Archivos para el tag ‘PSOE’

Sin prisioneros

Antonio Méndez | 10 de febrero de 2012 a las 20:41

El secretario provincial del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, defendió ante los 200 miembros del comité provincial, reunidos en Mijas, que la lista de candidatos que instantes después se pasaba a votar estaba consensuada con el secretario regional del partido, José Antonio Griñán. Conclusión, que la decisión de excluir a cualquier miembro del grupo Socialistas Hoy, el denominado sector crítico del partido, no era solo cosa de él. La propuesta aprobada sólo suscitó el respaldo del 64% de los asistentes,  incluidos los votos de los casi 50 miembros de la ejecutiva provincial designada por el propio secretario provincial socialista. Una contestación que hace muchos años no se recordaba.

Nada de integración ni algo que se le parezca. La guerra se ha desatado y no hay que disimular con el enemigo. Una candidatura en clave interna de ajuste de cuentas. Si los críticos podían presumir de victoria en el Congreso Federal con el triunfo de Rubalcaba ahora los oficialistas con el poder que ostentan en la provincia sencillamente los han laminado y se han repartido  los últimos puestos que quedan por distribuir. Al fin y al cabo están en plena huida ante la que se les avecina el 25 M.

Otra cosa es si a la vista de lo que sucede, Rubalcaba se estará ya arrepintiendo de haber ofrecido a Griñán el puesto del presidente del partido en vez de haber forzado su caída junto a la de Carmen Chacón tras la derrota en el cónclave de Sevilla. Porque algunos pueden pensar que en Málaga y en otras provincias hay patadas por elevación.

El comité provincial se ha desarrollado en Mijas y en pura esencia democrática. Como no figuraba en el orden del día, la presidenta del organismo y del partido en Andalucía, Rosa Torres, no ha dejado ejercer el uso de la palabra a ningún disidente. Para qué debía discutir la concurrencia la candidatura y más si ella misma figuraba de número 2.

En cuanto a la lista de marras, la presencia menos cuestionable es la de quien la encabeza, el consejero de Turismo, Luciano Alonso. Es cierto que su área ha sido muy atractiva y en esta provincia, crucial. Se está pendiente de cada gesto o de cada anuncio porque nos va la economía en ello. Y además, porqué no reconocerlo, los medios de comunicación salimos beneficiados directamente porque somos los vehículos naturales para transmitir las campañas de promoción para atraer visitantes. Pero además es el único de todo el Gobierno que ha tenido una presencia constante, a veces incluso excesiva, en esta provincia durante estos cuatro años.

De 2, como he dicho, va Rosa Torres, su mérito, perder la Alcaldía de Antequera a manos del PP. De tres, el delegado de Obras Públicas, Enrique Benítez, aparte de que le encanta leer, poco se puede decir de su trayectoria, incluido los años como delegado de Economía. Ha pasado totalmente desapercibido. De 4 Marisa Bustinduy, el reconocimiento a que durante su etapa de secretaria provincial del PSOE el partido avanzó con celeridad para ocupar la meta que por fin está a punto de alcanzar:la nada.

De 5, el último que puede salir si se cumplen las encuestas más optimistas de ahora, el consejero de Cultura, Paulino Plata, admirable por su capacidad de supervivencia durante tantos años pese a que siempre ha jugado en los equipos contrarios. Ahora le han dejado en ese puesto para que sufra. De 6, la delegada de la Junta, Remedios Martel. También debe ser la recompensa por la gran imagen que en Málaga ha logrado el Gobierno andaluz en esta legislatura, después de incumplir todas sus grandes promesas. Eso sí, en otro comité provincial defendió que Heredia era de los mejores secretarios que había tenido el PSOE de Málaga en su historia. Y de 7, por citar los escaños que ahora ostenta el PSOE de Málaga, José Bernal, también entre sus méritos la derrota en Marbella ante Ángeles Muñoz en las últimas municipales, pese a que no tuvo el más mínimo pudor de utilizar la empresa pública Acosol que dirigía.

La lista es sólo una escaramuza con la guerra declarada en el PSOE andaluz. Heredia ya ha mandado un mensaje claro, no se hacen prisioneros.

