Archivos para el tag ‘Bruno’

Bruno

Santiago Cordero | 30 de octubre de 2011 a las 11:55

No tengo ganas de hablar del partido de ayer. Mi hermana Mamme me dijo hace un rato, cuando venía de Chapín, que me mordiera la lengua antes de escribir de la derrota ante el Almería. No solo le voy a hacer caso, sino que incluso no pienso analizar en este artículo este partido. Ni voy a hablar del nefasto arbitraje, ni de la potra de Lucas Alcaraz, ni de la falta de pegada del Xerez.

Ha sido una semana tan negativa e injusta con el Xerez que no tengo cuerpo para darle más vueltas a estos nuevos tres puntos que vuelan de Chapín. Necesito quedarme con algo agradable, con algo que me ilusione, con algo que me satisfaga, algo que me dé sustento en esta época de crisis y desesperanza  en lo xerecista (a nivel general también, pero eso es otra historia).

A la salida del estadio, dentro del desánimo generalizado, un aficionado de los que llevan siguiendo al Xerez más de 50 años, Diego Espinosa, me habló de Bruno Herrero y me pidió mi opinión. Los dos coincidimos que se trata del mejor jugador que tiene el Xerez. Es evidente que José Mari es un grandísimo jugador al igual que Capi, además ambos lo están dando todo y con un nivel de juego altísimo. Está claro que Rueda, en el poco tiempo que lleva en el Xerez, ha demostrado porqué ha llegado a jugar, aunque fuera testimonialmente, en el Barça de Guardiola. Pero Bruno es mi preferido. Además, por su edad, está en fase de crecimiento.

Me gusta seguirle a ratos olvidándome del resto del partido. Es un espectáculo verle jugar sin balón. Con balón es un genio. Bruno es de ese tipo de jugadores que jamás pierde la compostura, ni rifa un balón, prefiere tenerlo antes que forzar el error de un compañero. Esto  que cuento es normalmente muy agradecido por los compañeros del que lo hace (Chicha y Viqueira lo hacián) pero, como suele conllevar alguna que otra pérdida de balón, acarrea desesperación de vez en cuando en la grada.

Del pasado año a este el crecimiento del jugador jerezano sobre el césped ha sido importante. A pesar de que le ha costado entrar, parece más que evidente que solo saldrá por tarjetas o lesionando, tal y como ocurrió en campo del Elche. Principalmente su evolución se basa en que ahora asume mucho más protagonismo en la construcción del juego y, sobre todo, se incorpora cada vez más al ataque para intentar finalizar las jugadas irrumpiendo desde atrás. Es cierto que el triángulo formado con Capi y Rueda está provocando que los tres estén brillando más.

Si Bruno Herrero sigue con esta ambición, si le respetan las lesiones y si el equipo entra de un vez por todas en una racha positiva, tengo la certeza de que nos dará muchas tardes de gloria. Este es jugador que hace grande el fútbol y por el que merece la pena pagar una entrada.

¡Qué lástima!

Santiago Cordero | 27 de octubre de 2011 a las 9:12

El Xerez fue muy superior al Sabadell en el cómputo total de los noventa y tantos minutos que duró el encuentro. Pero como ocurriera el día del Celta, el equipo de Merino dejó que la ventaja que tuvo en el marcador se diluyera como un azucarillo en el café.

 

El Xerez no termina de rematar los partidos y al primer contratiempo se rompe anímicamente. Anoche en Chapín con el 2 a 1 al descanso, el equipo retrasó las líneas 15 metros en el inicio de la segunda mitad, se supone que para jugar a la contra, pero lo hizo con dudas, lo que permitió crecerse al Sabadell. De nuevo un error puntual de la defensa permitió el empate a dos.  El Xerez se perdió 20 minutos del partido y fue suficiente para que el Sabadell se llevar un premio totalmente inmerecido, pero ya saben : ¡El fútbol es así!

 

Los últimos 20 minutos fueron un vendaval de juego xerecista. Oportunidades, claridad, palos y un penalti no pitado que le hicieron a Vélez. Pero anoche, el fútbol no quiso ser justo y el Xerez no fue capaz de conseguir el gol de la victoria que tanto buscó.

 

A nivel individual debo reconocer el altísimo nivel que ofrecieron en medio campo el triángulo formado por Bruno, Capi y Rueda. Tato demostró por segunda semana consecutiva que es un jugador muy aprovechable. En el apartado negativo señalar que Pablo Redondo sencillamente no está a su altura, ni a la del equipo. Además Lombán está atravesando un crisis de confianza por los errores de partidos anteriores que se perciben claramente en acciones puntuales sobre el terreno de juego.

 

Ayer os decía que si el Xerez quiere disipara las dudas sobre su juego y sus posibilidades debía de ganar los dos partidos de esta semana. Pero también dije que se podían dar circunstancias no controlables. Ayer no se ganó, pero los palos y una vez más un arbitraje singular, fueron esos invitados no deseados en Chapín. Tras este partido, por tanto, sigo viendo la botella medio llena. El domingo se debe, obligatoriamente, ganar al Almería y si es posible con la misma claridad en el juego.

 

Chapín sabe cuando el equipo se merece una ovación y ayer, a pesar del resultado y del cabreo, despidió a los jugadores con una ovación cerrada. Esperemos que la suerte empiece a sonreírnos.

Sobre pitos y aplausos

Santiago Cordero | 15 de octubre de 2011 a las 13:24

En primer lugar debo reiterar que siempre he defendido la no inclusión en el equipo titular de Rafa Barber a favor de Bruno. Así lo he expresado en muchas ocasiones tanto la pasada temporada como en el inicio de esta. Simplemente a mi modo de ver y entender el fútbol he creído que Bruno debe ser titular en este equipo y que por tanto Barber no.

Eso es una cosa y otra bien distinta machacar a un jugador del Xerez desde que salta el terreno de juego, recriminando todas sus acciones sobre el terreno de juego y despedirlo en el cambio con una pitada. Eso jamás lo haré. Barber ha demostrado ser un profesional íntegro desde que llegó al club azulino. Ni una declaración fuera de tono, ningún reproche ante las críticas, trabajador nato, incansable en los entrenamientos y ejemplar fuera del terreno de juego. Solo por eso se merece nuestro apoyo y reconocimiento.

Puede que no me guste verle en el campo teniendo a Bruno Herrero en el banquillo o, peor incluso, en la grada. Pero ese no es un problema de rafa Berber sino una decisión del entrenador azulino. Me parece injusto y perjudicial que una pequeña parte de aficionados se dedique a abuchear y pitar a uno de los nuestros, por el simple hecho de que no nos guste su juego.  Barber puede fallar lo controles en alguna ocasión, ralentizar el juego xerecista, pero hasta hoy no ha sido un jugador que se busque tarjetas por protestar, que pase de sus compañeros o que tire los partidos por falta de concentración o algo por el estilo. Más bien todo lo contrario.

De todas formas, los pitos injustos a Barber siempre existirán, ya sea dedicado a él o a otro jugador. En la grada de Chapín y en la de todos los campos del mundo siempre habrá algún energúmeno, incapaz de hacerse respetar durante la semana, que utiliza el fútbol como válvula de escape ante la mediocridad de su existencia.

Sin ir más lejos, cerca de donde veo el fútbol hay un personaje de estos que antes de empezar el partido ya está abucheando a Chema o a Barber. Con esto no estoy diciendo que no se deba gritar, aplaudir o abuchear a jugadores o al árbitro ante acciones puntuales, pero hay cosas que son injustas y además no tienen sentido.

Cuando Barber juegue y mientras siga dándolo todo en el campo, aunque no sea santo de mi devoción, le seguiré despidiendo con aplausos.

Creciendo

Santiago Cordero | 9 de octubre de 2011 a las 9:46

El Xerez saldó con empate su partido en la Condomina frente al Murcia. Merino repitió la alineación que ganó el pasado lunes en Chapín. Era una clara apuesta por seguir creciendo a partir del nuevo sistema. Además dejaba claro que quería el partido, ya que junto al 4-3-3, mantenía a Bruno y Rueda, jugadores de toque.

El Xerez comenzó controlando y manejando el partido durante el primer cuarto de hora, pero a partir de ahí la cosa fue algo más equilibrada. La sensación que me iba transmitiendo el equipo de Merino era que si se lo proponían, si se lo creían un poco más, se podía ganar el partido. Pero no fue así, parece claro que el equipo está en el camino correcto, pero está en fase de crecimiento tanto táctica como mentalmente.

Iturra, el mediocampista sudamericano, por momentos llegó a desarmar el sistema azulino, pero no fue suficiente para desnivelar el marcador, ya que la defensa xerecista estuvo muy segura, sobre todo los dos centrales.

El Xerez, como digo, sigue creciendo, lo cual es muy positivo si se tiene claro que hay mucho que mejorar. Ayer hubo jugadores que pudieron evitar sus tarjetas. Raúl Cámara, Israel deben jugar con mucha más tensión (no confundir con agresividad). La amarilla de José Mari responde a otra cosa bien distinta, que nos puede gustar o no, pero que pudo haber terminado con un penalti a favor del Xerez.

