porque dejan suficientes flecos sueltos e insinuados como para suponer que ya tienen claro lo que quieren hacer con ellos:

1) El asesino de su mujer aún anda suelto. Ya sabemos quién es y el tipo de traición que implica que sea quien es (no puedo hablar más claro sin destripar el factor sorpresa de la novela). Pendergast tendrá que dar con él. Y él ha jurado matar a Pendergast.

2) Tenemos a Constance Green en prisión, ¿por qué?, lo siento pero eso lo tendréis que leer que os vais a quedar de piedra, solo puedo decir es que a su regreso a Estados Unidos embarcó con su bebé, pero desembarcó sin él. El psiquiatra John Felder tiene toda la pinta de ser un personaje que ha aparecido en las páginas de Preston y Child para quedarse.

3) Tía Cornelia ha muerto (y sí, la manera en que lo hace me resulta un tanto frustrante después de tanto sacarla como personaje secundario), y muere aterrada por la idea de que Ambergris se presente en el sanatorio para vengar una atrocidad que ella había cometido en el pasado. (Si no recuerdo Ambergris era el hermano de Cornelia… ¿Será ese?)

Si he de ser sincero no creo que Preston y Child tengan intenciones de abandonar a Pendergast… afortunadamente.

Próximamente: La cena de los infieles (ed. Ático de los libros) de Beryl Bainbridge

Empezado: Isabel de Habsburgo. Reina de Dinamarca (ed. Nowtilus) por Yolanda Scheuber

Líneas argumentales de la serie Pendergast

Agustín Velasco | 10 de junio de 2010 a las 13:40

Nueve son las entregas que hasta el momento ha publicado Plaza&Janés en castellano de las correrías del agente Pendergast. Yo me enganché al tren en la tercera entrega, Los asesinatos en Manhattan, y a partir de entonces no he podido bajarme de él. Personalmente distingo tres líneas series dentro de la saga. Una que titularía Crímenes en el Museo, la Trilogía de Diógenes y Misterios Varios.

Abajo reproduzco las sinopsis oficiales de cada entrega y a cada título le asigno un número y el año de de publicación en EE.UU. Los Crímenes en el Museo comprenden las entregas 1, 2 y 3, y demuestran que el Museo de Historia Natural de Nueva York no es el sitio tranquilo y familiar que todos pensamos… al menos no en las novelas de Preston y Child. Las novelas 5, 6 y 7 son las que conforman la Trilogía de Diógenes y narran el definitivo (o no tan definitivo, ya veremos) enfrentamiento entre el agente y su maligno hermano. Mientras los Misterios Varios son otros casos varios y ocasionales en los que Pendergast se ve envuelto.

The-Relic-BOLSILLO_libro_image_mediumRelic (nº1 - 1995)

En 1986, en plena selva amazónica, un grupo de científicos encuentra la talla de un enigmático dios adorado por una tribu de salvajes. El extraño ídolo es enviado a Nueva York, donde queda arrumbado en los sótanos de un enorme y antiguo museo. Poco después, los científicos son masacrados por los indígenas y todo el proyecto cae en el olvido. Sin embargo, con ocasión de una importante exposición, las sinuosas galerías y los vetustos subsuelos del museo se convierten en escenario de varios asesinatos horrendos e inexplicables…

El-relicario-BOLSILLO_libro_image_mediumEl relicario (nº2 – 1997)

Cuando la policía encuentra dos esqueletos unidos en un abrazo en un río de Manhattan, Margo Green, conservadora del Museo de Historia Natural, es invitada a colaborar en la investigación, no solo por sus conocimientos antropológicos sino por su experiencia el año anterior cuando se enfrentó con una horrenda bestia que andaba suelta por los sótanos del museo. Los esqueletos presentan señales de violencia y unas grotescas anormalidades que apuntan a una sola cosa: el despertar de una pesadilla dormida. Al misterio de los esqueletos se suma una serie de brutales crímenes. Con la ayuda de un teniente de policía, un enigmático agente del FBI y un eminente científico, Margo indaga el origen de los asesinatos. La investigación los llevará a un pavoroso laberinto de túneles, cloacas y galerías horadado bajo Manhattan, donde se revela por fin el verdadero secreto de la Bestia del Museo.

Los-asesinatos-de-Manhattan-BOLSILLO_libro_image_mediumLos asesinatos de Manhattan (nº3 – 2002)

Durante los trabajos de excavación para construir un nuevo bloque de apartamentos en Manhattan, los obreros hacen un descubrimiento espeluznante: los restos de treinta y seis personas torturadas y mutiladas, víctimas de un asesino que aterrorizó a la ciudad de Nueva York a finales del siglo XIX. El agente especial Pendergast del FBI convence a Nora Kelly, arqueóloga del Museo de Historia Natural, de que le ayude a resolver el misterio de aquellas muertes. Pero lo que era solo una inquietante investigación histórica se convierte en la caza desesperada de un cruel asesino, cuando sobre la ciudad se abate una oleada de asesinatos casi idénticos a los de un siglo atrás. Como más de cien años antes, Manhattan vuelve a ser víctima del pánico.