Los hombres que no amaban a los columpios

Antonio Méndez | 2 de octubre de 2011 a las 10:46

He escuchado esta semana a un insigne economista andaluz pronosticar que galopamos, de nuevo, hacia la recesión. Reconvenía a su auditorio porque no sólo nos resistimos a interiorizar la magnitud del desafío sino que hemos decidió ignorarlo. Con restaurantes, bares y terrazas del centro de Málaga, repletos de clientes no sé si es una  sugestión colectiva como reacción a la crisis para recordar nuestro modelo de vida o el espejismo de la mejoría del enfermo terminal.

He oído estos días a un licenciado en derecho del PSOE, con cargo, reflexionar sobre el coste inabordable de la sanidad pública. Y concluía que indefectiblemente los usuarios tendrán que contribuir más a combatir la sangría de este gasto. Mínimo sufragando el precio de la cama y la comida durante el tiempo de ingreso en el hospital. El cirujano y el material corre a cuenta del SAS. Menos mal que no lo escuchó Felipe González. Le hubiera tenido que sacar por la ventana por cuestionar antes del 20–N la viabilidad en estas condiciones del sistema público de salud español.

Un diputado nacional laminado de las listas al Congreso para esas elecciones por pugnas internas me ha relatado sus primeras peripecias para encontrar trabajo, tras dos legislaturas en el Parlamento. La primera entrevista debió tenerla el viernes en  Madrid. Una empresa dedicada a sondear el mercado laboral le había seleccionado por su amplio currículo. Mientras, para sosegar su inquietud ante su incierto futuro no dispone de paro, pero sí de una indemnización de cuatro meses de sueldo por cada uno de sus dos periodos en la Cámara.

Me he asombrado con la historia de una abogada del PP, sin cargo. Su ex esposo se había personado en su despacho para pedirle ayuda: quería que le llevara el pleito del divorcio de su nueva mujer. La letrada desistió, supongo que no por desgana hacia la contraria, y le asignó el caso a un socio de bufete. Desconozco qué tarifa le cobró al ex marido.

Pero lo que más me ha impactado en estos siete días es la tesis de un amigo matemático. Dice que ha comprobado empíricamente este verano en el recinto de su urbanización que sólo las madres bajan con sus niños a los columpios. Menos él. Las leyes de desigualdad de la vida aún permiten a los padres, entre otras cosas, escaquearse de las zonas de juegos. Reímos por la forzada integración femenina a la que era sometido el intruso masculino en aquel parque infantil. Porque en la sobremesa del almuerzo donde nos reveló su descubrimiento sociológico, todos los comensales éramos hombres. Menos uno. Y ya se sabe, como nos reprochan las mujeres, los hombres no podemos hacer dos cosas a la vez.

Postdata: la mayoría de estas historias las escuché en una divertida comida. Sí en un restaurante en el centro, pese a la crisis, aunque con precio asequible. Ya es un paso. La versión final del post difiere sustancialmiente del artículo publicado en el periódico de papel. El autor del relato de los juegos infantiles asegura que interpreté equivocadamente su tesis, que ahora sí queda transcrita fielmente.

De rebajas en Ronda

Antonio Méndez | 29 de septiembre de 2011 a las 19:05

Lo dos últimos secretarios provinciales del PSOE de Málaga tienen algo en común en su gestión: Ronda. Ni uno ni otro, pese a ser conscientes del grave problema que padecían en aquella agrupación, se atrevieron a tomar cartas en el asunto. Marisa Bustinduy se encontró con una guerra fraticida y escuchó historias de juzgado de guardia. Juan Fraile, el líder de uno de los bandos, llegó a pedirle, según me contaron hace años fuentes próximas al exregidor rondeño, que disolviera el partido y creara una gestora desde cero. Pero sus contendientes eran la también exalcaldesa, Isabel Aguilera, vocal de la Ejecutiva regional del partido, y Francisco Cañestro, hombre de confianza de Rafael Velasco, y no olvidemos que éste fue después número 2 del partido en Andalucía, en una carrera que se truncó en octubre pasado cuando dimitió al trascender que la empresa de su mujer había recibido subvenciones de la Junta para cursos de Formación.

