Archivos para el tag ‘Casillas’

MOUquiavelo

Santiago Cordero | 9 de mayo de 2013 a las 11:05

El fin justifica los medios, esta frase se le atribuye a Nicolás Maquiavelo aunque realmente no es suya, pero en esencia resume su cosmovisión política. Hacer cualquier cosa, por denigrante, injusta o dolorosa que sea, con tal de conseguir, de alcanzar la meta final. Su meta.

 

De Mouriño podemos destacar defectos y virtudes, aciertos y errores. Podríamos hablar de sus carácter, de sus puestas en escena, de todo lo que se nos apetezca. Pero lo que no deberíamos poner en duda es que, bien o mal, todo responde una estrategia, a una planificación y a unos objetivos determinados.

 

Jamás me gustó su concepción del fútbol. Jamás me gustó su gestión de vestuarios (analizado desde fuera), Jamás me gustó su forma de vivir la victoria y, por supuesto, menos aún su forma de encajar las derrotas. Eso sí, su palmarés es el que es, es decir, TOP, como a él le gustar decir. El curriculum de Mou está por ejemplo cerca, aunque de momento inalcanzable, de entrenadores como Del Bosque o Jupp Heynckes, algo que por cierto no lleva muy bien.

 

MOUquiavelo tiene muy claro que el fin justifica los medios. Por eso en su momento, cuando su meta era triunfar en el Madrid no dudó en pedir el balón de oro para Casillas o sacrificar a Pepe convirtiéndole en una estrella de lucha libre americana perdida en medio de un terreno de juego, condicionando su carrera y su crecimiento personal única y exclusivamente para intentar alcanzar su meta. Generalmente Mou termina ganando de ahí que, en este mundo donde el resultado se ha impuesto a la belleza, es más cuando la mayoría solo ve belleza en la victoria, el aficionado termina cegado por los éxitos.

 

Si antes, su meta era la Champions y el éxito en el Real Madrid. Desde hace unos meses su objetivo ha cambiado. La eliminación de la Champions acabó de definir su nueva meta. Intentar alcanzar la Champions en otro club y sobre todo dinamitar, destruir en la medida de lo posible al Real Madrid. Casillas, Sergio Ramos, Pepe, la cantera, la afición, la prensa, a todos los ha ido utilizando para lograr sus objetivos y ahora sigue haciendo lo mismo.

 

“Me iré donde me quieran” dijo tras la eliminación de la Champions. Por si todavía hay alguien que le adora en el madridismo, incluido Florentino, ha puesto todo su empeño y así seguirá hasta final de temporada, para que todos, sin distinción, pidan su cese, para que nadie le quiera.  De hecho, él es consciente de que el desprecio continuo y sin tapujos hacia los pesos pesados del club no le van a pasar factura en la final de la copa del rey. Al menos, eso debe pensar él, porque por mucho que no se hable con la mitad del plantel merengue, sabe que los jugadores, profesionales de élite, no pueden dejar pasar la oportunidad de conseguir un nuevo título.

 

MOUquiavelo mueve sus hilos. Él es el rey y sacrifica peones, alfiles, caballos, torres e incluso la reina. El fin justifica los medios y él no tiene escrúpulos. Lo único que no sabe, porque nadie lo puede saber, es el resultado final de la partida.

 

Por eso, aunque no me guste su fútbol, no me guste su forma pública de actuar, su forma de ganar y mucho menos su forma de perder. Aunque no me guste el desprecio a Casilla o que haya arruinado la carrera de Adam o que…, aunque no me guste (cada uno tenemos nuestros gustos) Mouriño, quisiera hacer llegar todo mi cariño, mi respeto y mi amor por él. MOUquiavelo quédate, te quiero. El fin justifica los medios. Solo faltaría que encima haya que indemnizarle por su marcha.

La MOUnzana de Adán

Santiago Cordero | 1 de abril de 2013 a las 11:43

El único damnificado de la disputa de poder entre Mouriño y Casillas es el canterano Adán. Hace tiempo que Mou no tolera al líder del Real Madrid, hace tiempo que le puso la cruz. Casillas, santo y seña del madridismo y de la selección española, el capitán de capitanes, el hombre que lo ha ganado todo, ha perdido este partido con Mou, aunque a la larga él saldrá campeón.  Eso ocurrirá justo cuando acabe la temporada y el tal abandone el club. Pero en este partido todo se le puso en contra, las inoportunas declaraciones a la televisión mejicana de Sara Carbonero  fueron la guinda y luego su lesión.

 

Diego López seguirá siendo titular porque la ley del fútbol dicta que si un portero lo hace bien, no puede ir al banquillo. Creo que nadie puede dudar que, hoy por hoy, Diego está actuando a un altísimo nivel defendiendo la portería madridista. Diego, canterano del Real Madrid, de rebote, gracias a una de esas jugadas maravillosas que a veces te regala la vida,  es el portero titular de este equipo.

 

Casillas, que sufrió la humillación de Mou en Málaga, sabe que irá a la copa confederaciones de la mano de Del Bosque y por tanto llegará a la próxima temporada como el principal favorito para ocupar de nuevo el arco merengue.

 

El pobre Adán que mordió la MOUnzana del éxito engañado por la serpiente, ve ahora como está condenado a vivir en la tierra, alejado del paraíso. El pobre Adán lamentará toda su vida haber mordido esa MOUnzana, pero no tuvo elección.

Sin memoria (Gasol, Nadal, Casillas y Villa)

Santiago Cordero | 19 de marzo de 2013 a las 11:09

Solo existe el presente. Solo existen los vencedores. Así lo queremos. Vivimos en una sociedad de consumo y desde pequeño nos programan para e querer más y más. Si tienes dinero, puedes comprar. Si tienes dinero, puedes pasar. Lo que bueno que fuiste, lo  mucho que hiciste, hoy no vale absolutamente para nada. Nos da miedo el alzhéimer y sin embargo, vivimos sin memoria, solo el presente, incluso nos han robado el futuro.

 

El deporte profesional es un fiel reflejo de nuestro sociedad occidental. Citius, altius, fortius. Valores olímpicos que nos impulsan al progreso, a la superación, pero que también tiene su reverso en el desprecio, la invisibilidad, el olvido del perdedor. Es así, así somos, así queremos que sea.

 

Gasol, Nadal o Casillas ilustran esto que os cuento. ¿Cuántos partidos épicos nos han  regalado? ¿Cuántos títulos conseguidos? ¿Cuánto esfuerzo, trabajo, sufrimiento? Son íconos, son modelos, así nos lo venden en la victoria , pero en la derrota se convierten en juguetes rotos, olvidados. Me dirán, que más quisiéramos nosotros vivir como ellos viven, ganar lo que ganan. Cierto, pero no estoy hablando de ellos, estoy hablando de nosotros.

 

Selección natural acuñó Darwin. La supervivencia de la especie, aunque llegados a este punto, nos quedamos cortos en la valoración de este concepto. Solo vemos el presente, la victoria o la derrota, sin pararnos a pensar de donde venimos y a donde vamos.

 

Gasol es el mejor jugador español de baloncesto de todos los tiempos. Él lo cambió todo, situó el basket profesional de nuestro país en el centro, en la cúspide. ¡Ya! Navarro, Garbajosa, Calderón, Rudy… sin duda, pero preguntemos en USA. Pues a pesar de sus dos anillos (el sueño más pueril, deseado e inalcanzable para los de mi generación), a pesar de sus títulos con la selección, a pesar de que en la derrota de los últimos juegos olímpicos, el equipo con más ego del mundo se puso en cola para felicitar a Pau, a pesar de toda su trayectoria, lleva toda la temporada cuestionado (allí y aquí). No existe memoria.

 

Nadal no solo es, el mejor tenista español de todos los tiempos, sino probablemente unos de los más grandes a nivel mundial en la historia mundial de este deporte. Numero uno indiscutible durante un tiempo, pero las lesiones lo convirtieron en pasado. ¿Quién creía en Nadal hace unos meses? Solo ahora y nada más que ahora, justo cuando vuelve a ganar, es idolatrado como entonces.

 

Casillas es el mejor portero español de todos los tiempos y unos de los mejores del mundo. ¿Títulos? Todos. Mou decidió cargárselo, justo en esos momentos llegó la fatídica lesión,  la llegada de Diego López y sus buenas actuaciones. Mientras Mou y el Madrid ganen partidos, avancen en la Champions, nadie pedirá el retorno del gran capitán. Esto es así.

 

 

¿Es bueno que así sea? Afortunadamente hay personas que sí valoran lo ya realizado, el camino recorrido, que respetan lo que fue y que miran más allá, lo que puede llegar a ser.

 

El ejemplo es Del Bosque con Villa. Desde la distancia, siendo muy simplista en mi análisis, me atrevo a afirma que fue Del Bosque quien mantuvo el equilibrio y la fuerza mental de David Villa en su peores momentos al convocarlo con la selección. Pero en el deporte como en la vida, son pocos los que toman decisiones desde una perspectiva amplia, lo normal es el aquí y ahora.

 

 

El pasado no existe, el futuro es una quimera, solo el presente.

A morder el Balón de Oro

Santiago Cordero | 5 de marzo de 2013 a las 11:07

Hoy, Messi y Cristiano son los únicos que optan al Balón de Oro 2013. Me dirán que hay jugadores como Van Persie, Ibra, Neimar, Iniesta, Xavi o Casillas que podrían hacer méritos para conseguirlo y así debería ser, pero mucho me temo que, una vez más, no ocurrirá.

 

Si el Barça pasa ante el Milan, tarea muy complicada, Messi seguirá ensombreciendo de nuevo a Xavi e Iniesta, quienes debieron ganar el balón de Oro como mínimo el año del mundial.

 

Sí el Madrid hace lo propio frente al Manchester, Van Persie deja de tener opciones, aunque en caso contrario, entraría de lleno en la pomada. Algo parecido le puede ocurrir al bohemio Ibrahimovic, solo avanzar en la Champion le daría alguna papeleta.

 

Neimar no optará a este título individual hasta que no juegue en Europa y Casillas, ya saben, hace décadas que los porteros no cuentan, menos aún si tiene a Ronaldo en su equipo.

 

Messi y Cristiano, por mor de los medios de comunicación, por el marketing deportivo, por pertenecer a dos de los cuatro o cinco equipos más grandes de la historia y por supuesto por sus goles, regularidad, su talento son en un 99% los únicos candidatos. Pero para poder ganar ese galardón deben conseguir títulos y, en años en la que no hay competición de selecciones (no cuento la copa confederación), la Champion league se erige en factor determinante para decidir quien es el mejor jugador del año.

 

El hambre, la necesidad de Cristiano por alcanzar este reconocimiento mundial es cada vez mayor, aunque con el paso de los años, parece haber perdido la ansiedad que esto le producía. El portugués llega a Old Trafford, el estadio donde nació como estrella futbolística y que le dio el hasta ahora su único Balón de Oro, probablemente en el mejor momento de su carrera futbolística. Hoy tiene la oportunidad de empezar a saciar el hambre de Balón de Oro dándole un buen mordisco en el teatro de los sueños.

 

Si el Madrid pasa de ronda frente al Manchester, no solo se convertiría en el principal candidato para ganar la Champion, aunque todo esto siempre hay que refrendarlo sobre el terreno de juego, sino que pondría el Balón de Oro en bandeja para Cristiano. Curioso todo esto que estoy escribiendo, hace menos de dos semanas sería imposible hablar de la décima para el Madrid, ni del Balón de oro para Cristiano. Así de grande e imprevisible es el fútbol.

 

El de hoy es un partido para los escogidos, para escribir páginas gloriosas en la historia del fútbol. ¡Ojala disfrutemos de la mejor versión del Madrid! Si Pepe sale titular, el Madrid caerá eliminado. Hoy es el partido que lleva esperando desde hace cuatro años Cristiano.  Solo Messi, podría escribir la semana próxima una página más gloriosa y épica aún si cabe.

Hasta el rabo…

Santiago Cordero | 28 de febrero de 2013 a las 12:11

…todo es toro. Se trata de un dicho taurino, que el genial Manolo Lama adaptó al mundo del deporte y lo elevó a la quintaesencia de los tópicos futboleros.

 

Que Mouriño no sabe  ni perder, ni ganar, es algo que sabíamos. La última prueba es la foto que se hizo en el vestuario tras la sensacional victoria en el  Camp Nou del pasado martes. Me dirán que si la manita de Piqué o la propia campaña publicitaria del Barça de hace unas temporadas. ¡Pues sí! Igual de mal ganar que en esos casos. El problema no es hacerse la foto, sino la pose y sobre todo, la curiosa facilidad con la que esta llega a un periodista (otra vez Manolo Lama) y por tanto, se haga pública.

 

Imagino que muchos madridistas, después de tanto sufrimiento en las últimas temporadas, tendrán la foto como fondo de escritorio en sus ordenadores, pero la realidad es que Mouriño no sabe ganar. Obviamente esto es solo mi opinión, cada uno que piense y diga lo que considere oportuno.

 

Es curioso como es esto del fútbol, hace un mes el Real Madrid era un equipo en descomposición dentro y fuera del terreno de juego, mientras que el Barça continuaba su viaje en medio de las estrellas. Hoy, El Real Madrid tiene la posibilidad de hacer una campaña sensacional y el Barça está  al borde de la mediocridad. Es lo que tiene el deporte de alta competición, no puedes fallar en los partidos claves, en los que te juegas el ser o no ser.

 

El Real Madrid jugará la final de  la copa del rey y sigue vivo en la Champion (La madre de todas las copas). Old Trafford puede relanzar al Madrid o dejar en un espejismo la victoria del martes. A Mou le ha salvado hasta ahora la campana, pero sigue en pie. Si pasa frente al Manchester se convierte en el principal favorito para ganarla, pero si cae, saldrán a relucir los graves problemas latentes en el vestuario.  Casillas.

 

 

El Barça tiene virtualmente ganada la liga, pero no matemáticamente y sigue vivo en la Champion.  A fecha de hoy, la liga que tiene en el bolsillo el Barcelona es un título envenenado, ya que si no pasan frente al Milán, será muy complicado mantener el vestuario blaugrana en condiciones hasta final de temporada. A pesar del estilo único del Barcelona, de la inmensa calidad de sus jugadores, la clave del éxito de esta plantilla era la conciencia de equipo, del bien común por encima de los egos (que siempre existen). Imaginar a Messi, Villa, Fabregat, Víctor Valdés en ese vestuario, durante los meses de marzo, abril y mayo sin jugarse nada, sin mando por encima, me hace pensar en lo peor. Pero todo son imaginaciones y suposiciones.

El Madrid y Barça, Barça y Madrid tienen que lidiar dos toros (aunque en Cataluña no se permitan corridas de toros) a cual más difícil. Son partidos para demostrar la grandeza de todos y cada uno de los jugadores, la grandeza de un equipo, para seguir agrandando la leyenda y la historia de cada club.

 

¡Hasta el rabo, todo es toro!

Barça –Madrid: España invertebrada

Santiago Cordero | 26 de febrero de 2013 a las 10:57

Del Bosque comentó ayer públicamente sobre el Barça – Madrid de esta noche que espera “sea una buena publicidad para nuestro fútbol”. ¡Ojalá! Sus deseos se cumplan. Afortunadamente la mayoría de los jugadores que hoy saltarán al campo ya han demostrado recientemente que, al margen de la tremenda competitividad de los clásicos, anteponen en el campo el respeto profesional y deportivo. De hecho, Del Bosque, Casillas y Xavi han tenido buena parte de culpa en la recuperación de los valores deportivos en estos duelos.

 

Otra cosa distinta es como se afronta desde la perspectiva de la prensa madrileña-catalana, desde la perspectiva política o incluso desde el seno de buena parte de la sociedad española.

 

Ortega Y Gasset escribió en 1921 un ensayo sobre la crisis social y política de la España de su tiempo. El libro, sinceramente, parece que fue escrito no hace más de una semana. Y el clásico Barça – Madrid parece un campaña publicitaria del mismo.

 

Cuando oigo y leo a ciertos periodistas, a dirigentes futbolísticos y, por supuesto, algunos  políticos convertir este tipo de partidos poco menos que en un plebiscito pro independencia catalana, más aún,  en una especie de guerra  por la libertad de un pueblo oprimido, acude a mis pensamientos las palabras escritas hace casi un siglo por el filósofo español:

 

“¿Cómo va a haber organización en la política española, si no la hay ni siquiera en las conversaciones? España se arrastra invertebrada, no ya en su política, sino, lo que es más hondo y sustantivo que la política, en la convivencia social misma.”

 

En este sentido, Ortega y  Gasset, reparte responsabilidades, pero señala claramente  el epicentro de tanta fractura social:

 

“Castilla ha hecho a España y Castilla la ha desecho”

 

 

¡Ya está bien de tanta manipulación política de los Madrid – Barça o Barça – Madrid! Con lo bonito que es el fútbol por sí solo.  Afortunadamente el deporte nos brinda al menos 90 minutos de pureza intelectual, básicamente porque dejamos de pensar, de utilizar la razón y las ideas,  de pervertirnos,  para vivir apasionadamente el partido.

 

Deseando estoy que Undiano Mallenco de el pitido inicial y el balón ruede sobre el césped del Camp Nou. Que se enfrenten dos grandísimos equipos y que nos deleiten los mejores jugadores del mundo. Fútbol, solo fútbol, por favor. ¡Ah! Qué gane el mejor (aunque este último pensamiento no se estile).

 

Nota: mi padre quiere que gane el Barça y mi hijo el Madrid.

La Ley de MOUrphy

Santiago Cordero | 23 de febrero de 2013 a las 12:48

Primero fue La Ley de Murphy. Una forma cómica, un tanto pesimista y, por supuesto nada científica, utilizada para explicar toda clase de infortunios, que como los diez mandamientos , también se pueden resumir en uno:

;

«Si algo puede salir mal, saldrá mal.»

;

Seguro que conocéis muchas otras formas de enunciar la famosa ley, pero al final lo dicho, ¡la cara partía! La cosa salió mal.

;

El tal Mouriño, como le nombraba Supergarcía cuando el portugués era más barcelonista que Gamper, qué lo fue a boca llena, pues el tal Mouriño, Mou si lo prefieren en plan colega, ha perfeccionado la Ley de Murphy, para convertirla en algo superior, mejor, acorde con el espíritu ganador del tal.

De un tiempo a esta parte, MOUrphy va de fracaso en fracaso, lo bueno, le sale regular, lo regular, mal y lo mal, muy mal.

;

Desde hace meses, todos los indicios daban a entender, que the special one, se sentía traicionado por su club. Todos, afición, presidente, jugadores y prensa, sobre todo esta ultima, la prensa, incluida la cavernícola que tanto amor eterno le había jurado, todos habían traicionado su amor. Ya saben que en las cosas del querer, amor y odio van de la mano. Lo celos son muy malos. El caso es que da la sensación que el tal one, no solo tiene decidido el divorcio, sino que quiere irse matando, haciendo todo el daño posible a la entidad futbolística más grande de la historia. ¡Qué le vamos a hacer! Los ataque de cuernos a veces llevan estos comportamientos.

;

Decidió reventar el vestuario y cargarse el emblema futbolístico actual del madridismo, Casillas. La Ley de MOUrphy dice:

;

“ Si quieres cargarte a Casillas, sale Adam, le meten tres, le expulsan, vuelve Casillas, se lesiona, ficho a Diego López y, en vez de Casillas te cargas a Adam (juguete roto)”

;

Aumentó el nivel de puyas hacia Sergio Ramos, culpabiliza españoles, culpabiliza argentinos y brasileños, ¿porqué? Qué diría el propio tal ¿porqué? Reventar el vestuario, forzar el divorcio. La Ley de MOUrphy dice:

;

“ Si quieres reventar el vestuario, que los jugadores claves te critiquen en público, aparece el estilo Del Bosque, el de los campeones del mundo y de Europa, el señorío del Madrid de Bernabéu y el vestuario asume la responsabilidad profesional que el madridismo exige”

;

Lo dicho al pobre de Mouriño le sale últimamente todo mal. Hace unos días, cuando ya solo le aguantaban los forofos, que haberlos haylos, incluido en la prensa, ¡perdón! sobre todo en prensa existe algún que otro radical Mouriñista que ve por los ojos de su ídolo. Pues eso, cuando solo le aguantaban unos pocos, cuando cada resultado del Barça era una puñalada en el corazón de los madridista, cuando ese dolor buscaba consuelo en condenar a Mouriño, cuando su ansiada despedida estaba al caer, aparecen Puyol, Xabi, Iniesta, Messi y compañía y la cagan en San Siro. El Madridismo recupera de golpe la ilusión y vuelven a soñar despiertos con la décima e incluso con la Copa del Rey. La Ley de MOUrphy dice:

“ Cuando ya tenía preparada las maletas para ir a la Venta del Nabo (propiedad intelectual del Yuyu, Luis Lara, Bienve y cía), pierde el Barça y todo el mundo quiere que me quede para triunfar en el Madrid”

;

Así las cosas, parece que MOUrphy incluso podría verse obligado a celebrar una nueva Champion. La vida es así de injusta.

;

«Si algo puede salir mal, saldrá mal.»

;

;

;