Echando la vista atrás, recordando mis impresiones y artículos de los primeros partidos de liga, donde percibía dudas, despropósitos e inseguridad y comparando con el partido de ayer, me queda la tranquilidad de que Merino parece haber dado con la tecla. Todavía es pronto para lanzar las campanas al vuelo, más si cabe tras este pobre empate en tierras murcianas, pero ahora percibo orden, confianza colectiva, criterio.

En cualquier caso, la liga es muy larga, larguísima, dura, durísima. De los partidos de la seis de la tarde del sábado el súper Celta perdió en casa por un solo gol de diferencia, los cuatro restantes, incluido el del Xerez acabaron en tablas. Más claro agua. Estamos ante una competición que exige mucho en el plano físico, pero sobre todo en el sicológico. Si no nos ponemos nerviosos ( todos) estoy seguro que seguiremos creciendo.

El Xerez debe pensar en el próximo partido y Juan Merino en pulir y mejorar el rendimiento colectivo. Además el técnico xerecista debería empeñarse en reconducir la situación de Capdevila en este equipo. Es evidente que existe un problema y hay que solucionarlo. Mantener en el ostracismo a un jugador de la talla de Capdevila es perjudicial para el Xerez. Partido mediocre pero un Xerez que sigue creciendo.

Torero

Santiago Cordero | 7 de octubre de 2011 a las 13:44

Merino parece haber dado con la tecla. Solo fueron 60 minutos frente al Girona, pero la imagen, la sensación, el juego desplegado por el equipo fue muy positivo. El gol encajado trajo de nuevo los miedos, los fantasma y la inseguridad. La lesión fortuita de Ión Vélez en el tramo final del partido condicionó muchas crónicas y desviaron el interés en estos últimos días.

 

La pasada semana os dejé mi reflexión en un artículo que titulé – Toro o torero – en el que venía a decir que el problema de este Xerez era la falta de personalidad, de un estilo, de trabajar en una sola dirección. El Toro representa el fútbol de fuerza en sus diferentes variantes y el torero el futbol de creación básicamente. Un partido se jugaba vertical buscando pases directos de la defensa al ataque y al siguiente el juego debía pasar por Capi. Esa doble personalidad era el problema y el jugador reflejaba en el campo sus dudas.

 

El cambio de sistema apostando por ser torero, la utilización de los jugadores de mayor calidad técnica y quizás, como todo en la vida, la suerte de que el partido saliera rodado desde el principio, hace que Juan Merino apueste definitivamente por una única personalidad. el 4-3-3 en ataque, 4-5-1 en el repliegue. Lo mejor de todo es que Jerez es una plaza de toreros, hay otras, principalmente en el norte, que presumen ser plaza de toros.

 

Esperemos que la plantilla empiece a crecer a partir de ahora y los resultados acompañen a Juan Merino.

Bola extra y partida

Santiago Cordero | 3 de octubre de 2011 a las 23:55

Ayer os hablaba de confianza y de crédito. La confianza y el crédito que se jugaba Juan Merino esta noche frente al Girona. El Xerez pudo haber empatado, pudo haber perdido, pero os puedo asegurar (porque así lo iba comentando a mis vecinos de Chapín) que el Xerez me gustó. Cambio de sistema y cambio de hombres. Todo salió a la perfección hasta que un jugador, Lombán (indiscutible a pesar del fallo) cometió un grave error que culminó con el gol del equipo catalán. A partir de ahí entre el miedo escénico que el Xerez arrastra en Chapín desde hace un año, más el nefasto arbitraje sufrido, propició las dudas y la incertidumbre vivida hasta el final. Merino lo hizo todo bien salvo el cambio de Barber por Capi. Sigo respetando al 5 xerecista aunque parezca lo contrario. Me sigue pareciendo más honrado cada día. Pero ese cambio, para amarrar evidentemente, solo sirvió para transmitir más “canguelo” a la plantilla, más fuerza al contrario y dudas en la afición. La victoria por 2 a 1 ha sido justa desde el principio hasta el final. A pesar de ello, insisto, se pudo haber empatado e incluso perdido.

Doblas ha estado inconmensurable.

Mendoza perfecto.

Bruno es, como vengo diciendo, titular indiscutible.

Capi juega más con jugones al lado.

Rueda tiene muchísimo fútbol.

José Mari el alma.

El resto, incluido Barber y lombán estuvieron bien en lineas generales.

El Xerez tenía que ganar y ha ganado. Tenía que convencer y me ha convencido 70 minutos, pero sigue siendo un equipo de moral frágil en Chapín y eso no se cambia de la noche al día.

Juan Merino ha dado un giro de timón y ha salido reforzado. Ha ganado crédito. Le ha salido bien la mano, ha conseguido bola extra y partida.

Queda mucho por mejorar, pero estamos en el camino. Buen lunes.

¡Buenas noches!

Confianza

Santiago Cordero | 2 de octubre de 2011 a las 10:37

De créditos, de impagos, de deuda, de confianza, de ajustes y de palabras por el estilo hemos aprendido mucho, desgraciadamente, en los últimos años por culpa de la dichosa crisis. Este es un tema del que hablamos a diario porque nos afecta tanto a nivel microeconómico, es decir, en nuestras casas y la de nuestros familiares y amigos, así como en un plano macroeconómico donde las miradas se centran en la deuda de Grecia, Portugal, Italia y España. Si prestamos atención a las informaciones derivadas de la crisis económica mundial y su repercusión en los países más afectados, como es el caso del nuestro, nos daremos cuenta que siempre aparece una palabra sobre la que gira esta historia. Confianza. El problema no es estar mal, sino no transmitir confianza a los países a quienes se les pide ayudas o no  transmitir confianza a los mercados financieros. Confianza, credibilidad, son valores y factores claves para recibir apoyo.

Juan Merino y su proyecto futbolístico al frente del Xerez se encuentra en un punto similar al que vive España o Italia con su deuda. La confianza está al límite. El crédito se acaba. No es igual que en Grecia o Portugal donde la Unión Europea ha tenido que ir al rescate, pero si que se les exige medidas drásticas de control económico y medidas de ajuste que  recorte la deuda.

Merino, que es un tío listo, no solo ha reconocido esta semana que es consciente de la situación y del crédito que tienen los entrenadores noveles, sino que ha trabajado durante  un cambio de sistema de juego. Igual mañana en vez del habitual 4-4-2, el Xerez juega con un 4-3-3.

Los detractores de Juan Merino andan diciendo que el técnico azulino está dando palos de ciego, que no tiene nada claro y que nos lleva a la ruina. Yo, que he escrito sobre los errores de Merino criticando algunos de sus planteamientos tácticos y sus alineaciones,  me parece muy acertado que intente cambiar el sistema. Qué puede ser un error, una equivocación, es evidente. Pero también puede ser lo contrario. El resultado de mañana y el juego xerecista nos lo dejaran bastante claro en la noche del lunes. Igual no se podía seguir. Como nos está enseñando esta maldita crisis, las cosas deben de hacerse de otra manera, hay que cambiar el rumbo, hay que buscar soluciones nuevas.

Así pues, aplaudo a Merino y le deseo suerte con este giro de timón. Aunque a pesar de ello sigo pensando que está desperdiciando todo el potencial que tiene la plantilla azulina. Que Bruno no sea titular en este equipo no tiene sentido o que Capdevilla no tenga oportunidad, cuando el Xerez no mete goles, es suicida. Salvo que estos jugadores no estén bien físicamente o sean problemáticos en el vestuario, algo que desconozco, deberían tener mucho más peso en el equipo. Igual ellos tampoco se han ganado el crédito y la confianza del Merino.

 

¡Houston ( Ji us ton), Houston (Ji us ton),…

Santiago Cordero | 25 de septiembre de 2011 a las 20:17

Tenemos un problema!

Las dos vitorias fuera de casa consegidas antes de esta jornada era el contrapeso que equilibraba al Xerez de Merino. Hoy se ha perdido justamente frente a un rival que has sido mejor que el Xerez. Fueron superiores 11 contra 11 y mucho más contra 10 trás la expulsión de Cordero. Aquí os dejo algunas claves e impresiones que se vienen cuando todavia está caliente el recuerdo del partido:

  1. En primer lugar habría que cogerle la dirección al árbitro para mandarle una cajita de vino en navidad. Nos perdonó la expulsión de Doblas y la segunda amarilla a Cámara en la primera parte. Así que espero que en rueda de prensa no se ponga la excusa del árbitro. También nos perdonó un penalti de Doblas en la segunda parte.
  2. Barber titular, Bruno en Jerez. Lamentable.
  3. José Mari es el único que nos mantiene en los partidos, el único capaz de meter un gol.
  4. En la segunda parte, con los cambios y antes de la expulsión, el Xerez jugó de tú a tú y se pudo haber empatado. Pero hay que marcar y no lo hicimos. Menos mal que el Córdaba estuvo peor que el Xerez ya que fallaron del orden de cuatro o cinco ocasiones más que nosotros.
  5. Lo peor es la sensación que da el equipo en muchas fases del partido.

Así las cosas, creo que tenemos un problema. Lo bueno es que todavía no ha terminado el primer mes de competición, por lo que hay tiempo más que suficiente para cambiar esta situación. Ahora mismo tengo muy poquitas ganas de ir a ver el Xerez – Girona el lunes por la noche. No lo dudéis, al final allí estaré.

Un cuarto de hora

Santiago Cordero | 18 de septiembre de 2011 a las 8:01

Sopor en Chapín. El Xerez no fue capaz de hacerle un gol al Nastic. El equipo Catalán, muy malo, vino a defender a la espera de una contra. Por cierto, esa contra la tuvieron y afortunadamente la sacamos bajo palos con Doblas batido.

Merino decidió jugar un partido de un cuarto de hora aproximadamente. El resto fue un regalo al Nastic. Me dicen, y lo creo firmemente, que Barber es una gran persona. Me dicen, y lo creo a pies juntillas, que Barber es uno de los mejores profesionales que hay en el vestuario del Xerez, sin desmerecer al resto, por su entrega, por su dedicación, por su sacrificio dentro y fuera del terreno de juego. Pero llevo viendo a Barber desde el pasado año y, sin que nadie me lo diga, considero que Barber no puede jugar en casa estando en el banquillo Bruno, Capi o Rueda. Si el Xerez tiene que llevar la manija en Chapín, si el Xerez tiene que jugar para ganar en Chapín, si el Xerez tiene que crear en Chapín, no puede jugar con Barber en el titular. ¡Ojo! Le aplaudí en el cambio porque su honradez está por encima de todo.

La culpa del empate no es de él, esto es un juego en equipo, pero su concurso perjudica la fluidez y la creación de juego. Podríamos hablar de que Barber da equilibrio defensivo al equipo, pero Cordero o Bruno, al margen de que también pueden darlo, inician con muchísimo más criterio el ataque azulino.

Como digo Barber no es el culpable del empate, faltaría que además le pidiésemos que metiera goles. Este es el otro gran problema que arrastra el equipo de Juan Merino. En liga solo dos goles, los dos de José Mari. Tato no tuvo ninguna ocasión ayer, Vélez está muy lejos de ser ese jugador alto y habilidoso, ese delantero distinto que tanto nos iba a aportar.

A pesar de nuestras carencias, el Xerez dejo claro que es un equipo compacto, que tiene capacidad y ganas de trabajar, pero de ahí a ser un equipo creativo, con versatilidad, con profundidad y con gol, dista un mundo.

En cualquier caso, este arranque de temporada, ya que sumamos siete puntos, permite un margen de confianza. Estoy seguro que el equipo puede crecer mucho más. El propio Merino está en fase de crecimiento, se le notan las dudas, no tiene todavía claro (visto desde la grada) el camino a seguir. De hecho no tiene todavía un equipo base. Salvo la defensa, Barber, Israel y José Mari, el resto es un puzle por hacer.

Ayer, también hubo noticias positivas. Campano es muy bueno. Mendoza es muy bueno. Doblas es muy bueno (tenemos dos buenos porteros). No debemos ponernos nerviosos, La liga es larguísima. Solo deseo que el próximo partido en Chapín sea de 90 minutos.

Empate en Chapín

Santiago Cordero | 17 de septiembre de 2011 a las 21:07

El Xerez ha empatado a cero en Chapín. Mañana en Diario de Jerez (edición papel y también en este blog) os dejaré mi reflexión sobre este partido. Ahra os resumo algunas de las ideas que resumen ese análisis:

  1. El Nastic vino a defender el resultado y buscar una contra milagrosa que le diera un gol. Consiguió lo primero y un milagro xerecista impidió los segundo.
  2. El Xerez tiró el partido durante 75 minutos aproximadamente. El tiempo que tardó Merino en quitar a Barber y meter a Capi.
  3. Barber no puede jugar en casa si tenemos en el Banquillo a Bruno, Capi o Rueda. Siempre y cuando queramos ser creativos, llevar el peso del partido y además tener fluidez en medio campo.
  4. El Xerez no tiene gol esta temporada (al menos hasta ahora)
  5. Merino no tiene equipo base. De momento solo tiene claro la defensa, Barber, Israel y José mari. El resto del puzle está por descubrir.

Eso si, no creo que debamos ponernos nerviosos, ni rasgarnos las vestiduras. La liga es laguísima y hay margen, mucho margen de mejora.

Mañana os lo cuento más tranquilo.