Mejor sin Xabi Alonso

Javier Mérida | 4 de julio de 2010 a las 22:20

El refulgir de la estrella de Del Bosque amenaza con estar vigente hasta el 11 de julio y eso es lo mejor que puede decirse de la selección española, que ante Paraguay volvió a evidenciar que, pese a perder el estilo, no se ha olvidado de ganar partidos. Ya está en semifinales, pero Alemania es una seria amenaza ante la que, me temo, necesitará dar algo más para salir victoriosa.

Llegados a este punto, las semifinales de un Mundial, mis sentimientos son contradictorios. Me siento feliz, pero me gustaría ser alemán. Esa selección está cosechando, por su juego, los elogios que hace dos años pertenecían a España. El fútbol recuerda a la Holanda del 74 e incluso a la del 78, a la Brasil del 82 o, echando la memoria muy atrás, a la Hungría del 54. Fueron selecciones que destacaron por su juego y se quedaron sin el título. Ojalá ocurra algo similar con el combinado de Joachim Löw, desde ya el mejor de 2010 a no ser que Holanda, Uruguay o España rescaten el fútbol que hasta la fecha no han mostrado.

Ya nadie duda de que Xabi Alonso es una rémora para España. Y no por fallar la repetición de un penalti que no debió haber lanzado, sino porque le quitas su golpeo de balón y se queda en nada. Ante Paraguay volvió a evidenciarlo pese a que la prensa, en su mayoría madridista, lo embosca cuando juega tan mal. Si lo hace sólo regular le ponen un 3 y punto. ¡Qué vergüenza!

Con él en el equipo el balón no circula. Sin él, España es otra y la velocidad en ataque se dispara. Con Busquets y la escolta de Xavi, Iniesta y Cesc sobra este híbrido de Tolosa que ni ataca ni defiende especialista en perder el balón. Y se vio cuando fue sustituido.

El problema es que no vio la tarjeta amarilla que proclamaba este ignorante y jugará ante los alemanes si el buena gente no piensa lo contrario o se lesiona de aquí a entonces.
Aun así, ante los germanos no sería tan catastrófico a priori el guipuzcoano. Tener gente de sobra por ahí serviría para cerrar espacios a Schweinsteiger. España seguiría sin agradar, pero Alemania sería menos Alemania. Y eso puede bastar para que Villa siga alumbrando la estrella del buena gente. Maradona sólo puso a Mascherano y salió escaldado. Claro que una cosa es un solo medio de cierre y cinco delanteros, Di María, Maxi, Tévez, Messi e Higuaín; y otra dos defensivos, Xabi Alonso y Busquets, un medio centro creativo, Xavi, y un interior, Iniesta. Ni tanto ni tan calvo. En el mediocampo hay que buscar equilibrio. Otro día hablaremos de los mediocentros y del porqué de la mutación de Alemania. ¡Suerte España! Aunque con Del Bosque no te faltará…

P.S.: Como leo comentarios descontextualizados, me permito aclarar que siempre hablo de Xabi Alonso como futbolista titular de la selección. No he cuestionado siquiera que haya entrado en la lista de 23, que sería cuestionable. Sólo digo que Busquets, Xavi, Iniesta y Cesc me parecen mejores que él. Por supuesto que tiene virtudes, aunque para mí sea un futbolista sin más pero con una pierna derecha prodigiosa para el pase y el golpeo de balón. Si Mourinho es tan buen entrenador como aparenta por sus logros, le pedirá sacrificio y no que se vista como el futbolista bonito y exquisito que para nada es y que él se cree.

Etiquetas:

A pesar del buena gente

Javier Mérida | 29 de junio de 2010 a las 22:37

Cuando el Sahara Occidental era español solían decir los marroquís por El Aaiún que Franco tenía baraka. Se referían con ello a la fortuna del caudillo, la misma que Napoléon quería para sus generales y la misma que alumbra a Del Bosque. España ganó ayer a Portugal porque es superior y, aun de forma rácana, lo demostró. Pero las decisiones que se toman en su banquillo siguen dejando mucho que desear.

Como los entrenadores antiguos, agotó casi todo el minutaje con un solo cambio, cuando la mitad de los jugadores agonizaba, cuando el flanco defendido por Sergio Ramos era una autopista para Fabio Coentrao, cuando ningún futbolista de España miraba a la portería contraria y sus posesiones de balón comenzaban a ser absurdas…
Le faltaba a la selección velocidad, contraataque tras ese gol sospechosillo de Villa, pero Jesús Navas nunca iba a entrar por Iniesta para dar chispa al equipo y, además, recomponer esa banda derecha.

Pero con ser grave el error de lectura durante el partido (no sé qué pinta Grande a su lado si no es capaz tampoco de ver lo que al primer entrenador puede ser hasta lógico que se le escape), más grueso es aún el de la previa: la contumacia en alinear a Xabi Alonso.

El madridista, sencillamente, sobra en este equipo. Ayer Xavi y Busquets, directamente, lo flotaron, lo ningunearon. Fue una pieza decorativa, que destacó por sus deficientes controles de balón, por sus reiteradas faltas, por sus potentes disparos a las espaldas de los contrarios y por alguna pérdida de balón peligrosa, como la que propició una ocasión de gol de Hugo Almeida tras pase de Raúl Meireles.

Sólo es de esperar que Del Bosque siga teniendo fortuna y que al amonestado Xabi Alonso le muestren otra tarjeta amarilla frente a Paraguay. España, sin él, sería más candidata para derrotar a Argentina o Alemania. Es posible que no jugase Cesc ese día si es que llega, pero es imposible que otro Javi, en este caso Martínez, lo haga peor que el tolosarra, ese gran ralentizador del fútbol que provoca que la circulación del balón sea como él: diésel.

Etiquetas:

España pierde su afamado estilo

Javier Mérida | 25 de junio de 2010 a las 22:19

Decididamente, estamos ante otra España. En sólo tres partidos se ha podido comprobar que del estilo de la campeona de Europa no queda ya casi nada. Se podrá decir del fútbol de este equipo que ¿adiestra? Del Bosque lo que se quiera. Hasta podría admitirse que, vista la diversidad de críticos, exista quien sea partidario de este juego deslavazado e irreconocible que se apoya en un delantero fuera de serie.
Porque el centrocampismo, el juego colectivo con el balón que llevó al combinado de Luis Aragonés a ser elogiado más allá de su título, se ha esfumado. Ésta es la selección de Villa, pero no la de Iniesta ni la de Xavi. Ni la de Silva, porque éste ni juega.
El buena gente anda empeñado en dos mediocentros junto a Xavi y el protagonismo de quien debiera ser el eje del juego se ve empequeñecido. Además, cada día está más claro que el que sobra es Xabi Alonso, que ni defiende ni ataca pero, eso sí, le pega muy fuerte al balón y para Del Bosque juega hasta cojo. Pocas prestaciones las del madridista, que se deja comer terreno hasta por Piqué. ¡Qué vergüenza! Busquets, al menos, equilibra: sostiene el equipo y tiene criterio y pase en corto.
Chile le quitó la pelota a España y se la merendó en la primera media hora. Suerte que existen Villa y el contraataque. Hasta con diez futbolistas hubo momentos en que la verdadera Roja, la de siempre, ninguneó a este híbrido de Del Bosque, a este equipo confuso, atorado, que carece de un plan y que juega como a empujones. Y cuando tiene el balón, se defiende con él. Y el quesebesen final cuando el 2-1 les valía a ambos, le granjeará enemigos a España, seguro.
Por eso siempre digo que entrenadores buenos hay poquísimos, pero farsantes capaces de destrozar un equipo y un estilo, a manojitos. ¡Y eso es tan sencillo que le pase a un ignorante como Del Bosque!
¿Y si España gana el Mundial, qué?, dirán algunos. Pues me alegraré como el primero, pero a no ser que mejore en las eliminatorias seguiré diciendo que el fútbol que la convirtió en única lo perdió quizá para siempre.

Etiquetas:

El buena gente

Javier Mérida | 21 de junio de 2010 a las 22:36

Cesc, Mata y Arbeloa ya han debutado en un Mundial. España juega que da pena, pero el grupo está contento. Ya son 17 los futbolistas que se han puesto la camiseta roja en dos partidos. Del Bosque los tiene a todos como una piña. Si la selección llega lejos será gracias a él. Por las que hilan.

Portugal le metió siete a Corea del Norte. España ganó de pena a Honduras, un combinado de idéntico pelaje. En cuartos, posiblemente, habrá duelo ibérico, aunque los rojigualdos deberán mirar de reojo qué hace Suiza frente a Honduras.

¡Qué vergüenza! Esta España se parece a la campeona de Europa en que los futbolistas son casi los mismos. Pero qué mal gestiona Del Bosque el banquillo. De nuevo Busquets y Xabi Alonso. ¡Y frente a Honduras! Y Xavi lejos del balón. Y España deslavazada.

Lo dicho, y es de esperar que no haya una tercera parte sobre esta gran persona que se sienta en el banquillo, si España llega lejos será pese a su seleccionador.

Y que nadie diga que están cansados, que es verdad; que hay mala suerte, que también es verdad; que… Por eso sólo se debía haber ganado ayer 4-0 y no 8-0. Pero el ridículo cosechado…

Etiquetas:

Del Bosque el mediocre

Javier Mérida | 16 de junio de 2010 a las 17:56

El mundo está en manos de mediocres. Las empresas, cada día con más frecuencia, sitúan a gente cómoda en puestos de responsabilidad. Quieren buenas personas, individuos que no generen problemas y que, al menos, mantengan la productividad o lo parezca. Huyen en su mayoría de ejecutivos agresivos, valientes, con ideas, capaces de levantar una voz o saltarse el guión.

La selección española es una muestra de ello. Tras la brillantez mostrada por Luis Aragonés contra y viento y marea, su carácter lo sacó de la Federación. Y le dieron el cargo a un buen tío, a Vicente del Bosque. A un entrenador vulgar. A un hombre que, a buen seguro, maneja al grupo con temple y sin que nadie se escantille. Pero, a la hora de la verdad, es una ruina como técnico.

Ante Estados Unidos mostró todas sus carencias tácticas. Ayer las repitió de forma casi calcada y también frente a un grupo de ningunos. Alineó a Busquets y Xabi Alonso, que entre los dos no hacen ni medio Cesc, y fracasó de nuevo. El medio centro del Arsenal tiene que jugar siempre y ya no lo hace ni cuando Torres se queda en el banquillo.

España puede ganar el Mundial pese a perder con Suiza. Sus 23 futbolistas son de los mejores, pero su seleccionador es un pésimo estratega. Le vienen grande los partidos de verdad y jamás tomará una decisión ganadora en un partido. Eso lo sabe hoy toda España. Pero es tan buena gente Del Bosque… ¡Qué asco de mundo!
[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/Zc9qa4nfhUk" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

Etiquetas:

Todo menos Plaza Nueva

Javier Mérida | 7 de junio de 2010 a las 11:51

Ya está el bético relamiéndose. El equipo se ha colocado en órbita y el atracón de felicidad del pasado sábado en Heliópolis aún no lo ha digerido. Pero queda lo más difícil. Si la fe del equipo es inmensa, su juego sigue sin alimentar sensación alguna. Aunque, la verdad, da la sensación de que ni falta que hace, visto el panorama de enemigos que se ha dibujado a su alrededor.

Podría incluso el Betis ascender en Salamanca y la ilusión por esta cita se ha disparado. Todos los béticos quieren apoyar a su equipo en el Helmántico. Y cuando menos mantenerlo vivo para que el Levante sepa cómo se las gastan últimamente por Heliópolis, cómo se lleva en volandas el designio de once hombres que buscan en la grada su norte.

Pero hay cosas en ese ambiente de euforia difíciles de digerir. Si bien está que el bético no se olvide de la mano que los azota en estos días de rosas, ridículo se antoja que en el pensamiento de más de uno se halle la Plaza Nueva como fin último. En ese lugar se ha festejado hace cinco años una Copa del Rey y ahí mismo le dijo la Sevilla verdiblanca a quien traicionó su confianza que la liberase del inmerecido yugo al que se ve sometida.

Incluso, en esta ciudad que en la misma década celebró dos ascensos, uno del vecino, se ha paseado éste con seis copas, seis. Por ello también, si el Betis lograse el anhelado ascenso no tendría nada que festejar, señal de que por fin reina la ambición en lugar del conformismo. Los tiempos han cambiado y el bético debe guardar todas sus fuerzas para decir: “Lopera, vete ya”. Porque si lo consigue celebrará éxitos de verdad. El primero, su adiós, su marcha, su huida… Da igual cómo se libre el Betis de tan nefando personaje.

Etiquetas:

La Copa de Palop

Javier Mérida | 24 de mayo de 2010 a las 13:21

Ya pocos dudan de que el actual Sevilla es un proyecto coherente pergeñado por el mejor presidente de su historia, José María del Nido. Los éxitos recién conseguidos viene a corroborarlo. Cuando eran legión los que circunscribían la gloria al nombre de un entrenador, Juande Ramos, por aquello de ser el inquilino del banquillo cuando la mejor plantilla que jamás tuvo la entidad, saben hoy que la base está más allá de quién sea el entrenador nervionense.

Pero Del Nido, Monchi y demás colaboradores al margen, el título ganado el pasado 19-05 (curiosamente los dígitos del año de fundación del Sevilla) será para siempre la Copa de Palop. Y no sólo porque el guardameta de Alcudia de Carlet haya quedado inmortalizado al levantar el trofeo como capitán.

En un análisis sosegado, Palop, como ningún otro futbolista, representa el carácter ganador de este Sevilla. Su gol al Shakhtar Donetsk da fe de ello. Pero es que en esta quinta Copa de España de la historia del Sevilla se hace imposible olvidar su actuación en Nervión frente al Barcelona o la del partido de vuelta en Getafe. Incluso en la final evitó un eventual empate del Atlético de Madrid en varias ocasiones.

Aunque su nombre suele olvidarse, no siempre, a la hora de hablar de acierto en los fichajes. Kanoute, Daniel, Jesús Navas, Luis Fabiano, el propio Juande… A todos los colocan por delante de él en los recuentos de las buenas. Pero Palop está en todas porque firmó por el Sevilla y empezó a ganar y ganar, desde su primer año. Es quizá el primer referente de este Sevilla grande, su talismán.

Etiquetas:

La quimera de Lopera

Javier Mérida | 10 de mayo de 2010 a las 20:46

Víctor Fernández debería haberse callado lo que piensa. Es cierto que el ascenso del Betis es “casi una quimera”. Lo saben el entrenador del Betis y todo el mundo, pero él, precisamente, anduvo lenguaraz al soltarlo. A estas horas debe haberse arrepentido. Estoy seguro de que es así.

Con todo, no es de recibo la soflama que se ha vertido desde los medios oficiales del club. Si Lopera le tiene que decirle algo a su entrenador debe reunirse con él y hacerlo a la cara, y no llamarlo para comer, junto a Momparlet, como hizo el pasado miércoles, para que sea el técnico quien les infunda ánimos a ellos (el mundo al revés) en medio del bochorno que debió resultarle tener que oír hablar de Ulloa y futbolistas de semejante calibre.

Quien de verdad cree que el ascenso es una quimera, amén de que no tiene ni idea de fútbol, es el que sigue a Ulloa, a Sunny y toda a esa caterva de jugadores vulgares. ¿O es que éstos valen para Primera? El cómplice de Lopera, que como Chaparro averiguó lleva cuatro años confeccionando la plantilla, es el principal responsable de que un nuevo entrenador se haya aburrido y dé la impresión de tener la toalla en la mano por si acaso.

Por cierto, quimera también significa pendencia y eso es lo que ha provocado el club a modo de tapadera. La frase de Víctor Fernández, con ser grave, aunque no tanto si se contextualiza, no hubiese ido a más si el club le hubiese ofrecido al técnico los medios oficiales para que la matizase. En dos días, se hubiese olvidado. Otra reacción lógica hubiese sido la destitución. Pero, una vez más, la opción escogida ha sido la de dejar más solo aún de lo que ya está al entrenador. A los pies de los caballos.

Me decía Víctor Fernández en una entrevista reciente que su futuro pasa por un proyecto deportivo, pero que no está capacitado para responder si éste es posible con Lopera. Hoy seguro que sabe la respuesta. Y si no que le pregunte a Momparlet, que andará por algún campo de albero buscando futbolistas para el Betis de 10 a 13:30 y de 17:00 a 20:00. ¡Qué pena!

Etiquetas:

Feria de mayo

Javier Mérida | 12 de abril de 2010 a las 11:00

Feria de 1973

Paréntesis futbolero para hablar de otra de mis pasiones: la Feria. A siete días de que la luz de su portada nos ilumine de forma distinta a los cirios de la Semana Grande de Sevilla, pero igualmente emocionante, abriré un modesto debate porque si esta Feria nos llega en abril, la próxima será Feria de mayo se quiera o no.

En 2011, el martes de Feria, primer día oficial, cae en 3 de mayo, y eso que sólo habrá siete días de margen con la Semana Santa. Recuerdo que la Feria de 1973, la primera en Los Remedios, fue del 1 al 6 de mayo. El Ayuntamiento, entonces, decidió adelantar la inauguración a las nueve de la noche del lunes, 30 de abril, para salvar el problemilla que hubiera supuesto que fuese ya mayo con el alumbrado justo doblada la medianoche.

En 2000, se optó por un día más de Feria. En vez del lunes 30, el domingo 29, a las doce de la noche, alumbrado. Pero es que en 2011, el lunes es 2 de mayo y el domingo, día 1. Es decir, aun este día, a las nueve de la noche, mayo florido. ¿Se atreverá alguien en este Ayuntamiento a un pescaíto el sábado, 30 de abril, por supuesto antes de las doce de la noche, y dos días más de Feria al canto con tal de que abril entre en su calendario?

Como propugnaron los de la Peña del 77 en el año 62, que también vino tardío, bastaría con llamar a los días 31, 32, 33… de abril. ¡Qué más da que la Feria no pise el mes que le da apellido cada cierto tiempo!

Mientras, disfrutemos de la que asoma, aunque seguro ya se hablará de qué hacer en 2011. Eso sí, en el cartel de 1973 quedó claro: del 1 al 6 de mayo. El original está en Casa Juan, calle España (hoy Hernando del Pulgar), Huerta de Santa Teresa, donde se puede admirar con una de las mejores cervezas de los alrededores de Nervión. Y en el vaso Duralex de aquellas fechas.

Etiquetas:

Si quisiera aunque fuese sólo al Betis…

Javier Mérida | 27 de marzo de 2010 a las 11:48

Dos peritos independientes de Hacienda sostienen que Lopera ha hecho trampas. No sólo que ha manejado los hilos económicos del Betis como si de un cortijo o una quincalla se tratase. Los peritos aseguran, en un rigurosísimo informe, que Tegasa y Encadesa, las “tontas”, como él las llama, se han lucrado del Betis.

Tras el primer asalto (93-98), la broma se va a los 12,4 millones de euros, intereses incluidos, y la previsión es de que analizados los dos últimos lustros (98-07) en el segundo round el presunto fraude le salga al Betis por un pico.

Los números, desmenuzados para ser digeridos hasta por un bebé, no son una invención de cuatro antiloperistas ni de la mal llamada oposición (grupos de crítica constructiva que ayudan al Betis y tratan de liberarlo del yugo que lo domina desde el maldito 92). Tampoco son los periodistas los que han inducido el informe, ni siquiera los que han denunciado cómo podía estar siendo esquilmado el Betis.

Aunque sólo la décima parte fuese cierta, aunque siquiera esos 1,2 millones del traspaso Roberto Ríos hayan ido a parar a las arcas de Tegasa, Lopera tendría que irse hoy mismo del Betis. El deterioro que está sufriendo la entidad por esta causa justificaría su adiós.

Es más, si quisiese de verdad al Betis, aun en su poco probable inocencia, diría adiós para no hacerle más daño gratuito. Porque, recuérdese, con ser grave esta instrucción, hay muchísimas afrentas detrás: dos descensos deportivos, peleas barriobajeras con gente de a pie, con personajes relevantes, con béticos distinguidos, con políticos, con clubes e instituciones; simulacros de ventas y de elecciones, falsas ciudades deportivas, un estadio inacabado que da grima ver pero que, por suerte y sólo por ahora, se llama como él, un ignominioso reventón del centenario, reiterados insultos y menosprecios al eterno rival cuando se creía alguien… ¡Y se me olvidarán tantas cosas!

Ocurre que no estamos ante una persona normal. Sus valores se reducen al dinero desde que lo empezó a amasar gracias a la dita. Y mientras lo tenga a espuertas, lo demás le dará igual. Y en ese demás se incluyen las personas y el Betis. Por eso su final en el Betis se antoja tan poco elegante como su singladura y se adivina hasta tormentoso. Él lo está eligiendo día a día.

Etiquetas: