Compromisos ineludibles del ministro con Almería

Antonio Lao | 3 de abril de 2017 a las 12:24

El lunes es  el gran día. Por fin, y tras meses esperando, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, llega a Almería. La visita viene precedida de una serie de fiascos, decepciones y compromisos incumplidos del Gobierno para con esta tierra en materia de infraestructuras, sobre todo ferroviarias, que no le van a hacer fácil su estancia entre nosotros. Los almerienses, hospitalarios por naturaleza, lo esperamos “de uñas” ante tanta tomadura de pelo, promesas insatisfechas y palabrería hueca y vacía. Mucho y bueno debe traer el señor De la Serna bajo el brazo para no irse de aquí a ritmo de gaitas destempladas y música de viento. Ojalá que no sea el caso.
Esta provincia lleva más de 1.690 días con las obras del AVE que nos debe unir con Murcia paradas. Llevamos esperando la eliminación del paso a nivel de El Puche la intemerata. La estación de Renfe, un edificio único y catalogado, se deteriora sin remedio de continuidad y con unas obras de rehabilitación que más bien parecen sacadas de “Mani, manitas”. Sin olvidar, claro está, que viajar hoy a Madrid en tren supone casi siete horas y que no está nada claro que haya un intercambiador en Granada para cuando el AVE llegue a esa provincia y así poder recuperar tiempos en el trayecto desde Almería.
Un paisaje gris, tirando a negro, que el ministro debe mañana limpiar con bayeta, hasta dejarlo como los “chorros del oro”. ¿Qué esperamos los almerienses de Íñigo de la Serna y del Gobierno del PP?: Sencillo. Un calendario de obras detallado, con euros en los presupuestos generales del Estado. Bien está, que en los últimos cinco años se haya reflejado sobre el papel un gasto de 100 millones que nunca se invertían. Bien está, que distintos secretarios de Estado, incluso algún ministro de Fomento, se haya comprometido de palabra con esta tierra, para luego “si te he visto no me acuerdo”. Ha llegado el momento de pasar de las palabras a los hechos; de las promesas a los compromisos, de declaraciones revestidas de grandes titulares, a las máquinas en el tajo. Si el lunes el ministro no trae un cronograma detallado, con inversiones y por tramos del AVE mejor que no venga. Esta tierra está cansada de ser la última, de padecer un ‘síndrome de esquina’ acentuado durante siglos por aquellos que nos gobernaron, unos y otros. La costumbre de salir adelante sin la colaboración de los detentan el poder se ha hecho ley en una provincia emprendedora y trabajadora como pocas, responsable y luchadora, capaz de convertir un desierto en un vergel, sin más ayuda que las manos, la imaginación y el tesón de los que aquí habitamos. ¡Dónde estaríamos sí, como esperamos a partir del lunes, aquellos que nos gobiernan y elegimos, se comprometen, de verdad, con la provincia!


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber