Archivos para el tag ‘Viqueira’

Arte o guerra

Santiago Cordero | 26 de agosto de 2012 a las 10:08

Plantear si el fútbol es la sublimación de la guerra o del arte nos llevaría a debatir indefinidamente para nunca encontrar una solución a gusto de todos.

En tanto que guerra, en un enfrentamiento de dos ejércitos en pos de la victoria es evidente que el resultadismo lo justifica todo. El bilardismo, el catenaccio o  Mou son algunos de sus más destacados valedores. En España el ya caduco Clemente fue su principal exponente. El fin justifica los medios, incluso a Pepe jugado de medio.

Si entendemos el fútbol como una expresión artística compleja donde conviven movimientos colectivos ensayados, como si de un ballet se tratase, junto al anarquismo desequilibrante, innato e individual de muchos jugadores, capaz de convertir a este deporte en un espectáculo único, entonces no vale cualquier forma de alcanzar la victoria. La belleza debe ser el medio  para ganar. Menotti, Valdano, Cruiff o Guardiola son los Von Karajan, los Bethoven o los Mozart de nuestro deporte.

Pero  fútbol es fútbol como dijo Boskov a falta de un mejor dominio del español y casi zanjó el debate. Estoy seguro que entre estos dos conceptos y dependiendo de muchos factores cada uno tendrá su propia opinión.

Igual se estarán preguntando que donde encaja el Xerez en este artículo. Paco Aleu compañero y amigo hablaba esta semana de su filiación resultadista en el fútbol en Facebook. Yo que soy más afín a la cara artística de este deporte, demasiados muertos hay en las guerras en pos de la victoria final, estuve dándole vueltas durante la semana a la cuestión planteada.

El Xerez ganó ante el Recre, pero ni me convenció, ni me gustó, me aburrió e incluso me hizo sufrir. Ante el Almeria, el Xerez perdió por mor de dos errores puntuales, pero me agradó más, me empezó a ilusionar, me transmitió hasta el final que podía empatar e incluso me dejó la sensación de que el resultado fue injusto.

Cierto es que los resultados generan confianza, pero derrotas como las del pasado viernes deben servir para reafirmar el trabajo de la semana, la seguridad de que se está en el camino adecuado y, sobre todo, sirven para que la afición se sienta orgullosa de su equipo.

El Xerez de Esteban Vigo está, como es normal, en crecimiento y para mi gusto, para mi forma de entender el fútbol, tiene claro que el respeto y buen trato al balón es el camino hacia la victoria. Con sus defectos, a pesar de la derrota, el Xerez me dejó buen sabor de boca.

Modelo

Santiago Cordero | 15 de julio de 2012 a las 11:35

Estaba cantado hace meses. Vicente Moreno no iba a continuar el Xerez. Ya se sabe, los amigos de mi enemigo son mis enemigos. La relación Morales – Viqueira ha terminado arrastrando al bueno de Vicente. Menos mal que el Barça B nos metió 6 goles en el último partido, imagino que pensaría Joaquín aquel día. El mundo de la empresa privada es así, no me gustas, no me interesas, no me sirves, no eres de mi confianza, pues de patitas a la calle.  En el fútbol estas cosas duelen solo hasta que llega el siguiente, si además el siguiente es querido y deseado, el dolor por el que se va dura menos.

 

Estamos en una sociedad que va a la deriva. De la cultura del despilfarro (diseñada a imagen y semejanza de nuestros políticos, pero vivida en plenitud por la gran mayoría de nosotros), hemos pasado de la noche al día, a un estado donde el miedo, la desesperanza y la incertidumbre nos empuja a la pobreza física e intelectual. Lo peor de todos es que casi no tenemos asideros morales a los que agarrarnos en esta España de Belén Esteban, Urdangarín o una tal Fabra que nos representa en el congreso.

 

Crecí con modelos de vida. Empezando por mis padres, pasando por Don Bosco siendo muy niño o Don Julián. Más tarde Butragueño, Fernando Martín o Induráin me enseñaban valores como el respeto, la superación o la humildad en la victoria. Los niños, los jóvenes necesitamos espejos en los que mirarnos, modelos a los que aspirar, hombres y mujeres a los que imitar, hasta llegar a ese punto en el te conviertes en cisne y vuelas (o en rana de por vida).

 

Vicente Moreno ha sido (lo sigue siendo) un ejemplo para el xerecismo. Dentro del terreno de juego se entregaba, luchaba, lideraba, empujaba, ganaba y lloraba. Fuera ha sido (es) una persona educada, que se cuidaba, humilde, honorable. Lo importante de Vicente no han sido sus más de 400 partidos, ni su gol del ascenso a primera, ni nada por el estilo. Los años, los partidos, las estadísticas, que al final es lo que queda, es en el fondo lo que menos importa. Lo que nunca aparecerá en los libros es como lo consiguió, que camino recorrió para conseguirlo y cuanto ejemplo dio a nuestros jóvenes.

La huella de Moreno se perderá con nuestra memoria o con la de nuestros hijos, los modelos cambian porque las personas pasamos, pero a pesar de eso, Vicente puede sentirse satisfecho de haber dejado una huella en muchos de nosotros. Pocos pueden decir lo mismo. Le deseo mucha suerte en su carrera deportiva y también en lo personal. Estoy seguro, es un deseo más bien, de que algún día regresará a su casa. Aquí te estaremos esperando.

¡O noso mago!

Santiago Cordero | 1 de julio de 2012 a las 9:52

Se nos ha ido una vez más nuestro mago. Emilio Viqueira se despedía del xerecismo el pasado jueves a través de una emotiva, a la vez que crítica, rueda de prensa. Aunque era un final escrito, crónica de una muerte anunciada, fuimos muchos los que nos emocionamos escuchando las palabras del gallego ¡Bueno, también nos indignamos con sus denuncias!

 

He creído conveniente dejar reposar las emociones para escribir este artículo. De tal forma, que aunque sea mi corazón quien dicta las palabras, al menos la calma se impone al resto de sensaciones.

”EFE/VICTOR

 

Emilio Viqueira como futbolista pertenece a ese grupo selecto de magos, druidas, encantadores, brujos, hechiceros, nigromantes, y personajes por el estilo. La cuarta dimensión a la que elevaba el fútbol con su juego fue lo que me cautivo y me convirtió en “viquerista”. Solo Dieguito y Chicha me engacharon de esa manera con anterioridad.

 

Pero curiosamente no fue dentro de un terreno de juego donde o mago se ganó todo el respeto y la admiración que ha día de hoy le sigo profesando. Emilio acabó de ganarme cuando en junio de 2001, frente a la tiranía dictatorial de Luis Oliver, decidió defender los intereses de sus compañeros, de los jugadores del Xerez, de esos trabajadores del fútbol, aún a costa de firmar su sentencia de despido. En Junio de 2001, ese niño de veintitantos años, se fue a vender entradas a la taquilla de Chapín para reivindicar el pago de las nóminas de la plantilla xerecista. De hecho, hoy más que nunca adquiere mayor dimensión aquel gesto de Emilio Viquiera y otros compañeros. El honor y el compromiso han sido sus grandes virtudes, aunque también sus grandes defectos.

 

Viqueira forma parte por méritos propios, junto con Mendoza, Moreno, Chema entre otros, de la historia dorada del xerecismo. El ascenso a primera y esa temporada en la élite nadie se la puede quitar (nos la pueden quitar).

Ese honor y compromiso con el xerecismo le llevó a aceptar el cargo de director deportivo sin experiencia alguna. Le llevó a tragarse acusaciones veladas (y otras no tan veladas), cobardes todas, porque nadie se atrevió a denunciar en los juzgados, aunque lo lincharon publicamente, de robar al Xerez a través de comisiones de jugadores. Honor y compromiso, malvadas virtudes, benditos defectos.

