En juego la Champion y la Liga

Santiago Cordero | 12 de marzo de 2013 a las 9:10

El de esta noche, a pesar de ser la vuelta de los octavos de final de la Champion para el Barcelona, es su partido más importante de toda la temporada.

¿Es el Barça capaz de meter 3 o 4 goles? Sí y más. Lo que ocurre es que es hoy cuando deben meterlos. Este Barcelona, el que empieza con Guardiola, jamás se ha encontrado en una encrucijada como esta. Sin lugar a dudas se trata, por juego y resultados, del mejor equipo del mundo de los últimos cinco años, siendo su dominio y su estilo considerado como uno, sino el que más, de los mejores de todos los tiempos. Pero ni los títulos cosechados, ni las goleadas, ni las victorias pasadas sirven para pasar esta eliminatoria. Es hoy cuando hay que golear al Milán, si se quiere pasar de ronda.

El Barcelona llega en el peor momento de esta era gloriosa. Ellos, los jugadores, son los primeros que lo saben. A pesar de tenerlo todo en contra, este equipo se ha ganado el respeto y la confianza. Lo cierto es que el reto es “el más difícil todavía”, ya que no solo hay que levantar el 3 a 0 de la ida, sino que hay que hacerlo frente a un equipo histórico e italiano. Pero no es menos cierto, que Messi, Xavi, Iniesta, Puyol, Piqué y compañía tienen entidad, fútbol y capacidad para lograrlo. Hoy, es el partido que podría definitivamente encumbrar a este Barcelona como el mejor de toda la historia. De pasar ya tendrían su gran remontada, su propio “miedo escénico”.

En caso de no pasar, no solo perderían la posibilidad de ganar la Champion, sino que a pesar de la distancia que mantienen al frente de la clasificación con respecto al Real Madrid ( 13 puntos), la liga no estaría sentenciada. Se imaginan el vestuario blaugrana aguantar medio mes de marzo, todo abril y todo mayo jugando solo la liga. Equipos de élite mundial en cualquier deporte pasan de la gloria a la mediocridad en un instante. A ese nivel, el componente mental, emocional es determinante para mantenerse arriba y este Barcelona ha dado muestras en las últimas semanas de estar contra las cuerdas. Hoy puede besar la lona o salvarse con un golpe demoledor que lo mantenga en la cúspide.

En el fondo es el partido que un futbolista de élite siempre quiere jugar, pero sobre todo ganar, porque son de los que hacen historia. Eso sí, como no pasen, no solo la Champion, la liga también está en peligro, porque el Madrid tiene mucha, mucha, mucha hambre de títulos y de Barça.

Rudy y Anonymous

Santiago Cordero | 8 de marzo de 2013 a las 20:44

En primer lugar quiero declararme fan de Rudy Fernández, como lo soy de Pau, Ricky, Navarro, Petrovic, Gallis, Magic, Bird, incluso de Jordan.

 

Lo soy también de Maradona, Kiko, Butragueño, Juanito, Romario Messi, Crisitiano incluso de Maradona. Por supuesto de Mágico González, René Higuita, Valderrama, Sanabria, Cakic y Chicha.

 

No existe ni un solo deporte, ni un solo club que no tenga su ídolo, además no necesariamente debe ser el que más ganó, ni más triunfos consiguió. Eso fue, es y será así. Escogidos por Zeus,  habitantes del Olimpo, héroes y semidioses.

 

De Juanito a Stoichkov. De Drazen a Meneghin. Eric Cantona. El deporte está plagado de dioses diablos o diablos dioses. Pero solo ellos hacen posible la belleza, la grandeza del deporte.

Que opinen los madridistas de Lionel.

Que opinen los culés de CR7.

 

Amados y odiados.

 

Hasta ahí todo es perfecto, incluso imperfecto, maravillosamente imperfecto si lo prefieren. La “mano de Dios” resume todo esto.

 

A partir de ahí, llega la mentira, la desvergüenza, la mierda del deporte. Existe algo peor que la escoria de cada club que, en nombre de unos colores, son capaces de insultar, agredir y matar. Heysel (1995) o las Barras Bravas resume todos esto también.  Ese algo peor es lo que llamo ANONYMOUS. Miles de personas, con padres, madres, mujeres o maridos, hijos e hijas, que utilizan un nick (alias) para, desde el anonimato, insultar sin dar la cara. Hay algo peor que un asesino, un asesino cobarde.

 

Pero ¿Porqué se permiten nicks, alias, en la prensa digital?

 

¡Ánimo Rudy!

A morder el Balón de Oro

Santiago Cordero | 5 de marzo de 2013 a las 11:07

Hoy, Messi y Cristiano son los únicos que optan al Balón de Oro 2013. Me dirán que hay jugadores como Van Persie, Ibra, Neimar, Iniesta, Xavi o Casillas que podrían hacer méritos para conseguirlo y así debería ser, pero mucho me temo que, una vez más, no ocurrirá.

 

Si el Barça pasa ante el Milan, tarea muy complicada, Messi seguirá ensombreciendo de nuevo a Xavi e Iniesta, quienes debieron ganar el balón de Oro como mínimo el año del mundial.

 

Sí el Madrid hace lo propio frente al Manchester, Van Persie deja de tener opciones, aunque en caso contrario, entraría de lleno en la pomada. Algo parecido le puede ocurrir al bohemio Ibrahimovic, solo avanzar en la Champion le daría alguna papeleta.

 

Neimar no optará a este título individual hasta que no juegue en Europa y Casillas, ya saben, hace décadas que los porteros no cuentan, menos aún si tiene a Ronaldo en su equipo.

 

Messi y Cristiano, por mor de los medios de comunicación, por el marketing deportivo, por pertenecer a dos de los cuatro o cinco equipos más grandes de la historia y por supuesto por sus goles, regularidad, su talento son en un 99% los únicos candidatos. Pero para poder ganar ese galardón deben conseguir títulos y, en años en la que no hay competición de selecciones (no cuento la copa confederación), la Champion league se erige en factor determinante para decidir quien es el mejor jugador del año.

 

El hambre, la necesidad de Cristiano por alcanzar este reconocimiento mundial es cada vez mayor, aunque con el paso de los años, parece haber perdido la ansiedad que esto le producía. El portugués llega a Old Trafford, el estadio donde nació como estrella futbolística y que le dio el hasta ahora su único Balón de Oro, probablemente en el mejor momento de su carrera futbolística. Hoy tiene la oportunidad de empezar a saciar el hambre de Balón de Oro dándole un buen mordisco en el teatro de los sueños.

 

Si el Madrid pasa de ronda frente al Manchester, no solo se convertiría en el principal candidato para ganar la Champion, aunque todo esto siempre hay que refrendarlo sobre el terreno de juego, sino que pondría el Balón de Oro en bandeja para Cristiano. Curioso todo esto que estoy escribiendo, hace menos de dos semanas sería imposible hablar de la décima para el Madrid, ni del Balón de oro para Cristiano. Así de grande e imprevisible es el fútbol.

 

El de hoy es un partido para los escogidos, para escribir páginas gloriosas en la historia del fútbol. ¡Ojala disfrutemos de la mejor versión del Madrid! Si Pepe sale titular, el Madrid caerá eliminado. Hoy es el partido que lleva esperando desde hace cuatro años Cristiano.  Solo Messi, podría escribir la semana próxima una página más gloriosa y épica aún si cabe.

Nadal vs Bárcenas

Santiago Cordero | 3 de marzo de 2013 a las 12:32

Tengo un hijo en edad adolescente que me dijo hace unos días (en broma quise pensar), más o menos que - Para que iba a estudiar. Que eso no servía para nada, lo mejor para hacerse rico era ser  político como Bárcenas o Urdangarín – a renglón seguido se echó a reír. 

 

Broma o no, el pensamiento de mi hijo está instalado en la sociedad  desde hace años. Incluso agravado en los últimos meses con las peinetas suizas del pepero Bárcenas, la insolvencia del empalmado y la larga lista de corruptos vinculados a la política. Estamos ofreciendo un modelo a nuestros hijos en los que el éxito en la vida pasa por saber engañar, robar, insultar en un realiti o disfrutar del edredonig como está mandao. Esta es la España que triunfa, es el modelo que nuestros dirigentes han implantado.

 

Afortunadamente nuestros hijos tienen otros espejos donde poder mirarse. Ver otra vez a Rafa Nadal sonreír, mordiendo de nuevo un trofeo, es motivo de alegría para los aficionados españoles, pero quizás lo más importante de esa nueva victoria, es que se produce tras meses de esfuerzos, de lucha diaria para recuperarse de una lesión con la que ha aprendido a convivir.

 

Rafa Nadal, sin él pretenderlo, porque no es nada pretencioso, es un modelo para los jóvenes e incluso, debería ser referencia para muchos de nosotros, mayores que él, a los que nos cuesta sobreponernos ante la mínima dificultad. El famosos grito de autosugestión de – ¡Vamos Rafa! – que tanto hemos escuchado  en victorias épicas y, como no,  en derrotas más épicas aún si cabe, sintetiza ese espíritu que ha llevado al manacorí a la cúspide del tenis mundial y a ganarse el respeto de todos sus rivales. El éxito basado en el esfuerzo, en el sacrifico, en el trabajo, amén de su talento natural para el tenis.

 

Frente a los Bárcenas, Urdangarín y demás mequetrefes, tenemos afortunadamente hombres como Nadal para mostrar a nuestros hijos.  Enhorabuena por ganar en Acapulco, pero sobre todo por demostrar que con esfuerzo también se consiguen éxitos y además, saben mejor.

¿Cenamos? ¿Dónde jugamos?

Santiago Cordero | 2 de marzo de 2013 a las 12:35

La prensa nacional se hizo eco esta misma semana de que Pau Gasol y Ricky Rubio,  justo el día antes del partido Lakers – Minessota, acudieron a ver un partido de basket universitario para seguir en directo al pequeño de los Gasol.  Después de eso, imagino, como es norma habitual,  el día terminaría con una cena entre  los dos jugadores españoles, algo cotidiano en la NBA.

Foto publicada por Marca

Esa es una de las razones por la que el deporte profesional americano está a años luz del nuestro. ¿Alguien en sus “sano juicio” se podría  imaginar que anoche, Higuain y Di María invitaran a cenar a sus compañeros de selección Messi y Mascherano? “ Che pibe, ¿dónde querés cenar vos?” Pues eso, años luz. Los norteamericanos, con todos sus defectos, que son muchos, tienen muchas virtudes y una de ellas es saber gestionar el deporte profesional como un verdadero negocio. Es decir, los aficionados y amantes del deporte son sus clientes y, por tanto, se les mima hasta límites impensables por estas lides. Mientras que los jugadores son el producto, los auténticos generadores del espectáculo, por tanto, del negocio. De esa mezcla tan simple de los principios  del mercado, nacen modos de operar tan lógicos, como el permitir a los medios de comunicación entrar en los vestuarios al final de los partidos para entrevistar a los jugadores, pero no como una prebenda hacia el medio o el periodista, sino como fórmula de acercar aún más el show al aficionado, de hacerlos partícipes emocionalmente del espectáculo. Aquí, salvo que la selección gane un título y baje la familia real a sacarse una foto para intentar reforzar su imagen (hoy por los suelos) no entra una cámara en un vestuario, que por lo visto es algo sagrado o místico.

 

Curiosamente son los propios jugadores y los smartphone y la redes sociales los que hace un par de año han abierto los vestuarios para la afición, mientras los gestores del negocio futbolístico siguen viviendo bajo las claves del siglo XX. Si al final, la foto del pasado martes de Mou con su clan la van a filtrar ellos mismo, porqué no se permite que el aficionado madridista “disfrute”  de ese momento en directo. Show, espectáculo al servicio del que paga.Foto Casa Real

 

Lo de ¿Dónde jugamos? Me parece, un año más, la gota que colma el vaso de la negligencia en la gestión deportiva. En primer lugar, dejando a un lado cuestiones e intereses políticos, que tanto vienen ensuciando nuestro deporte,  el estadio donde  se dispute la final de la Copa del Rey debería saberse, como muy tarde, justo antes de que se juegue la primera eliminatoria. Es más, si se respetara a los aficionados y se quisiera engrandecer el fútbol español en general y este torneo en particular, considero que en nuestro país solo hay dos campos capaz de albergar la final de esta competición: Santiago Bernabéu y Nou Camp. Luego existen otros estadio de primer nivel, pero no llegan a la capacidad que tienen los del Real Madrid y el F.C. Barcelona. Pero lo de este año es la quintaesencia del despropósito.

 

El Madrid quiere el Nou Camp y el Atlético el Calderón.  ¿Cómo puede un club, como el Real Madrid, pretender desplazar a sus aficionados, en medio de la crisis económica que vivimos, 500 kilómetros para enfrentarse a otro club de su misma ciudad? ¿Cómo puede un club, como el Atlético,  querer jugar en su estadio con unos 25000 socios en las gradas, cuando 40000 atléticos podrían acceder al Bernabéu para presenciar una final? En fin, se supone que ellos ( RFEF, LFP y sus dirigentes) son los que saben de esto.

Hasta el rabo…

Santiago Cordero | 28 de febrero de 2013 a las 12:11

…todo es toro. Se trata de un dicho taurino, que el genial Manolo Lama adaptó al mundo del deporte y lo elevó a la quintaesencia de los tópicos futboleros.

 

Que Mouriño no sabe  ni perder, ni ganar, es algo que sabíamos. La última prueba es la foto que se hizo en el vestuario tras la sensacional victoria en el  Camp Nou del pasado martes. Me dirán que si la manita de Piqué o la propia campaña publicitaria del Barça de hace unas temporadas. ¡Pues sí! Igual de mal ganar que en esos casos. El problema no es hacerse la foto, sino la pose y sobre todo, la curiosa facilidad con la que esta llega a un periodista (otra vez Manolo Lama) y por tanto, se haga pública.

 

Imagino que muchos madridistas, después de tanto sufrimiento en las últimas temporadas, tendrán la foto como fondo de escritorio en sus ordenadores, pero la realidad es que Mouriño no sabe ganar. Obviamente esto es solo mi opinión, cada uno que piense y diga lo que considere oportuno.

 

Es curioso como es esto del fútbol, hace un mes el Real Madrid era un equipo en descomposición dentro y fuera del terreno de juego, mientras que el Barça continuaba su viaje en medio de las estrellas. Hoy, El Real Madrid tiene la posibilidad de hacer una campaña sensacional y el Barça está  al borde de la mediocridad. Es lo que tiene el deporte de alta competición, no puedes fallar en los partidos claves, en los que te juegas el ser o no ser.

 

El Real Madrid jugará la final de  la copa del rey y sigue vivo en la Champion (La madre de todas las copas). Old Trafford puede relanzar al Madrid o dejar en un espejismo la victoria del martes. A Mou le ha salvado hasta ahora la campana, pero sigue en pie. Si pasa frente al Manchester se convierte en el principal favorito para ganarla, pero si cae, saldrán a relucir los graves problemas latentes en el vestuario.  Casillas.

 

 

El Barça tiene virtualmente ganada la liga, pero no matemáticamente y sigue vivo en la Champion.  A fecha de hoy, la liga que tiene en el bolsillo el Barcelona es un título envenenado, ya que si no pasan frente al Milán, será muy complicado mantener el vestuario blaugrana en condiciones hasta final de temporada. A pesar del estilo único del Barcelona, de la inmensa calidad de sus jugadores, la clave del éxito de esta plantilla era la conciencia de equipo, del bien común por encima de los egos (que siempre existen). Imaginar a Messi, Villa, Fabregat, Víctor Valdés en ese vestuario, durante los meses de marzo, abril y mayo sin jugarse nada, sin mando por encima, me hace pensar en lo peor. Pero todo son imaginaciones y suposiciones.

El Madrid y Barça, Barça y Madrid tienen que lidiar dos toros (aunque en Cataluña no se permitan corridas de toros) a cual más difícil. Son partidos para demostrar la grandeza de todos y cada uno de los jugadores, la grandeza de un equipo, para seguir agrandando la leyenda y la historia de cada club.

 

¡Hasta el rabo, todo es toro!

El anti-MOUdrid maravilla

Santiago Cordero | 27 de febrero de 2013 a las 11:46

Imagino que Sir Alex Ferguson salió ayer un pelín asustado tras ver la exhibición del anti-MOUdrid. Es la primera vez, desde que Mouriño está en el Real Madrid, que gana un partido de los grandes jugando al fútbol. Antes había hecho buenos partidos a la contra y muchos los había ganado en la guerra, pero lo de ayer fue otra historia. El equipo dominó todas la facetas del juego, pero además lo hizo jugándole al Barça casi con sus mismas armas, es decir, tocando, jugando y mimando el balón. Hubo momentos en los que los jugadores del Madrid se marcaron algún que otro rondo de los de made in Barça.

 

Hasta anoche, a este Barça que empezó con Guardiola, solo se le había ganado en las grandes eliminatorias, encerrándose atrás. Así lo hizo el Chelsea el pasado año o el propio Mou en 2010 cuando se metió en la final del Champion con el Inter de Milán atrincherándose en el Camp Nou.

 

Pero ayer, Mou fue infiel a su forma de entender el fútbol y descubrió la maravilla de este deporte. Varene por Pepe sirve para sintetizar esto que les cuento. Mou fue por una vez el anti-Mou y el Real Madrid no especuló nunca con el marcador, ni con el juego. Los jugadores del Madrid disfrutaron con el balón cuando lo tenían, mientras el Barcelona tocaba sin chispa.

 

Pero si Cristiano había salvado en muchas ocasiones al MOUdrid, anoche Cristiano brilló como nunca con el anti-MOUdrid. Lo de poner a Pepe o a Essien al final del partido fue más de cara a mantener el vestuario e incluso a modo de pequeño desaire al Camp Nou que tanto había criticado el juego de Pepe en otras ocasiones. Porque Pepe no pega en este fútbol ni con superglue. Cuando entraron, el anti-MOUdrid ya había ganado y maravillado al mundo.

 

Ahora la cuestión es si Muo seguirá siendo Mou o su contrario. Él sabrá, pero yo lo tengo claro, la grandeza del Real Madrid fue anoche honrada. Incluso si ayer hubieran caído, habrían salido como héroes para el madridismo. Por fin vimos para que sirven tantos jugadores buenos en el Real Madrid.

 

¡Haz el fútbol y no la guerra!

Barça –Madrid: España invertebrada

Santiago Cordero | 26 de febrero de 2013 a las 10:57

Del Bosque comentó ayer públicamente sobre el Barça – Madrid de esta noche que espera “sea una buena publicidad para nuestro fútbol”. ¡Ojalá! Sus deseos se cumplan. Afortunadamente la mayoría de los jugadores que hoy saltarán al campo ya han demostrado recientemente que, al margen de la tremenda competitividad de los clásicos, anteponen en el campo el respeto profesional y deportivo. De hecho, Del Bosque, Casillas y Xavi han tenido buena parte de culpa en la recuperación de los valores deportivos en estos duelos.

 

Otra cosa distinta es como se afronta desde la perspectiva de la prensa madrileña-catalana, desde la perspectiva política o incluso desde el seno de buena parte de la sociedad española.

 

Ortega Y Gasset escribió en 1921 un ensayo sobre la crisis social y política de la España de su tiempo. El libro, sinceramente, parece que fue escrito no hace más de una semana. Y el clásico Barça – Madrid parece un campaña publicitaria del mismo.

 

Cuando oigo y leo a ciertos periodistas, a dirigentes futbolísticos y, por supuesto, algunos  políticos convertir este tipo de partidos poco menos que en un plebiscito pro independencia catalana, más aún,  en una especie de guerra  por la libertad de un pueblo oprimido, acude a mis pensamientos las palabras escritas hace casi un siglo por el filósofo español:

 

“¿Cómo va a haber organización en la política española, si no la hay ni siquiera en las conversaciones? España se arrastra invertebrada, no ya en su política, sino, lo que es más hondo y sustantivo que la política, en la convivencia social misma.”

 

En este sentido, Ortega y  Gasset, reparte responsabilidades, pero señala claramente  el epicentro de tanta fractura social:

 

“Castilla ha hecho a España y Castilla la ha desecho”

 

 

¡Ya está bien de tanta manipulación política de los Madrid – Barça o Barça – Madrid! Con lo bonito que es el fútbol por sí solo.  Afortunadamente el deporte nos brinda al menos 90 minutos de pureza intelectual, básicamente porque dejamos de pensar, de utilizar la razón y las ideas,  de pervertirnos,  para vivir apasionadamente el partido.

 

Deseando estoy que Undiano Mallenco de el pitido inicial y el balón ruede sobre el césped del Camp Nou. Que se enfrenten dos grandísimos equipos y que nos deleiten los mejores jugadores del mundo. Fútbol, solo fútbol, por favor. ¡Ah! Qué gane el mejor (aunque este último pensamiento no se estile).

 

Nota: mi padre quiere que gane el Barça y mi hijo el Madrid.

El caso Michu

Santiago Cordero | 25 de febrero de 2013 a las 9:48

Michu sería titular indiscutible en cualquier selección nacional, incluso lo sería en la española si esta fuera una selección y no un equipo nacional. A mitad de la pasada campaña, jugando en el Rayo, le vi un par de partidos y le comenté a mi hijo “ese niño jugará con España si sigue así”. Hay mucha gente y, sobre todo, muchos programas diarios de tertulias “amarillentas”  futboleras que rellenar, que no paran de exigir a Del Bosque la convocatoria de Michu.

 

Los números de Michu en las dos últimas temporadas son de selección, en eso estaremos todos seguramente de acuerdo. Es algo incuestionable qué Michu ha dado un importante salto profesional con su  participación en la Primier.  A fecha de hoy se encuentra en mejor racha y forma que otros delanteros españoles (Torres, Llorente, Soldado, Negredo y Villa). Pero a pesar de ello todavía no ha sido convocado por una cuestión muy simple, Del Bosque tiene un equipo y no una selección. Todos tenemos derecho a opinar, incluso yo, en esto del fútbol. Todos tenemos derecho a defender nuestra visión de las cosas, de hecho hay gente que incluso defienden a Mouriño como estandarte del Real Madrid. Pero los hechos son incuestionables. El equipo nacional que dirige Del Bosque, antes Luis Aragonés, es el vigente campeón del mundo y de Europa, este último título por partida doble.

 

El caso Michu me parece inútil. Conseguir los títulos que está consiguiendo España, la hegemonía mundial de este equipo, el reconocimiento mundial de esta selección, deberían hacer, sino fuéramos derrotistas, tremendistas y sobre todo amantes de la derrota, que no hubiera debate sobre Michu. Pero si no, no seríamos españoles (en sus diferentes acepciones, es decir, españoles y españoles no españoles). Cuanto más chinitas pongamos a nuestro camino, más disfrutaremos cayéndonos.

El fútbol español tiene hoy jugadores para rellenar dos y, si me apuran, tres onces distintos capaces de competir al máximo nivel mundial. Esa es una de las razones por la que aficionados y, sobre todo, periodistas no paramos de exigir la convocatoria de tal o cual jugador. De hecho, muchos no estamos disfrutando de este momento único, insisto único, de nuestra selección, con tanto debate y tanta crítica.

 

Del Bosque, con sus defectos y errores, que los tiene, se ha erigido en el mejor director de orquesta del fútbol mundial, ha sido capaz de afinar como nadie a un puñado de jugadores, que tras los títulos conseguidos, son considerados una de las mejores selecciones, si no la que más, de todos los tiempos a nivel planetario. Parte del éxito ha consistido en saber sacar y meter jugadores en el grupo, en el equipo. Capdevilla, Marchena, Sena, Guiza o Torres,  de un lado y Juanfran, Beñat o Izco, de otro, son algunos ejemplos.

 

Michu, de seguir así, debutará en el equipo nacional seguro. Eso es una cosa y otra muy distinta es plantear continuamente, con cada gol que hace el asturiano, un debate sobre si debe o no ser convocado por del Bosque.  Pero, que le vamos a hacer, somos españoles.

La Ley de MOUrphy

Santiago Cordero | 23 de febrero de 2013 a las 12:48

Primero fue La Ley de Murphy. Una forma cómica, un tanto pesimista y, por supuesto nada científica, utilizada para explicar toda clase de infortunios, que como los diez mandamientos , también se pueden resumir en uno:

;

«Si algo puede salir mal, saldrá mal.»

;

Seguro que conocéis muchas otras formas de enunciar la famosa ley, pero al final lo dicho, ¡la cara partía! La cosa salió mal.

;

El tal Mouriño, como le nombraba Supergarcía cuando el portugués era más barcelonista que Gamper, qué lo fue a boca llena, pues el tal Mouriño, Mou si lo prefieren en plan colega, ha perfeccionado la Ley de Murphy, para convertirla en algo superior, mejor, acorde con el espíritu ganador del tal.

De un tiempo a esta parte, MOUrphy va de fracaso en fracaso, lo bueno, le sale regular, lo regular, mal y lo mal, muy mal.

;

Desde hace meses, todos los indicios daban a entender, que the special one, se sentía traicionado por su club. Todos, afición, presidente, jugadores y prensa, sobre todo esta ultima, la prensa, incluida la cavernícola que tanto amor eterno le había jurado, todos habían traicionado su amor. Ya saben que en las cosas del querer, amor y odio van de la mano. Lo celos son muy malos. El caso es que da la sensación que el tal one, no solo tiene decidido el divorcio, sino que quiere irse matando, haciendo todo el daño posible a la entidad futbolística más grande de la historia. ¡Qué le vamos a hacer! Los ataque de cuernos a veces llevan estos comportamientos.

;

Decidió reventar el vestuario y cargarse el emblema futbolístico actual del madridismo, Casillas. La Ley de MOUrphy dice:

;

“ Si quieres cargarte a Casillas, sale Adam, le meten tres, le expulsan, vuelve Casillas, se lesiona, ficho a Diego López y, en vez de Casillas te cargas a Adam (juguete roto)”

;

Aumentó el nivel de puyas hacia Sergio Ramos, culpabiliza españoles, culpabiliza argentinos y brasileños, ¿porqué? Qué diría el propio tal ¿porqué? Reventar el vestuario, forzar el divorcio. La Ley de MOUrphy dice:

;

“ Si quieres reventar el vestuario, que los jugadores claves te critiquen en público, aparece el estilo Del Bosque, el de los campeones del mundo y de Europa, el señorío del Madrid de Bernabéu y el vestuario asume la responsabilidad profesional que el madridismo exige”

;

Lo dicho al pobre de Mouriño le sale últimamente todo mal. Hace unos días, cuando ya solo le aguantaban los forofos, que haberlos haylos, incluido en la prensa, ¡perdón! sobre todo en prensa existe algún que otro radical Mouriñista que ve por los ojos de su ídolo. Pues eso, cuando solo le aguantaban unos pocos, cuando cada resultado del Barça era una puñalada en el corazón de los madridista, cuando ese dolor buscaba consuelo en condenar a Mouriño, cuando su ansiada despedida estaba al caer, aparecen Puyol, Xabi, Iniesta, Messi y compañía y la cagan en San Siro. El Madridismo recupera de golpe la ilusión y vuelven a soñar despiertos con la décima e incluso con la Copa del Rey. La Ley de MOUrphy dice:

“ Cuando ya tenía preparada las maletas para ir a la Venta del Nabo (propiedad intelectual del Yuyu, Luis Lara, Bienve y cía), pierde el Barça y todo el mundo quiere que me quede para triunfar en el Madrid”

;

Así las cosas, parece que MOUrphy incluso podría verse obligado a celebrar una nueva Champion. La vida es así de injusta.

;

«Si algo puede salir mal, saldrá mal.»

;

;

;