Naturaleza-muerta-BOLSILLO_libro_image_mediumNaturaleza muerta (nº 4 – 2003)

Medicine Creek es un pueblo perdido de Kansas, un pueblo tranquilo donde todo el mundo se conoce y donde nunca ocurre nada… Hastaque se produce un asesinato. En medio de un campo de maíz se descubre el cadáver mutilado de una mujer rodeada por un círculo de flechas indias, cada una con un cuervo atravesado en su punta. Y esto es solo el principio. El asesino está entre los habitantes de Medicine Creek y nadie volverá a dormir tranquilo. Justo en ese momento llega al pueblo el enigmático inspector Pendergast.  Nadie sabe quién le ha avisado, pero todos están seguros de que es el único capaz de descifrar el misterio de los espeluznantes asesinatos. Un misterio que llevará al inspector hasta el oscuro y tortuoso pasado del «apacible» pueblo.

La-mano-del-diablo-BOLSILLO_libro_image_mediumLa mano del diablo (nº5 – 2004)

La muerte de Jeremy Grove, famoso crítico de arte, es inexplicable. Su cuerpo fue encontrado en una habitación cerrada con llave desde dentro, con la marca de un crucifijo grabada en su pecho como una quemadura, la huella de una garra en la pared… Y un insoportable hedor a azufre… ¿Serán las marcas del diablo? Hasta los menos supersticiosos empiezan a hablar de un pacto con el maligno. Para investigar este extraño caso, el inspector Pendergast tendrá que abandonar Nueva York y viajar a un pueblo de Italia, donde veinte años atrás cuatro hombres hicieron una promesa diabólica. A partir de entonces Pendergast se ve obligado a enfrentarse con fuerzas desconocidas; él mismo parece ser la próxima víctima de una venganza abominable, a la que no está nada claro que pueda sobrevivir…

La-danza-de-la-muerte-BOLSILLO_libro_image_mediumLa danza de la muerte (nº 6 – 2005)

Pendergast ha simulado su propia muerte, para así poder luchar desde el anonimato contra su hermano Diógenes, un ser de inteligencia sobrehumana para perpetrar el mal. El detective Vincent D’Agosta, fiel compañero de Pendergast, recibe una carta «póstuma» de su amigo pidiéndole que se ocupe de ciertos asuntos, y, aún más importante, que ha de detener a Diógenes, quien ha anunciado que cometerá un gran crimen dentro de una semana. Nadie sabe de qué se trata. Vincent intenta localizar a Diógenes, pero ha desaparecido. Luego empieza una serie de extraños asesinatos en Nueva York, y la única conexión entre ellos es que todas las víctimas eran amigos de Pendergast. Y aún peor: la policía encuentra pruebas contundentes que apuntan contra él como asesino. Pendergast deberá echar mano de toda su astucia y de la ayuda de sus amigos para capturar a Diógenes, tarea complicada y peligrosísima, antes de que él mismo sea detenido por la  policía.

El-libro-de-los-muertos-BOLSILLO_libro_image_mediumEl libro de los muertos (nº 7 – 2006)

Un brillante agente del FBI cumple sentencia en una prisión de alta seguridad, por un asesinato que no cometió… Su hermano, psicótico y superdotado, está a punto de llevar a cabo uno de los crímenes más terroríficos jamás imaginados… Una joven inteligente pero muy inocente, con un pasado extraordinario, está al borde de perder el juicio… Y pocos días más tarde se inaugurará una fabulosa exposición en un museo de Nueva York. Su pieza estrella una tumba egipcia, maldita desde hace siglos… Un evento que va a convocar a la flor y nata de la sociedad estadounidense…

El-circulo-oscuro-BOLSILLO_libro_image_mediumEl círculo oscuro (nº8 – 2007)

Con Constance, su protegida, Pendergast se ha instalado en un monasterio aislado del Tíbet. Allí se dedica a profundizar en sus estudios y a perfeccionarse en las artes marciales. Sin embargo, su tranquilidad se interrumpe cuando los monjes se dan cuenta del robo de un artefacto único y misterioso, un objeto que lleva siglos encerrado bajo llave en una caja que jamás se ha abierto, y le piden a Pendergast que lo recupere. En su búsqueda, el policía y Constance se ven obligados a embarcarse en el transatlántico más grande y lujoso jamás construido. En poco tiempo el crucero se convierte en un viaje hacia el terror. Porque la fuerza que ha liberado el misterioso artefacto podría destruirles a todos.