 

Solo una cosa que reprocharle. Decir en rueda de prensa que algunos deberían estar en la cárcel por lo que han hecho en el Xerez y no denunciarlo en los juzgados está fuera de lugar. Pero después de todo lo que ha recibido durante estos tres últimos años, tampoco le vamos a exigir que sea él quien se inmole una vez más. Siempre será ¡O noso mago!

 

Aquí os dejo el audio de la rueda de prensa de despedida de Emilio Viqueira:

 

¡Qué coraje que ganásemos al Depor!

Santiago Cordero | 21 de mayo de 2012 a las 13:23

Ni que decir tiene que mi padre, mi hijo, yo, al igual que todos los xerecistas, incluidos aquellos que tienen buenos amigos seguidores del Depor, todos salimos ayer de Chapín felices, orgullosos, alegres. A todos nos daba más o menos igual que no nos sirviera para nada la victoria. Algunos incluso iban un poco cabreados, aunque creo que no es esta la palabra adecuada, diciendo lo de a buenas horas .. o porqué no antes. Fue un gustazo el partido que como xerecistas, como aficionados vivimos en Chapín.

 

Pero quien suscribe, en tanto que articulista,  hubiese deseado poder escribir este  hoy  tras un empate o incluso una derrota in extremis del Xerez. Me hubiera gustado poder escribir este análisis después de que el Depor hubiera marcado en el tiempo de descuento. De hecho tuvo dos grandes oportunidades.

 

¿Por qué? muy simple, porque ahora es muy fácil defender lo que defendí antes del partido. Porque soy un anti resultadista del fútbol, porque ahora será más fácil compartir mis ideas sin necesidad de hacer un verdadero ejercicio de reflexión personal.

 

Qué Vicente Moreno alineara a Toni, vino a corroborar que las sensaciones que siempre me transmitió el míster eran acertadas. Piensa en el colectivo, piensa en el presente y en el futuro, piensa en el club. Toni en contra de lo que declaró Moreno, me pareció nervioso, inseguro y tuvo cierta responsabilidad en los dos goles encajados. Toni sin embargo ya ha debutado en segunda y tiene tres partidos más por delante para demostrar todo su potencial. Si demuestra su valía, tenemos portero para el próximo año, el Xerez empieza a ahorrar.

 

Qué Maldonado se convirtiera junto a Mendoza en los dos mejores jugadores de un gran Xerez, junto a la actuación de Rafa García y Calahorro, pone de manifiesto que Viqueira tomo decisiones adecuadas en el mercado de invierno. Garcia ha sido clave en esta segunda vuelta, Maldonado desde que se recuperó ha aportado un nivel más de calidad ofensiva y Calahorro, como le puede suceder a Toni Lechuga ahora, ha ido creciendo partido a partido.

 

Qué el Xerez desplegase el fútbol que ayer hizo ante el líder, pone de manifiesto que Vicente Moreno está capacitado para dirigir al Xerez el próximo año. ¡Bueno! el partido de ayer y todos los puntos que ha sacado para mantener al club en la categoría. Además, como ha sucedido tantas y tantas veces en el fútbol profesional, una vez que la plantilla se ha quitado la loza del descenso, cuando ha garantizado la permanencia, ha sacado a relucir su capacidad. No olvidemos que desde muy pronto el equipo, por aquel entonces de Merino, se metió en una espiral de malos resultados, de presión mediática y de abandono institucional.

 

Ayer decidí esperar hasta hoy para escribir estas palabras, porqué no quería dejarme llevar por la euforia. Sinceramente creo que hubiese escrito esto mismo,  si el resultado hubiera sido otro. Un  partido y un resultado no debería condicionar nuestro análisis. 

 

Que yo pida la renovación de Vicente Moreno o Emilio Viqueira no sirve para nada. Pero como os dije ayer antes del partido, en las circunstancias actuales, con las  sombras y las luces de esta campaña, creo que es lo mejor que le podría suceder a este club. Como ayer comentó Manolo Morales, plantilla y cuadro técnico (afición añado) son los únicos en esta entidad que han demostrado tener nivel de LFP.

 

POSDATA: ¡INMENSO MENDOZA!

Renovación

Santiago Cordero | 20 de mayo de 2012 a las 10:58

Primero  lo primero… Así titulaba el pasado miércoles, antes del partido en Cartagena, un artículo que publiqué en la edición digital de Diario de Jerez. Las derrotas ayer de Alcoyano y Cartagena certificaron la permanencia del Xerez un año más en la segunda. Ahora ya podemos y debemos centrarnos en el futuro, en la próxima temporada.

 

Vaya por delante que no pretendo convencer a nadie, porque a estas alturas de la película, el patio xerecista está tan revuelto, hay tanta crispación y posturas encontradas, que pocos o ningunos estamos dispuestos a cambiar nuestro pensamiento, nuestras ideas o posicionamiento sobre los temas que más acucian a la entidad azulina.

 

Pero es precisamente hoy, con la permanencia en el bolsillo, el día que  recibimos en Chapín a líder de la categoría, el Depor, cuando debería iniciarse el trabajo y la planificación de la próxima temporada.

 

El Xerez es a fecha de hoy un polvorín. Hay una lucha jurídica por hacerse con el control del club entre el clan Morales y los Energy boys. La sensación de abandono institucional en el Xerez es absoluto. El concurso parece que llega, pero no ha llegado. La junta general de accionistas parece que llegará más tarde, pero no ha llegado. Las pérdidas y desfases presupuestarias bajo administración judicial parece que son mayores de lo que los administradores reconocieron hace unos meses.

 

En medio de este caos, Emilio Viqueira, con sus muchas sombras, pero con sus luces, en unas condiciones de trabajo adversas tanto en lo económico como en lo personal, ha conseguido que el club consiguiera una año más la permanencia. ¡Ah! qué se vendió la liguilla en verano. ¿De verdad nos lo creímos?

 

En medio de este caos, Vicente Moreno, con toda su bisoñez, pero con muchas luces, en unas condiciones más adversas que las del propio Viqueria, cogiendo a un equipo hundido y al borde de los puestos de descenso, ha conseguido la permanencia demostrando su potencial como entrenador.

 

Ahora, es el momento de pedir públicamente la renovación del cuadro técnico. No podemos esperar a que termine la pelea de los accionistas. Gane quien gane querrá poner a su director deportivo y a su entrenador para poder fichar, vendiéndonos la moto, a quién les de la gana. De ahí la pelea, ahí está el pelotazo a corto plazo.

Pero también considero que ha llegado el tiempo de saber si tenemos jugadores del filial que pudieran ser válidos para la primera plantilla, empezando por Toni Lechuga. No olvidemos que el año próximo, si no hemos desaparecido, tendremos un presupuesto más corto que el actual. Para que todos salgamos de dudas, técnico y afición, hay 4 partidos oficiales que deberíamos aprovechar.

¡Siempre negativo, nunca positivo!

Santiago Cordero | 18 de mayo de 2012 a las 10:44

Esta es una de las celebres frases del fútbol español acuñada en su día por el entonces entrenador de F.C Barcelona, Louis van Gaal. Curiosamente se la espetó en una rueda de prensa a un periodista holandés en 1999 por las interpretaciones y opiniones de este sobre el Barcelona, Van Gaal y su relación con los jugadores.

 

Esta es la norma habitual en el fútbol español. Todos nos creemos con el derecho de opinar lo que nos dé la gana sobre jugadores, entrenadores y directivos. En el fútbol podemos decir lo que queramos sin necesidad de sopesar nuestras palabras, si valorar el posible daño personal que podamos infringir y, por supuesto, sin necesidad de contrastar absolutamente nada. Hoy más que nunca se lleva el periodista deportivo amarillento y más forofo que un ultra de tercera generación. Pero está visto, las audiencias mandan, que los Ronceros, Gatti y compañía gustan.

 

En Jerez y en el Xerez no podíamos ser menos. Aquí, como diría Van Gaal, hay personajes que fueron, son y serán – ¡siempre negativo, nunca positivo!

 

He repasado las hemerotecas, internet es un Gran Hermano que todo lo ve y todo lo guarda, solo tenéis que buscar igual que yo unos minutos y he  encontrado artículos de opinión (por ser educado), de hace más de cinco años en los que se machaba al entonces director deportivo del Xerez CD, Antonio Fernandez Marchán y al entrenador, Pepe Murcia, utilizando casi de manera textual la mismas palabras y argumentos que hoy se utiliza para desprestigiar a Viqueira y Moreno. ¡siempre negativo, nunca positivo! Es lo que teníamos, tenemos y tendremos.

 

Hasta ahora, la mayoría de los análisis, tanto a favor como en contra de Viqueira o de Moreno, se han sustentado en unos cuantos datos superficiales, bajo un estado de cabreo por la marcha del club y, salvo alguna honrosa excepción, sin ninguna profundidad. Lo normal es ser un medico prudente, un arquitecto serio, un abogado responsable, un operario minucioso o un periodista instruido, pero cuando hablamos de fútbol…

 

Cuanto más lo pienso, más estoy a favor de la continuidad de Viqueira y de Moreno. Tengo claro que en esto del fútbol, ningún argumento, por muy lógico, sesudo o analítico que sea, será capaz de convencer a quien piense lo contrario. Como mucho, el aficionado, porque algunos periodistas ni eso, acaban cambiando de opinión si los resultados cambian. Hoy solo quiero transmitir mi apoyo incondicional, en las circunstancias que rodean al Xerez, a Emilio Viqueira y a Vicente Moreno. Con sus luces y con sus sombras, creo que son la mejor opción del mercado para dirigir al Xerez. No pretendo convencer a nadie, solo expresarlo.

 

Por último, a  los “siempre negativo, nunca positivo” solo pedirles que al menos cambien los argumentos y las frases una vez cada cinco años. En cualquier caso seguro que acabaran con ulcera de estomago o cosas por el estilo, no se puede vivir todo los días de la vida, cada hora del día con todos su minutos destilado negatividad. Como diría mi amigo Eloy, demos de vez en cuando un abrazo y aprendamos a reír un poco todos los días.

 

http://www.youtube.com/watch?v=do5-ZNVjZPY&feature=related

 

Primero lo primero…

Santiago Cordero | 16 de mayo de 2012 a las 10:52

… y lo primero no es otra cosa que la permanencia en la categoría. El Xerez tiene virtualmente garantizada la continuidad en segunda división, pero no matemáticamente, hasta entonces todas las mierdas, que son muchas las que ahogan a este club, deben quedar en un segundo plano. Es curioso cómo hemos decidió entrar en un proceso de autolisis, mientras en Cádiz se unen todos para conseguir ascender a nuestra categoría. Pero esto es el fútbol y la vida, ellos ganan cada domingo este año y nosotros sufrimos en el campo.

 

Pero insisto, aún siendo graves las palabras y la denuncia de Vicente Moreno en la rueda de prensa de ayer, debemos mantener la cabeza fría y serena hasta ver conseguida la permanencia. Si graves son los insultos que está recibiendo s Emilio Viqueira, la policía tiene el tema en sus manos, nosotros debemos seguir apoyando al equipo para que certifique la permanencia.

 

A partir de ahí deberemos analizar todos los acontecimientos y todo este proceso autolítico en el que el Xerez se encuentra inmerso. En el fondo llevamos hablando de ello durante todo el año, curiosamente lo deportivo ha sido algo secundario la mayor parte de la temporada. Los auténticos protagonistas han sido los administradores concursales, Morales-Mateos & CIA, Los Energy’s boys. Pero, curiosamente también, son Viqueira & Moreno los que están cargando con la responsabilidad de tanta irresponsabilidad.

