Archivos para el tag ‘Valentine’

Ciudad de ceniza (2ª parte de Cazadores de sombras)

Agustín Velasco | 12 de julio de 2010 a las 12:08

ciudad de hueso2

Empezamos la semana con un libro en la línea de la saga Crepúsculo. En Ciudad de ceniza (ed. Destino) de Cassandra Clare, segunda parte de la trilogía Cazadores de sombras, nos adentramos en un mundo donde conviven licántropos, vampiros, hadas y demonios fuera de la vista del ser humano normal pero conviviendo codo con codo con ellos. Y controlando la convivencia de estas razas a modo de policía sobrenatural están los Nefilim, los descendientes del ángel Raziel.

He de dejar claro que la primera parte (Ciudad de hueso) no la había leído, así que me ha supuesto un esfuerzo adicional de comprensión, ya que todas las claves de quiénes osn los personajes y de qué va esta historia se dan en esa primera parte. La historia del volumen que tenemos entre manos empieza tras un enfrentamiento encarnizado de Jace, un joven cazador de sombras, y su recién descubierta hermana, Clary, contra su perverso padre, Valentine, un cazador de sombras renegado empeñado en acabar con La Clave, la organización a la que pertenecen los cazadores de sombras.

  • ciudad de cenizaTítulo: Ciudad de ceniza
  • Autora: Cassandra Clare
  • Traducción: Gemma Gallart
  • Editorial: Destino
  • Páginas: 464
  • Precio: 17,95 €

Como digo, la historia parte de ese momento post-enfrentamiento en que los dos hermanos han de adaptarse a la nueva realidad, ya que han vivido mucho tiempo en un mundo de mentiras. La Clave, al descubrir que Jace es el hijo de Valentin mandan a una tenebrosa figura, La Inquisidora, para que dilucide si Jace es en realidad un topo de Valentine en la organización, pero pronto se ven envueltos en un nuevo enfrentamiento con el pérfido Valentine ya que este ha robado la Espada Alma y se está haciendo con la sangre de un niño vampiro, un niña hombre-lobo y una niña hada para invertir los poderes de la espada y así poder traer a este mundo a una legión de demonios que acaben con La Clave.

A lo largo del libro asistiremos a ritual de paso de hombre a vampiro, nos adentraremos en el submundo de unas pérfidas hadas que nunca mienten pero que engañan, a la bajada a la cavernosa Ciudad Silenciosa donde los cazadores de sombras encarcelan a sus más peligrosos criminales, y a un épico enfrentamiento entre nefilims y demonios tras el que nada será lo mismo.

La autora ha sabido introducir en esta historia muchas las preocupaciones clave de los adolescentes: en peligroso equilibrio amor-respeto-odio entre padres e hijos, la fidelidad entre amigos, el tener que enfrentarse a los sentimientos derivados de amores prohibidos, amores no correspondidos, la homosexualidad y salida del armario, etc…

Cassandra Clare es una joven muy intuitiva escribiendo, que evade cualquier pesada reflexión que agotaría el interés de su público objetivo (adolescentes a partir de 14 años) y que mantiene a sus personajes en continuo movimiento como cualquier novela de acción que se precie. La autora es de origen iraní y hasó parte de su juventú viajando con su familia por todo el mundo teniendo como mejores compañeros de viaje los libros de fantasía como Las crónicas de Narnia y Los seis signos de la luz.

A quién enloquecerá esta historia: a los amantes de Crepúsculo, a los seguidores de Buffy cazavampiros y quizás a los fans de los cómics de Hellblazer.

Una recomendación: leed primero Ciudad de hueso o te encontrarás con los mismos problemas con los que me encontré yo, porque no son historias autoconclusivas sino que el ‘fin’ de cada libro que compone esta trilogía supone un punto y seguido e inmediato.

Próximamente: La corporación (Alienta Editorial) de Max Barry

Empezado: Cómo no escribir una novela (ed. Seix Barral) de Howard Mittelmark y Sandra Newman

Valentine, Valentine

Agustín Velasco | 28 de enero de 2010 a las 20:07

valentine valentine

  • Título: Valentine, Valentine
  • Autora: Adriana Trigiani
  • Editorial: Viceversa
  • Páginas: 455
  • Precio: 19.50 €

Este es un libro para leer en primavera, cuando el sol te acaricia trémulamente y eres capaz de cambiar la piel por la de alguien que aún busca sentido a todo. Una obra para sentarse en un parque de cualquier ciudad, o en cualquier plaza, y dejarse embriagar por los aromas de una naturaleza que despierta, del azahar que despunta… ¿Demasiado cursi? Bueno, ser cursi no es malo, hay que meterse en el papel, porque Valentine, Valentine (Ed. Viceversa) de Adriana Trigiani es el equivalente literario a una comedia romántica en el cine. ¡¡Y me ha encantado!! (Y me ha encantado a pesar que no puedo con Sandra Bullock, Meg Ryan o cualquier otra diva hollywoodiense del discurso pink que vería en esta historia un filón).

