Ojalá se empachen

Javier Mérida | 3 de febrero de 2010 a las 14:21

Peligroso el empacho que se le viene encima al fútbol español. La Federación y la Liga han decidido, en pro de las televisiones, que en Primera se dispute un partido los lunes y en Segunda, los viernes. Mediapro tiene la crisis instalada en sus tuétanos y no sabe de dónde va a sacar los millones que tiene firmados, principalmente con Real Madrid y Barcelona.

Nadie le ha preguntado a los abonados, auténticos sufridores de la nueva medida tomada. Como si no hubiera bastante con que La Sexta dé un partido el sábado a las diez de la noche, maltratando a la familia y al sector hostelero, ahora se ocupan los dos únicos días libres.

El aficionado del Sevilla, por ejemplo, y por eso esta temporada ya ha mermado en número, está más que harto de tener que ir al fútbol un sábado a las diez de la noche, hora más que intempestiva en invierno y máxime para el que viva en pueblos de la provincia o fuera de ella. Y, ahora, los lunes.

Lo de los viernes es igual de ignominioso. El día que más de uno había elegido como sustituto de la noche sabatina para dejar el hogar se llena también de fútbol. Y el abonado, que además es el que paga la televisión, la abierta y posiblemente la de pago, callado, sin que nadie lo defienda ni mire por sus intereses. Porque el que se saca un carné aún lo hace pensando en el domingo a las cinco de la tarde para la mayoría de los partidos.

Pero esta España de hogaño es una vergüenza y los que rigen el fútbol patrio son los más sinvergüenzas. Ojalá la temporada que viene descienda considerablemente el número de abonados en todos los clubes para que caigan en la cuenta de que no se puede vender dos veces lo mismo.

Etiquetas:

  • Er Pichi

    Totalmente de acuerdo contigo. La LFP les da igual a los socios que tienen que aguantar jugar partidos desde las 1900 horas los sabados hasta las 2200 horas. Y los domingos entre las 1700 horas y 2100 horas. Los de Segunda todavia lo tienen peor porque los partidos se juegan los sabados entre las 1200 horas y los 1900 horas y los domingos entre las 1200 horas y 1700 horas.

    Se nota que los clubes les importa mas los ingresos de la television que sus socios, ademas los socios ya pagaron su dinero al comienzo de la temporada y ya no pueden hacer nada.

    Es una verguenza y espero ver los estadios vacios.