Archivos para el tag ‘Rumasa’

El calvario de Lucena

Enrique Bellido Muñoz | 26 de junio de 2011 a las 10:13

La verdad es que la memoria me falla -bendito don cuando tienes recuerdos que vale la pena olvidar- y creo que fue en el Ministerio de Economía o Hacienda donde, hace ya muchos años, desde luego después de 1996, cuando el Partido Popular llegó al Gobierno de la nación, acompañé, como senador que lo era entonces por Córdoba, a Aurelio Garcia y a uno de los hermanos González Prieto, creo que a Juan Antonio, que por aquella época estaban dando los primeros pasos en el proyecto de construcción de un campo de golf en Lucena.

Creo, ellos lo recordarán mucho mejor que yo porque han vivido en primera persona el calvario de esta iniciativa, que pretendían comprar una finca donde ubicar todas las instalaciones y realizar el desarrollo urbanístico del entorno, que pertenecía a Patrimonio del Estado, posiblemente por la vía de los bienes que en su día se expropiaron a Rumasa. En mis vagos recuerdos creo que parte de esos terrenos estaban ocupados por una plantación de viñedos,

Desde entonces he seguido ese largo viacrucis que el proyecto ha vivido, en unos casos por la prensa y en otros por amigos que se habían adherido al mismo como socios.

Leo hoy que el presidente de las dos sociedades creadas al efecto, Miguel Cuenca, dimite irrevocablemente, y que salen a subasta los terrenos adquiridos a fin de liquidar las mismas y devolver a los socios sus aportaciones, poniendo fin a este largo e infructuoso recorrido de más de diez años.

Y no puedo decir sino que lo siento. Que Lucena, al margen de electoralismos que no vienen a cuento, no se merecía una traición más y no se la merecía de la forma que desde la Junta de Andalucía se le ha propinado, marcándole tiempos que no eran reales para finalmente llegar a este que ha acabado no sólo con la paciencia sino también con las fuerzas y los recursos de los promotores.

Me llama la atención la contundencia de las palabras de Miguel Cuenca, un hombre siempre cercano a los círculos de poder del socialismo, quejándose de la actitud de la Junta en todo el desarrollo del procedimiento de intento de legalización del proyecto.

Y es que, superados todos los trámites medioambientales que pudieran representar el principal freno a este tipo de obras, parece mucho más lógico que por parte del Gobierno de la Junta se hubiesen facilitado los cauces para la legalización de las mismas, precisamente en unos momentos en los que Lucena ha perdido miles de puestos de trabajo y necesita de alternativas que colaboren en el dinamismo empresarial que siempre ha caracterizado a aquella ciudad.

Da la sensación, si atendemos a lo dicho por sus promotores, de que, como decía antes, desde Sevilla, como en el viacrucis, se hayan ido poniendo obstáculos en el camino para que, al final, fuese el proyecto quien fuera desangrándose hasta la extenuación.

Parece ser que lo que se les exige ahora es adaptar el proyecto a lo recogido en aquello que no es sino un proyecto de ley, la futura ley de alojamientos turísticos, ahora en trámite parlamentario, y que vete tú a saber si entra en vigor ante la situación política que vivimos. Está claro que es una piedra más en el camino- como afirmaba Cuenca Valdivia en su intervención- que se le pone al proyecto y que ha provocado que el cansancio y la visualización de la falta de voluntad por parte de la Administración andaluza para aprobar el mismo, impidan superarla.

Recogen los comunicados de prensa que Aurelio García manifestó que desde 2001 no se ha aprobado ni un sólo nuevo campo de golf en Andalucía. Si ello es así, lo cuál viniendo de él no lo pongo en duda, por qué Manuel Chaves denominó como modélico el proyecto y se comprometió a su construcción cuando el criterio de la Junta era el no permitir el asentamiento de nuevos campos. Por qué jugar con las ilusiones de 500 socios, el trabajo de quienes los representaban y las expectativas de toda una comarca a sabiendas de que iban a traicionar a unos y otros.

Hay quien se preguntará si esta noticia, si la decisión de las sociedades responsables del proyecto, se hubiese producido antes del 22 de mayo, que efectos políticos habría tenido. O, incluso, si habiéndose celebrado, como así parece que fue, la reunión con los técnicos de la Junta el pasado 13 de abril, por qué no se hizo pública la actitud de estos antes de las elecciones.

En todo caso, una mala noticia para Lucena, para toda la Subbética, que sumar a esos innumerables puestos de trabajo que se han perdido en el sector de la madera y a ese etéreo hospital que decían iba a construirse pero que mucho me temo que esté sufriendo, también, su peculiar calvario.