Archivos para el tag ‘Atlético de Madrid’

Combate a nueve asaltos (La liga)

Santiago Cordero | 6 de abril de 2013 a las 14:20

El Betis ya ha ganado a los puntos el primero de los últimos nueve asaltos. La liga, en la lucha por los puestos de Champions y por evitar el descenso está al rojo vivo. Todo lo bueno o malo hecho por los equipos hasta el momento actual, poco o nada vale.

 

Se trata de un combate a nueve asaltos, aunque bien es cierto que unos vienen más tocados que otros, que el estado físico y anímico no es igual para todos los que están en la lucha, pero es lo que hay. La gloria o la derrota espera al final del combate.

 

Doy por hecho que la liga es para el Barcelona, en el deporte de alta competición cualquier cosa es posible, pero sinceramente no me planteo que el Barça pueda perder la ventaja que tiene.

 

Dos equipos, Real Madrid y Atlético de Madrid, pugnaran por la segunda plaza de la competición, aunque se trate de un premio no deseado para el club blanco, sería todo un logro para la escuadra de Simeone, que le permitiría seguir creciendo como equipo. Además está de por medio el enfrentamiento directo en el Calderón a finales de este mes de abril que de por sí es una motivación para los dos.

 

Cuatro equipos lucharán por la cuarta y última plaza de Champions. Real Sociedad, Málaga, Betis y Valencia. Si me apuran el Getafe también tendría alguna opción. La Real Sociedad llega muy fuerte y sin presión. El Málaga mentalmente muy consolidado y preparado, pero la actual Champions es un desgaste físico y sicológico tremendo. El Betis metió anoche cinco y sigue sumando sin la obligación de conseguirlo. El Valencia es año más una caja de fuegos artificiales, la ansiedad es su único problema. El Getafe a jugar y a verlas venir.

 

El Rayo, dependiendo del nivel de tensión que sea capaz de conseguir Paco Jemez de su plantilla, puede optar a “colarse” por un puesto de Europa League. Seguro que, de los que luchan por la Champions, hay alguno o algunos que se hunden en las tres últimas jornadas, ese sería el momento de los outsider como Getafe o el propio Rayo, pero para ello no se puede fallar.

 

Seis equipos pelearan por no descender. Seis equipos siempre que Sevilla, Espanyol, Athletic o Valladolid no se complique la existencia. Osasuna, Granada, Zaragoza, Celta, Mallorca y Deportivo, tres de estos seis jugarán el próximo año en segunda. Los seis están preparados para esta lucha sin cuartel. Seis grandísimas aficiones, seis plantillas construidas para esta batalla, seis equipos acostumbrados a vivir este tipo de situaciones. Incluso los cinco goles encajados por el Granada los considero algo que no debe influir en el rendimiento del equipo de Alcaraz para sus últimos ocho rounds.

 

Por primera vez en lo que llevamos de temporada, al menos para mi gusto, la liga tiene sentido de manera colectiva, merece la pena ver partidos que no sean solo los del Barça o del Madrid. Ya solo nos faltaría, para ser la mejor competición futbolística del planeta, que cuatro o cinco equipos pudieran luchar por el liderato hasta la jornada final. Pero la NBA está muy lejos.

¿Cenamos? ¿Dónde jugamos?

Santiago Cordero | 2 de marzo de 2013 a las 12:35

La prensa nacional se hizo eco esta misma semana de que Pau Gasol y Ricky Rubio,  justo el día antes del partido Lakers – Minessota, acudieron a ver un partido de basket universitario para seguir en directo al pequeño de los Gasol.  Después de eso, imagino, como es norma habitual,  el día terminaría con una cena entre  los dos jugadores españoles, algo cotidiano en la NBA.

Foto publicada por Marca

Esa es una de las razones por la que el deporte profesional americano está a años luz del nuestro. ¿Alguien en sus “sano juicio” se podría  imaginar que anoche, Higuain y Di María invitaran a cenar a sus compañeros de selección Messi y Mascherano? “ Che pibe, ¿dónde querés cenar vos?” Pues eso, años luz. Los norteamericanos, con todos sus defectos, que son muchos, tienen muchas virtudes y una de ellas es saber gestionar el deporte profesional como un verdadero negocio. Es decir, los aficionados y amantes del deporte son sus clientes y, por tanto, se les mima hasta límites impensables por estas lides. Mientras que los jugadores son el producto, los auténticos generadores del espectáculo, por tanto, del negocio. De esa mezcla tan simple de los principios  del mercado, nacen modos de operar tan lógicos, como el permitir a los medios de comunicación entrar en los vestuarios al final de los partidos para entrevistar a los jugadores, pero no como una prebenda hacia el medio o el periodista, sino como fórmula de acercar aún más el show al aficionado, de hacerlos partícipes emocionalmente del espectáculo. Aquí, salvo que la selección gane un título y baje la familia real a sacarse una foto para intentar reforzar su imagen (hoy por los suelos) no entra una cámara en un vestuario, que por lo visto es algo sagrado o místico.

 

Curiosamente son los propios jugadores y los smartphone y la redes sociales los que hace un par de año han abierto los vestuarios para la afición, mientras los gestores del negocio futbolístico siguen viviendo bajo las claves del siglo XX. Si al final, la foto del pasado martes de Mou con su clan la van a filtrar ellos mismo, porqué no se permite que el aficionado madridista “disfrute”  de ese momento en directo. Show, espectáculo al servicio del que paga.Foto Casa Real

 

Lo de ¿Dónde jugamos? Me parece, un año más, la gota que colma el vaso de la negligencia en la gestión deportiva. En primer lugar, dejando a un lado cuestiones e intereses políticos, que tanto vienen ensuciando nuestro deporte,  el estadio donde  se dispute la final de la Copa del Rey debería saberse, como muy tarde, justo antes de que se juegue la primera eliminatoria. Es más, si se respetara a los aficionados y se quisiera engrandecer el fútbol español en general y este torneo en particular, considero que en nuestro país solo hay dos campos capaz de albergar la final de esta competición: Santiago Bernabéu y Nou Camp. Luego existen otros estadio de primer nivel, pero no llegan a la capacidad que tienen los del Real Madrid y el F.C. Barcelona. Pero lo de este año es la quintaesencia del despropósito.

 

El Madrid quiere el Nou Camp y el Atlético el Calderón.  ¿Cómo puede un club, como el Real Madrid, pretender desplazar a sus aficionados, en medio de la crisis económica que vivimos, 500 kilómetros para enfrentarse a otro club de su misma ciudad? ¿Cómo puede un club, como el Atlético,  querer jugar en su estadio con unos 25000 socios en las gradas, cuando 40000 atléticos podrían acceder al Bernabéu para presenciar una final? En fin, se supone que ellos ( RFEF, LFP y sus dirigentes) son los que saben de esto.