Archivos para el tag ‘Rueda’

Doctores tiene la iglesia

Santiago Cordero | 13 de diciembre de 2012 a las 12:49

¿Qué le pasa al Xerez? Es evidente que tras la racha de 7 partidos sin perder, las que van desde la jornada 8 hasta la 14, en las que el Xerez había llegado a ilusionar a la afición, el equipo de Esteban Vigo ha caído de nuevo en barrena, tal y como sucediera a principios de temporada. Con 17 jornadas de liga disputadas, los números dan valor a las palabras de mister azulino cuando sentenció que el Xerez es capaz de lo mejor y de lo peor.

 

Así pues, la irregularidad es uno de los grandes problemas de esta plantilla. Pero ¿porqué tanta irregularidad? ¡doctores tiene la iglesia! En este caso deberían ser Esteban Vigo y su cuerpo técnico, quienes analicen estos altibajos en el rendimiento del equipo, de hecho lo hacen. Pero en esto del fútbol, doctores nos consideramos casi todos y cada uno tenemos nuestra opinión. Es lo que llaman la salsa del fútbol.

 

Personalmente creo que el Xerez tiene dos grandes problemas de difícil solución a corto plazo:

 

1.-  Falta de gol.  El Xerez ocupa el puesto 15 de la tabla con 19 puntos a 4 de los puestos de descenso y 6 de la liguilla de promoción. Si nos fijamos en los goles a favor, el Xerez lleva 19 tantos anotados, situándose en el puesto 16, con 6 goles más que los últimos en esta faceta que son Racing, Hércules y Mirandés que tan solo han marcado 13 goles. Pero no podemos olvidar que de esos 19 goles, el Xerez marcó 5 en un solo partido y que por tanto solo sirvieron para sumar 3 puntos. Una tarde perfecta la suelen tener todos los equipos. Destacar que los máximos goleadores del Xerez son Tato, Álvaro Rey y Maldonado con 3 goles cada uno.  Estas son buenas cifras para segundos puntas, extremos o interiores, que deberían acompañar a las de un delantero goleador.

 

El Almería tiene a Charles, el Castilla a Jesé, el Alcorcón a Riera, el Barça B a Deulofeu, la Ponferradina a Yuri, todos ellos con 9 goles y así podríamos seguir con un buen número de equipos y jugadores.

Tato no es delantero goleador, es un segundo delantero con velocidad, capacidad de trabajo, de ruptura, pero no goleador.  Esteban Vigo tiene poco que hacer en esta cuestión, casi cruzar los dedos y esperar que los que jueguen cojan una rachita y metan en tres o cuatro partidos seguidos. Quizás el último gran cartucho en este apartado sea el de José Mari, todo depende de si alcanza o no su nivel tras la última lesión. Del delantero sevillano, al que nada podemos objetarle en cuanto a compromiso, le hemos visto las dos caras con respecto al gol. Hemos podido disfrutar de un año excepcional (19 goles en la temporada 2010/11) y de otro más mediocre (7 goles en la 2011/12). Íñigo Vélez, lesionado, es delantero centro a la antigua usanza, es decir, referencia en punta, pero por lo demostrado hasta la fecha no es un hombre-gol.

 

2.- Creación. El Xerez carece de un creador en medio campo que permita la fluidez del juego. Rueda no está aportando en esta faceta lo que el Xerez necesita. Aquí se podría hablar de si el huevo fue antes o lo fue la gallina, es decir, si es fruto del mal juego colectivo o si él no hace carburar al equipo.  En cualquier caso, el Xerez carece de clarividencia creativa y eso es algo que no se puede negar. Puede parecer un tanto injusto hacer recaer todo el peso sobre un solo jugador, de hecho es algo que no pretendo, pero es Rueda quien ocupa la demarcación de medio centro ofensivo y es ahí donde habitualmente nace el fútbol de la mayoría de los equipos. El problema es que si Rueda no juega, tampoco hay otro, ya que no estamos hablando de un media punta, que de dos pases en corto, que drible y que meta un gol, estamos haciendo referencia a un jugador con desplazamiento en largo y en corto, con claridad de ideas, capaz de imprimir velocidad o matar el partido, un jugador que se eche el equipo a las espaldas.

 

 

Así las cosas, parece que de momento el Xerez solo puede avanzar y crecer en la competición desde un planteamiento defensivo global, que le permita ahogar al contrario, mantener la puerta a cero como primer gran objetivo y, si es posible, aprovechar algunas de las ocasiones que normalmente va ha generar en cada partido.  Para ver el fútbol que a todos nos gusta, nos falta al menos dos jugadores, un goleador y un organizador o bien, que José Marí pueda recuperar su nivel de forma junto a su su olfato y Rueda vuelva a jugar, de manera constante, como lo hizo los dos o tres primeros partidos que jugó cuando fue fichado.

 

Pero esto es solo mi opinión. Ya sabéis eso de que ¡doctores tiene la iglesia!

Bruno

Santiago Cordero | 30 de octubre de 2011 a las 11:55

No tengo ganas de hablar del partido de ayer. Mi hermana Mamme me dijo hace un rato, cuando venía de Chapín, que me mordiera la lengua antes de escribir de la derrota ante el Almería. No solo le voy a hacer caso, sino que incluso no pienso analizar en este artículo este partido. Ni voy a hablar del nefasto arbitraje, ni de la potra de Lucas Alcaraz, ni de la falta de pegada del Xerez.

Ha sido una semana tan negativa e injusta con el Xerez que no tengo cuerpo para darle más vueltas a estos nuevos tres puntos que vuelan de Chapín. Necesito quedarme con algo agradable, con algo que me ilusione, con algo que me satisfaga, algo que me dé sustento en esta época de crisis y desesperanza  en lo xerecista (a nivel general también, pero eso es otra historia).

A la salida del estadio, dentro del desánimo generalizado, un aficionado de los que llevan siguiendo al Xerez más de 50 años, Diego Espinosa, me habló de Bruno Herrero y me pidió mi opinión. Los dos coincidimos que se trata del mejor jugador que tiene el Xerez. Es evidente que José Mari es un grandísimo jugador al igual que Capi, además ambos lo están dando todo y con un nivel de juego altísimo. Está claro que Rueda, en el poco tiempo que lleva en el Xerez, ha demostrado porqué ha llegado a jugar, aunque fuera testimonialmente, en el Barça de Guardiola. Pero Bruno es mi preferido. Además, por su edad, está en fase de crecimiento.

Me gusta seguirle a ratos olvidándome del resto del partido. Es un espectáculo verle jugar sin balón. Con balón es un genio. Bruno es de ese tipo de jugadores que jamás pierde la compostura, ni rifa un balón, prefiere tenerlo antes que forzar el error de un compañero. Esto  que cuento es normalmente muy agradecido por los compañeros del que lo hace (Chicha y Viqueira lo hacián) pero, como suele conllevar alguna que otra pérdida de balón, acarrea desesperación de vez en cuando en la grada.

Del pasado año a este el crecimiento del jugador jerezano sobre el césped ha sido importante. A pesar de que le ha costado entrar, parece más que evidente que solo saldrá por tarjetas o lesionando, tal y como ocurrió en campo del Elche. Principalmente su evolución se basa en que ahora asume mucho más protagonismo en la construcción del juego y, sobre todo, se incorpora cada vez más al ataque para intentar finalizar las jugadas irrumpiendo desde atrás. Es cierto que el triángulo formado con Capi y Rueda está provocando que los tres estén brillando más.

Si Bruno Herrero sigue con esta ambición, si le respetan las lesiones y si el equipo entra de un vez por todas en una racha positiva, tengo la certeza de que nos dará muchas tardes de gloria. Este es jugador que hace grande el fútbol y por el que merece la pena pagar una entrada.

¡Qué lástima!

Santiago Cordero | 27 de octubre de 2011 a las 9:12

El Xerez fue muy superior al Sabadell en el cómputo total de los noventa y tantos minutos que duró el encuentro. Pero como ocurriera el día del Celta, el equipo de Merino dejó que la ventaja que tuvo en el marcador se diluyera como un azucarillo en el café.

 

El Xerez no termina de rematar los partidos y al primer contratiempo se rompe anímicamente. Anoche en Chapín con el 2 a 1 al descanso, el equipo retrasó las líneas 15 metros en el inicio de la segunda mitad, se supone que para jugar a la contra, pero lo hizo con dudas, lo que permitió crecerse al Sabadell. De nuevo un error puntual de la defensa permitió el empate a dos.  El Xerez se perdió 20 minutos del partido y fue suficiente para que el Sabadell se llevar un premio totalmente inmerecido, pero ya saben : ¡El fútbol es así!

 

Los últimos 20 minutos fueron un vendaval de juego xerecista. Oportunidades, claridad, palos y un penalti no pitado que le hicieron a Vélez. Pero anoche, el fútbol no quiso ser justo y el Xerez no fue capaz de conseguir el gol de la victoria que tanto buscó.

 

A nivel individual debo reconocer el altísimo nivel que ofrecieron en medio campo el triángulo formado por Bruno, Capi y Rueda. Tato demostró por segunda semana consecutiva que es un jugador muy aprovechable. En el apartado negativo señalar que Pablo Redondo sencillamente no está a su altura, ni a la del equipo. Además Lombán está atravesando un crisis de confianza por los errores de partidos anteriores que se perciben claramente en acciones puntuales sobre el terreno de juego.

 

Ayer os decía que si el Xerez quiere disipara las dudas sobre su juego y sus posibilidades debía de ganar los dos partidos de esta semana. Pero también dije que se podían dar circunstancias no controlables. Ayer no se ganó, pero los palos y una vez más un arbitraje singular, fueron esos invitados no deseados en Chapín. Tras este partido, por tanto, sigo viendo la botella medio llena. El domingo se debe, obligatoriamente, ganar al Almería y si es posible con la misma claridad en el juego.

 

Chapín sabe cuando el equipo se merece una ovación y ayer, a pesar del resultado y del cabreo, despidió a los jugadores con una ovación cerrada. Esperemos que la suerte empiece a sonreírnos.

Creciendo

Santiago Cordero | 9 de octubre de 2011 a las 9:46

El Xerez saldó con empate su partido en la Condomina frente al Murcia. Merino repitió la alineación que ganó el pasado lunes en Chapín. Era una clara apuesta por seguir creciendo a partir del nuevo sistema. Además dejaba claro que quería el partido, ya que junto al 4-3-3, mantenía a Bruno y Rueda, jugadores de toque.

El Xerez comenzó controlando y manejando el partido durante el primer cuarto de hora, pero a partir de ahí la cosa fue algo más equilibrada. La sensación que me iba transmitiendo el equipo de Merino era que si se lo proponían, si se lo creían un poco más, se podía ganar el partido. Pero no fue así, parece claro que el equipo está en el camino correcto, pero está en fase de crecimiento tanto táctica como mentalmente.

Iturra, el mediocampista sudamericano, por momentos llegó a desarmar el sistema azulino, pero no fue suficiente para desnivelar el marcador, ya que la defensa xerecista estuvo muy segura, sobre todo los dos centrales.

El Xerez, como digo, sigue creciendo, lo cual es muy positivo si se tiene claro que hay mucho que mejorar. Ayer hubo jugadores que pudieron evitar sus tarjetas. Raúl Cámara, Israel deben jugar con mucha más tensión (no confundir con agresividad). La amarilla de José Mari responde a otra cosa bien distinta, que nos puede gustar o no, pero que pudo haber terminado con un penalti a favor del Xerez.

Echando la vista atrás, recordando mis impresiones y artículos de los primeros partidos de liga, donde percibía dudas, despropósitos e inseguridad y comparando con el partido de ayer, me queda la tranquilidad de que Merino parece haber dado con la tecla. Todavía es pronto para lanzar las campanas al vuelo, más si cabe tras este pobre empate en tierras murcianas, pero ahora percibo orden, confianza colectiva, criterio.

En cualquier caso, la liga es muy larga, larguísima, dura, durísima. De los partidos de la seis de la tarde del sábado el súper Celta perdió en casa por un solo gol de diferencia, los cuatro restantes, incluido el del Xerez acabaron en tablas. Más claro agua. Estamos ante una competición que exige mucho en el plano físico, pero sobre todo en el sicológico. Si no nos ponemos nerviosos ( todos) estoy seguro que seguiremos creciendo.

El Xerez debe pensar en el próximo partido y Juan Merino en pulir y mejorar el rendimiento colectivo. Además el técnico xerecista debería empeñarse en reconducir la situación de Capdevila en este equipo. Es evidente que existe un problema y hay que solucionarlo. Mantener en el ostracismo a un jugador de la talla de Capdevila es perjudicial para el Xerez. Partido mediocre pero un Xerez que sigue creciendo.

Bola extra y partida

Santiago Cordero | 3 de octubre de 2011 a las 23:55

Ayer os hablaba de confianza y de crédito. La confianza y el crédito que se jugaba Juan Merino esta noche frente al Girona. El Xerez pudo haber empatado, pudo haber perdido, pero os puedo asegurar (porque así lo iba comentando a mis vecinos de Chapín) que el Xerez me gustó. Cambio de sistema y cambio de hombres. Todo salió a la perfección hasta que un jugador, Lombán (indiscutible a pesar del fallo) cometió un grave error que culminó con el gol del equipo catalán. A partir de ahí entre el miedo escénico que el Xerez arrastra en Chapín desde hace un año, más el nefasto arbitraje sufrido, propició las dudas y la incertidumbre vivida hasta el final. Merino lo hizo todo bien salvo el cambio de Barber por Capi. Sigo respetando al 5 xerecista aunque parezca lo contrario. Me sigue pareciendo más honrado cada día. Pero ese cambio, para amarrar evidentemente, solo sirvió para transmitir más “canguelo” a la plantilla, más fuerza al contrario y dudas en la afición. La victoria por 2 a 1 ha sido justa desde el principio hasta el final. A pesar de ello, insisto, se pudo haber empatado e incluso perdido.

Doblas ha estado inconmensurable.

Mendoza perfecto.

Bruno es, como vengo diciendo, titular indiscutible.

Capi juega más con jugones al lado.

Rueda tiene muchísimo fútbol.

José Mari el alma.

El resto, incluido Barber y lombán estuvieron bien en lineas generales.

El Xerez tenía que ganar y ha ganado. Tenía que convencer y me ha convencido 70 minutos, pero sigue siendo un equipo de moral frágil en Chapín y eso no se cambia de la noche al día.

Juan Merino ha dado un giro de timón y ha salido reforzado. Ha ganado crédito. Le ha salido bien la mano, ha conseguido bola extra y partida.

Queda mucho por mejorar, pero estamos en el camino. Buen lunes.

¡Buenas noches!