VOX ¿un espejismo?

Enrique Bellido Muñoz | 3 de febrero de 2014 a las 14:39

EL NUEVO PARTIDO DE ORTEGA LARA ASEGURA QUE NO BUSCA DAÑAR AL PPHasta hoy no me he detenido a leer el manifiesto fundacional que VOX tiene colgado en su Web, www.voxespana.es .

Su lectura no invita sino a unirse, no digo ya al grupo de personas que han dado impulso al nuevo partido, que estarán sometidas a virtudes y defectos, como cualquiera de nosotros, sino a una razón de ser, unos principios inspiradores, una agenda para el cambio y unos compromisos de funcionamiento que marcan lo que últimamente se ha venido en denominar un libro de ruta que guiaría a cualquier demócrata convencido, comprometido, solidario y con profundas raíces éticas.

No, no les exagero. Si tienen unos minutos escudriñen en el manifiesto y comparenlo con aquello que todos y cada uno de ustedes desearían que fuese la vida política en España y seguro que se verán identificados en él.

Me preguntarán, como me he preguntado yo, ¿se trata de un espejismo? ¿o simplemente de un texto que ha sabido captar las demandas de la sociedad para,ordenándolas, obtener con ellas mayor apoyo social?

No lo sé, les soy sincero. Confío que en realidad la inquietud que se muestra en el documento, las medidas que se proponen para la regeneración de la vida política del país y los compromisos que se adoptan con la sociedad, no se queden en una mera declaración de intenciones de contenido electoral, como tantas y tantas a las que hemos atendido en estos años de democracia, sino que nazcan de un crítico estado de rebeldía contra el desvirtuado sistema democrático que padecemos, protagonizado por gentes con la suficiente fuerza moral como para mantenerse firmes en estos principios sin caer, como tantos otros, en los cómodos brazos del poder, el cargo o, simplemente, el protagonismo social.

Algunas opiniones que he tenido oportunidad de leer, venidas de dirigentes cualificados de la izquierda socialista o el Partido Popular, han tratado de estigmatizar la nueva opción que representa VOX con aquello de que es, en unos casos, la derecha de la derecha, y, en otros, simplemente la derecha que sobraba en las filas populares para que estas pudiesen ser consideradas de centro.

Pues bien. Unos y otros se equivocan, a sabiendas, evidentemente, de que lo hacen, buscando mantener el férreo bipartidismo existente.

Si hubiera que hablar de opciones de progreso, a las que tanto recurren, con más pena que gloria, nuestros “progresistas” del PSOE, posiblemente no encontraríamos argumentos de mayor innovación política y social como los que los mentores de VOX esgrimen en su texto fundacional.

Si se trata de hablar de centro o, lo que es lo mismo, de políticas equilibradas, la nueva fuerza política nace con un exquisito respeto a ambos lados de la balanza, tratando de que en ella tenga cabida toda la sociedad española sin desajustes que la hagan injusta en el reparto de pesos.

Me gustaría comentar uno a uno los párrafos que he leído, pero creo que deben descubrirlos y valorarlos cada uno de ustedes, sin ningún tipo de mediación que pudiera ser subjetiva.

A partir de ahí, la pregunta de siempre ¿y el voto útil?

Posiblemente ese sea el principal escollo que deberá superar VOX en su andadura, conseguir que la llamada al voto útil no llegue a interferir con la calidad de sus propuestas restándole apoyos electorales.

La tarea no es sencilla dado el poder omnipresente y casi absoluto que los grandes partidos ejercen en la sociedad. Aquí si que pueden ser decisivas las personas a la hora de convertirse en vehículos fiables y eficaces de un mensaje que es sólido y bien estructurado, pero que necesita ser llevado a todos los rincones de la sociedad como creíble e ilusionante, superando con la esperanza el pragmatismo que otros intentarán poner en juego en las campañas electorales.

No sé si lo conseguirán pero hemos de agradecerles, al menos, ese intento por abrir puertas y ventanas que hagan correr el aire por unas estancias insalubres y permitan un respiro a una sociedad que, mayoritariamente, ha perdido la confianza en quienes la representan, de forma individual o colectivamente a través de los partidos.

  • Ignacio Velázquez

    Gran artículo amigo Enrique, al que sólo le puedo añadir; estoy totalmente de acuerdo. Es muy difícil no coincidir con el manifiesto programático de VOX.
    Un abrazo

  • Lely

    ¡ Como no estár de acuerdo contigo amigo Enrique !…como con todos los artículos que publicas, y que tu libertad te permite expresar tu opinión conociendo muy bien el situación política de nuestro País, antes llamado España.
    Un abrazo

  • marcial

    Si además de agradecerles el aportar un caudal de aire fresco les ayudamos en su propósito lo mismo deja de ser un espejismo. Hablas de que elegir a las personas va a ser clave. Tu puedes ser una de ellas, seguro que muchos te seguiremos.

  • Antonio

    Totalmente de acuerdo con prácticamente el 100% del manifiesto, quién, en su sano juicio, no lo estaría, pero… ¿nos atreveríamos a ser felices?… ¿o llevamos tanto tiempo de dolientes que nos dá miedo ver luz?

  • Mariano

    Tuve la oportunidad de hablar contigo en varias ocasiones y llegué a la conclusión de que posees ideas claras y profundas, basadas en el humanismo que desprendes en cada artículo que nos
    ofreces. Te animo a dar un salto en política. Hombres como tú hacen falta en la vida pública.