Archivos para el tag ‘Mouriño’

MOUquiavelo

Santiago Cordero | 9 de mayo de 2013 a las 11:05

El fin justifica los medios, esta frase se le atribuye a Nicolás Maquiavelo aunque realmente no es suya, pero en esencia resume su cosmovisión política. Hacer cualquier cosa, por denigrante, injusta o dolorosa que sea, con tal de conseguir, de alcanzar la meta final. Su meta.

 

De Mouriño podemos destacar defectos y virtudes, aciertos y errores. Podríamos hablar de sus carácter, de sus puestas en escena, de todo lo que se nos apetezca. Pero lo que no deberíamos poner en duda es que, bien o mal, todo responde una estrategia, a una planificación y a unos objetivos determinados.

 

Jamás me gustó su concepción del fútbol. Jamás me gustó su gestión de vestuarios (analizado desde fuera), Jamás me gustó su forma de vivir la victoria y, por supuesto, menos aún su forma de encajar las derrotas. Eso sí, su palmarés es el que es, es decir, TOP, como a él le gustar decir. El curriculum de Mou está por ejemplo cerca, aunque de momento inalcanzable, de entrenadores como Del Bosque o Jupp Heynckes, algo que por cierto no lleva muy bien.

 

MOUquiavelo tiene muy claro que el fin justifica los medios. Por eso en su momento, cuando su meta era triunfar en el Madrid no dudó en pedir el balón de oro para Casillas o sacrificar a Pepe convirtiéndole en una estrella de lucha libre americana perdida en medio de un terreno de juego, condicionando su carrera y su crecimiento personal única y exclusivamente para intentar alcanzar su meta. Generalmente Mou termina ganando de ahí que, en este mundo donde el resultado se ha impuesto a la belleza, es más cuando la mayoría solo ve belleza en la victoria, el aficionado termina cegado por los éxitos.

 

Si antes, su meta era la Champions y el éxito en el Real Madrid. Desde hace unos meses su objetivo ha cambiado. La eliminación de la Champions acabó de definir su nueva meta. Intentar alcanzar la Champions en otro club y sobre todo dinamitar, destruir en la medida de lo posible al Real Madrid. Casillas, Sergio Ramos, Pepe, la cantera, la afición, la prensa, a todos los ha ido utilizando para lograr sus objetivos y ahora sigue haciendo lo mismo.

 

“Me iré donde me quieran” dijo tras la eliminación de la Champions. Por si todavía hay alguien que le adora en el madridismo, incluido Florentino, ha puesto todo su empeño y así seguirá hasta final de temporada, para que todos, sin distinción, pidan su cese, para que nadie le quiera.  De hecho, él es consciente de que el desprecio continuo y sin tapujos hacia los pesos pesados del club no le van a pasar factura en la final de la copa del rey. Al menos, eso debe pensar él, porque por mucho que no se hable con la mitad del plantel merengue, sabe que los jugadores, profesionales de élite, no pueden dejar pasar la oportunidad de conseguir un nuevo título.

 

MOUquiavelo mueve sus hilos. Él es el rey y sacrifica peones, alfiles, caballos, torres e incluso la reina. El fin justifica los medios y él no tiene escrúpulos. Lo único que no sabe, porque nadie lo puede saber, es el resultado final de la partida.

 

Por eso, aunque no me guste su fútbol, no me guste su forma pública de actuar, su forma de ganar y mucho menos su forma de perder. Aunque no me guste el desprecio a Casilla o que haya arruinado la carrera de Adam o que…, aunque no me guste (cada uno tenemos nuestros gustos) Mouriño, quisiera hacer llegar todo mi cariño, mi respeto y mi amor por él. MOUquiavelo quédate, te quiero. El fin justifica los medios. Solo faltaría que encima haya que indemnizarle por su marcha.

La MOUnzana de Adán

Santiago Cordero | 1 de abril de 2013 a las 11:43

El único damnificado de la disputa de poder entre Mouriño y Casillas es el canterano Adán. Hace tiempo que Mou no tolera al líder del Real Madrid, hace tiempo que le puso la cruz. Casillas, santo y seña del madridismo y de la selección española, el capitán de capitanes, el hombre que lo ha ganado todo, ha perdido este partido con Mou, aunque a la larga él saldrá campeón.  Eso ocurrirá justo cuando acabe la temporada y el tal abandone el club. Pero en este partido todo se le puso en contra, las inoportunas declaraciones a la televisión mejicana de Sara Carbonero  fueron la guinda y luego su lesión.

 

Diego López seguirá siendo titular porque la ley del fútbol dicta que si un portero lo hace bien, no puede ir al banquillo. Creo que nadie puede dudar que, hoy por hoy, Diego está actuando a un altísimo nivel defendiendo la portería madridista. Diego, canterano del Real Madrid, de rebote, gracias a una de esas jugadas maravillosas que a veces te regala la vida,  es el portero titular de este equipo.

 

Casillas, que sufrió la humillación de Mou en Málaga, sabe que irá a la copa confederaciones de la mano de Del Bosque y por tanto llegará a la próxima temporada como el principal favorito para ocupar de nuevo el arco merengue.

 

El pobre Adán que mordió la MOUnzana del éxito engañado por la serpiente, ve ahora como está condenado a vivir en la tierra, alejado del paraíso. El pobre Adán lamentará toda su vida haber mordido esa MOUnzana, pero no tuvo elección.

Los Juegos del hambre por Sergio Ramos

Santiago Cordero | 26 de marzo de 2013 a las 13:18

La madurez que está alcanzando Sergio Ramos, dentro y fuera de los terrenos de juegos, es más que evidente en los últimos tiempos. Futbolísticamente creo que nadie pone en duda de que hoy por hoy, el sevillano, es uno de los tres mejores defensas del mundo, por no decir el mejor.

En la actualidad lo tiene todo: polivalencia, técnica, orden, colocación, mando, fuerza, responsabilidad, compromiso, ataque, incluso remate. Su principal defecto en la cancha, sus pasadas de revoluciones de hace unos años, lo tiene muy controlado.

Fuera de los terrenos ha sabido conjugar su talante espontáneo con la pausa y el control. Mou, antes de que las cosas comenzaran a salirle de nuevo bien tras la victoria en el Camp Nou en copa del Rey, lo mismo que fue a por Casillas, intentó desestabilizar a Sergio Ramos. Los goles encajados, según el portugués, eran siempre culpa del defensa español. En esos momentos el camero dejó muy claro los galones que hoy tiene en el Real Madrid y en la selección española, es decir, en el fútbol mundial. Sergio, como el mejor Curro Romero, templo con la muleta muy lentamente.

Justo antes del transcendental partido de esta noche frente a Francia, Sergio Ramos a vuelto a demostrar ese momento de madurez y responsabilidad por el que atraviesa. De un lado ha reivindicado el status quo que esta selección y este puñado de jugadores se han ganado en el ultimo lustro. Al mismo tiempo, ha vuelto a enarbolar una de las banderas que han hecho triunfar a este equipo. La humildad. No la falsa humildad, sino la auténtica. Después de recordar los logros conseguidos, de recordar que son los campeones de Europa y del mundo, sentenció diciendo que con el escudo, sin esfuerzo, no se gana ni un solo partido.

La selección española está plaga de calidad, tiene un sistema propio, auténtico, que maravilla, un entrenador con mesura que ha sabido gestionar ese vestuario durante los torneos y cuando no había competición. Pero esta selección dejará de ser la mejor cuando pierda el hambre por la victoria, cuando no salgan al terreno a darlo todo, a comerse al rival. Aunque según nuestro estilo, debemos comernos al rival con smoking, pajarita, cuchillo y tenedor de plata. Lo de comer a bocaos quedó en la prehistoria de Clemente.

A este nivel de calidad y de exigencia, con tanta capacidad física, técnica y estratégica, solo el hambre, las ganas, te permiten demostrar sobre la cancha que aún somos los mejores en todo lo demás.

Una vez más Sergio Ramos puso el dedo en la llaga y señaló el camino para la victoria y el éxito.

Nota: los capitanes Xavi y Casillas vuelven a dar una lección al fútbol.

 

¿Puuurquiii señor Mouriño?

Santiago Cordero | 21 de marzo de 2013 a las 10:16

¿Puuuurquiii? Llevo horas pensando si dedicarle o no, un segundo a la polémica creada por el tal Mouriño. Lo cierto es que una parte me pide reírme y pasar olímpicamente de la cuestión, pero la otra me fuerza a teclear estas palabras. A modo de pacto interno, este artículo será breve. Brevísimo.

 

¿Por qué ahora? ¿Por qué no lo denunció en su momento? ¿Por qué, como diría el propio Mou, por qué? Al final Del Bosque ha dado de  nuevo con la tecla, con la definición perfecta: “Las palabras de Mou son cosa de niños”

 

Sus pataletas, el dedito en el ojo, lo del “¿Pitu?” o lo del “¿Puuurquiii? Demuestran su desequilibrio, su falta de madurez. Lo más triste de todo es que se trata de un personaje que acumula éxito tras éxito, pero que con su forma de actuar, se convierte en un pobre personajillo.

 

Él sabrá que pretende, que busca, pero un tío valiente debería haber hecho una denuncia por derecho en tiempo y forma, lo de ahora es una tontería más a las que nos tiene acostumbrados. Eso sí, a la prensa nos viene genial.

 

¿Puuurquiii?

Hasta el rabo…

Santiago Cordero | 28 de febrero de 2013 a las 12:11

…todo es toro. Se trata de un dicho taurino, que el genial Manolo Lama adaptó al mundo del deporte y lo elevó a la quintaesencia de los tópicos futboleros.

 

Que Mouriño no sabe  ni perder, ni ganar, es algo que sabíamos. La última prueba es la foto que se hizo en el vestuario tras la sensacional victoria en el  Camp Nou del pasado martes. Me dirán que si la manita de Piqué o la propia campaña publicitaria del Barça de hace unas temporadas. ¡Pues sí! Igual de mal ganar que en esos casos. El problema no es hacerse la foto, sino la pose y sobre todo, la curiosa facilidad con la que esta llega a un periodista (otra vez Manolo Lama) y por tanto, se haga pública.

 

Imagino que muchos madridistas, después de tanto sufrimiento en las últimas temporadas, tendrán la foto como fondo de escritorio en sus ordenadores, pero la realidad es que Mouriño no sabe ganar. Obviamente esto es solo mi opinión, cada uno que piense y diga lo que considere oportuno.

 

Es curioso como es esto del fútbol, hace un mes el Real Madrid era un equipo en descomposición dentro y fuera del terreno de juego, mientras que el Barça continuaba su viaje en medio de las estrellas. Hoy, El Real Madrid tiene la posibilidad de hacer una campaña sensacional y el Barça está  al borde de la mediocridad. Es lo que tiene el deporte de alta competición, no puedes fallar en los partidos claves, en los que te juegas el ser o no ser.

 

El Real Madrid jugará la final de  la copa del rey y sigue vivo en la Champion (La madre de todas las copas). Old Trafford puede relanzar al Madrid o dejar en un espejismo la victoria del martes. A Mou le ha salvado hasta ahora la campana, pero sigue en pie. Si pasa frente al Manchester se convierte en el principal favorito para ganarla, pero si cae, saldrán a relucir los graves problemas latentes en el vestuario.  Casillas.

 

 

El Barça tiene virtualmente ganada la liga, pero no matemáticamente y sigue vivo en la Champion.  A fecha de hoy, la liga que tiene en el bolsillo el Barcelona es un título envenenado, ya que si no pasan frente al Milán, será muy complicado mantener el vestuario blaugrana en condiciones hasta final de temporada. A pesar del estilo único del Barcelona, de la inmensa calidad de sus jugadores, la clave del éxito de esta plantilla era la conciencia de equipo, del bien común por encima de los egos (que siempre existen). Imaginar a Messi, Villa, Fabregat, Víctor Valdés en ese vestuario, durante los meses de marzo, abril y mayo sin jugarse nada, sin mando por encima, me hace pensar en lo peor. Pero todo son imaginaciones y suposiciones.

El Madrid y Barça, Barça y Madrid tienen que lidiar dos toros (aunque en Cataluña no se permitan corridas de toros) a cual más difícil. Son partidos para demostrar la grandeza de todos y cada uno de los jugadores, la grandeza de un equipo, para seguir agrandando la leyenda y la historia de cada club.

 

¡Hasta el rabo, todo es toro!

El anti-MOUdrid maravilla

Santiago Cordero | 27 de febrero de 2013 a las 11:46

Imagino que Sir Alex Ferguson salió ayer un pelín asustado tras ver la exhibición del anti-MOUdrid. Es la primera vez, desde que Mouriño está en el Real Madrid, que gana un partido de los grandes jugando al fútbol. Antes había hecho buenos partidos a la contra y muchos los había ganado en la guerra, pero lo de ayer fue otra historia. El equipo dominó todas la facetas del juego, pero además lo hizo jugándole al Barça casi con sus mismas armas, es decir, tocando, jugando y mimando el balón. Hubo momentos en los que los jugadores del Madrid se marcaron algún que otro rondo de los de made in Barça.

 

Hasta anoche, a este Barça que empezó con Guardiola, solo se le había ganado en las grandes eliminatorias, encerrándose atrás. Así lo hizo el Chelsea el pasado año o el propio Mou en 2010 cuando se metió en la final del Champion con el Inter de Milán atrincherándose en el Camp Nou.

 

Pero ayer, Mou fue infiel a su forma de entender el fútbol y descubrió la maravilla de este deporte. Varene por Pepe sirve para sintetizar esto que les cuento. Mou fue por una vez el anti-Mou y el Real Madrid no especuló nunca con el marcador, ni con el juego. Los jugadores del Madrid disfrutaron con el balón cuando lo tenían, mientras el Barcelona tocaba sin chispa.

 

Pero si Cristiano había salvado en muchas ocasiones al MOUdrid, anoche Cristiano brilló como nunca con el anti-MOUdrid. Lo de poner a Pepe o a Essien al final del partido fue más de cara a mantener el vestuario e incluso a modo de pequeño desaire al Camp Nou que tanto había criticado el juego de Pepe en otras ocasiones. Porque Pepe no pega en este fútbol ni con superglue. Cuando entraron, el anti-MOUdrid ya había ganado y maravillado al mundo.

 

Ahora la cuestión es si Muo seguirá siendo Mou o su contrario. Él sabrá, pero yo lo tengo claro, la grandeza del Real Madrid fue anoche honrada. Incluso si ayer hubieran caído, habrían salido como héroes para el madridismo. Por fin vimos para que sirven tantos jugadores buenos en el Real Madrid.

 

¡Haz el fútbol y no la guerra!

La Ley de MOUrphy

Santiago Cordero | 23 de febrero de 2013 a las 12:48

Primero fue La Ley de Murphy. Una forma cómica, un tanto pesimista y, por supuesto nada científica, utilizada para explicar toda clase de infortunios, que como los diez mandamientos , también se pueden resumir en uno:

;

«Si algo puede salir mal, saldrá mal.»

;

Seguro que conocéis muchas otras formas de enunciar la famosa ley, pero al final lo dicho, ¡la cara partía! La cosa salió mal.

;

El tal Mouriño, como le nombraba Supergarcía cuando el portugués era más barcelonista que Gamper, qué lo fue a boca llena, pues el tal Mouriño, Mou si lo prefieren en plan colega, ha perfeccionado la Ley de Murphy, para convertirla en algo superior, mejor, acorde con el espíritu ganador del tal.

De un tiempo a esta parte, MOUrphy va de fracaso en fracaso, lo bueno, le sale regular, lo regular, mal y lo mal, muy mal.

;

Desde hace meses, todos los indicios daban a entender, que the special one, se sentía traicionado por su club. Todos, afición, presidente, jugadores y prensa, sobre todo esta ultima, la prensa, incluida la cavernícola que tanto amor eterno le había jurado, todos habían traicionado su amor. Ya saben que en las cosas del querer, amor y odio van de la mano. Lo celos son muy malos. El caso es que da la sensación que el tal one, no solo tiene decidido el divorcio, sino que quiere irse matando, haciendo todo el daño posible a la entidad futbolística más grande de la historia. ¡Qué le vamos a hacer! Los ataque de cuernos a veces llevan estos comportamientos.

;

Decidió reventar el vestuario y cargarse el emblema futbolístico actual del madridismo, Casillas. La Ley de MOUrphy dice:

;

“ Si quieres cargarte a Casillas, sale Adam, le meten tres, le expulsan, vuelve Casillas, se lesiona, ficho a Diego López y, en vez de Casillas te cargas a Adam (juguete roto)”

;

Aumentó el nivel de puyas hacia Sergio Ramos, culpabiliza españoles, culpabiliza argentinos y brasileños, ¿porqué? Qué diría el propio tal ¿porqué? Reventar el vestuario, forzar el divorcio. La Ley de MOUrphy dice:

;

“ Si quieres reventar el vestuario, que los jugadores claves te critiquen en público, aparece el estilo Del Bosque, el de los campeones del mundo y de Europa, el señorío del Madrid de Bernabéu y el vestuario asume la responsabilidad profesional que el madridismo exige”

;

Lo dicho al pobre de Mouriño le sale últimamente todo mal. Hace unos días, cuando ya solo le aguantaban los forofos, que haberlos haylos, incluido en la prensa, ¡perdón! sobre todo en prensa existe algún que otro radical Mouriñista que ve por los ojos de su ídolo. Pues eso, cuando solo le aguantaban unos pocos, cuando cada resultado del Barça era una puñalada en el corazón de los madridista, cuando ese dolor buscaba consuelo en condenar a Mouriño, cuando su ansiada despedida estaba al caer, aparecen Puyol, Xabi, Iniesta, Messi y compañía y la cagan en San Siro. El Madridismo recupera de golpe la ilusión y vuelven a soñar despiertos con la décima e incluso con la Copa del Rey. La Ley de MOUrphy dice:

“ Cuando ya tenía preparada las maletas para ir a la Venta del Nabo (propiedad intelectual del Yuyu, Luis Lara, Bienve y cía), pierde el Barça y todo el mundo quiere que me quede para triunfar en el Madrid”

;

Así las cosas, parece que MOUrphy incluso podría verse obligado a celebrar una nueva Champion. La vida es así de injusta.

;

«Si algo puede salir mal, saldrá mal.»

;

;

;