Elecciones en Asempal

Antonio Lao | 7 de mayo de 2012 a las 12:04

Imaginen el escenario. Reunión del Consejo General de Asempal, patronal almeriense. Toma la palabra Miguel Uribe, todavía presidente, y anuncia que no se presenta a la relección. Se va a centrar en su empresa, que pasa por graves dificultades. Hasta aquí todo perfecto. Una decisión coherente, lógica y seria de un presidente que pasará a la historia de esta asociación de puntillas. Acto seguido se propone como candidato a Pepe Cano, actual director de fábrica de Deretil, a la vez que miembro del Consejo. Otro detalle sin mayor relevancia en una reunión que no tuvo mayores problemas, escasos sobresaltos y rutina.
Lo importante se había decidido de forma previa con antelación. Antes de dar cuenta al  Consejo General de la Patronal, el todavía presidente, Miguel Uribe; el presidente de la Cámara de Comercio, Diego Martínez Cano, y  el nominado, Pepe Cano, se habían sentado en una mesa de la Terraza Carmona de Vera. En esa reunión se analizó la situación de la empresa de Uribe, las consecuencias que podía tener o derivarse para el futuro de la patronal, emulando a Díaz Ferran (expresidente de la CEOE y Marsans)y, lo que era más importante, qué devenir aguardaba al sindicato empresarial.
Como Juan Palomo, los tres empresarios decidían quién iba a sustituir a Miguel Uribe, cómo se iba a plantear al Consejo y el resto de pasos a dar, junto con el traslado de la sede empresarial a la Cámara de Comercio en la Avenida Cabo de Gata.
En los tiempos que corren, de crisis empresarial y social, hace falta -pienso- algo más que una nominación dirigida. Los empresarios y la sociedad en general claman por liderazgos ganados en las urnas a base de votos, de participación, de propuestas… de rejuvenecimiento en general de estructuras pesadas o anquilosadas, de apertura de ventanas y de entrada de aire fresco.
La provincia necesita de una patronal fuerte, capaz de hacer frente a las múltiples necesidades empresariales y sociales; reivindicación de infraestructuras, -al margen de partidos políticos- y de propuestas capaces de devolver a Asempal la frescura y el liderazgo que un día tuvo y que el paso de los años ha convertido en atonía, consentimiento y relajación.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber