Archivos para el tag ‘José Mari’

Doctores tiene la iglesia

Santiago Cordero | 13 de diciembre de 2012 a las 12:49

¿Qué le pasa al Xerez? Es evidente que tras la racha de 7 partidos sin perder, las que van desde la jornada 8 hasta la 14, en las que el Xerez había llegado a ilusionar a la afición, el equipo de Esteban Vigo ha caído de nuevo en barrena, tal y como sucediera a principios de temporada. Con 17 jornadas de liga disputadas, los números dan valor a las palabras de mister azulino cuando sentenció que el Xerez es capaz de lo mejor y de lo peor.

 

Así pues, la irregularidad es uno de los grandes problemas de esta plantilla. Pero ¿porqué tanta irregularidad? ¡doctores tiene la iglesia! En este caso deberían ser Esteban Vigo y su cuerpo técnico, quienes analicen estos altibajos en el rendimiento del equipo, de hecho lo hacen. Pero en esto del fútbol, doctores nos consideramos casi todos y cada uno tenemos nuestra opinión. Es lo que llaman la salsa del fútbol.

 

Personalmente creo que el Xerez tiene dos grandes problemas de difícil solución a corto plazo:

 

1.-  Falta de gol.  El Xerez ocupa el puesto 15 de la tabla con 19 puntos a 4 de los puestos de descenso y 6 de la liguilla de promoción. Si nos fijamos en los goles a favor, el Xerez lleva 19 tantos anotados, situándose en el puesto 16, con 6 goles más que los últimos en esta faceta que son Racing, Hércules y Mirandés que tan solo han marcado 13 goles. Pero no podemos olvidar que de esos 19 goles, el Xerez marcó 5 en un solo partido y que por tanto solo sirvieron para sumar 3 puntos. Una tarde perfecta la suelen tener todos los equipos. Destacar que los máximos goleadores del Xerez son Tato, Álvaro Rey y Maldonado con 3 goles cada uno.  Estas son buenas cifras para segundos puntas, extremos o interiores, que deberían acompañar a las de un delantero goleador.

 

El Almería tiene a Charles, el Castilla a Jesé, el Alcorcón a Riera, el Barça B a Deulofeu, la Ponferradina a Yuri, todos ellos con 9 goles y así podríamos seguir con un buen número de equipos y jugadores.

Tato no es delantero goleador, es un segundo delantero con velocidad, capacidad de trabajo, de ruptura, pero no goleador.  Esteban Vigo tiene poco que hacer en esta cuestión, casi cruzar los dedos y esperar que los que jueguen cojan una rachita y metan en tres o cuatro partidos seguidos. Quizás el último gran cartucho en este apartado sea el de José Mari, todo depende de si alcanza o no su nivel tras la última lesión. Del delantero sevillano, al que nada podemos objetarle en cuanto a compromiso, le hemos visto las dos caras con respecto al gol. Hemos podido disfrutar de un año excepcional (19 goles en la temporada 2010/11) y de otro más mediocre (7 goles en la 2011/12). Íñigo Vélez, lesionado, es delantero centro a la antigua usanza, es decir, referencia en punta, pero por lo demostrado hasta la fecha no es un hombre-gol.

 

2.- Creación. El Xerez carece de un creador en medio campo que permita la fluidez del juego. Rueda no está aportando en esta faceta lo que el Xerez necesita. Aquí se podría hablar de si el huevo fue antes o lo fue la gallina, es decir, si es fruto del mal juego colectivo o si él no hace carburar al equipo.  En cualquier caso, el Xerez carece de clarividencia creativa y eso es algo que no se puede negar. Puede parecer un tanto injusto hacer recaer todo el peso sobre un solo jugador, de hecho es algo que no pretendo, pero es Rueda quien ocupa la demarcación de medio centro ofensivo y es ahí donde habitualmente nace el fútbol de la mayoría de los equipos. El problema es que si Rueda no juega, tampoco hay otro, ya que no estamos hablando de un media punta, que de dos pases en corto, que drible y que meta un gol, estamos haciendo referencia a un jugador con desplazamiento en largo y en corto, con claridad de ideas, capaz de imprimir velocidad o matar el partido, un jugador que se eche el equipo a las espaldas.

 

 

Así las cosas, parece que de momento el Xerez solo puede avanzar y crecer en la competición desde un planteamiento defensivo global, que le permita ahogar al contrario, mantener la puerta a cero como primer gran objetivo y, si es posible, aprovechar algunas de las ocasiones que normalmente va ha generar en cada partido.  Para ver el fútbol que a todos nos gusta, nos falta al menos dos jugadores, un goleador y un organizador o bien, que José Marí pueda recuperar su nivel de forma junto a su su olfato y Rueda vuelva a jugar, de manera constante, como lo hizo los dos o tres primeros partidos que jugó cuando fue fichado.

 

Pero esto es solo mi opinión. Ya sabéis eso de que ¡doctores tiene la iglesia!

Mono de trabajo

Santiago Cordero | 2 de diciembre de 2012 a las 9:17

El Xerez cumplió en la gélida tarde del Arcángel cordobés. Empate a cero, que igualmente pudo haber acabado con goles de ambos equipos. El Xerez de Vigo, tras el mazazo del Alcorcón de la pasada semana, estaba en la obligación de volver a recuperar confianza y, sobre todo, seguridad. La segunda división, salvo muy contadas excepciones y no todo los años,  se disputa en base al balance defensivo. La falta de altos porcentajes de acierto y calidad en los jugadores (controles, pases, definición) obliga a los entrenadores a construir sus equipos, a avanzar en la competición desde el empate, desde el no perder, para luego ir creciendo tanto en juego como en resultado, buscando la victoria.

Ayer tocó ponerse el mono de trabajo. Mucha concentración defensiva, presión colectiva  zonal sobre el balón, coberturas y salidas por bandas a uno o dos toques como mucho. Rueda fue un espectador más en medio campo. Pero había que sacar adelante el partido. Enfrente, el Córdoba tampoco expuso mucho más.  El conjunto de Berges, gozo de más posesión de balón pero jugaban también con muchas precauciones. Ayer fue el clásico partido de la categoría donde todos los jugadores llevaban puesto el mono de trabajo, encomendándose ambos equipos a un chispazo de calidad que acabara con el balón entre los tres palos o a una jugada a balón parado que resolviera el encuentro. Todo ello pudo pasar y además el gol pudo caer para cualquiera de los dos conjuntos. Un reparto de puntos justo a mi entender.

La cara en el Xerez fue la entrada al campo de José Mari. Sin duda es un jugador muy importante para este equipo y toda una garantía tenerlo en el cancha. La cruz por el contrario fue la lesión de Redondo, para mi gusto, la gran revelación de lo que llevamos de campeonato en el Xerez.

Con este resultado, el equipo de Vigo sigue en la zona templada de la tabla, aunque en esta categoría casi podríamos decir que hasta el ultimo tercio de campeonato no existe ningún puesto en el que se pueda estar cómodo. El próximo domingo, a las cinco de la tarde, recibiremos en Chapín, por su puesto bajo los acordes del ya tradicional Tin tin Catalina a otro de los equipos fuertes esta temporada, el Girona, que como ocurriera la pasada semana con el Alcorcón, será una buena vara para medir el potencial y la posibilidades del Xerez esta temporada.

En cualquier caso, la seriedad y la profesionalidad está, hoy por hoy, instalada en el Xerez y eso es cuanto menos una cierta garantía. Cada partido hay que saber jugar con el mono de trabajo y los del Boquerón lo hacen. El buen fútbol llegará. ¡Eso esperamos!

Empate en Almería

Santiago Cordero | 31 de marzo de 2012 a las 21:18

El Xerez me ha gustado, bueno básicamente en la primera mitad. En la segunda nos hemos defendido lo mejor que se ha podido. Por segunda semana consecutiva se ha vuelto a demostrar que el Xerez tiene un nivel más parecido a los de arriba que a los de debajo de la tabla, aunque la realidad es que estamos en medio de la clasificación. Todavía queda certificar la permanencia y, por tanto, no se puede bajar la guardia.

Frente al Almería me han gustado:

.-Robusté en el centro de la zaga, bien secundado por Lombán, pero el central barcelonés ha estado muy contundente

.- el triángulo Bruno, Cordero, Rueda ganó la partida al centro del campo almeriense hasta que se le acabó la gasolina, sobre todo a Bruno Herrero que evidenció la falta de partidos.

.- José Mari sigue siendo un seguro, aunque bien es cierto que pudo haber marcado un segundo gol en su mano a mano con el cancerbero local.

No me han gustado:

.- Las facilidades dadas en nuestra banda izquierda. Aunque Mendoza es el primer responsable, en un juego colectivo como este se notó mucho la falta de colaboración de Tati Maldonado. De hecho si no fuera por su pobre balance defensivo, hubiese destacado a Maldonado como uno de los jugadores que más me han gustado.

.- Doblas. Sacó un balón prodigioso en la primera parte, pero antes y después solo transmite inseguridad. Doblas no está en su mejor momento, lleva así varias semanas, solo le salva que el equipo está en línea ascendente. Es un tío que me cae muy bien, pero hoy por hoy no está para ser titular.

En cualquier caso ni lo bueno es algo excepcional, ni lo que destacado como negativo es para rasgarse las vestiduras. Soy de los que piensa que debemos ser críticos primero con nosotros como fórmula de crecimiento personal y colectiva.

Corazón de Moreno

Santiago Cordero | 15 de enero de 2012 a las 20:10

El Xerez ha luchado, se ha entregado, se ha partido el alma. Los jugadores han tenido amor propio sobre el terreno de juego y, además, han ganado. De esta forma Moreno consigue su segunda victoria como entrenador de la primera plantilla. Los jugadores han sabido hacer suyo el “Corazón de Moreno”, ese que le llevó a ser el jugador con más partidos de la historia del club y uno de los más carismáticos de la entidad azulina.

La victoria era muy importante para dar una cierta estabilidad a este barco a la deriva que es el Xerez en lo institucional, pero sobre todo, para alejar el fantasma del descenso. De paso la afición, que ha vuelto a mostrar su apoyo incondicional al equipo, se ha llevado una más que merecida alegría dentro de tanto sufrimiento, cabreo y desilusión.

El equipo ha sido superior al Hércules y justo merecedor de la victoria. A pesar de ello, sigue pesando la presión de la tabla y, por momentos, a los jugadores le han temblado las piernas. Afortunadamente hoy el fútbol nos debía una y quiso saldarnos la deuda. Un empate hubiera sido un palo muy gordo, sobre todo cuando el Xerez pudo haber sentenciado en varias ocasiones de la segunda parte. El 2 a 1 final sabe a gloria.

La jugada del primer gol entre Capi y José Mari, junto a la definición de Cordero ha sido para enmarcar. Pero la clarividencia, la genialidad y, una vez más, la entrega de Capi (hoy con el brazalete de capitán) lo ha convertido en el estandarte de un equipo que ha salido a darlo todo.

Estos tres puntitos nos dejan a cinco del descenso, lo que en cierta forma es un alivio. Por lo demás solo señalar a título anecdótico que el nuevo presi, un tal Gómez, se sentó en su palco de Chapín. Bueno, suyo, lo que se dice suyo, no es,  porque el estadio es del Ayuntamiento de Jerez y ya dijo la Alcaldesa que si quieren campo (y palco) tendrán que alquilarlo. Pero como digo eso es una pura y simple anécdota. Hoy lo que valía era la alegría para los aficionados xerecistas y eso es lo que la afición se ha llevado.

Bravo por esos jugadores que han jugado con amor propio y con el Corazón de Moreno, dando una lección de profesionalidad.

Merino, Moreno…

Santiago Cordero | 10 de diciembre de 2011 a las 22:16

Se fue Merino. Moreno se ha estrenado con una dolorosa derrota. Quizás la expulsión de Jose Mari es el fiel reflejo de un vestuario que está destrozado, roto, sin rumbo. El sueño de ver a Moreno como el gran capitán, ahora al mando de toda la nave, se nos ha esfumado casi de golpe. el 3 a 1 ha sido un varapalo muy duro y lo pero de todo es que ya estamos asomados, con todas las leyes de las matemáticas, al abismo del descenso.

Pero creo que el problema más grave no es ese, más bien esto es la consecuencia del desgobierno y el despropósito en el que el Xerez lleva inmerso desde hace más de diez años. El ascenso a primera en particular y cualquier victoria en general nos han ido cegando, olvidando el verdadero problema del Xerez. Todo emprezó con la venta del Xerez del por entonces alcalde, Pedro Pacheco, a Luis Oliver. A partir de ahí el Xerez SAD fue una pieza más dentro del juego especulativo por el que se movían muchos empresarios (los de la cultura del pelotazo y de ladrillo) y muchos políticos en nuestro país. Qué si PGOU por aquí, que sí cómete este marrón, en fin ya saben todos como está hoy el mundo, Europa, España, Andalucía, Jerez y claro está, el  Xerez SAD.

Encima, el club sigue generando déficit, hablan de dos millones de euros, bajo la gestión de los administradores concursales. El consejo no se reune por falta de quorum. ¡Valiente despropósito y desverguenza!

Aunque en el fondo ellos son los dueños de esa empresa llamada Xerez ya que nosotros, los dueños del sentimiento llamado Xerez, nunca hicimos nada por comprar las acciones. Ahora quizas sea muy tarde para salvar la SAD, aunque siempre nos quedará nuestro sentimiento xerecista. ¡Ah! menos mal que ya está vendido y los nuevos empresarios, serios todos, no traerán un proyecto serio y viable de una vez por todas.

El Club de los 400

Santiago Cordero | 7 de noviembre de 2011 a las 14:36

En primer lugar quiero expresar mi más sincera enhorabuena y felicitar a Jesús Mendoza por ser el primer jerezano que entra en el selecto club de los jugadores que han vestido la zamarra xerecista 400 partidos o más.  Echando la vista atrás, recordando la trayectoria del capitán azulino, se me pasó por la cabeza los muchos momentos buenos que le ha tocado vivir, culminando con el ascenso a primera división y los, muchos más, momentos malos y tristes vividos, entre los que destacan los descensos, las lesiones o los meses sin cobrar que vivió  la plantilla xerecista.

 

¡Cuántos momentos, cuántas victorias, cuántas derrotas!

 

Ayer domingo, tras la dolorosa derrota en Valladolid, las redes sociales xerecistas ardían con deseos de buscar culpables y casi de “quemarlos”.  En cierta forma es justificable esta actitud de los aficionados frutos de la decepción y del “cabreo” por los resultados. Así fue la cosa ayer y, mucho me temo, que la caldera se irá calentando con el paso de los días.

 

La cabeza más solicitada es la de Emilio Viqueira, seguida de la de Merino, la de Morales por supuesto, la de algunos jugadores concretos como son Pablo Redondo e Iñigo Vélez, aunque cuando los comentarios de Facebook cogían ambiente, en el repaso entraban los centrales o incluso el Jerezano José Vega, quien por cierto es de los que menos han jugado esta temporada. ¡Bueno! la cabeza de Miguel Ángel Rondán y la de Antonio Poyatos también “rodó” en la red. Así está el patio. Es más, algún que otro comentario en este mismo blog me pedía ayer que fuera más expeditivo y contundente en mis planteamientos.

 

El caso es que el foco sobre la actualidad del Xerez se centra en discutir quien es más culpable de la situación deportiva que atraviesa el equipo de Juan Merino. Está forma de actuar de la afición (soberana siempre) hace que se estén enfrentando xerecistas contra xerecistas. Ante esto (muy normal en el fútbol desgraciadamente) ¿beneficiamos en algo al Xerez? ¿Contribuimos en algo a que el equipo pueda salir de esta situación? La respuesta es rotundamente NO. Seguramente nos sirva para desahogarnos, pero en el fondo, esta tensión solo contribuye a generar estrés, ansiedad, nerviosismo, dudas e incluso fractura en el vestuario.

 

No me malinterpreten, esto requiere un giro, un cambio drástico, de hecho ayer planteé que profesionalmente y con cordura ha llegado la hora de un ultimátum a Juan Merino. Pero sin que eso signifique que le cortemos la cabeza antes de tiempo, sino todo lo contrario, para que una al xerecismo en torno a la figura de su entrenador y su plantilla, que son los únicos, solo ellos, los que pueden ganar al Numancia. Cuando estamos cabreados no solemos atender a razones, pero sinceramente no creo que exista, a corto plazo, esta semana, mejor solución que esta. Solo vale el apoyo, pero con ultimátum.

 

Discutir ahora la valía de Viqueira no suma nada. Crucificar hoy a Pablo Redondo o Iñigo Vélez no suma nada. Eso sí, debemos mostrar nuestra disconformidad con sus rendimientos sin ninguna duda.

 

Y ahora es donde entra en juego el club de los 400. Mendoza capitán, Moreno segundo entrenador, sumado a José Mari con más de 500 partidos en el fútbol profesional habiendo jugado 4 encuentros  con la selección absoluta española al igual de Capi.  Porque hasta ahora, todo lo que yo he planteado, en este artículo y en anteriores, hace hincapié en cómo pienso que debería actuar Viqueira (Ultimátum) y como debería actuar el aficionado (apoyando). Pero el principio y el final de todo está se sitúa en un terreno de juego, dos equipos, un árbitro y un balón. De todo,  solo podemos responsabilizarnos de lo que haga un equipo, el nuestro, y no exactamente nosotros, sino solo los jugadores pueden responsabilizarse de ello. Ahí es donde deben asumir todo el protagonismo el Club de los 400. Mendoza, José Mari, Capi y también Vicente Moreno (en su papel de segundo entrenador) tienen que dar un paso al frente, poner toda su experiencia al servicio del vestuario y tirar del equipo. No fue un buen momento para cumplir 400 partidos con el Xerez el pasado sábado, pero para el Xerez  puede ser un buen momento para contar con un jugador como Mendoza y sus 400 partidos (y el resto de miembros del club).

Bruno

Santiago Cordero | 30 de octubre de 2011 a las 11:55

No tengo ganas de hablar del partido de ayer. Mi hermana Mamme me dijo hace un rato, cuando venía de Chapín, que me mordiera la lengua antes de escribir de la derrota ante el Almería. No solo le voy a hacer caso, sino que incluso no pienso analizar en este artículo este partido. Ni voy a hablar del nefasto arbitraje, ni de la potra de Lucas Alcaraz, ni de la falta de pegada del Xerez.

Ha sido una semana tan negativa e injusta con el Xerez que no tengo cuerpo para darle más vueltas a estos nuevos tres puntos que vuelan de Chapín. Necesito quedarme con algo agradable, con algo que me ilusione, con algo que me satisfaga, algo que me dé sustento en esta época de crisis y desesperanza  en lo xerecista (a nivel general también, pero eso es otra historia).

A la salida del estadio, dentro del desánimo generalizado, un aficionado de los que llevan siguiendo al Xerez más de 50 años, Diego Espinosa, me habló de Bruno Herrero y me pidió mi opinión. Los dos coincidimos que se trata del mejor jugador que tiene el Xerez. Es evidente que José Mari es un grandísimo jugador al igual que Capi, además ambos lo están dando todo y con un nivel de juego altísimo. Está claro que Rueda, en el poco tiempo que lleva en el Xerez, ha demostrado porqué ha llegado a jugar, aunque fuera testimonialmente, en el Barça de Guardiola. Pero Bruno es mi preferido. Además, por su edad, está en fase de crecimiento.

Me gusta seguirle a ratos olvidándome del resto del partido. Es un espectáculo verle jugar sin balón. Con balón es un genio. Bruno es de ese tipo de jugadores que jamás pierde la compostura, ni rifa un balón, prefiere tenerlo antes que forzar el error de un compañero. Esto  que cuento es normalmente muy agradecido por los compañeros del que lo hace (Chicha y Viqueira lo hacián) pero, como suele conllevar alguna que otra pérdida de balón, acarrea desesperación de vez en cuando en la grada.

Del pasado año a este el crecimiento del jugador jerezano sobre el césped ha sido importante. A pesar de que le ha costado entrar, parece más que evidente que solo saldrá por tarjetas o lesionando, tal y como ocurrió en campo del Elche. Principalmente su evolución se basa en que ahora asume mucho más protagonismo en la construcción del juego y, sobre todo, se incorpora cada vez más al ataque para intentar finalizar las jugadas irrumpiendo desde atrás. Es cierto que el triángulo formado con Capi y Rueda está provocando que los tres estén brillando más.

Si Bruno Herrero sigue con esta ambición, si le respetan las lesiones y si el equipo entra de un vez por todas en una racha positiva, tengo la certeza de que nos dará muchas tardes de gloria. Este es jugador que hace grande el fútbol y por el que merece la pena pagar una entrada.

Bola extra y partida

Santiago Cordero | 3 de octubre de 2011 a las 23:55

Ayer os hablaba de confianza y de crédito. La confianza y el crédito que se jugaba Juan Merino esta noche frente al Girona. El Xerez pudo haber empatado, pudo haber perdido, pero os puedo asegurar (porque así lo iba comentando a mis vecinos de Chapín) que el Xerez me gustó. Cambio de sistema y cambio de hombres. Todo salió a la perfección hasta que un jugador, Lombán (indiscutible a pesar del fallo) cometió un grave error que culminó con el gol del equipo catalán. A partir de ahí entre el miedo escénico que el Xerez arrastra en Chapín desde hace un año, más el nefasto arbitraje sufrido, propició las dudas y la incertidumbre vivida hasta el final. Merino lo hizo todo bien salvo el cambio de Barber por Capi. Sigo respetando al 5 xerecista aunque parezca lo contrario. Me sigue pareciendo más honrado cada día. Pero ese cambio, para amarrar evidentemente, solo sirvió para transmitir más “canguelo” a la plantilla, más fuerza al contrario y dudas en la afición. La victoria por 2 a 1 ha sido justa desde el principio hasta el final. A pesar de ello, insisto, se pudo haber empatado e incluso perdido.

Doblas ha estado inconmensurable.

Mendoza perfecto.

Bruno es, como vengo diciendo, titular indiscutible.

Capi juega más con jugones al lado.

Rueda tiene muchísimo fútbol.

José Mari el alma.

El resto, incluido Barber y lombán estuvieron bien en lineas generales.

El Xerez tenía que ganar y ha ganado. Tenía que convencer y me ha convencido 70 minutos, pero sigue siendo un equipo de moral frágil en Chapín y eso no se cambia de la noche al día.

Juan Merino ha dado un giro de timón y ha salido reforzado. Ha ganado crédito. Le ha salido bien la mano, ha conseguido bola extra y partida.

Queda mucho por mejorar, pero estamos en el camino. Buen lunes.

¡Buenas noches!

¡Houston ( Ji us ton), Houston (Ji us ton),…

Santiago Cordero | 25 de septiembre de 2011 a las 20:17

Tenemos un problema!

Las dos vitorias fuera de casa consegidas antes de esta jornada era el contrapeso que equilibraba al Xerez de Merino. Hoy se ha perdido justamente frente a un rival que has sido mejor que el Xerez. Fueron superiores 11 contra 11 y mucho más contra 10 trás la expulsión de Cordero. Aquí os dejo algunas claves e impresiones que se vienen cuando todavia está caliente el recuerdo del partido:

  1. En primer lugar habría que cogerle la dirección al árbitro para mandarle una cajita de vino en navidad. Nos perdonó la expulsión de Doblas y la segunda amarilla a Cámara en la primera parte. Así que espero que en rueda de prensa no se ponga la excusa del árbitro. También nos perdonó un penalti de Doblas en la segunda parte.
  2. Barber titular, Bruno en Jerez. Lamentable.
  3. José Mari es el único que nos mantiene en los partidos, el único capaz de meter un gol.
  4. En la segunda parte, con los cambios y antes de la expulsión, el Xerez jugó de tú a tú y se pudo haber empatado. Pero hay que marcar y no lo hicimos. Menos mal que el Córdaba estuvo peor que el Xerez ya que fallaron del orden de cuatro o cinco ocasiones más que nosotros.
  5. Lo peor es la sensación que da el equipo en muchas fases del partido.

Así las cosas, creo que tenemos un problema. Lo bueno es que todavía no ha terminado el primer mes de competición, por lo que hay tiempo más que suficiente para cambiar esta situación. Ahora mismo tengo muy poquitas ganas de ir a ver el Xerez – Girona el lunes por la noche. No lo dudéis, al final allí estaré.

Un cuarto de hora

Santiago Cordero | 18 de septiembre de 2011 a las 8:01

Sopor en Chapín. El Xerez no fue capaz de hacerle un gol al Nastic. El equipo Catalán, muy malo, vino a defender a la espera de una contra. Por cierto, esa contra la tuvieron y afortunadamente la sacamos bajo palos con Doblas batido.

Merino decidió jugar un partido de un cuarto de hora aproximadamente. El resto fue un regalo al Nastic. Me dicen, y lo creo firmemente, que Barber es una gran persona. Me dicen, y lo creo a pies juntillas, que Barber es uno de los mejores profesionales que hay en el vestuario del Xerez, sin desmerecer al resto, por su entrega, por su dedicación, por su sacrificio dentro y fuera del terreno de juego. Pero llevo viendo a Barber desde el pasado año y, sin que nadie me lo diga, considero que Barber no puede jugar en casa estando en el banquillo Bruno, Capi o Rueda. Si el Xerez tiene que llevar la manija en Chapín, si el Xerez tiene que jugar para ganar en Chapín, si el Xerez tiene que crear en Chapín, no puede jugar con Barber en el titular. ¡Ojo! Le aplaudí en el cambio porque su honradez está por encima de todo.

La culpa del empate no es de él, esto es un juego en equipo, pero su concurso perjudica la fluidez y la creación de juego. Podríamos hablar de que Barber da equilibrio defensivo al equipo, pero Cordero o Bruno, al margen de que también pueden darlo, inician con muchísimo más criterio el ataque azulino.

Como digo Barber no es el culpable del empate, faltaría que además le pidiésemos que metiera goles. Este es el otro gran problema que arrastra el equipo de Juan Merino. En liga solo dos goles, los dos de José Mari. Tato no tuvo ninguna ocasión ayer, Vélez está muy lejos de ser ese jugador alto y habilidoso, ese delantero distinto que tanto nos iba a aportar.

A pesar de nuestras carencias, el Xerez dejo claro que es un equipo compacto, que tiene capacidad y ganas de trabajar, pero de ahí a ser un equipo creativo, con versatilidad, con profundidad y con gol, dista un mundo.

En cualquier caso, este arranque de temporada, ya que sumamos siete puntos, permite un margen de confianza. Estoy seguro que el equipo puede crecer mucho más. El propio Merino está en fase de crecimiento, se le notan las dudas, no tiene todavía claro (visto desde la grada) el camino a seguir. De hecho no tiene todavía un equipo base. Salvo la defensa, Barber, Israel y José Mari, el resto es un puzle por hacer.

Ayer, también hubo noticias positivas. Campano es muy bueno. Mendoza es muy bueno. Doblas es muy bueno (tenemos dos buenos porteros). No debemos ponernos nerviosos, La liga es larguísima. Solo deseo que el próximo partido en Chapín sea de 90 minutos.