Adriana ha sabido construir una historia chispeante, efervescente, llena de humor, repleta de esa comedia que es la vida misma, sin estridencia emocionales. Una novela en la que es fácil sumergirse por completo y que te deja con ganas de más (afortunadamente es sólo la primera parte de una trilogía y la autora tendrá en las librerías de Estados Unidos la segunda entrega llamada Brava Valentine el 9 de febrero, ¿para cuando en España?, ¿tendré que leerla en Inglés?). La autora ha sabido crear un personaje con el que se simpatiza al momento porque todos tenemos algún punto en común que nos une a ella: o no tenemos claro a dónde se dirige nuestra vida, o lo que hacemos en la vida no es tomado en serio por nuestra familia, o tenemos una familia que a veces nos pone de los nervios, o nos hemos visto en disquisiciones amorosas como ella en algún momento. Lo cierto es que a Valentine Roncalli, sin ser una beldad en toda regla, terminas amándola con ternura porque, como ella mismo dice, le ha tocado ser lagraciosa de la familia (sí, todo junto): “No soy la hermana guapa. Tampoco soy la hermana lista, soy lagraciosa”, así empieza las peripecias de esta artesana zapatera.

En líneas generales: Valentine vive y trabaja con su anciana abuela haciendo zapatos artesanos para novias en un pequeño taller de Manhattan. Pero ella es una chica de Queens, de familia italiana, con toda la grandeza y miseria que ello conlleva. Una familia que es para estrangularlos uno a uno pero que son una piña a la vieja usanza. Valentine descubre que el negocio familiar está al borde de la bancarrota y que si no se pone manos a la obra nadie le va ayudar a rescatarlo. Este libro habla de su paso de aprendiz a artesana y diseñadora, pero también habla de la su maduración como mujer, porque terminará aprendiendo (no siempre de la forma más cómoda y sencilla) qué quiere en la vida y cómo ser fiel a si misma independientemente de lo que la sociedad, la familia y su ADN femenino-italiano-Roncalli le dicta. Aprende que también es capaz de tomar decisiones duras respecto a hombres (perfectos) que surgen en su vida, y que no se puede tener todo… o quizás sí, pero todo a su tiempo. También es una novela sobre moda (especialmente sobre zapatos) y sobre la cultura italo-americana sobre la que la autora hace un continuo ejercicio de antropología humorística: “Las mujeres italianas aman los estampados de piel animal, en la ropa, los muebles, los accesorios, no importa donde, respondemos a la llamada de la selva en todos los aspectos de nuestra vida”.

adriana valentineAdriana Trigiani ha puesto mucho de ella misma en esta obra ya que ella misma pertenece a una gran familia italiana. Además se nota que tiene el músculo humorístico bien trabajado, y buscando en su biografía encontramos que ha sido guionista de series como El show de Bill Cosby (The Cosby Show) y Un mundo diferente (A different world). Valentine, Valentine (Very Valentine en el original) debutó en el puesto noveno de la lista de los más vendidos del New York Times.

Veamos, ¿qué banda sonora puedo proponer para leer este libro? Tenía que encontrar un ritmo chispeante como la propia narrativa de Trigiani, y tras sopesarlo, creo que me quedo con Back and fourth de Peter Yorn, que tiene un toque indi y neoyorquino que marina muy bien con la historia y sus matices intimistas. Para el viaje que Valentine realiza a Capri recomiendo las canciones en italiano de Pink Martini. Finalmente, y barriendo para casa, también recomiendo un grupo madrileño indi: Oh! Violet.

Por poner un pero… La portada despista un poco. Cuando recibí el libro me creó la sensación de ser una novela romántica tipo Danielle Steele y lo tuve en la lista de ‘pendientes’ con un poco de desidia. Una vez que me puse a leer no pude parar y me repetí la famosa máxima de que “no hay que juzgar al libro por la cubierta“. Al diseño de portada le falta esa pizca de ‘humor’ que sí se puede encontrar en el texto, pero que conste que el trabajo del estudio gráfico Opalworks de Barcelona me parece magistral, en especial la portada que le hicieron a Plaza Janes para Yo puta de Isabel Pisano.

Próximamente: Los hombres topos quieren tus ojos y otros relatos sangrientos de la Era Dorada del Pulp (ed. Valdemar) edición de Jesús Palacios.

Iniciado: Hijos de Heracles. El nacimiento de Esparta (ed. Edhasa) de Teo Palacios.