La-danza-del-cementerio-TAPA-DURA-CON-SOBRECUBIERTA_libro_image_mediumLa danza del cementerio (nº9 – 2009)

El inefable detective Pendergast vuelve a Nueva York, esta vez tras los pasos de una secta que practica rituales vudú… Un periodista muere acuchillado en su piso, pero las cámaras de seguridad del edificio han registrado al asesino: se trata de un vecino ¡que había muerto dos meses antes! El detective Pendergast está desconcertado, los asesinatos perpetrados por «muertos» se suceden y todas las pistas conducen a una sociedad secreta que vive aislada al norte de Manhattan. Pendergast tendrá que recurrir a su antiguo tutor, monsieur Bertin, experto en vudú y en religiones africanas…

Mañana: Pendergast, heredero del pulp

Vivir al lado de Pendergast

Agustín Velasco | 9 de junio de 2010 a las 10:19

incendio pendergast

En el universo de Aloysius X. L. Pendergast tan importantes son sus acciones y pesquisas como la de aquellos que lo rodean. Hoy haremos un repaso a los personajes que lo acompañan en sus peripecias.

Empecemos con la familia Pendergast, que en gran medida define los excéntricos comportamientos del protagonista de esta saga. Los padres del agente Linnaeus e Isabella Pendergast murieron en el gran en el incendio de la mansión familiar, el gran secreto de la familia y en el que hay claroscuros importantes. De ahí quedaron huérfanos Aloysius y su hermano pequeño Diógenes, el reverso de la moneda que Aloysius representa, igual de inteligente  y abocado a la criminalidad por uno menos ‘oscuro’ (sí, me repito, pero esta familia tiene oscuridades en todos los rincones) hecho acontecido entre los hermano. Diógenes se convierte en el némesis del detective llegando su enfrentamiento al culmen en la llamada ‘Trilogía de Diógenes’ que engloba La mano del diablo, La danza de la muerte y El libro de los muertos. Entre tanto tenemos a la tía abuela Cornelia, envenenadora consumada, internada en el Hospital Mount Mercy para delincuentes psicóticos, donde la visita su sobrino cuando tiene preguntas sobre misterios familiares del pasado. En Los asesinatos de Manhattan aparece la figura del tío bisabuelo Antoine Leng Pendergast (Enoch Leng), taxonomista y químico, además de ser miembro del Lyceum a finales del siglo XIX, que fue expulsado de la mansión de la familia Pendergast y residió en la zona norte de Nueva York después de haber sido (no puedo contar qué papel juega en la novela reseñada, me comprenden, ¿verdad?).

Pero Pendergast, a pesar de su naturaleza de lobo solitario, está rodeado de colaboradores que hacen su vida e investigaciones más cómodas. Por un lado su chófer y mayordomo personal, Proctor; por otro lado un bibliófilo un tanto siniestro conocido por Wren que trabaja en los sótanos perdidos de la Biblioteca Pública de Nueva York como restaurador de libros antiguos y que realiza para Pendergast todas las investigaciones documentales; también está Mime, un inválido experto en obtener todo tipo de información difícil vía informática; también recurre a veces el agente a Eli Glinn, presidente de Effective Engineering Solutions y experto en perfiles psicológicos, siendo este un personaje de la novela Más allá del hielo, ajena a la serie Pendergast. Me quiero detener en Constance Greene, la pupila de Pendergast, que es… un experimento de Enoch Leng y que solo es una sombra en Los asesinatos de Manhattan para convertirse más tarde en una pieza fundamental en las aspiraciones de venganza de Diógenes. Tendrá un gran protagonismo en próximas entregas, es obvio… para los que leyeron El círculo oscuro y vieron el tema que se quedó pendiente en sus últimas páginas.

Otros personajes que tienen papeles muy importantes en las novelas son los policías que ayudan al agente en sus investigaciones dando halo de oficialidad a sus pesquisas: El teniente Vincent D’Agosta, la capitana Laura Hayward o sargento Patrick O’Shaugnessy. En los que siempre se encuentras esa pizca de antihéroe (en todos sus sentidos) que da tanto juego narrativo y profundidad en los personajes.

A todos ellos hay que añadir a toda esa serie de personajes, en muchos casos relacionados con la investigación museística o el periodismo, que se convierten en compañeros de aventuras de Aloysius con más o menos fortuna, porque andar al lado del agente Pendergast no siempre es sinónimo de ‘buen final’. Tenemos a la doctora Nora Kelly, conservadora del Museo de Historia Natural de Nueva York, mujer valiente y resoluta que será protagonista en varias entregas de la saga; el periodista William “Bill” Smithback, Jr., esposo de Nora (hasta La danza del cementerio); la doctora Margo Green, también conservadora del Museo de Historia Natural de Nueva York; Corrie Swanson, una joven rebelde que se cruza en el camino de Pendergast en Naturaleza Muerta y a la que convierte en su asistente en este caso, dejando en el aire la posibilidad de futuros papeles protagonistas en nuevas entregas. Y por último, pero no menos importante la doctora Viola Maskelene, egiptóloga y filóloga, que Pendergast conocerá en sus peores momentos y de la que se enamorará (a su manera distante e intelectual), ¿Por qué creíais que Aloysius estaba cerrado al amor? Nada más lejos de la realidad… sobre todo cuando conozcamos su pasado matrimonial en la próxima entrega.

Mañana: Líneas argumentales de la serie Pendergast

Etiquetas:

La danza del cementerio

Agustín Velasco | 7 de junio de 2010 a las 10:18

morgue

Esta semana se la vamos a dedicar a la serie de novelas protagonizadas por el agente especial del FBI Aloysius X. L. Pendergast, un personaje que nos tiene a muchos enganchadísimos. Empecemos la casa por el tejado, es decir, por lo último, por la novedad… La danza del cementerio (Ed. Plaza & Janés) de Douglas Preston y Lincoln Child.

Pura literatura de evasión, bestsellers en estado puro, con un sentido comercial muy marcado, pero no por ello menos interesante dado la fuerte huella que en estos autores deja el género del pulp del que ya hemos hablado en otras ocasiones. Los que hemos caído bajo el influjo de Pendergast somos plenamente consciente la falta de ambiciones literarias de los autores, que solo tratan hacernos pasar un rato agradable (aunque tenso), y en estos tiempos eso se agradece. ¡Pero qué diablos! Las novelas están muy bien construidas, con un ritmo inmejorable y un universo rico de personajes y situaciones a cual más insólita.

  • danza del cementerioTítulo: La danza del cementerio
  • Autores: Douglas Preston y Lincoln Child
  • Traductor: Jofre Homedes Beutnagel
  • Editorial: Plaza & Janés
  • Páginas: 456
  • Precio: 19,90 €

En La danza del cementerio Aloysius se va a tener que enfrentar a un misterio con zombis de por medio. Todo empieza cuando el periodista Bill Smithback, personaje regular de la serie y compañero de peripecias del agente en algunos casos, es acuchillado en su apartamento por un delirante asesino con pintas pútridas aprovechando que Margo Green (su esposa y personaje también destacado del universo de Preston y Child) ha salido del apartamento. No hay duda, el asesino es un vecino del inmueble: Margo lo reconoce en su huida, los vecinos son testigos, incluso están los irrevocables testimonios de las cámaras de seguridad… si no fuera porque la defunción de este vecino en cuestión había sido certificada diez días antes.

Los cabos de la investigación llevarán al inspector D’Agosta y a Pendergast hasta una comunidad/secta religiosa instalada en La Ville, una zona boscosa del norte de Manhattan, donde se realizan extraños rituales de vudú y sacrificios animales que han sido objeto de denuncia periodística por parte de Smithback. Todo es de lo más confuso, y la situación se complica cuando el propio Smithback reaparece convertido en zombi asesino y la opinión pública pide la cabeza de los de La Ville espoleados por una asociación pro derechos de los animales cuyo portavoz es un famoso director de cine.

Igual que Pendergast se encuentra en la novela la valla que delimita los peligrosos territorios de La Ville, yo me encuentro con mi propia línea de demarcación que me indica que no he de ir más allá en la reseña para no revelar más de lo que debo y aguar la lectura a los que la emprendan a continuación. Para los que estén familiarizados con la serie no hace falta advertirles que nunca es nada lo que parece en los misterios en los que Pendergast se ve envuelto, pero sí existe la certera posibilidad de que lo extraño y bizarro sea una realidad.

Las historias de Pendergast me las bebo, no puedo parar, son como una droga que en cuanto las termina te vas directo a la página de los autores para ver si han publicado la continuación y te preguntas cuándo llegará a España la siguiente entrega. Todas las novelas son auto conclusivas pero tienen lazos narrativos con las anteriores y los finales son puertas abiertas a nuevos misterios. En La danza del cementerio no se toca el tema del embarazo de Constance Greene, pupila de Pendergast, que se quedó en el aire en la entrega anterior y se queda posiblemente para Fever dream, que en España se llamará Pantano de sangre y verá la luz en octubre. También en las últimas páginas de La danza del cementerio aparece un nuevo personaje, Ogilby, el abogado de la familia Pendergast, estrambótico como todo lo que rodea a estos aristocráticos sureños y que llega al hospital donde Pendergast convalece para hacerle entrega de una carta de máximo interés. ¿Qué es?, ¿qué es?, ¡¡¡¡¿pero por qué tengo que esperar hasta octubre?!!!!

Mañana: ¿Quién es Pendergast?