Calles peatonales

Antonio Lao | 2 de mayo de 2017 a las 13:49

Peatonalizar calles en la capital siempre ha sido visto como un tema tabú. Los comerciantes ha creído, erróneamente o no, que aquellas vías por las que no transitan o se reduce a la mínima expresión el tráfico de rodado salen perjudicadas en las ventas. El planteamiento, no certificado con encuestas, comenzó a cambiar en la capital cuando la crisis hizo mella en las arcas municipales y en los bolsillos de los compradores. Y llegó Zapatero con su famoso Plan E. Un proyecto que buscaba la reactivación económica, lograda con los conocidos brotes verdes, y que sirvió para que una lluvia de millones de euros llegara a ciudades y pueblos en forma de proyectos, obras e infraestructuras, que dieron trabajo a muchos desempleados. Servir para acabar con la crisis, realmente no sirvió, aunque la mejora transitoria fue evidente. Si nos llevó, en cambio, a un aumento considerable de la deuda del país, que aún hoy estamos pagando.
Consideraciones económicas al margen, el dinero que los ayuntamientos recibieron en forma de maná salvador si ayudó para avanzar en una serie de proyectos de infraestructuras viarias y ciudadanas, especialmente en los cascos urbanos, dando pasos notables en la peatonalización. En Almería ciudad nos encontramos pronto con calles libres de coches, en torno a la zona del Mercado Central, que al principio encontraron algunas reticencias de los comerciantes y que hoy han significado un alivio y notable mejora en las ventas de las tiendas que en ellas persisten. Hoy es una delicia pasear por ellas y ver convertido el lugar en un gran centro comercial al aire libre que otras vías envidian, con seguridad de forma sana.
Ahora, el Ayuntamiento nos propone, no han sido los únicos que ya lo han avanzado en otras legislaturas, la posibilidad de peatonalizar la que es la arteria principal de la ciudad, por historia y por tradición, como es el Paseo. Los resultados son bastante halagüeños, en cuanto al pensamiento de los comerciantes. Lo que que antaño sólo eran pegas, quejas y posturas contrarias, hoy se convierten en encuestas favorables, en apoyo al gobierno municipal y, si me apuran, en un ¿cuándo empezamos?
Ahora habrá que resolver el problema del tráfico, que pienso no debe ser un gran quebradero de cabeza, por las arterias paralelas que a lo largo de los últimos años soportan la mayor parte del volumen de vehículos de la ciudad y por la remodelación, más que necesaria, que debe conllevar este céntrico e histórico Paseo. Si como todo apunta, se hace con el consenso de todos, escuchando a las partes implicadas y buscando las mejores ideas, el cambio que puede experimentar el centro de la ciudad será de los que hacen época, y para bien. No lo malogremos en disputas banales, en comunicados vacíos y en protagonismos absurdos.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber