Archivos para el tag ‘vampiros’

¡Muérdeme!

Agustín Velasco | 27 de febrero de 2012 a las 20:17

Vamos de vuelta con Christopher Moore. Adicto como soy al humor de este loco delirante ya podéis imaginas que no soy nada objetivo con su narrativa. Solo puedo aseguraros con certeza que leyendo su último libro he llorado de risa (no es una metáfora, sino textual).

¡Muérdeme! (ed. La Factoría de Ideas) de Christopher Moore es una disparatada revisión del género vampírico. Si creíais haberlo visto todo a esta altura os aseguro que no, que aún había sutiles giros de tuerca conceptuales con que sorprendernos. Bueno, sutiles, lo que se dice sutiles… Juzgad vosotros mismos el nuevo concepto que Moore baraja en esta la tercera entrega del vampiro Flood y su amante la vampiresa pelirroja Jody: gatos vampiros.

  • Título: ¡Muérdeme!
  • Autor: Christopher Moore
  • Traducción: Lorenzo F. Díaz Buendía
  • Editorial: La Factoría de Ideas
  • Páginas: 320
  • Precio: 19,95 €

Como ya os he dicho esta es la tercera parte de una saga y empieza justo donde la dejó en ¡Chúpate esa! Así que en vez de haceros una breve sinopsis del argumento vamos a hacer un repaso de dónde se quedaron los personajes:

Jody y Thomas fueron recubiertos en bronce para pasar la eternidad fundidos en un beso etéreo… solo que a Flood nadie le había explicado cómo convertirse en niebla atemporal y pierde el poco juicio que se le adivinaba en las entregas anteriores al verse atrapado e inmovilizado.

Abby Normal disfruta de su idilio con su esclavo sexual con pelo a lo manga Perro Fu, pero ella aspira a ser señora sustituta de las noches de la zona de Gran Bahía, así que termina por birlarle a su novio-científico-esclavo un poco de sangre vampira y se transforma en una nosferatu… ¿con cola de rata?

¡Ah! ¿Y os acordáis del gato gigante rapado Chet? Sí, ese del que se alimentaban Jody y Flood. Pues resulta que anda suelto convertido en gato-vampiro y está transformando a toda la comunidad gata en depredadores insaciables. Por cierto, Chet está mutando y está muy salido.

Bueno, no creáis que Los Animales iban a aquedar fuera de esta historia. Los policías Rivera y Cavuto se alían con ellos para exterminar a los gatos-vampiros porque resulta que la abuela de Troy Lee conoce la receta de una especie de sopa ideal para exterminar gatos-vampiros, cuyas plagas eran muy comunes en su pueblo natal cuando joven.

¡Ah, y también hay un Samurai en esta historia! ¡Y nuevos vampiros ultra asesinos! ¡Y un pero! Sí, el perro policía Marvin buscador de cadáveres y de no-muertos. Os prometo que los trozos en que el protagonista es Marvin y Moore se mete de una manera profunda y existencial en la psique canina no tienen desperdicio: simplemente hilarante.

En fin, es que no puedo contaros de otra forma lo que vais a encontrar en la última entrega de las aventuras vampíricas de Christopher Moore, es tan… tan… no sé cómo decirlo… es tan… ¡Tenéis que leerlo!

Chicos que muerden

Agustín Velasco | 26 de octubre de 2011 a las 20:41

Estoy en un momento en que los libros sin carga de profundidad son bien recibidos. Evito sobre todo los dramas, porque después de que tengo el ánimo por los suelos lo últmo que me hace falta es que me carguen con penas ajenas… aunque el momento difícil ya va pasando y recupero lecturas que aparqué en su momento. En momentos así existen dos opciones apara evadirse: la deliciosa chick-lit (del que soy un fervoroso seguidor) y los vampiros (ya convertidos en genero per se). ¿Pero y una mezcla de ambos géneros? Bueno, pues he descubierto que es una mezcla explosiva en las páginas de Chicos que muerden (ed. La factoría de ideas) de Mari Mancusi.

Pongamos por caso que tu hermana gemela ‘la gótica’ te obliga a acompañarla a un garito gótico (un poco cutre) cuando es lo que menos te apetece en el mundo. Pongamos que crees que la noche empieza a prometer cuando un joven y guapísimo tío te aborda y parece que hay rollito a la vista. Pongamos que el subidón te llega cuando el chico te susurra en la oreja y te besa en el cuello. Pongamos… ¿¿Qué te muerde?? Pues sí, te muerde y te fastidia bien fastidiada porque resulta que tipo en cuestión es un vampiro que te acaba de convertir en una no-muerta porque te ha confundido con tu hermana, la verdadera postulante a vampira inmortal. ¡Pero qué asco de noche resulta! Sunshine (la protagonista) emprende una carrera contrarreloj para encontrar un remedio que revierta el proceso y la deje ir al baile del instituto sin tener que preocuparse por si al volver a casa tras la fiesta le das las claras del día y acaba bien fritita a la barbacoa por los rayos solares. En su aventura que la llevará a la sede secreta de El Círculo y la hará tener una casi-romántica excusión a la vieja Inglaterra, irá descubriendo de paso que ‘su’ vampiro al que cree un cretino engreído no lo es tanto… ¿Será posible el amor entre vivos y no-muertos?

  • Título: Chicos que muerden
  • Autora: Mari Mancusi
  • Traductora: Laura Rodríguez Gómez
  • Editorial: La factoría de ideas (colección Trakatrá)
  • Páginas: 256
  • Precio: 16,30 €

Esta novela es muy muy muy divertida, escrita en un tono adolescente de lo más ingenioso, en la que la autora hace guiños muy explícitos a todos los iconos vampíricos de los adolescentes de hoy, de la saga Crepúsculo a Buffy Cazavampiros. Desde el primer momento de su lectura la protagonista adquirió en mi imaginación el físico de Alexis Bledel porque el tono narrativo me recordaba mucho a su papel de Rory en la popular serie Las chicas Gilmore. La historia es adictiva por su refrescante sentido del humor y me la leí volando, casi con glotonería.

La autora, Mari Mancusi, confiesa que cuando estaba en el insti soñaba con ser vampiro, y en vez de eso terminó siendo periodista (que dependiendo de qué género cultives en esta profesión no hay mucha diferencia con el estilo de vida de un no-muerto). Este libro es el primero de la saga ‘Círculo de sangre, de la que lleva editados cuatro  entregas, mientras hay otras dos en camino. Es muy estimulante pillar una saga desde el principio, no que por lo general siempre empiezo por la tercera o cuarta entrega y después me resulta un lío ordenar en mi cabeza las historias que siempre leo desordenadamente.

Si después de devorar Chicos que muerden te quedas con mono de más, please, no recurras a una maratón de Crepúsculo, estoy seguro que el paralelismo con esta no es lo que te enganchará precisamente, sino que mejor enciérrate un fin de semana con los videos de Las chicas Gilmore (¿¿soy el único al que le encantaba esa serie??).

Próximamente: Un asesinato matemático (ed. am editorial) de Manuel Úbeda

Ciudad de ceniza (2ª parte de Cazadores de sombras)

Agustín Velasco | 12 de julio de 2010 a las 12:08

ciudad de hueso2

Empezamos la semana con un libro en la línea de la saga Crepúsculo. En Ciudad de ceniza (ed. Destino) de Cassandra Clare, segunda parte de la trilogía Cazadores de sombras, nos adentramos en un mundo donde conviven licántropos, vampiros, hadas y demonios fuera de la vista del ser humano normal pero conviviendo codo con codo con ellos. Y controlando la convivencia de estas razas a modo de policía sobrenatural están los Nefilim, los descendientes del ángel Raziel.

He de dejar claro que la primera parte (Ciudad de hueso) no la había leído, así que me ha supuesto un esfuerzo adicional de comprensión, ya que todas las claves de quiénes osn los personajes y de qué va esta historia se dan en esa primera parte. La historia del volumen que tenemos entre manos empieza tras un enfrentamiento encarnizado de Jace, un joven cazador de sombras, y su recién descubierta hermana, Clary, contra su perverso padre, Valentine, un cazador de sombras renegado empeñado en acabar con La Clave, la organización a la que pertenecen los cazadores de sombras.

  • ciudad de cenizaTítulo: Ciudad de ceniza
  • Autora: Cassandra Clare
  • Traducción: Gemma Gallart
  • Editorial: Destino
  • Páginas: 464
  • Precio: 17,95 €

Como digo, la historia parte de ese momento post-enfrentamiento en que los dos hermanos han de adaptarse a la nueva realidad, ya que han vivido mucho tiempo en un mundo de mentiras. La Clave, al descubrir que Jace es el hijo de Valentin mandan a una tenebrosa figura, La Inquisidora, para que dilucide si Jace es en realidad un topo de Valentine en la organización, pero pronto se ven envueltos en un nuevo enfrentamiento con el pérfido Valentine ya que este ha robado la Espada Alma y se está haciendo con la sangre de un niño vampiro, un niña hombre-lobo y una niña hada para invertir los poderes de la espada y así poder traer a este mundo a una legión de demonios que acaben con La Clave.

A lo largo del libro asistiremos a ritual de paso de hombre a vampiro, nos adentraremos en el submundo de unas pérfidas hadas que nunca mienten pero que engañan, a la bajada a la cavernosa Ciudad Silenciosa donde los cazadores de sombras encarcelan a sus más peligrosos criminales, y a un épico enfrentamiento entre nefilims y demonios tras el que nada será lo mismo.

La autora ha sabido introducir en esta historia muchas las preocupaciones clave de los adolescentes: en peligroso equilibrio amor-respeto-odio entre padres e hijos, la fidelidad entre amigos, el tener que enfrentarse a los sentimientos derivados de amores prohibidos, amores no correspondidos, la homosexualidad y salida del armario, etc…

Cassandra Clare es una joven muy intuitiva escribiendo, que evade cualquier pesada reflexión que agotaría el interés de su público objetivo (adolescentes a partir de 14 años) y que mantiene a sus personajes en continuo movimiento como cualquier novela de acción que se precie. La autora es de origen iraní y hasó parte de su juventú viajando con su familia por todo el mundo teniendo como mejores compañeros de viaje los libros de fantasía como Las crónicas de Narnia y Los seis signos de la luz.

A quién enloquecerá esta historia: a los amantes de Crepúsculo, a los seguidores de Buffy cazavampiros y quizás a los fans de los cómics de Hellblazer.

Una recomendación: leed primero Ciudad de hueso o te encontrarás con los mismos problemas con los que me encontré yo, porque no son historias autoconclusivas sino que el ‘fin’ de cada libro que compone esta trilogía supone un punto y seguido e inmediato.

Próximamente: La corporación (Alienta Editorial) de Max Barry

Empezado: Cómo no escribir una novela (ed. Seix Barral) de Howard Mittelmark y Sandra Newman