El corazoncito de Bustinduy estaba con Fraile, pero la dirección regional respaldaba a los otros. Templó gaitas y miró hacia otro lado. En las elecciones de 2007 buscó una tercera vía: la diputada Ana Fuentes y salieron derrotados en las urnas por el andalucista Antonio Marín Lara. Fuentes acabó largándose del Consistorio en septiembre de 2009, tres meses después de que el alcalde andalucista deshiciese su pacto con los populares y explorase la via socialista.

Al actual secretario provincial Miguel Ángel Heredia, que a colegas cercanos siempre les ha dicho que él sólo ha heredado el marrón de Ronda, le correspondió completar la jugada. Como podía hacer poco con las guerras intestinas, aconsejado por su fiel escudero Francisco Conejo, íntimo a su vez de Cañestro y ambos adscritos a la camada juvenil liderada por Velasco, optaron por convertir en líder del socialismo rondeño a Marín Lara. Cuando éste se pasó con sus alforjas y medio equipo de gobierno al PSOE, lo que en diciembre de 2009 le valió su consideración de tránsfuga, Heredia le daba su amparo el mismo día al entregarle el carnet del partido y le decía. “Sonríe que esto es para la portada de Málaga hoy”, al ver que nuestro corresponsal Javier Flores inmortalizaba aquella cena. Acertó.

Pero no nos engañemos, Heredia no fue el llanero solitario que aplicó la frase más popular de El Príncipe de Maquiavelo. Hay una cosa que una vez me dijo el secretario provincial socialista: si alguien del partido le venía con historias de irregularidades, no lo escucharía sino que le diría directamente que lo denunciase a la Justicia. Hablábamos del caso de Estepona y las andanzas de David Valadez por las sedes del partido para contar lo que sucedía. Si Heredia mantuvo ese criterio después, dudo que ni siquiera leyera la carta que envió Juan Fraile relatando algunas de las posibles irregularidades en el Ayuntamiento, cuando Marín Lara lo destituyó de su gobierno.Así Heredia se fotografió en un acto de la campaña en abril pasado junto al concejal Francisco Cañestro, que exhibía el cartel: “Defender el Eroski”. ¡Qué más da que luego en la lista fueran en los ocho primeros puestos cinco personas, entre familiares y allegados, ligadas al candidato socialista a la Alcaldía! El PSOE desde hace muchos años ya defendía las rebajas en Ronda.

Postdata: El juez ha impuesto una fianza de 150.000 euros a Marín Lara. Una fianza alta. Por ejemplo la del alcalde de Alhaurín el Grande, Martín Serón, por el caso Troya ascendió a 100.000. El secretario local del PSOE, Francisco Cañestro ha salido en libertad sin fianza: Pero el juez mantiene su imputación en cinco delitos, desde prevaricación a blanqueo y cohecho. Veremos si se impone en el PSOE  la doctrina “esto quedará en nada”.

El otro ’20-N’ se vivirá en la Universidad

Antonio Méndez | 22 de septiembre de 2011 a las 12:15

Éramos pocos y parieron otras elecciones para estos meses a sumar a las generales y las autonómicas. Las de la Universidad, la institución más importante de Málaga, o al menos la que presenta mejor imagen para los malagueños. En enero o febrero, la UMA elegirá nuevo rector o rectora. La actual, Adelaida de la Calle, ya ha anunciado que se presenta a la reelección para un tercer mandato. Antes, a su vez aspira a presidir la Conferencia de Rectores de España (CRUE). Finalmente su candidatura será la única y, por tanto, el 13 de octubre en Mallorca será proclamada o directamente aclamada para el nuevo cargo. Pero una cosa va ligada a la otra, para presidir la CRUE hay que ser rector. Así que si quiere conservar el puesto durante los dos años de mandato, Adelaida debe vencer luego en las urnas malagueñas. Y aquí, por los más que incipientes movimientos internos que se perciben, sí parece seguro que enfrente habrá algún contrincante para disputarle el rectorado. Aunque a día de hoy, ella es la clara favorita para el triunfo y puede jugar además con una baza de persuasión: si pierde, Málaga a su vez se queda sin la presidencia de la CRUE, que en esta época de crisis puede ser muy importante.

La Universidad es una institución demasiado golosa como para que los partidos políticos por la vía directa o indirecta no intenten contar al frente con una persona en sintonía. No revelo ningún secreto si digo que el PSOE (o algunas familias del PSOE)  se siente cómodo con de De la Calle. Y no es tampoco ningún misterio que el PP lleva meses tanteando la posibilidad de promover a algún candidato por el que pueda sentir una  mayor afinidad que por la actual gobernante.

Mañana, Adelaida de la Calle anuncia oficialmente ese camino expedito hacia el mando representativo de todas las universidades españolas. Esa misma tarde, Miguel de Aguilera Moyano, catedrático de la Facultad de Ciencias de la Información, y hombre hasta hace muy pocos meses del equipo de la propia Adelaida, del que salió de una forma forzada, pronuncia una conferencia organizada por el sindicato CSIF: ‘La Comunicación, motor de Cambio’. ¿Cuál es el eslogan popular para estos comicios?: ‘Empieza el cambio’. ¿Quién presenta al ponente?: el presidente de Diputación y, sobre todo, presidente del PP, Elías Bendodo.

Tengo por costumbre desconfiar de las casualidades. El otro ’20-N’ se puede vivir en la Universidad, pero no digo que se dé el mismo resultado.

El arca del PSOE

Antonio Méndez | 19 de septiembre de 2011 a las 12:24

Una vez más la realidad supera cualquier ficción. Mi compañero y amigo José Manuel Atencia describe desde hace muchos meses en sus artículos en El País que el PSOE sigue a rajatabla los postulados de un imaginario Manual para perder elecciones. La reflexión es sencilla: ¿con qué decisión se asegura que el electorado el dará la espalda al partido? Piense cualquier variante posible y allí están los socialistas para ejecutarla con pulcritud para asegurarse el éxito.

Pensaba que en Málaga, el cupo de despropósitos estaba cubierto. Una cosa es salir derrotado a conciencia en los comicios como prescribe está guía, que de editarse se convertiría en best seller, y otra muy distinta ensayar todas las variantes del suicidio político. Al menos debo reconocer al PSOE su capacidad de sorprenderme. Nunca pensé que a menos de dos meses para la inauguración se atrevisiese a decapitar el minimetro  malagueño con el coste político que un anuncio de esta envergadura supone. Y más en una provincia en la que la imagen de la Junta hay que encontrarla con tuneladora porque el muro pantalla no prufundiza lo suficiente en este subsuelo. Y aquí sí admito el debate técnico.

De todas formas, algunos de los ideólogos de la noticia piensan que como con grandes obras públicas no se ganan las elecciones (léase lo que le sucedió a Manuel del Valle con la Alcaldía de Sevilla después de la Expo del 92) sin ellas tampoco hay que perderlas. Para completar la jugada, el mismo día del chasco ferroviario, por si Obras Públicas consideraba que con el anuncio no le tocaba lo suficiente la moral a los malagueños, también le reclamaron al Ayuntamiento de la capital la parte de la financiación que le corresponde de la infraestructura y que la anterior consejera ya le había condonado públicamente, al igual que hizo con Sevilla. Por cierto, esta ciudad destinó buena parte de ese dinero a su magnífica red de carriles-bici. Y pese a todo, la cordura del viceconsejero José Salgueiro imperó y como argumento para la marcha atrás en el estreno del centímetro se utilizó la crisis y el despilfarro que supondría la apertura del suburbano para circular por unos tramos muy cortos y no otras justificaciones que algunos lumbreras del aparato del partido socialista barajaron para intentar desviar la responsabilidad en este desaguisado.

Con un PSOE malagueño que ve el partido perdido por goleada, lo único que ansía es que el árbitro, es decir, las urnas, piten el final de la contienda cuanto antes. Por eso la dirección de Miguel Ángel Heredia trata por todos los medios de construir una Arca de Noé con los mimbres que le quedan para salvar (colocar) a los suyos del diluvio que se ha iniciado. Aunque a la hora de elaborar la lista al Congreso parece que se le ha roto la cremallera y ni siquiera entrarán al seguro barco por parejas.

Me preguntó Atencia tras el episodio del Metro si se me ocurría qué más podrían hacer los socialistas para perder los próximos comicios. Le contesté que mi imaginación ya no daba para más. Pero seguro que la del PSOE sí.

Postdata: Adivinanza. Si la lista al Congreso por Málaga la encabeza la ministra Trinidad Jiménez y para encontrar la segunda mujer de la candidatura hay que bajar hasta el quinto puesto, ¿cuántos diputados calcula el PSOE malagueño que obtendrá en las próximas elecciones generales? Ahora tiene 5…Pues quítele 1, porque a lo mejor alguno de los elegidos incluso ya ha pensdo en dimitir luego para marcharse al Parlamento andaluz y dejarle un hueco libre a un colega, si no sale.

Sin señales de vida

Antonio Méndez | 6 de septiembre de 2011 a las 16:15

Tiene claro el PP desde hace tiempo que Málaga es una circunscripción clave para materializar sus objetivos de mayoría absoluta tanto en las elecciones generales del 20–N como en las autonómicas, que todos los indicios apuntan a que se convocarán en la recta finales del mes de abril de 2012, apurando los plazos que permite la ley y con la intención de alejar el máximo el recuerdo de lo que sucederá este otoño en las urnas.

La presencia del líder nacional popular en la provincia es constante, como promedio una vez cada 45 días. Y en octubre la capital malagueña será escenario de la gran conferencia que Mariano Rajoy utilizará de trampolín para alcanzar la Moncloa. Por su parte, Javier Arenas ha transformado la Costa del Sol en base de cruceros para surcar la región.

El interés popular contrasta con la desidia al otro lado. Las dos visitas de Rubalcaba anunciadas desde mayo resultaron frustradas. Da la impresión de que a Griñán hay que traerlo a rastras y no me extraña, las promesas incumplidas de la Junta en la última década suponen una losa. La preocupación socialista, una vez más, se centra en recuperar el terreno perdido el interior de Andalucía, llámese por ejemplo Sevilla, tras la debacle municipal. El valor refugio del PSOE que carece de alternativa para las zonas. Ni plan A ni B para el litoral. Y si el estandarte es el río Guadalquivir para despertar al nacionalismo andaluz, en Málaga se alistarán pocos voluntarios para la cruzada.

Ante este páramo, la única ocurrencia de Madrid ha sido intentar, al menos, situar al frente de las listas al Congreso en algunas provincias candidatos con cierto gancho, ya que los locales sólo arrastrarán los votos de sus familiares, caso de Málaga. De ahí la razón del nombre de la ministra de Exteriores, la malagueña Trinidad Jiménez. Es lo que le puede suceder a una organización que hace meses que da pocas señales de vida.

Postdata: Suena a sarcasmo leerle al secretario de Organización del PSOE malagueño, Francisco Conejo, que la candidatura al Congreso se hará con la participación de todos los militantes, que “van a poder expresar su opinión”. Faltaría más. Otra cosa es que los que mandan la tengan en cuenta. Mira que si deciden que la lista socialista por Málaga figure en blanco.

El PSOE pasa consulta

Antonio Méndez | 1 de agosto de 2011 a las 9:35

He dejado a propósito pasar unos días antes de comentar el comité provincial que celebró el PSOE de Málaga para analizar la debacle electoral del pasado 22-M. Los socialistas han aplicado la fórmula de la Seguridad Social para resolver la crisis: dos minutos de intervención por cabeza, (otros me dicen que fueron tres minutos) menos tiempo incluso que el que pueden dedicar por paciente los médicos que pasan consulta en los centros de salud. Quizá el secretario provincial entiende que la dolencia no requiere ni acudir a las urgencias cuando yo esperaba que decidiera ingresar al partido en cuidados intensivos para mantenerlo unos meses con respiración asistida.

La coartada, una vez más, fue la proximidad de unos tambores electorales que el viernes Zapatero comenzó a tocar. Llegan tiempos de “unidad”, así han reaccionado siempre los socialistas desde 1991 y sólo el Apocalipsis, primero el 20-N y luego en marzo, les permitirá iniciar la búsqueda de un rumbo político que han aplazando dos décadas. Y opino que el único escenario posible para que el PSOE conserve el poder en Andalucía es el actual, con unas elecciones autonómicas después de que bajen las aguas tras el previsible tsunami de las generales.

