Ramón, Adriana, Miguel, Amalia, Joaquín…

Antonio Lao | 13 de mayo de 2019 a las 12:12

De todas las batallas políticas que se dirimen el 26 de mayo en la provincia, la de Almería será, junto con El Ejido y Roquetas, de las de mayor calado por su trascendencia posterior tanto a nivel andaluz como nacional.
Ramón Fernández Pacheco (PP), Adriana Valverde (PSOE), Miguel Cazorla (Cs), Amalia Román (IU) y Joaquín Pérez de la Blanca (VOX) son los hombres y mujeres que se disputan la vara de mando municipal. De una u otra forma, como primeros espadas o como muletas de gobierno, los cinco salen al ruedo con la intención de hacerse con las riendas de la capital los próximos cuatro años.
Si nos atenemos a los resultados de las elecciones generales de hace dos semanas, todo indica que la gobernabilidad va a ser complicada. Una tarea ardua, sólo para valientes. La negociación va a ser la base sobre la que asentar el futuro de la ciudad y eso, según como se mire, puede tener efectos beneficiosos o perniciosos para los que aquí habitamos.
Siempre he creído que aquellos que nos gobiernan deben estar avalados por una mayoría sólida para llevar adelante su programa de gobierno. Si en cuatro años no han cumplido, entonces es el momento de sacarlos del poder y buscar recambio. Luego están quienes entienden el ejercicio del gobierno y la política como el arte de la negociación. Un arte encaminado a suavizar las aristas de los gobiernos monocolor.
Sea como fuere, lo cierto es que todo indica que llega el momento de los pactos, el momento de hacer política con mayúsculas y el momento de tener la cintura suficiente para proyectar, avanzar y driblar, en la creencia de que el resultado final es lo que más conviene a la ciudad.
Lo que si parece claro es que hay que evitar por todos los medios que los intereses de unos y otros nos lleven a una paralización de la capital. Es importante que los presupuestos se sigan aprobando regularmente y que los proyectos que nos deben llevar a la ciudad del futuro, a aquella que pretendemos dejar a nuestros hijos no sufran lo más mínimo por las cuitas personales o políticas que se otean en el horizonte.
Bajo estas premisas son ustedes, somos nosotros, los ciudadanos que aquí habitamos los que tenemos en nuestras manos decidir qué tipo de gobierno municipal nos damos para los próximos cuatro años. No piensen ni por un momento que la decisión no es importante. Lo es tanto o más que la de gobernar un país. De ahí que la participación en los comicios, por muy cansados que podamos estar de llamadas a las urnas, se me antoja clave para lo que tenemos por delante. Es el mejor antídoto contra el conformismo o contra la queja permanente que, a toro pasado, todos solemos poner por delante cuando las cosas no se hacen como hemos querido o como pretendemos que sean. En sus manos, en la de los almerienses, está el futuro.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber