Archivos para el tag ‘Heynckes’

MOUquiavelo

Santiago Cordero | 9 de mayo de 2013 a las 11:05

El fin justifica los medios, esta frase se le atribuye a Nicolás Maquiavelo aunque realmente no es suya, pero en esencia resume su cosmovisión política. Hacer cualquier cosa, por denigrante, injusta o dolorosa que sea, con tal de conseguir, de alcanzar la meta final. Su meta.

 

De Mouriño podemos destacar defectos y virtudes, aciertos y errores. Podríamos hablar de sus carácter, de sus puestas en escena, de todo lo que se nos apetezca. Pero lo que no deberíamos poner en duda es que, bien o mal, todo responde una estrategia, a una planificación y a unos objetivos determinados.

 

Jamás me gustó su concepción del fútbol. Jamás me gustó su gestión de vestuarios (analizado desde fuera), Jamás me gustó su forma de vivir la victoria y, por supuesto, menos aún su forma de encajar las derrotas. Eso sí, su palmarés es el que es, es decir, TOP, como a él le gustar decir. El curriculum de Mou está por ejemplo cerca, aunque de momento inalcanzable, de entrenadores como Del Bosque o Jupp Heynckes, algo que por cierto no lleva muy bien.

 

MOUquiavelo tiene muy claro que el fin justifica los medios. Por eso en su momento, cuando su meta era triunfar en el Madrid no dudó en pedir el balón de oro para Casillas o sacrificar a Pepe convirtiéndole en una estrella de lucha libre americana perdida en medio de un terreno de juego, condicionando su carrera y su crecimiento personal única y exclusivamente para intentar alcanzar su meta. Generalmente Mou termina ganando de ahí que, en este mundo donde el resultado se ha impuesto a la belleza, es más cuando la mayoría solo ve belleza en la victoria, el aficionado termina cegado por los éxitos.

 

Si antes, su meta era la Champions y el éxito en el Real Madrid. Desde hace unos meses su objetivo ha cambiado. La eliminación de la Champions acabó de definir su nueva meta. Intentar alcanzar la Champions en otro club y sobre todo dinamitar, destruir en la medida de lo posible al Real Madrid. Casillas, Sergio Ramos, Pepe, la cantera, la afición, la prensa, a todos los ha ido utilizando para lograr sus objetivos y ahora sigue haciendo lo mismo.

 

“Me iré donde me quieran” dijo tras la eliminación de la Champions. Por si todavía hay alguien que le adora en el madridismo, incluido Florentino, ha puesto todo su empeño y así seguirá hasta final de temporada, para que todos, sin distinción, pidan su cese, para que nadie le quiera.  De hecho, él es consciente de que el desprecio continuo y sin tapujos hacia los pesos pesados del club no le van a pasar factura en la final de la copa del rey. Al menos, eso debe pensar él, porque por mucho que no se hable con la mitad del plantel merengue, sabe que los jugadores, profesionales de élite, no pueden dejar pasar la oportunidad de conseguir un nuevo título.

 

MOUquiavelo mueve sus hilos. Él es el rey y sacrifica peones, alfiles, caballos, torres e incluso la reina. El fin justifica los medios y él no tiene escrúpulos. Lo único que no sabe, porque nadie lo puede saber, es el resultado final de la partida.

 

Por eso, aunque no me guste su fútbol, no me guste su forma pública de actuar, su forma de ganar y mucho menos su forma de perder. Aunque no me guste el desprecio a Casilla o que haya arruinado la carrera de Adam o que…, aunque no me guste (cada uno tenemos nuestros gustos) Mouriño, quisiera hacer llegar todo mi cariño, mi respeto y mi amor por él. MOUquiavelo quédate, te quiero. El fin justifica los medios. Solo faltaría que encima haya que indemnizarle por su marcha.