Carta a los Reyes Magos

Javier Mérida | 4 de enero de 2011 a las 13:02

No es motivo de gozo ni de alivio, pero me dicen que quien fuese azote del Betis durante 18 años está que gatea por las paredes de cierto despacho hortera de Jabugo. El motivo es la soldada de Gordillo y de los otros dos administradores judiciales. Se ha quejado ya a la juez, y a todos los propios que aún lo escuchan, y que ya divisan asientos libres en el microbús en que cabían, les está enviando una especie de circular comentándoles la sinvergonzonada de los ¡dos millones de pesetas! mensuales que están cobrando aquéllos y cómo los honorarios han sido decididos por ellos mismos y no por la juez.
Sabido es que al individuo sólo le interesa el dinero, pero, sin duda, lo que más le preocupa es que será él quien tenga que afrontar todos los gastos del proceso (sueldo judicial de Gordillo y cía. inclusos) si es declarado culpable. Con la que ha caído y caerá sobre el pobre Betis, al que ha dejado descalzo y sin calcentines en pleno invierno, y se entretiene en una guerra de trincheras, hablando de millones de pesetas cuando el club agoniza con la amenaza de un descenso e incluso de su disolución por deudas de muchísimos millones, pero de euros, que se generaron durante su ignominiosa etapa como mandamás.
Lo que ansío conocer es qué hará en estos días aún navideños el okupa. Me da que le le ha hecho caso a su madre, esa bendita mujer que le dijo que se fuese del Betis al poco de entrar, según confesó en una aparición estelar por el Nuevo Portil a finales de julio, en la que un periodista también lo conminó a lo mismo. Quizá el dinero, también en su caso, fue el que le impidió alejarse de un lugar al que nada lo ata y por el que no hizo ni hará jamás nada.
Habrá que pedirle a los Reyes Magos que el avariento y el oportunista paguen algún día el daño cometido al Betis pero, ante todo, que no regresen jamás. Ésa es la principal encomienda de Alaya, Gordillo, Bosch… Ojalá dispongan de la malilla para conseguirlo.

Etiquetas:

  • Ed

    Tú lo has dicho, Mérida. Ojalá no vuelvan más ni uno ni otro. Oliver, por haber quedado escarmentado por la justa ira producida de todo el mal que ha hecho por aquí (Xerez, Betis…), y el avariento por la ruina tan gordísima que nos ha dejado.

  • Ale

    Una duda, usted publicó que un abogado que no recuerdo su nombre, recibió amenazas desde su bufet para que no presidiera la Junta, pero que al final lo hizo, teniendo que renunciar a su trabajo ¿cierto no?

    Mi duda es cuanto cobraba en es bufet de abogados, porque a lo mejor es menos de esos 12.000 euros que va a trincar ahora.

  • Álvaro

    Mérida, antes de hablar por favor te pido que no inventes cosas como lo del descenso, el Betis lo que gane en el terreno de juego no se lo pueden quitar porque le ampara la ley concursal, esas medidas solo se puede tomar en caso de clasificación para competición europea y tranquilo que desaparacer no vamos a desaparecer, yo me sé de un equipo que tambien estuvo con una gran crisis, asi que puedes estar tranquilo que no vas a tener esa alegría de vernos desaparacer. ah y dejad ya de malmeter que os gusta mucho a la prensa mas apoyar y menos malmeter

  • Javier Mérida

    Estimado Ale, el abogado al que usted se refiere no es ninguno de los tres administradores judiciales que ganan 12.000 euros. No mezclemos…

  • hola individuo merida

    espero que no le moleste que le llame individuo, usted se lo llama a lopera y no pasa nada,espero no se lo tome como insulto, ya que usted dijom una vez que no insultaba nunca, le recuerdo que lopera es imputado, pero no culpable, y que tiene deudas despues de 18 años por estar 2 años en segunda querido amigo, cosa que le pasa a casi todos los clubes de segunda y muchos de primera.es una empresa, por ultimo deje en paz a lopera y oliver , ya no son presidente y okupa..y una pregunta ¿alguna critica a gordillo? ¿sueldo? ¿secretaria tecnica? gracias y espero me lo publiquen comentario

  • Reyes

    Sr. Mérida. Excelente!
    Nada mejor que verlas venir para callar bocas, y además, estamos presenciándolo.

    Un besazo.