Archivos para el tag ‘José Antonio Nieto’

Sin acritud alguna

Enrique Bellido Muñoz | 13 de septiembre de 2011 a las 8:24

En más de una ocasión he afirmado en estas páginas o en artículos de opinión publicados en otros medios, que la memoria histórica no existe en política.

Nuestros cargos públicos se olvidan, no sé si al día siguiente, de sus promesas electorales, y los ciudadanos nos olvidamos, por completo, de los incumplimientos de aquellos a nada que pasen siete días de producirse.

Si no, no se explicaría como los unos se atreven a prometer tanto cuando es tan poco lo que se puede dar en la mayoría de las ocasiones, y los otros seguimos acercándonos a las urnas, erre que erre, cada vez que los partidos nos llaman -no lo hacen para otra cosa- para ello.

Les cuento esto porque ayer leía las declaraciones que en un periódico provincial hacían distintas personalidades del mundo de la política, la empresa, la cultura o la universidad, con respecto a qué estaban haciendo el aciago día del 11 de septiembre de 2001, cuando el atentado a las torres gemelas de Nueva York.

Entre ellas se encontraba nuestro alcalde, José A. Nieto, el cuál comentaba como anécdota que en aquél día era precisamente secretario provincial del Partido Popular y la presidenta del mismo María Jesús Botella, disponiéndose él a viajar a Dos Torres para acompañar a esta a un acto de partido en la feria de aquel municipio de Los Pedroches.

Terminaba afirmando que desde entonces no ha olvidado ese día.

Una anécdota que muestra, una vez más, cual lábil es la memoria de nuestros políticos, pues, sin acritud ninguna, porque además el hecho no la merece, el 11-S era secretario general del PP José Ángel Palomares y presidente del mismo quien firma estas líneas, cargo para los que habíamos sido elegidos un año antes y que no abandonamos -no entraré en modo alguno en los detalles- hasta el 13 de mayo del 20o2.

Recuerdo perfectamente que yo me encontraba en Madrid, a punto de iniciarse el primer pleno del nuevo periodo de sesiones en la tarde de un martes.

José Ángel Palomares era quien se encontraba en Dos Torres, en función de su cargo, acompañado por M.J. Botella, no recuerdo si como parlamentaria andaluza o como representante de la Diputación Provincial por el P.P., pues tampoco mi memoria es perfecta.

Hombre, algo si que ha olvidado ese día nuestro alcalde, o igual es que por la premura en responder a la pregunta del periodista le bailaron las fechas.

Nada, que la memoria de nuestros políticos -salvo la de Javier Arenas que, he de reconocerlo, es prodigiosa-  hace aguas. La de quienes votamos, también.

Excepcionalidad municipal

Enrique Bellido Muñoz | 6 de julio de 2011 a las 9:24

No andaba muy descaminado cuando a los pocos minutos de conocerse el veredicto por el que la Capitalidad del 2016 se iba a San Sebastián, escribía en mi Blog que Córdoba no tenía tiempo ni para lamerse sus heridas, en referencia a la multitud de retos que tiene por delante una vez que el europeo ha tenido el desenlace que todos conocemos.

Y digo que no debía andar muy lejano a la senda, cuando en una reciente Intermunicipal del Partido Popular, José Antonio Nieto desvelaba la dificultad que el Ayuntamiento de Córdoba va a tener para hacer frente al pago de las nóminas de los funcionarios en los meses de octubre, noviembre y diciembre y a las pocas horas el Delegado de Hacienda, José María Bellido, informaba que las deudas del Ayuntamiento con proveedores ascienden a no menos de 40 millones de euros y un tiempo medio de cobro de alrededor de 6 meses. De ahí que la decepción por el fiasco del 2016 hubiera que aparcarse de inmediato para que nuestros munícipes se centren en ir dando respuestas, lo más rápidas posibles, a cada uno de los problemas que de seguro van a ir surgiéndoles en el día a día de la gestión municipal.

Se ha hablado, desde IU y PSOE, de alarmismo en las declaraciones del alcalde, sin embargo, cuando la realidad es la que es, ésta se convierte por sí misma en alarmante ya que no ofrece resquicios al optimismo.

Otra cosa bien distinta es que el foro en el que se conocieron las previsiones del alcalde fuera el más adecuado o no, algo que entiendo se intentó corregir con la posterior comparecencia de Bellido aportando nuevos datos. Lo cierto es que la economía municipal debe encontrarse en una situación realmente grave, como grave debe ser la de la mayoría de ayuntamientos de España, que han visto como en los últimos años han mantenido los servicios con una reducción drástica de los ingresos, sin que hasta ahora se hayan realizado demasiados esfuerzos para adaptarse a la nueva situación. ¿Qué hacer ante una problemática como esta? Realmente es complicado aunque el ajuste habrá de ser serio, muy serio.

Partía hace pocos días Mariano Rajoy de una premisa, la de conminar a los alcaldes del PP en el sentido de que no subieran los impuestos municipales. Si la participación de los ciudadanos en la reducción de la deuda y el incremento de los ingresos no va a llevarse a cabo por la vía más directa, la de la subida de impuestos y precios públicos, habrá que pensar que ya que la crisis empresarial nada ayuda al aumento de la recaudación en base a la baja productividad del sector, o bien el Estado y las Comunidades Autónomas absorben una parte importante de esa deuda, inyectando fondos en los municipios, ya sea directamente o a través de préstamos blandos como los del ICO, o se buscan nuevos frentes de endeudamiento bancario, o bien existirán graves problemas para hacer frente al capítulo de personal y al de pagos a proveedores, con toda seguridad los dos que precisan de más recursos económicos.

Reducir el número de cargos de libre designación, rebajar las asignaciones para los cargos públicos e iniciar una política de austeridad no me cabe la menor duda de que son medidas complementarias que hay que adoptar con urgencia, pero no dejaran de ser medidas o bien insuficientes en cuanto al ahorro que generen, o bien que dejaran ver sus efectos a largo plazo o, al menos, a un plazo de tiempo superior a aquel otro que la grave situación actual exige.

El problema del Estado y las CC. AA. es que la vigilancia que sobre ambos ejerce la Unión Europea no permite demasiado margen de maniobrabilidad a la hora de incrementar sus déficit, máxime cuando las demandas de fondos les van a llegar de todas las direcciones.

El crédito bancario ya conocemos en qué situación se encuentra, más aún si consideramos la deuda que ya de por sí mantienen los ayuntamientos con bancos y entidades de ahorro. De ahí que comprenda la alarma que el estado de las arcas del municipio cordobés ha generado en sus nuevos gestores que de seguro tendrán un plan de actuación a aplicar.

En todo caso, y mientras que la situación económica del país no comience a recuperarse, será necesario llevar a cabo una profunda reestructuración de los servicios municipales, recortando incluso los mismos en la medida que fuese necesaria, además de una decidida actuación en el plano laboral, con redefinición de plantillas e incremento de productividades, para adelgazar el capítulo de gastos.
Recogía este medio la posibilidad de que Antonio Prieto se hiciese cargo de una súper gerencia que controlase las cuatro principales empresas públicas, Emacsa, Sadeco, Cecosam y Aucorsa. No sé si de una súper gerencia política, pero en lo económico y organizativo son sectores tan diferentes entre sí que precisan cada uno de ellos de los más cualificados gerentes a la hora de proceder a las reformas que necesitan.

Es el momento de tomar con valentía decisiones y hacerlo, a la vez, con prudencia, de forma que las medidas que se adopten no generen efectos indeseables que las hagan inaplicables.