Archivos para el tag ‘Javier González de Lara’

A la búlgara

Antonio Méndez | 17 de mayo de 2011 a las 19:09

He asistido a la asamblea extraordinaria de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) que ha designado a Javier González de Lara nuevo presidente para los próximos cuatro años. Como ya comenté hace unas semana en El pintor de Marinas, publicado en este mismo blog, mi opinión es, en general,  favorable hacia el nuevo dirigente empresarial, así que no reincido y hay que aguardar ahora a su trabajo. En su discurso de toma de posesión recordó a las diez mil empresas que han cerrado en Málaga en los dos últimos años por la crisis, mostró su decálogo de intenciones pero ninguna me resultó especialmente llamativa y reclamó más reforma laboral, muy en la línea de los mayores de la CEOE.

Confieso que esperaba algo más, aunque sí mostró los primeros indicios de que habrá cambio en formas y fondo con respecto a su predecesor, Vicente García, que ha dicho adiós después de 17 años al frente de la organización malagueña.

Pero voy con algunos detalles que me llamaron la atención de la asamblea. Estamos hablando de la elección de uno de los representantes sociales más importantes de la provincia, con suma influencia y poder. Pues bien, fue elegido por aclamación, asentimiento, viva voz  o por gruñido, si se me permite la expresión. Porque ante la pregunta a micrófono alzado del presidente de la comisión electoral de si estaban de acuerdo con la nominación de González de Lara como presidente de la CEM se escucharon, según mi percepción acústica,  algunos síes y un mayoritario jrrrnnrrr. Con todos los respetos no me parece una fórmula democrática seria. Hasta un voto a mano alzada me hubiera parecido oportuno, si es que no era cuestión de importunar a los múltiples invitados con las urnas y un largo recuento de papeletas.

Y no es que ponga en duda el resultado. González de Lara era el único aspirante y presentó 147 avales de los más de 200 vocales de la organización, cuando sólo precisaban 20 para su candidatura. Pero el rápido desenlace me recordó a tiempos felizmente pasados, en los que era evidente esta fórmula de aglutinar unanimidades y evitar cualquier discrepancia. Vamos que comprendí la  famosa frase de congreso a la búlgara. Y los tiempos están para arrimar el hombro pero no implica obligarse a decir sólo amén.

En la asamblea ordinaria anterior a ésta, también con el mismo procedimiento de no votación, se aprobaron las cuentas del ejercicio anterior con un déficit de 27.000 euros. La CEM manejó un presupuesto en 2010 de 1,6 millones de euros pero sólo ingresa por cuotas de los 55.000 socios de las 97 organizaciones apenas 300.000 euros. No me extraña que renueven como vicepresidente de los empresarios de Málaga al presidente de la Cámara de Comercio, Jerónimo Pérez Casero. Este organismo aporta al año más de 350.000 euros. González de Lara quiere unidad de acción con la Cámara, pero la institución perderá pronto las cuotas obligatorias de sus miembros y deberá comenzar a captarlas de forma voluntaria y por su oferta de servicios. Así que igual pronto descubre que la CEM no es su aliado sino su competencia directa. Dejo ahí el dilema.

De las intervenciones, la que más me gustó fue la del presidente de la CEA, Santiago Herrero. El paro se combate con la creación de más empresas vino a decir y comparó el tejido empresarial andaluz con el catalán. 150.000 más sociedades en Cataluña que en Andalucía pese a que la población activa es inferior. Un buen diagnóstico con receta incluida.

El negocio del paro

Antonio Méndez | 26 de abril de 2011 a las 19:25

EMPLEADOS que presuntamente se llevan a su casa los ordenadores del trabajo y acaban denunciados a la Policía por apropiación indebida. Cartas de despido que se entregan a las puertas de la Comisaría. Partes médicos de baja  por depresión que se emiten horas antes de que la empresas rescinda los contratos a los repentinos enfermos. Un sindicato que presenta como representantes a las elecciones sindicales a dos personas que a los que la institución quiere echar esa misma tarde.

El espectáculo en la Cámara de Comercio de Málaga a raíz de la salida forzada del gerente da para un buen guión de una película de intriga. Igual podía hacer caja en este su 125 aniversario, apurada como está la institución por el corte de los suministros obligatorios de las cuotas empresariales. Pero de estos lamentables episodios lo que me preocupa es que aparecen como objeto directo o indirecto de las disputas cursos de formación con facturas pendientes de pago.

Son muchos cientos de millones los que se gastan anualmente con el objetivo oficial de buscar salidas laborales a los parados. Sólo en formación profesional para este colectivo y para ocupados, los Presupuestos Generales del Estado prevén más de mil millones este año. Desde hace tiempo, empresarios y sindicatos también suscriben periódicamente acuerdos de concertación, en el caso de Andalucía con la Junta. En esos pactos hay jugosas sumas para labores formativas y de responsabilidad social corporativa. Parte del coste lo financia el llamado Fondo Social Europeo.

Con tanto esfuerzo y dinero dispondríamos de los empleados más cualificados del mundo. Pero me temo que esta aseveración es incierta. Al socaire de las ayudas han nacido las empresas prestadoras de estos servicios, que olfatean el negocio. Algunas incluso tienen la nariz demasiado cerca.  No me extrañaría que alguna vez  nos lleváramos más de una sorpresa con tanta afición a organizar cursillos.

Hace unos meses, el sindicato CCOO difundió un estudio sobre la contratación en la provincia en el último trienio, el periodo en que la situación económica ha tenido un comportamiento más devastador. En concreto en 2009, diez ocupaciones concentraron casi el 60% del más de medio millón de contrataciones registradas: el personal para limpiar oficinas y hoteles (las camareras de piso) ocupa el puesto de cabeza. Luego los peones agrícolas, en tercer lugar, camareros y bármanes, le siguen los dependientes para tiendas, almacenes, quioscos y mercados; a continuación, albañiles y mamposteros; más tarde trabajadores para actividades agrícolas, peones de construcción, descargadores de transportes y taquígrafos.  Digo yo por qué no empezamos por facilitar que todos los parados que lo necesiten aprendan inglés, seguro que abrimos más puertas.

Ya es oficial,  Javier González de Lara es el candidato oficial y se supone que será el único para presidir la Confederación de Empresarios de Málaga durante los próximos cuatro años. Propuesta aprobada por unanimidad de la Junta directiva de la CEM.  Vicente García, el actual presidente, ya se ha despedido y deja vía libre al relevo.  A mediados de mayo, la transición se habrá completado.

El pintor de Marinas

Antonio Méndez | 18 de abril de 2011 a las 9:52

Cada vez que expone sus cuadros se venden como la espuma, la misma que salpica los mares que desde hace años dibuja con una enorme belleza plástica. Pero con esa similar quietud que trasmite la contemplación de sus obras, este pintor de marinas está a punto de llegar a puerto con su flota. Ni marejadas ni oleajes parece que puedan variar a estas alturas el rumbo previsto, así que culminará una singladura de más de un lustro, marcada en rojo en su hoja de ruta.

Javier González de Lara puede convertirse en poco tiempo en el nuevo presidente del Confederación de Empresarios de Málaga (CEM). Así apuntan todos los pronósticos de unas elecciones que se celebrarán el próximo mes de mayo y en las que ahora mismo no tiene contrincante. Su modelo de gestión se decanta por una presidencia ejecutiva, es decir remunerada y costeada por tanto por esas más de 65.000 empresas que integran las 87 organizaciones de la CEM, según el censo de 2007. De hecho, ya ejerce con esta fórmula de vicepresidente y factótum del organismo desde hace meses. Su predecesor, Vicente García, a punto de culminar su teórico cuarto mandato, está confortablemente instalado en la vicepresidencia de la CEA, la organización de Andalucía. Las piezas encajan para facilitar la transición sin sorpresas.

El protagonismo en la vida pública malagueña de González de Lara cada vez es más notorio. Pero su influencia en la sombra es aún mayor. Pocos discuten que de su boca salió el ramillete de mujeres con perfil económico que Francisco de la Torre buscaba para reforzar la lista del PP. Culminada una estrategia silenciosa y planificada al milímetro, ya no disimula. Tan pronto impulsa con el Ayuntamiento una fundación público-privada para el turismo en Málaga, como difunde un acuerdo con la Cámara de Comercio para promover la unidad de acción. Aunque la CEM ya controla, mejor descontrola a la vista de los últimos acontecimientos, este organismo. Su obsesión, que el empresario malagueño se exprese con una sola voz.

Inteligente, preparado, con talante, buena imagen–la CEM también tiene suscritos convenios con los periódicos locales–, y con facilidad para contentar a tirios y a troyanos. Dicen de él que esconde una mano de hierro en un guante de seda. Un pintor de marinas que trazo a trazo se ha hecho con todo el poder.