 

Hay momentos en los que uno llega a plantearse hasta que punto interesa el éxito de Vicente Moreno o de Emilio Viqueira en el Xerez. Como además ya hemos demostrado que las experiencias y los errores del pasado no nos sirven para mejorar nuestra toma de decisión presente y futura, pues así nos luce el pelo. Todavía recuerdo el linchamiento a que fue sometido un tal Antonio Fernández Marchán o un tipo llamado Miguel Ángel Rondán (este creo que incluso llegó a jugar algún partido con el Xerez) cuando eran directores deportivos de este club.

 

¡En fin! primero la permanencia y luego terminamos el suicidio.

La penúltima

Santiago Cordero | 13 de mayo de 2012 a las 12:30

Domingo de feria, de nuestra Feria del Caballo, de una feria más pobretona en todos los aspectos menos en la ganas de disfrutarla. La crisis nos ha recordado, lo que ya nos enseñaron nuestros padres y abuelos, pero que se nos olvidó. No es cuestión de gastar más y más dinero, sino de saber y querer divertirte con tu gente. Eso sí, si eres político del tipo asesor de Bankia puedes comer langostinos de Sanlúcar y Jamón del bueno hasta que te salgan por los ojos, aunque no bailes ni una sola sevillana, ni te rías con los amigos.

Os puedo asegurar que esta feria ha sido tristemente muy especial para mi. En general se ha desarrollado con la normalidad de otros años, comida con los amigos, comida con la familia, abrazos, sevillanas, fino, rebujito y mucha exaltación de la amistad. Lo de empezar en lunes lo ha agradecido mi cuerpo y mi bolsillo, porque me ahorré el domingo y también el lunes. Pero  el jueves por la noche se produjo un hecho que me hundió. En la noche del jueves me crucé con Julián Muñoz, sí, sí, el mismo, el de Marbella y el de Alhaurín de la Torre, el de la Zaldívar y la Pantoja, ese mismo. En ese instante entendí que este año vivíamos una verdadera feria de crisis y decadencia. Lo peor de todo es que corrió el rumor de que el ínclito estaba negociando la compra del Xerez CD SAD. Así que no nos extrañemos si hoy le vemos en el palco de Chapín. Afortunadamente el rumor fue fruto de un amigo xerecista con algo de guasa que aprovechó  mi abatimiento por la visión del personaje, para acabar de rematarme.

 

En cualquier caso hoy podríamos tomarnos la penúltima copa de Tío Pepe en el Real y estaría bien que fuera después de disfrutar de la penúltima victoria del Xerez esta temporada. Al menos sería un brillante colofón a esta semana de feria. La permanencia del Xerez todavía no está sellada y como bien ha recalcado Vicente Moreno hay que certificarla lo antes posible.

A estas alturas de campaña, cuando la temporada se nos ha hecho larguísima a todos, es el momento de exigirles a los jugadores un último esfuerzo, una última prueba de compromiso profesional y moral con la afición y con el escudo que llevan. Ya sabemos que hay jugadores que están a disgusto, otros que pasan y se han borrado, pero es algo normal en este mundillo. La afición en este aspecto sabe a quien aplaudir y a quien ignorar. El tiempo de reclamar la titularidad en las redes sociales y en los medios de comunicación terminó hace meses. Si algo tengo claro conociendo a Vicente Moreno, es que los que salen a jugar garantizan el compromiso y la actitud necesaria para luchar por la victoria.

El Xerez sigue a la deriva en el aspecto institucional, con un boquete económico brutal, en el que solo el cuadro técnico encabezado por Emilio Viqueira y Vicente Moreno están soportando la carga de conseguir la permanencia. ¡Bueno! solos no, junto a una afición sufrida que nunca deja de acompañar a sus jugadores y a su equipo. ¡A por la penúltima!

Tengo un proyecto

Santiago Cordero | 3 de mayo de 2012 a las 14:09

El fútbol es el ámbito social donde todo vale, todo se puede desvirtuar, todo se puede prostituir.  Todo, eso sí, mientras los resultados acompañen, porque si la pelotita entra te sacan en papahuevos aquí y en San Petesburgo. ¿Quién fue el Dios del doblete del Atlético de Madrid en los 90? Jesús Gil. 20 años después la afición colchonera se acuerda de vez en cuando de la familia Gil y no precisamente para dedicarles piropos, pero ¡Ay de aquellos tiempos de Kiko, Caminero, Molina, Simeone y compañía! ¡ Que grande era Calígula y su caballo Imperioso! Siempre me acuerdo de Jesús Gil porque lo considero el paradigma de la corrupción del fútbol moderno y, al mismo tiempo, del fanatismo de las aficiones. Ejemplos en el fútbol hay muchos.  Así, a vuela pluma, se me vienen nombres como los de Lopera, Cuervas, Irigoyen, Piterman, Núñez, Gaspar, Calderón, Lorenzo Sanz y todos los que se os apetezca añadir.

 

Pero no hace falta buscar muy lejos, en el Xerez hemos tenido un ristra de personajes como presidentes en los últimos 20 años, que si el equipo hubiese sido de primera división, muchos de ellos habrían rivalizado con el mismísimo Jesús Gil, que en paz descanse, por ser el tótem del fútbol español. Pedro Pacheco, Luis Oliver, Gil Silgado, Joaquín Morales, Joaquín Bilbao, Federico Souza o Jesús Gómez han protagonizado algunas de las  páginas más bochornosas que en el fútbol profesional de puede ver hoy en día. Pero curiosamente todos ellos fueron, en un momento dado, idolatrados, deseados y queridos por la afición.

 

Pongamos en el caso de Pacheco. Siendo Alcalde y estando el club a punto de desaparecer, porque los socios no compramos las acciones (las que hoy pedimos que se nos regale), a través de un pleno, con apoyo de todos los grupos políticos, ¡qué tiempos de bonanzas!, salvó al Xerez. Pacheco fue presidente por aclamación popular. Sí, sí el mismo que después fue condenado por el xerecismo por su pulso con el gran Oliver, tras la torpeza de mandar al equipo a jugar a Sanlúcar. Oliver que llegó a ser el modelo a seguir de los más ultras, acabó viendo pancartas de sus más acérrimos seguidores que rezaban “Oliver Laden”. Todos ellos han sido elevados a los altares. Por Youtube hay un video de un grupo de incondicionales azulinos apoyando a Morales cuando este se encerró en el ayuntamiento. Sí, sí el mismo Morales al que después inundaron de pintadas ofensivas incluso en Dos Hermanas. De los Energy ni hablamos, estos ni tan siquiera saben los que es un mínima palabra de bienvenida.

 

Todos, cuando llegan dicen lo mismo – tengo un proyecto- y a partir de ahí, todos soñamos, creemos, amamos, idolatramos. Pero en el Xerez , que somos de Jerez no lo olvidemos, llegamos  un poco más lejos que el resto. La última vuelta de tuerca, el último esperpento está siendo el debate que se ha originado en los últimos días sobre si conviene apoyar a Morales o a los Energy. Es curioso que este debate nazca de los entornos xerecistas más activos. No me extrañaría nada que el próximo año un redimido Joaquín Morales o un converso del clan Energy sea el encargado de hacer la levantá del Soberano Poder. Tiempo al tiempo.

 

Mientras tanto, sigamos criticando a Vicente Moreno y a Emilio Viqueira. Lo suyo es que recuperemos a nuestro verdadero presidente, sea quien sea, que seguro viene con su proyecto bajo el brazo y nos embauque con entrenadores, fichajes, cesiones y todo el cuento que ya conocemos, pero que estamos deseando escuchar. Vicente Moreno y Viqueira, ¡dimisión ya!

Un paso más

Santiago Cordero | 23 de marzo de 2012 a las 11:54

Hace poco escribí en este blog que Vicente Moreno es cada vez menos jugador y más entrenador. Moreno, icono del xerecismo como futbolista, aceptó la propuesta de Viqueria para colgar las botas y cambiar su rol dentro del club, pasando a ser segundo de Juan Merino. Independientemente del motivo o motivos que llevaron al Gallego a decantarse por esta opción, mi impresión entonces y ahora, es que con este movimiento, Viquiera, en tanto que director deportivo, entre otras cosas conseguía minimizar las críticas por el fichaje de Juan Merino colocando de escudero a todo un referente de la afición. Además Moreno era el enlace perfecto entre el vestuario y el bisoño entrenador linense.

 

El porqué asumió ese nuevo rol Vicente, tampoco lo sé, pero imagino que un hombre con la cabeza tan bien amueblada, que estaba viviendo su ocaso como futbolista profesional, con ilusión por probar suerte como técnico, para eso estaba estudiando y ante la posibilidad de iniciar su nueva etapa en un club de segunda, más aún  en su club, sopesaría pros y contras y finalmente aceptó la propuesta de su  amigo y ex compañero Viqueira.

 

Uno de los escenarios factibles a comienzos de temporada era justo el que se está dando. Merino no cuaja, el Xerez no tiene dinero, Moreno asume el papel de primer entrenador durante unas semanas y, si los resultados acompañaban, hasta final de temporada. De hecho ya nadie puede poner en duda de que Moreno será entrenador del Xerez como mínimo lo que resta de temporada.

 

Con una situación institucional caótica, con una plantilla sin confianza, con un equipo al borde del descenso, Moreno ha conseguido superar los números de Merino e incluso los de Esteban Vigo tal y como nos comentaba  Salva Galván hace unos días en la Voz. Al principio, la afición acogió a Moreno con los brazos abiertos, su recuerdo como gran capitán está muy presente en los corazones xerecistas, de hecho sabíamos que iba a tener más margen de confianza que cualquier otro “segundo” reconvertido en “primero”.

 

En el fútbol, hay miles de ejemplos en los que el cambio de entrenador, como si de un experimento con gaseosa se tratase, suele perder su efecto después de tres o cuatro partidos. La famosa frase de a entrenador nuevo victoria segura, no solo se cumple cada vez menos, sino que el problema no es la primera victoria, el plus de motivación de un colectivo ante la llegada de un nuevo jefe es normal, sino los partidos posteriores.

 

Moreno ha ido haciéndose con las riendas del equipo a medida que han pasado las jornadas. Solo sus números son suficientes argumentos, a fecha de hoy, para reconocer y aplaudir su trabajo al frente del Xerez. De hecho hay algún que otro periodista que criticó sus números antes de que encadenara las tres victorias consecutivas del mes de febrero, que supusieron el verdadero cambio de rumbo del Xerez esta temporada. Pero al margen de números, las declaraciones públicas de Moreno, el manejo del contexto, aunque juegua con la ventaja del apoyo del xerecismo y la gestión del vestuario, “castigos” incluidos, evidencian que estamos ante el nacimiento de un buen entrenador. ¡Ah! ¿Aplaudimos también a Viquiera?

 

En cualquier caso, el fútbol profesional es una constante revalida, semana tras semana hay que pasar un examen, día tras día se analiza con lupa cada movimiento de un jugador o de un entrenador. Pero es evidente que esta presión la conoce a la perfección Vicente Moreno. Ahora falta refrendarlo frente a los grandes de la categoría. Para empezar mañana sábado vista Chapín el Elche, que aunque se encuentra inmerso en una pequeña crisis de resultados, es uno de los equipos importantes de esta segunda división. Llega la hora de seguir creciendo, de aumentar su crédito como entrenador y de continuar agrandando su figura como mito del xerecismo. Mañana Vicente debe dar, eso deseamos, una paso más.