Archivos para el tag ‘Rafael Nadal’

Sin memoria (Gasol, Nadal, Casillas y Villa)

Santiago Cordero | 19 de marzo de 2013 a las 11:09

Solo existe el presente. Solo existen los vencedores. Así lo queremos. Vivimos en una sociedad de consumo y desde pequeño nos programan para e querer más y más. Si tienes dinero, puedes comprar. Si tienes dinero, puedes pasar. Lo que bueno que fuiste, lo  mucho que hiciste, hoy no vale absolutamente para nada. Nos da miedo el alzhéimer y sin embargo, vivimos sin memoria, solo el presente, incluso nos han robado el futuro.

 

El deporte profesional es un fiel reflejo de nuestro sociedad occidental. Citius, altius, fortius. Valores olímpicos que nos impulsan al progreso, a la superación, pero que también tiene su reverso en el desprecio, la invisibilidad, el olvido del perdedor. Es así, así somos, así queremos que sea.

 

Gasol, Nadal o Casillas ilustran esto que os cuento. ¿Cuántos partidos épicos nos han  regalado? ¿Cuántos títulos conseguidos? ¿Cuánto esfuerzo, trabajo, sufrimiento? Son íconos, son modelos, así nos lo venden en la victoria , pero en la derrota se convierten en juguetes rotos, olvidados. Me dirán, que más quisiéramos nosotros vivir como ellos viven, ganar lo que ganan. Cierto, pero no estoy hablando de ellos, estoy hablando de nosotros.

 

Selección natural acuñó Darwin. La supervivencia de la especie, aunque llegados a este punto, nos quedamos cortos en la valoración de este concepto. Solo vemos el presente, la victoria o la derrota, sin pararnos a pensar de donde venimos y a donde vamos.

 

Gasol es el mejor jugador español de baloncesto de todos los tiempos. Él lo cambió todo, situó el basket profesional de nuestro país en el centro, en la cúspide. ¡Ya! Navarro, Garbajosa, Calderón, Rudy… sin duda, pero preguntemos en USA. Pues a pesar de sus dos anillos (el sueño más pueril, deseado e inalcanzable para los de mi generación), a pesar de sus títulos con la selección, a pesar de que en la derrota de los últimos juegos olímpicos, el equipo con más ego del mundo se puso en cola para felicitar a Pau, a pesar de toda su trayectoria, lleva toda la temporada cuestionado (allí y aquí). No existe memoria.

 

Nadal no solo es, el mejor tenista español de todos los tiempos, sino probablemente unos de los más grandes a nivel mundial en la historia mundial de este deporte. Numero uno indiscutible durante un tiempo, pero las lesiones lo convirtieron en pasado. ¿Quién creía en Nadal hace unos meses? Solo ahora y nada más que ahora, justo cuando vuelve a ganar, es idolatrado como entonces.

 

Casillas es el mejor portero español de todos los tiempos y unos de los mejores del mundo. ¿Títulos? Todos. Mou decidió cargárselo, justo en esos momentos llegó la fatídica lesión,  la llegada de Diego López y sus buenas actuaciones. Mientras Mou y el Madrid ganen partidos, avancen en la Champions, nadie pedirá el retorno del gran capitán. Esto es así.

 

 

¿Es bueno que así sea? Afortunadamente hay personas que sí valoran lo ya realizado, el camino recorrido, que respetan lo que fue y que miran más allá, lo que puede llegar a ser.

 

El ejemplo es Del Bosque con Villa. Desde la distancia, siendo muy simplista en mi análisis, me atrevo a afirma que fue Del Bosque quien mantuvo el equilibrio y la fuerza mental de David Villa en su peores momentos al convocarlo con la selección. Pero en el deporte como en la vida, son pocos los que toman decisiones desde una perspectiva amplia, lo normal es el aquí y ahora.

 

 

El pasado no existe, el futuro es una quimera, solo el presente.

Nadal vs Bárcenas

Santiago Cordero | 3 de marzo de 2013 a las 12:32

Tengo un hijo en edad adolescente que me dijo hace unos días (en broma quise pensar), más o menos que - Para que iba a estudiar. Que eso no servía para nada, lo mejor para hacerse rico era ser  político como Bárcenas o Urdangarín – a renglón seguido se echó a reír. 

 

Broma o no, el pensamiento de mi hijo está instalado en la sociedad  desde hace años. Incluso agravado en los últimos meses con las peinetas suizas del pepero Bárcenas, la insolvencia del empalmado y la larga lista de corruptos vinculados a la política. Estamos ofreciendo un modelo a nuestros hijos en los que el éxito en la vida pasa por saber engañar, robar, insultar en un realiti o disfrutar del edredonig como está mandao. Esta es la España que triunfa, es el modelo que nuestros dirigentes han implantado.

 

Afortunadamente nuestros hijos tienen otros espejos donde poder mirarse. Ver otra vez a Rafa Nadal sonreír, mordiendo de nuevo un trofeo, es motivo de alegría para los aficionados españoles, pero quizás lo más importante de esa nueva victoria, es que se produce tras meses de esfuerzos, de lucha diaria para recuperarse de una lesión con la que ha aprendido a convivir.

 

Rafa Nadal, sin él pretenderlo, porque no es nada pretencioso, es un modelo para los jóvenes e incluso, debería ser referencia para muchos de nosotros, mayores que él, a los que nos cuesta sobreponernos ante la mínima dificultad. El famosos grito de autosugestión de – ¡Vamos Rafa! – que tanto hemos escuchado  en victorias épicas y, como no,  en derrotas más épicas aún si cabe, sintetiza ese espíritu que ha llevado al manacorí a la cúspide del tenis mundial y a ganarse el respeto de todos sus rivales. El éxito basado en el esfuerzo, en el sacrifico, en el trabajo, amén de su talento natural para el tenis.

 

Frente a los Bárcenas, Urdangarín y demás mequetrefes, tenemos afortunadamente hombres como Nadal para mostrar a nuestros hijos.  Enhorabuena por ganar en Acapulco, pero sobre todo por demostrar que con esfuerzo también se consiguen éxitos y además, saben mejor.