Archivos para el tag ‘España’

Los Juegos del hambre por Sergio Ramos

Santiago Cordero | 26 de marzo de 2013 a las 13:18

La madurez que está alcanzando Sergio Ramos, dentro y fuera de los terrenos de juegos, es más que evidente en los últimos tiempos. Futbolísticamente creo que nadie pone en duda de que hoy por hoy, el sevillano, es uno de los tres mejores defensas del mundo, por no decir el mejor.

En la actualidad lo tiene todo: polivalencia, técnica, orden, colocación, mando, fuerza, responsabilidad, compromiso, ataque, incluso remate. Su principal defecto en la cancha, sus pasadas de revoluciones de hace unos años, lo tiene muy controlado.

Fuera de los terrenos ha sabido conjugar su talante espontáneo con la pausa y el control. Mou, antes de que las cosas comenzaran a salirle de nuevo bien tras la victoria en el Camp Nou en copa del Rey, lo mismo que fue a por Casillas, intentó desestabilizar a Sergio Ramos. Los goles encajados, según el portugués, eran siempre culpa del defensa español. En esos momentos el camero dejó muy claro los galones que hoy tiene en el Real Madrid y en la selección española, es decir, en el fútbol mundial. Sergio, como el mejor Curro Romero, templo con la muleta muy lentamente.

Justo antes del transcendental partido de esta noche frente a Francia, Sergio Ramos a vuelto a demostrar ese momento de madurez y responsabilidad por el que atraviesa. De un lado ha reivindicado el status quo que esta selección y este puñado de jugadores se han ganado en el ultimo lustro. Al mismo tiempo, ha vuelto a enarbolar una de las banderas que han hecho triunfar a este equipo. La humildad. No la falsa humildad, sino la auténtica. Después de recordar los logros conseguidos, de recordar que son los campeones de Europa y del mundo, sentenció diciendo que con el escudo, sin esfuerzo, no se gana ni un solo partido.

La selección española está plaga de calidad, tiene un sistema propio, auténtico, que maravilla, un entrenador con mesura que ha sabido gestionar ese vestuario durante los torneos y cuando no había competición. Pero esta selección dejará de ser la mejor cuando pierda el hambre por la victoria, cuando no salgan al terreno a darlo todo, a comerse al rival. Aunque según nuestro estilo, debemos comernos al rival con smoking, pajarita, cuchillo y tenedor de plata. Lo de comer a bocaos quedó en la prehistoria de Clemente.

A este nivel de calidad y de exigencia, con tanta capacidad física, técnica y estratégica, solo el hambre, las ganas, te permiten demostrar sobre la cancha que aún somos los mejores en todo lo demás.

Una vez más Sergio Ramos puso el dedo en la llaga y señaló el camino para la victoria y el éxito.

Nota: los capitanes Xavi y Casillas vuelven a dar una lección al fútbol.

 

¿Dudar de España?

Santiago Cordero | 23 de marzo de 2013 a las 12:08

Desde Trasfalgar nos encanta ir de perdedores por la vida. ¡Qué le vamos a hacer! Así somos los españoles. No acabamos de sentirnos cómodos siendo el campeón, el ganador, el mejor. Cuando aparece la más mínima circunstancia negativa, error, debilidad, flaqueza, nos envalentonamos, relamemos nuestros labios saboreando el amargo sabor del fracaso. No nos gusta lo dulce. Ni ser doble campeón de Europa, ni el actual campeón del mundo, nos ha cambiado. Nos va más el espíritu de Alatriste, tenemos morriña de Cardeñosa, pero sobre todo ya estamos soñando con que Víctor Valdés (catalán) recoja el testigo de Arconada (vasco) escurriéndosele el balón trágicamente bajo el cuerpo, para gozo de los gabachos y más gozo masoquista aún para nosotros.

 

El fracaso de España nos permitiría aceptar con más resignación los sobres de Bárcenas, la desaparecida contabilidad del PP, los ERES a tutiplén de la Junta de Andalucía, los trajes de Camps, el palacete de Jaume Matas, el duque en Palma do, Corina de los elefantes… En el fondo nos gusta que nos humillen, que nos saquen hasta los ojos.

 

¿Dudar de España? Sí, con rotundidad. De nuestros políticos, de los partidos, de la Casa Real, de nuestro sistema que ha desprestigiado el nombre “Democracia”.  Pero dudar de la roja, de Del Bosque, de esta generación de jugadores. ¡Por favor!

Del Bosque se equivoca. Sí. Hay jugadores que nos están al 100%. Sí. Estamos al borde del precipicio. Sí. Pero no olvidemos que hoy somos los mejores del mundo, en resultados, pero sobre todo, ante todo, por encima de todo, somos los mejores del mundo jugando a fútbol. Si existe un equipo, una selección de fútbol que tiene crédito en todo el mundo para afrontar un partido decisivo, un final, es hoy por hoy la selección española.

 

¡Ah! Si por un casual no vamos al mundial, repetiré letra a letra este artículo. ¡A ganar en Francia!

 

 

El caso Michu

Santiago Cordero | 25 de febrero de 2013 a las 9:48

Michu sería titular indiscutible en cualquier selección nacional, incluso lo sería en la española si esta fuera una selección y no un equipo nacional. A mitad de la pasada campaña, jugando en el Rayo, le vi un par de partidos y le comenté a mi hijo “ese niño jugará con España si sigue así”. Hay mucha gente y, sobre todo, muchos programas diarios de tertulias “amarillentas”  futboleras que rellenar, que no paran de exigir a Del Bosque la convocatoria de Michu.

 

Los números de Michu en las dos últimas temporadas son de selección, en eso estaremos todos seguramente de acuerdo. Es algo incuestionable qué Michu ha dado un importante salto profesional con su  participación en la Primier.  A fecha de hoy se encuentra en mejor racha y forma que otros delanteros españoles (Torres, Llorente, Soldado, Negredo y Villa). Pero a pesar de ello todavía no ha sido convocado por una cuestión muy simple, Del Bosque tiene un equipo y no una selección. Todos tenemos derecho a opinar, incluso yo, en esto del fútbol. Todos tenemos derecho a defender nuestra visión de las cosas, de hecho hay gente que incluso defienden a Mouriño como estandarte del Real Madrid. Pero los hechos son incuestionables. El equipo nacional que dirige Del Bosque, antes Luis Aragonés, es el vigente campeón del mundo y de Europa, este último título por partida doble.

 

El caso Michu me parece inútil. Conseguir los títulos que está consiguiendo España, la hegemonía mundial de este equipo, el reconocimiento mundial de esta selección, deberían hacer, sino fuéramos derrotistas, tremendistas y sobre todo amantes de la derrota, que no hubiera debate sobre Michu. Pero si no, no seríamos españoles (en sus diferentes acepciones, es decir, españoles y españoles no españoles). Cuanto más chinitas pongamos a nuestro camino, más disfrutaremos cayéndonos.

El fútbol español tiene hoy jugadores para rellenar dos y, si me apuran, tres onces distintos capaces de competir al máximo nivel mundial. Esa es una de las razones por la que aficionados y, sobre todo, periodistas no paramos de exigir la convocatoria de tal o cual jugador. De hecho, muchos no estamos disfrutando de este momento único, insisto único, de nuestra selección, con tanto debate y tanta crítica.

 

Del Bosque, con sus defectos y errores, que los tiene, se ha erigido en el mejor director de orquesta del fútbol mundial, ha sido capaz de afinar como nadie a un puñado de jugadores, que tras los títulos conseguidos, son considerados una de las mejores selecciones, si no la que más, de todos los tiempos a nivel planetario. Parte del éxito ha consistido en saber sacar y meter jugadores en el grupo, en el equipo. Capdevilla, Marchena, Sena, Guiza o Torres,  de un lado y Juanfran, Beñat o Izco, de otro, son algunos ejemplos.

 

Michu, de seguir así, debutará en el equipo nacional seguro. Eso es una cosa y otra muy distinta es plantear continuamente, con cada gol que hace el asturiano, un debate sobre si debe o no ser convocado por del Bosque.  Pero, que le vamos a hacer, somos españoles.