La papeleta de Asempal y Cámara

Antonio Lao | 14 de octubre de 2013 a las 12:32

El presidente de la Cámara de Comercio, Diego Martínez Cano y de Asempal, José Cano, se han metido en un berengenal del que les va a costar salir. Aconsejados, sólo cabe pensar que por el “enemigo”, se han dejado llevar por una política de enfrentamiento con la Junta de Andalucía, no acudiendo a los actos de la administración autonómica, -no olvidemos que es la de todos-, en aras a que la provincia no tiene un consejero sentado en el Consejo de Gobierno que preside Susana Díaz.
La pataleta, porque no se puede considerar otra cosa, ya está acarreando más perjuicios que beneficios y eso, mal que nos pese, la provincia de Almería no se lo puede permitir.
Luego van a tratar de “vendernos” una carta de peticiones que la Junta y el Gobierno de Susana debe atender para que el “castigo” le sea conmutado a la administración autonómica y , después, tan amigos. Las cosas, por desgracia no son así. Hay varias razones por las cuales los máximos dirigentes de la Cámara y de Asempal van a tener complicado encontrar detrás de ellos más seguidores que aquellos que vieron en el consejero de Almería una oportunidad más particular que colectiva.
Es poco creible pedir a la Junta que cumpla unos compromisos, que por cierto tiene pendientes con Almería, cuando acabamos de ver los presupuestos generales del Estado, malos para la provincia, y nos descolgamos con unas declaraciones que sonrojarían a cualquiera: “Tenemos que estudiarlos con detalle y nos pronunciaremos cuando conozcamos cada partida”. Vamos que, dos semanas después, aún no han dicho “esta boca es mía” y se quedan tan panchos.
La Junta de Andalucía, como el Gobierno Central o cualquier otra administración, es de todos los ciudadanos, de los que la apoyaron en las urnas y de los que no y no parece lo más edificante que los representantes empresariales se empeñen en boicotear actos, cuando lo que está en juego no es el interés de unos pocos, sino el de todos, sean del color político que sean. Dicho lo cual, me atrevo a pedirles que dejen los berrinches para mejor ocasión, reconsideren su actitud y regresen a la racionalidad, de la que nunca debieron marcharse.
Los experimentos son peligrosos y cabe hacerlos, como mucho, con gaseosa. Tienen unos daños colaterales imprevisibles, que los almerienses no tenemos ni debemos pagar. Y es que los consejos son para escucharlos, porque es de bien nacidos, pero luego las decisiones deben ir acompañadas de la seriedad, el criterio y el rigor que se supone a aquellos que dirigen los destinos del mundo empresarial de la provincia o de cualquier otro sector.

  • pechinero

    Han quedado retratados por su INCAPACIDAD E INCOMPETENCIA, las chulerías ante la administración las justas. ¡DIMISIÓN!


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber