Archivos para el tag ‘Capi’

Corazón de Moreno

Santiago Cordero | 15 de enero de 2012 a las 20:10

El Xerez ha luchado, se ha entregado, se ha partido el alma. Los jugadores han tenido amor propio sobre el terreno de juego y, además, han ganado. De esta forma Moreno consigue su segunda victoria como entrenador de la primera plantilla. Los jugadores han sabido hacer suyo el “Corazón de Moreno”, ese que le llevó a ser el jugador con más partidos de la historia del club y uno de los más carismáticos de la entidad azulina.

La victoria era muy importante para dar una cierta estabilidad a este barco a la deriva que es el Xerez en lo institucional, pero sobre todo, para alejar el fantasma del descenso. De paso la afición, que ha vuelto a mostrar su apoyo incondicional al equipo, se ha llevado una más que merecida alegría dentro de tanto sufrimiento, cabreo y desilusión.

El equipo ha sido superior al Hércules y justo merecedor de la victoria. A pesar de ello, sigue pesando la presión de la tabla y, por momentos, a los jugadores le han temblado las piernas. Afortunadamente hoy el fútbol nos debía una y quiso saldarnos la deuda. Un empate hubiera sido un palo muy gordo, sobre todo cuando el Xerez pudo haber sentenciado en varias ocasiones de la segunda parte. El 2 a 1 final sabe a gloria.

La jugada del primer gol entre Capi y José Mari, junto a la definición de Cordero ha sido para enmarcar. Pero la clarividencia, la genialidad y, una vez más, la entrega de Capi (hoy con el brazalete de capitán) lo ha convertido en el estandarte de un equipo que ha salido a darlo todo.

Estos tres puntitos nos dejan a cinco del descenso, lo que en cierta forma es un alivio. Por lo demás solo señalar a título anecdótico que el nuevo presi, un tal Gómez, se sentó en su palco de Chapín. Bueno, suyo, lo que se dice suyo, no es,  porque el estadio es del Ayuntamiento de Jerez y ya dijo la Alcaldesa que si quieren campo (y palco) tendrán que alquilarlo. Pero como digo eso es una pura y simple anécdota. Hoy lo que valía era la alegría para los aficionados xerecistas y eso es lo que la afición se ha llevado.

Bravo por esos jugadores que han jugado con amor propio y con el Corazón de Moreno, dando una lección de profesionalidad.

¡Felices fiestas!

Santiago Cordero | 18 de diciembre de 2011 a las 11:57

Vicente Moreno ha conseguido su primera victoria como entrenador del Xerez CD. Un 3 a 0 que pudieron ser algunos más, sobre todo en la primera parte y también algo menos en los primeros veinte minutos de la segunda mitad. Lo que se buscaba era la vitoria, sumar los tres puntos y esto se ha conseguido. Era lo mejor que nos pudo suceder. La plantilla dio la cara por el Xerez y por el mister. Moreno se partió la garganta dando instrucciones, corrigiendo, mandando desde la zona técnica.

Lo mejor del equipo azulino fueron las ganas y el acierto que tuvieron en la primera mitad, se marcaron dos goles y como mínimo otros dos más pudieron haber subido al marcador. En el comienzo de la segunda parte todos los fantasmas que conviven está temporada con nosotros en Chapín aparecieron de nuevo. Igual vieron a Javi López y se confundieron. Afortunadamente los errores de Doblas, las perdidas de balón en mediocampo y alguna que otra cantada de la zaga no acabaron entre los tres palos de la portería xerecista. Con el 2 a 0 sufrimos una vez más. Pero el tronco de Íñigo Vélez anotó su segundo gol en el encuentro y cerró el partido. ¡Por fin los goles de Vélez han valido para una victoria!¡Por fin Íñigo salió ovacionado de Chapín! Esperemos que a partir de ahora, como antes pasó con Calle y después con Bermejo, Vélez se convierta en un referente del ataque azulino y en un jugador querido por la afición.

Para mi, los tres mejores jugadores del Xerez en este partido han sido Íñigo, por sus dos goles obviamente y su trabajo de anclaje de los centrales contrarios, Mendoza, quien como me decía el profe Miguel Rubio Caballero, hasta jugando mal es el mejor lateral del equipo, pero sobre todos, me quedo con Capi. El centrocampista sevillano, con una libertad absoluta ha sido el motor, el cerebro del Xerez y, lo más sorprendente, un derroche de sacrificio defensivo. Sinceramente creo que Capi ha representado el compromiso de la plantilla con Moreno y el escudo de la camiseta.

La visita de Javi López ha pasado casi desapercibida, salvo unos cánticos en tono jocoso del fondo recordando aquello de Javi López dimisión y poco más. El arbitraje horroroso, no es que hallan perjudicado al Xerez, simplemente que eran muy malos.

De todas formas no debemos lanzar las campanas al vuelo. Solo se ha ganado en casa al colista y sería absurdo olvidar el tramo angustioso que se ha visto, así como los errores individuales de piezas claves. Los jugadores se van de vacaciones, pero Viqueira y Moreno tiene trabajo por delante. Imagino que, con la ovación del público, el compromiso del vestuario, la victoria de ayer y las telarañas de la cuenta corriente del club, Vicente Moreno seguirá como entrenador. Hoy o mañana nos enteraremos. De momento la afición pudo desearse ayer ¡felices fiestas!

El detalle del Colombino

Santiago Cordero | 28 de noviembre de 2011 a las 13:56

Como lo que verdaderamente importaba, tras 8 jornadas sin conocer la victoria y con  Merino en el cadalso , era que el Xerez sumara los tres puntos, algunas de las claves y elementos decisivos del choque no los analicé en mi anterior artículo.

 

Ahora, en frio, con el paso de los días, hay uno de esos momentos claves que no quisiera dejar de comentar. El detalle concreto que quiero resaltar fue el gesto técnico de Tato para anotar el segundo gol del Xerez. Tato nos había decepcionado en los primeros partidos de liga. Creo recordar que no  fue hasta el encuentro en el Martínez Valero, frente al Elche, donde cuajo una buen partido. A partir de ahí fue alternando actuaciones serias pero casi sin goles con el banquillo.

 

Para más inri , uno de los focos de la información deportiva de la pasada semana en torno al Xerez fue la falta de gol de los delanteros azulinos. En Huelva, Tato volvió a mostrarse como un jugador batallador, con criterio táctico, buscaba desmarques, abría espacios a sus compañeros, pero desperdició un par de ocasiones.

 

No fue hasta el minuto 58 cuando marcó el segundo gol del Xerez y que a la postre sería el de la victoria. Todo esto no sería tan importante para mi si no fuera por la forma en que consiguió el gol. Tato marcó un golazo. Golazo no ya solo por su estética, sino por la calidad técnica en su ejecución. El pase de Capi es genial, algo que no nos sorprende porque ya lo hemos visto en otras ocasiones, pero el control en carrera con la punta de la bota del pié derecho y, luego, el toque sutil para desbordar en vaselina a Manu Fernández, fueron sencillamente una maravilla.

 

En ese momento, casi sin darme cuenta, descubrí que el delantero xerecista atesora calidad. Ese tipo de controles y esa definición no está al alcance de cualquiera. Es evidente que Tato sabe, como poco, hacer lo que hizo en esa jugada y ese “poco” es imposible para muchos otros. Lo que está por ver es si es capaz de hacerlo más a menudo y con la misma eficacia. Esto, claro está, sería lo deseable.

 

Si me apuran, es una especie de dejavú, ese tipo de sensaciones en las que uno piensa – eso ya lo he vivido yo- y es que con Bermejo recuerdo una situación parecida en sus comienzos.

 

Dentro de tanta tristeza y desazón en las últimas semanas, la victoria de Huelva ha supuesto cuanto menos un respiro  y detalles como el que os cuento de Tato motivo para la ilusión. En esta últimas semanas el que más y el que menos han llevado repaso de la afición y de la prensa, por eso creo también justo alabar a los nuestros cuando se lo merecen. Enhorabuena Tato por el detalle del Colombino, pero que se vuelva a repetir y si es posible el sábado en Chapín.

 

Os dejo el video con el resumen del partido Recre – Xerez que está publicado en la web del diario AS. En el minuto 1:45 de este video podréis revivir y apreciar la calidad de Tato al anotar el segundo gol xerecista.

embedded by Embedded Video
Download Video

El Club de los 400

Santiago Cordero | 7 de noviembre de 2011 a las 14:36

En primer lugar quiero expresar mi más sincera enhorabuena y felicitar a Jesús Mendoza por ser el primer jerezano que entra en el selecto club de los jugadores que han vestido la zamarra xerecista 400 partidos o más.  Echando la vista atrás, recordando la trayectoria del capitán azulino, se me pasó por la cabeza los muchos momentos buenos que le ha tocado vivir, culminando con el ascenso a primera división y los, muchos más, momentos malos y tristes vividos, entre los que destacan los descensos, las lesiones o los meses sin cobrar que vivió  la plantilla xerecista.

 

¡Cuántos momentos, cuántas victorias, cuántas derrotas!

 

Ayer domingo, tras la dolorosa derrota en Valladolid, las redes sociales xerecistas ardían con deseos de buscar culpables y casi de “quemarlos”.  En cierta forma es justificable esta actitud de los aficionados frutos de la decepción y del “cabreo” por los resultados. Así fue la cosa ayer y, mucho me temo, que la caldera se irá calentando con el paso de los días.

 

La cabeza más solicitada es la de Emilio Viqueira, seguida de la de Merino, la de Morales por supuesto, la de algunos jugadores concretos como son Pablo Redondo e Iñigo Vélez, aunque cuando los comentarios de Facebook cogían ambiente, en el repaso entraban los centrales o incluso el Jerezano José Vega, quien por cierto es de los que menos han jugado esta temporada. ¡Bueno! la cabeza de Miguel Ángel Rondán y la de Antonio Poyatos también “rodó” en la red. Así está el patio. Es más, algún que otro comentario en este mismo blog me pedía ayer que fuera más expeditivo y contundente en mis planteamientos.

 

El caso es que el foco sobre la actualidad del Xerez se centra en discutir quien es más culpable de la situación deportiva que atraviesa el equipo de Juan Merino. Está forma de actuar de la afición (soberana siempre) hace que se estén enfrentando xerecistas contra xerecistas. Ante esto (muy normal en el fútbol desgraciadamente) ¿beneficiamos en algo al Xerez? ¿Contribuimos en algo a que el equipo pueda salir de esta situación? La respuesta es rotundamente NO. Seguramente nos sirva para desahogarnos, pero en el fondo, esta tensión solo contribuye a generar estrés, ansiedad, nerviosismo, dudas e incluso fractura en el vestuario.

 

No me malinterpreten, esto requiere un giro, un cambio drástico, de hecho ayer planteé que profesionalmente y con cordura ha llegado la hora de un ultimátum a Juan Merino. Pero sin que eso signifique que le cortemos la cabeza antes de tiempo, sino todo lo contrario, para que una al xerecismo en torno a la figura de su entrenador y su plantilla, que son los únicos, solo ellos, los que pueden ganar al Numancia. Cuando estamos cabreados no solemos atender a razones, pero sinceramente no creo que exista, a corto plazo, esta semana, mejor solución que esta. Solo vale el apoyo, pero con ultimátum.

 

Discutir ahora la valía de Viqueira no suma nada. Crucificar hoy a Pablo Redondo o Iñigo Vélez no suma nada. Eso sí, debemos mostrar nuestra disconformidad con sus rendimientos sin ninguna duda.

 

Y ahora es donde entra en juego el club de los 400. Mendoza capitán, Moreno segundo entrenador, sumado a José Mari con más de 500 partidos en el fútbol profesional habiendo jugado 4 encuentros  con la selección absoluta española al igual de Capi.  Porque hasta ahora, todo lo que yo he planteado, en este artículo y en anteriores, hace hincapié en cómo pienso que debería actuar Viqueira (Ultimátum) y como debería actuar el aficionado (apoyando). Pero el principio y el final de todo está se sitúa en un terreno de juego, dos equipos, un árbitro y un balón. De todo,  solo podemos responsabilizarnos de lo que haga un equipo, el nuestro, y no exactamente nosotros, sino solo los jugadores pueden responsabilizarse de ello. Ahí es donde deben asumir todo el protagonismo el Club de los 400. Mendoza, José Mari, Capi y también Vicente Moreno (en su papel de segundo entrenador) tienen que dar un paso al frente, poner toda su experiencia al servicio del vestuario y tirar del equipo. No fue un buen momento para cumplir 400 partidos con el Xerez el pasado sábado, pero para el Xerez  puede ser un buen momento para contar con un jugador como Mendoza y sus 400 partidos (y el resto de miembros del club).

Bruno

Santiago Cordero | 30 de octubre de 2011 a las 11:55

No tengo ganas de hablar del partido de ayer. Mi hermana Mamme me dijo hace un rato, cuando venía de Chapín, que me mordiera la lengua antes de escribir de la derrota ante el Almería. No solo le voy a hacer caso, sino que incluso no pienso analizar en este artículo este partido. Ni voy a hablar del nefasto arbitraje, ni de la potra de Lucas Alcaraz, ni de la falta de pegada del Xerez.

Ha sido una semana tan negativa e injusta con el Xerez que no tengo cuerpo para darle más vueltas a estos nuevos tres puntos que vuelan de Chapín. Necesito quedarme con algo agradable, con algo que me ilusione, con algo que me satisfaga, algo que me dé sustento en esta época de crisis y desesperanza  en lo xerecista (a nivel general también, pero eso es otra historia).

A la salida del estadio, dentro del desánimo generalizado, un aficionado de los que llevan siguiendo al Xerez más de 50 años, Diego Espinosa, me habló de Bruno Herrero y me pidió mi opinión. Los dos coincidimos que se trata del mejor jugador que tiene el Xerez. Es evidente que José Mari es un grandísimo jugador al igual que Capi, además ambos lo están dando todo y con un nivel de juego altísimo. Está claro que Rueda, en el poco tiempo que lleva en el Xerez, ha demostrado porqué ha llegado a jugar, aunque fuera testimonialmente, en el Barça de Guardiola. Pero Bruno es mi preferido. Además, por su edad, está en fase de crecimiento.

Me gusta seguirle a ratos olvidándome del resto del partido. Es un espectáculo verle jugar sin balón. Con balón es un genio. Bruno es de ese tipo de jugadores que jamás pierde la compostura, ni rifa un balón, prefiere tenerlo antes que forzar el error de un compañero. Esto  que cuento es normalmente muy agradecido por los compañeros del que lo hace (Chicha y Viqueira lo hacián) pero, como suele conllevar alguna que otra pérdida de balón, acarrea desesperación de vez en cuando en la grada.

Del pasado año a este el crecimiento del jugador jerezano sobre el césped ha sido importante. A pesar de que le ha costado entrar, parece más que evidente que solo saldrá por tarjetas o lesionando, tal y como ocurrió en campo del Elche. Principalmente su evolución se basa en que ahora asume mucho más protagonismo en la construcción del juego y, sobre todo, se incorpora cada vez más al ataque para intentar finalizar las jugadas irrumpiendo desde atrás. Es cierto que el triángulo formado con Capi y Rueda está provocando que los tres estén brillando más.

Si Bruno Herrero sigue con esta ambición, si le respetan las lesiones y si el equipo entra de un vez por todas en una racha positiva, tengo la certeza de que nos dará muchas tardes de gloria. Este es jugador que hace grande el fútbol y por el que merece la pena pagar una entrada.

¡Qué lástima!

Santiago Cordero | 27 de octubre de 2011 a las 9:12

El Xerez fue muy superior al Sabadell en el cómputo total de los noventa y tantos minutos que duró el encuentro. Pero como ocurriera el día del Celta, el equipo de Merino dejó que la ventaja que tuvo en el marcador se diluyera como un azucarillo en el café.

 

El Xerez no termina de rematar los partidos y al primer contratiempo se rompe anímicamente. Anoche en Chapín con el 2 a 1 al descanso, el equipo retrasó las líneas 15 metros en el inicio de la segunda mitad, se supone que para jugar a la contra, pero lo hizo con dudas, lo que permitió crecerse al Sabadell. De nuevo un error puntual de la defensa permitió el empate a dos.  El Xerez se perdió 20 minutos del partido y fue suficiente para que el Sabadell se llevar un premio totalmente inmerecido, pero ya saben : ¡El fútbol es así!

 

Los últimos 20 minutos fueron un vendaval de juego xerecista. Oportunidades, claridad, palos y un penalti no pitado que le hicieron a Vélez. Pero anoche, el fútbol no quiso ser justo y el Xerez no fue capaz de conseguir el gol de la victoria que tanto buscó.

 

A nivel individual debo reconocer el altísimo nivel que ofrecieron en medio campo el triángulo formado por Bruno, Capi y Rueda. Tato demostró por segunda semana consecutiva que es un jugador muy aprovechable. En el apartado negativo señalar que Pablo Redondo sencillamente no está a su altura, ni a la del equipo. Además Lombán está atravesando un crisis de confianza por los errores de partidos anteriores que se perciben claramente en acciones puntuales sobre el terreno de juego.

 

Ayer os decía que si el Xerez quiere disipara las dudas sobre su juego y sus posibilidades debía de ganar los dos partidos de esta semana. Pero también dije que se podían dar circunstancias no controlables. Ayer no se ganó, pero los palos y una vez más un arbitraje singular, fueron esos invitados no deseados en Chapín. Tras este partido, por tanto, sigo viendo la botella medio llena. El domingo se debe, obligatoriamente, ganar al Almería y si es posible con la misma claridad en el juego.

 

Chapín sabe cuando el equipo se merece una ovación y ayer, a pesar del resultado y del cabreo, despidió a los jugadores con una ovación cerrada. Esperemos que la suerte empiece a sonreírnos.

Torero

Santiago Cordero | 7 de octubre de 2011 a las 13:44

Merino parece haber dado con la tecla. Solo fueron 60 minutos frente al Girona, pero la imagen, la sensación, el juego desplegado por el equipo fue muy positivo. El gol encajado trajo de nuevo los miedos, los fantasma y la inseguridad. La lesión fortuita de Ión Vélez en el tramo final del partido condicionó muchas crónicas y desviaron el interés en estos últimos días.

 

La pasada semana os dejé mi reflexión en un artículo que titulé – Toro o torero – en el que venía a decir que el problema de este Xerez era la falta de personalidad, de un estilo, de trabajar en una sola dirección. El Toro representa el fútbol de fuerza en sus diferentes variantes y el torero el futbol de creación básicamente. Un partido se jugaba vertical buscando pases directos de la defensa al ataque y al siguiente el juego debía pasar por Capi. Esa doble personalidad era el problema y el jugador reflejaba en el campo sus dudas.

 

El cambio de sistema apostando por ser torero, la utilización de los jugadores de mayor calidad técnica y quizás, como todo en la vida, la suerte de que el partido saliera rodado desde el principio, hace que Juan Merino apueste definitivamente por una única personalidad. el 4-3-3 en ataque, 4-5-1 en el repliegue. Lo mejor de todo es que Jerez es una plaza de toreros, hay otras, principalmente en el norte, que presumen ser plaza de toros.

 

Esperemos que la plantilla empiece a crecer a partir de ahora y los resultados acompañen a Juan Merino.

Bola extra y partida

Santiago Cordero | 3 de octubre de 2011 a las 23:55

Ayer os hablaba de confianza y de crédito. La confianza y el crédito que se jugaba Juan Merino esta noche frente al Girona. El Xerez pudo haber empatado, pudo haber perdido, pero os puedo asegurar (porque así lo iba comentando a mis vecinos de Chapín) que el Xerez me gustó. Cambio de sistema y cambio de hombres. Todo salió a la perfección hasta que un jugador, Lombán (indiscutible a pesar del fallo) cometió un grave error que culminó con el gol del equipo catalán. A partir de ahí entre el miedo escénico que el Xerez arrastra en Chapín desde hace un año, más el nefasto arbitraje sufrido, propició las dudas y la incertidumbre vivida hasta el final. Merino lo hizo todo bien salvo el cambio de Barber por Capi. Sigo respetando al 5 xerecista aunque parezca lo contrario. Me sigue pareciendo más honrado cada día. Pero ese cambio, para amarrar evidentemente, solo sirvió para transmitir más “canguelo” a la plantilla, más fuerza al contrario y dudas en la afición. La victoria por 2 a 1 ha sido justa desde el principio hasta el final. A pesar de ello, insisto, se pudo haber empatado e incluso perdido.

Doblas ha estado inconmensurable.

Mendoza perfecto.

Bruno es, como vengo diciendo, titular indiscutible.

Capi juega más con jugones al lado.

Rueda tiene muchísimo fútbol.

José Mari el alma.

El resto, incluido Barber y lombán estuvieron bien en lineas generales.

El Xerez tenía que ganar y ha ganado. Tenía que convencer y me ha convencido 70 minutos, pero sigue siendo un equipo de moral frágil en Chapín y eso no se cambia de la noche al día.

Juan Merino ha dado un giro de timón y ha salido reforzado. Ha ganado crédito. Le ha salido bien la mano, ha conseguido bola extra y partida.

Queda mucho por mejorar, pero estamos en el camino. Buen lunes.

¡Buenas noches!

Un cuarto de hora

Santiago Cordero | 18 de septiembre de 2011 a las 8:01

Sopor en Chapín. El Xerez no fue capaz de hacerle un gol al Nastic. El equipo Catalán, muy malo, vino a defender a la espera de una contra. Por cierto, esa contra la tuvieron y afortunadamente la sacamos bajo palos con Doblas batido.

Merino decidió jugar un partido de un cuarto de hora aproximadamente. El resto fue un regalo al Nastic. Me dicen, y lo creo firmemente, que Barber es una gran persona. Me dicen, y lo creo a pies juntillas, que Barber es uno de los mejores profesionales que hay en el vestuario del Xerez, sin desmerecer al resto, por su entrega, por su dedicación, por su sacrificio dentro y fuera del terreno de juego. Pero llevo viendo a Barber desde el pasado año y, sin que nadie me lo diga, considero que Barber no puede jugar en casa estando en el banquillo Bruno, Capi o Rueda. Si el Xerez tiene que llevar la manija en Chapín, si el Xerez tiene que jugar para ganar en Chapín, si el Xerez tiene que crear en Chapín, no puede jugar con Barber en el titular. ¡Ojo! Le aplaudí en el cambio porque su honradez está por encima de todo.

La culpa del empate no es de él, esto es un juego en equipo, pero su concurso perjudica la fluidez y la creación de juego. Podríamos hablar de que Barber da equilibrio defensivo al equipo, pero Cordero o Bruno, al margen de que también pueden darlo, inician con muchísimo más criterio el ataque azulino.

Como digo Barber no es el culpable del empate, faltaría que además le pidiésemos que metiera goles. Este es el otro gran problema que arrastra el equipo de Juan Merino. En liga solo dos goles, los dos de José Mari. Tato no tuvo ninguna ocasión ayer, Vélez está muy lejos de ser ese jugador alto y habilidoso, ese delantero distinto que tanto nos iba a aportar.

A pesar de nuestras carencias, el Xerez dejo claro que es un equipo compacto, que tiene capacidad y ganas de trabajar, pero de ahí a ser un equipo creativo, con versatilidad, con profundidad y con gol, dista un mundo.

En cualquier caso, este arranque de temporada, ya que sumamos siete puntos, permite un margen de confianza. Estoy seguro que el equipo puede crecer mucho más. El propio Merino está en fase de crecimiento, se le notan las dudas, no tiene todavía claro (visto desde la grada) el camino a seguir. De hecho no tiene todavía un equipo base. Salvo la defensa, Barber, Israel y José Mari, el resto es un puzle por hacer.

Ayer, también hubo noticias positivas. Campano es muy bueno. Mendoza es muy bueno. Doblas es muy bueno (tenemos dos buenos porteros). No debemos ponernos nerviosos, La liga es larguísima. Solo deseo que el próximo partido en Chapín sea de 90 minutos.

Empate en Chapín

Santiago Cordero | 17 de septiembre de 2011 a las 21:07

El Xerez ha empatado a cero en Chapín. Mañana en Diario de Jerez (edición papel y también en este blog) os dejaré mi reflexión sobre este partido. Ahra os resumo algunas de las ideas que resumen ese análisis:

  1. El Nastic vino a defender el resultado y buscar una contra milagrosa que le diera un gol. Consiguió lo primero y un milagro xerecista impidió los segundo.
  2. El Xerez tiró el partido durante 75 minutos aproximadamente. El tiempo que tardó Merino en quitar a Barber y meter a Capi.
  3. Barber no puede jugar en casa si tenemos en el Banquillo a Bruno, Capi o Rueda. Siempre y cuando queramos ser creativos, llevar el peso del partido y además tener fluidez en medio campo.
  4. El Xerez no tiene gol esta temporada (al menos hasta ahora)
  5. Merino no tiene equipo base. De momento solo tiene claro la defensa, Barber, Israel y José mari. El resto del puzle está por descubrir.

Eso si, no creo que debamos ponernos nerviosos, ni rasgarnos las vestiduras. La liga es laguísima y hay margen, mucho margen de mejora.

Mañana os lo cuento más tranquilo.