En el comité provincial, la ejecutiva de Miguel Ángel Heredia aparentemente logró su propósito: 30 intervenciones a su favor de las aproximadamente 44 que se solicitaron. La delegada del Gobierno de la Junta en Málaga, Remedios Martel, fue un exponente de la gangrena que corroe a esta organización: calificó a la actual dirección del partido como la mejor de la historia del socialismo malagueño. Aunque un poco de hilaridad tampoco viene mal en estos tiempos tan duros

Los representantes de los llamado sectores críticos, salvo contada excepción, tampoco dieron la talla. Algún discurso bronco y próximo al ajuste de cuentas. Aunque con 120 segundos por turno (o 180) hay nula capacidad de maniobra. Respaldaron a Heredia los secretarios de las agrupaciones de los municipios más castigados por la derrota de las urnas. Cuestión de defensa propia no sea que la petición de responsabilidades pudiera ampliarse. Pero entre los que callaron y los que ya militan en otro bando el líder del PSOE puede adivinar cómo están las cosas. Para conocer el diagnóstico habrá que esperar diez meses.

Cargos de confianza

Antonio Méndez | 27 de junio de 2011 a las 12:49

El miércoles, un día antes de la constitución del nuevo Pleno de la Diputación Provincial de Málaga, un total de 63 personas recibieron sus cartas de despido. Todas eran cargos de confianza del gobierno de coalición PSOE-IU. Toca mandar al PP. Dentro de unas semanas, 35 empleados que ocupan puestos de libre designación en la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol occidental correrán la misma suerte. En total más de cien, contando los que faltan en algunas sociedades instrumentales del propio organismo provincial y del mancomunado, como la empresa de aguas, Acosol. Una auténtica agencia de colocación en la sombra pese al nombre.

Son sólo un par de ejemplos, pero ¿cómo es posible que para gestionar esos dos organismos se necesiten cubrir a dedo tantas plazas? Ésta sí que es una ley privada de partidos. No es el veredicto de las urnas el que obliga a echar a unos para incorporar a otros sino unas normas aprobadas por las mismas formaciones políticas que luego se benefician de la posibilidad de disponer de un elevado número de personas para contratar con discrecionalidad. Ni la mayoría de los que estas semanas reciben los finiquitos ni los nuevos que entran en su puesto se justifica en la mejora del funcionamiento de estas instituciones sino en los servicios prestados al partido de turno. Aunque ahora se anuncien recortes o planes de austeridad que limiten el número de esas contrataciones.

No me imagino los secretos de Estado que guarda la Diputación o la Mancomunidad para precisar esa ingente red de colaboradores. Por cierto, en ésta última superaban en número a los propios funcionarios. Si un gerente de una empresa municipal no sirve igual para el PP que para el PSOE, si es necesario un militante para dirigir un barrio o un área municipal, nadie quiere entender el mensaje.

En comparación, me parece demagógica esta carrera de los políticos por bajarse los sueldos o anunciar incluso que se trabaja gratis. Aunque no discuto que algunos deberían de pagar por ser concejal.

Ahora que lo pienso, el primer presidente popular de la Diputación de Málaga, Luis Vázquez Alfarache, sí tenía razón cuando fichó a una persona cercana para que limpiara su despacho oficial. En esa delicada misión sí que se necesitaba un cargo de confianza.

La memoria ‘sucia’

Antonio Méndez | 10 de mayo de 2011 a las 12:09

Qué curioso. Asistí el martes en la facultad de Ciencias de la Comunicación a una interesante charla del número 2 de la candidatura del PSOE por Málaga, el arquitecto de 61 años Carlos Hernández Pezzi, a los alumnos de primer curso de Periodismo. Uno de los estudiantes le preguntó por su transformación ideológica personal. Durante el franquismo militó en el PCE pero en la década de los 90 se pasó a las siglas socialistas.

El aspirante respondió que se hizo de izquierdas al leer la biografía de Pablo Iglesias y que en aquella época los comunistas eran los más activos. Trató Pezzi de dejar constancia a los futuros informadores de que no todo vale en política. Tampoco con el adversario. Y habló elogiosamente del fichaje estrella del PP, el ex senador Damián Caneda. “Si gana nos llevaremos bien”, resumió. Pudo reprocharle el pasado a De la Torre, le lleva siete años a él y pueden compararse trayectorias políticas. Pero prefirió definirlo como un alcalde experimentado y decente. Esto último en relación al sueldo que percibe y el que gana su compañera  la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Pero como sucede en todos los partidos, los papeles se reparten a conveniencia y unos disfrutan más que otros con el fango. Casi a la vez que Pezzi mostraba su talante hacia el contrincante, los cachorros de su formación colgaban en la Red un vídeo de Francisco de la Torre con imágenes rescatadas del No-do, el noticiero cinematográfico del anterior régimen. Asistía a un acto como presidente de Diputación de Málaga, durante la dictadura. Cuarenta años sin bajarse del coche oficial, así titularon los Conejos boys, en referencia al secretario regional de Comunicación Socialista, de nombre Francisco, su montaje visual.

Lástima que la primera lección democrática que se imparta a los jóvenes del PSOE, a los que el nombre de Franco afortunadamente ni les sonará, consista en aprender cuál es la fórmula más sucia de recuperar la memoria.

El PSOE a examen

Antonio Méndez | 6 de mayo de 2011 a las 11:55

Sí a día de hoy preguntamos privadamente a los dirigentes del PSOE de Málaga en cuántos importantes municipios de la provincia gobernarán después de las elecciones del 22-M, es posible que no puedan citar uno solo. Ésta es la realidad de partida a la que se enfrentan los socialistas con la sombra de emular la debacle que sufrieron en los comicios de 1995, donde acabaron por perder el control de la mayoría de las grandes ciudades españolas. En el caso de Málaga, barridos de casi todo el litoral de la Costa del Sol occidental, excepto en Mijas, y con la entrega de la capital al PP tras el sorpazzo de Antonio Romero y la imposibilidad del pacto de IU con el PSOE, después de que el luego alcalde moral se hubiera pasado aquella legislatura como azote de Felipe González, al que acusó de tener manchadas las manos de sangre con el asunto de los GAL.

Hoy por cierto he conocido al candidato del PP de Mijas, Ángel Nozal. El popular se confiesa de centro izquierda y si vence, quiere fichar al ex alcalde socialista, Antonio Maldonado, para que dirija el hipódromo y al ex director de la Confederación Hidrográfica del Sur, Rodríguez Leal, otro socialista, para que se haga cargo de la empresa de aguas. Nozal admite que si hubiera tenido que enfrentarse en las urnas al alcalde Antonio Sánchez lo hubiera tenido más difícil.

La gran esperanza blanca del PSOE es el blaugrana Javier Carnero. Pese a los esfuerzos y años invertidos por el PP para intentar reunificar las múltiples familias de la derecha en Benalmádena, de nuevo, el cóctel de formaciones de esta cuerda ideológica provocarán la dispersión del voto. Carnero está seguro de que liderará la formación más votada, otra cosa es si eso le servirá para gobernar.

En Vélez y Rincón, los populares Francisco Delgado Bonilla y Francisco Salado parten como favoritos. En Marbella, a falta de saber si resucita el movimiento en San Pedro Alcántara que Gil sepultó tampoco hay exceso de confianza en que José Bernal logra darle la vuelta a la hegemonia de Ángeles Muñoz. En Ronda, los propios socialistas están divididos y el alcalde y candidato no reúne todas las simpatías de la militancia. Estepona es una incógnita. David Valadez denunció toda la presunta corrupción del propio gobierno del PSOE del que formaba parte, pero al final se quedó él de alcalde. Difícil saber si incluso los suyos le aplauden ambas cosas. Queda Antequera, en teoría el valor más seguro con Rosa Torres, pero con una marca de partido en clara regresión. Curioso, con la que ahora le cae a Manuel Chaves,  la aspirante le ha pedido que venga para apoyarla.

En Málaga creo que la dirección del PSOE se conforma con retroceder menos puntos que en el resto de España o en Andalucia. En menos de dos semanas salimos de dudas.