Que pase el siguiente

Javier Mérida | 28 de diciembre de 2009 a las 11:50

Ahora que los equipos sevillanos, aun con el abismo que los separa, acaban el año con la incertidumbre instalada en sus tuétanos, de nuevo la vista del aficionado se posa sobre sus entrenadores. Manolo Jiménez y Antonio Tapia vuelven a ser señalados como los responsables de que Sevilla y Betis no carburen en casa y a domicilio, respectivamente.

Con todo, lo peor no es eso. Lógicamente, los técnicos albergan su parte alícuota de responsabilidad en la irregular marcha de sus equipos y son los principales encargados de aprobar sus asignaturas pendientes. Pero los juicios que se hacen sobre ellos son fácilmente defendibles.

Hay quien piensa que un equipo es la viva imagen de su entrenador. Así, aun se recuerda en Nervión al Sevilla de Juande Ramos. Un equipo agresivo y ofensivo pero que nada tenía que ver con la faz de un hombre serio apocado y que jamás ofreció un titular digno en una rueda de prensa. A Jiménez, que da incluso explicaciones que no debe, se le acusa por ello. A su equipo, que ha batido récords en los inicios, no se le perdona un bajón. El de Arahal es vehemente, impetuoso y, sin embargo, su equipo es serio, ordenado…

Será que todo tiene más que ver con los futbolistas. Si no, estudiemos el Betis. Se dice y escribe que el equipo es pusilánime, triste, pacato… La viva imagen de su entrenador. Empero, con técnicos tan agresivos e impulsivos como Lorenzo Serra (05-06), Luis Fernández o el propio Paco Chaparro, el Betis acabó siendo igual de despersonalizado. En sus albores sí nos encontramos con equipos briosos, mas en todos los casos fueron derivando a lo que actualmente puede verse por esos campos de España.

Y es que el fútbol es algo bastante más complejo que volver la vista hacia un banquillo y encontrar la soledad de un hombre a la que atacar hasta que pase el siguiente.

Etiquetas: ,

  • Silvia

    ¿?

  • Lebendig

    La figura del entrenador siempre tendrá semejanzas con la del gladiador romano. Por un lado, se valían de sus aptitudes y actitudes. Pero, por otro, ambas dependían de un contexto y, en buena parte, del azar.

    Creo que con los entrenadores pasa igual. Muy buenos entrenadores han pasado sin pena ni gloria por equipos o no se ha valorado lo suficiente su trabajo. Y otros, con menos conocimientos e implicación en un club siguen teniendo un excelente cartel.

    Lo cierto y verdad, es que Jiménez está batiendo records con el Sevilla y lo tiene 3º y Tapia no sólo tiene que trabajar con una pésima plantilla, sino llevar la losa de un club podrido..y ambos son cuestionados.

  • Reyes

    Lo que no entiendo es que, en el caso del Betis, todos los males pasen por cortar la cabeza del entrenador, tampoco entiendo que todos los que ocupen el banquillo acaben siendo malos.
    A Jiménez no le discutiría nada, para mí tiene un equipo que juega solo. No comprendería el enfado del respetable sevillista si ello se produjese.

    Besos y feliz año.

  • Paco

    Javier ( permiteme que te tutee). Habemos multitud de beticos que en periodistas de credito como tu o como Luis Carlos Peris vemos reflejado nuestros pensamientos sobre la realidad del Betis , todavia Real Betis Balompie ( como diria nuestro admirado Luis Carlos).
    No cambieis