Archivos para el tag ‘Diego López’

La MOUnzana de Adán

Santiago Cordero | 1 de abril de 2013 a las 11:43

El único damnificado de la disputa de poder entre Mouriño y Casillas es el canterano Adán. Hace tiempo que Mou no tolera al líder del Real Madrid, hace tiempo que le puso la cruz. Casillas, santo y seña del madridismo y de la selección española, el capitán de capitanes, el hombre que lo ha ganado todo, ha perdido este partido con Mou, aunque a la larga él saldrá campeón.  Eso ocurrirá justo cuando acabe la temporada y el tal abandone el club. Pero en este partido todo se le puso en contra, las inoportunas declaraciones a la televisión mejicana de Sara Carbonero  fueron la guinda y luego su lesión.

 

Diego López seguirá siendo titular porque la ley del fútbol dicta que si un portero lo hace bien, no puede ir al banquillo. Creo que nadie puede dudar que, hoy por hoy, Diego está actuando a un altísimo nivel defendiendo la portería madridista. Diego, canterano del Real Madrid, de rebote, gracias a una de esas jugadas maravillosas que a veces te regala la vida,  es el portero titular de este equipo.

 

Casillas, que sufrió la humillación de Mou en Málaga, sabe que irá a la copa confederaciones de la mano de Del Bosque y por tanto llegará a la próxima temporada como el principal favorito para ocupar de nuevo el arco merengue.

 

El pobre Adán que mordió la MOUnzana del éxito engañado por la serpiente, ve ahora como está condenado a vivir en la tierra, alejado del paraíso. El pobre Adán lamentará toda su vida haber mordido esa MOUnzana, pero no tuvo elección.

Sin memoria (Gasol, Nadal, Casillas y Villa)

Santiago Cordero | 19 de marzo de 2013 a las 11:09

Solo existe el presente. Solo existen los vencedores. Así lo queremos. Vivimos en una sociedad de consumo y desde pequeño nos programan para e querer más y más. Si tienes dinero, puedes comprar. Si tienes dinero, puedes pasar. Lo que bueno que fuiste, lo  mucho que hiciste, hoy no vale absolutamente para nada. Nos da miedo el alzhéimer y sin embargo, vivimos sin memoria, solo el presente, incluso nos han robado el futuro.

 

El deporte profesional es un fiel reflejo de nuestro sociedad occidental. Citius, altius, fortius. Valores olímpicos que nos impulsan al progreso, a la superación, pero que también tiene su reverso en el desprecio, la invisibilidad, el olvido del perdedor. Es así, así somos, así queremos que sea.

 

Gasol, Nadal o Casillas ilustran esto que os cuento. ¿Cuántos partidos épicos nos han  regalado? ¿Cuántos títulos conseguidos? ¿Cuánto esfuerzo, trabajo, sufrimiento? Son íconos, son modelos, así nos lo venden en la victoria , pero en la derrota se convierten en juguetes rotos, olvidados. Me dirán, que más quisiéramos nosotros vivir como ellos viven, ganar lo que ganan. Cierto, pero no estoy hablando de ellos, estoy hablando de nosotros.

 

Selección natural acuñó Darwin. La supervivencia de la especie, aunque llegados a este punto, nos quedamos cortos en la valoración de este concepto. Solo vemos el presente, la victoria o la derrota, sin pararnos a pensar de donde venimos y a donde vamos.

 

Gasol es el mejor jugador español de baloncesto de todos los tiempos. Él lo cambió todo, situó el basket profesional de nuestro país en el centro, en la cúspide. ¡Ya! Navarro, Garbajosa, Calderón, Rudy… sin duda, pero preguntemos en USA. Pues a pesar de sus dos anillos (el sueño más pueril, deseado e inalcanzable para los de mi generación), a pesar de sus títulos con la selección, a pesar de que en la derrota de los últimos juegos olímpicos, el equipo con más ego del mundo se puso en cola para felicitar a Pau, a pesar de toda su trayectoria, lleva toda la temporada cuestionado (allí y aquí). No existe memoria.

 

Nadal no solo es, el mejor tenista español de todos los tiempos, sino probablemente unos de los más grandes a nivel mundial en la historia mundial de este deporte. Numero uno indiscutible durante un tiempo, pero las lesiones lo convirtieron en pasado. ¿Quién creía en Nadal hace unos meses? Solo ahora y nada más que ahora, justo cuando vuelve a ganar, es idolatrado como entonces.

 

Casillas es el mejor portero español de todos los tiempos y unos de los mejores del mundo. ¿Títulos? Todos. Mou decidió cargárselo, justo en esos momentos llegó la fatídica lesión,  la llegada de Diego López y sus buenas actuaciones. Mientras Mou y el Madrid ganen partidos, avancen en la Champions, nadie pedirá el retorno del gran capitán. Esto es así.

 

 

¿Es bueno que así sea? Afortunadamente hay personas que sí valoran lo ya realizado, el camino recorrido, que respetan lo que fue y que miran más allá, lo que puede llegar a ser.

 

El ejemplo es Del Bosque con Villa. Desde la distancia, siendo muy simplista en mi análisis, me atrevo a afirma que fue Del Bosque quien mantuvo el equilibrio y la fuerza mental de David Villa en su peores momentos al convocarlo con la selección. Pero en el deporte como en la vida, son pocos los que toman decisiones desde una perspectiva amplia, lo normal es el aquí y ahora.

 

 

El pasado no existe, el futuro es una quimera, solo el presente.