Archivos para el tag ‘Luis Carreto’

Prudencia y mesura

Enrique Bellido Muñoz | 13 de julio de 2011 a las 8:01

Hay que reconocer que mi amigo Luis Carreto no estuvo afortunado el otro día al referirse a los funcionarios.

Y no lo estuvo porque reconociendo que se hace necesaria una profunda reestructuración del sector público adecuándolo al nuevo modelo productivo, no somos los funcionarios responsables directos de que los cambios no se hayan abordado con la celeridad necesaria en muchos casos, sino que lo son las distintas administraciones que o no tienen las ideas muy claras o ven con temor afrontar un reto de tal magnitud.

Sí, Luis, los funcionarios estamos sufriendo en nuestras carnes las consecuencias de la crisis.

Las sufrimos porque sin salarios de escándalo hemos debido soportar rebajas y congelaciones en nuestros sueldos y, en muchos casos, dificultades para acceder a un puesto de trabajo dada la disminución de oferta de empleo público.

Las sufrimos porque también tenemos hijos –me parece que como los empresarios- a los que la crisis les impide acceder a desarrollarse profesionalmente, buscando fuera, en muchas ocasiones, las oportunidades laborales que Córdoba no les ofrece.

Y las sufrimos porque una situación global como esta afecta, en mayor o menor medida, a todos los ciudadanos sin excepción.

Es cierto que quienes tenemos una plaza en propiedad gozamos de lo que hoy es casi un privilegio en nuestro país, percibir un sueldo todos los meses del año, pero también lo es que discutir, hoy por hoy, esa realidad, supone poner en jaque a la Sanidad, la Justicia, la Educación, la Seguridad, etc, etc, españolas, que algún servicio básico creo yo que prestan.

Se justifican, por tanto, las críticas que a las palabras de Carreto han dirigido los sindicatos que, por cierto, también deberían hacer examen de conciencia de vez en cuando.

Pero es que, además, con sus palabras, el presidente de CECO se arriesga a que haya quien le diga que mientras los funcionarios, mejor o peor, no voy a entrar en ello, desempeñaban su función pública con unas retribuciones moderadas o bajas en muchos casos, había empresarios que se llenaban los bolsillos de billetes en pleno proceso especulativo, dilapidando a veces fortunas, para, finalmente, cuando ha llegado la crisis, encontrarse sin recursos, o teniendo estos a buen recaudo en el extranjero, cerrando empresas, acogiéndose a ERE`s y echando a muchos trabajadores a la calle.

Se arriesga, asimismo, a que puedan recordarle que gran parte de la financiación de su organización viene a través del sector público, de la propia Administración, a través, como sucede con las organizaciones sindicales, de los fondos para formación.

Que la solución a la crisis ha de venir en gran medida de la mano de los empresarios, nadie lo duda. Pero tampoco debiera dudar Luis Carreto de que muchos empresarios no han estado a la altura de las circunstancias en momentos como estos o, al menos, no lo estuvieron en los de bonanza, por lo que de muchos de aquellos polvos vienen ahora bastantes de los lodos que nos inundan.

En momentos como estos en los que las sensibilidades están a flor de piel hay que poner mucha mesura y prudencia en lo que se afirma.

Etiquetas: , ,