Archivos para el tag ‘Betis’

Los béticos y el Betis

Javier Mérida | 22 de junio de 2011 a las 12:38

Sevilla es la ciudad de España más difícil para ejercer el periodismo deportivo. Llevo años diciéndolo, es la única con dos equipos, toda vez que la fuerza mediática de Atlético de Madrid, Espanyol, Levante, etc. es mínima comparada con la de sus vecinos ricos. Aquí es diferente. Muy diferente.

Y, salvo algunos compañeros que han llegado de fuera, la mayoría de los periodistas tuercen por el Sevilla o por el Betis. Es lógico y nada de lo que avergonzarse ni que impida ejercer la profesión con objetividad. Incluso, los lectores y oyentes más avezados saben de qué equipo es fulano o mengano, aunque contemple a una especie que no sale abiertamente del armario.

El problema llega cuando al periodista le sale la vena de hincha. Cuando, descaradamente, se posiciona a favor del club de sus amores y trata de provocar una guerra de trincheras con compañeros que piensan de modo diferente. Algunos se creen en posesión de la verdad y utilizan su poder de convocatoria para, incluso, tratar de desprestigiar a los periodistas y otras gentes del fútbol que no comulgan con sus ideas. Que por lo visto para ser hombre de fútbol ha habido antes que ser futbolista profesional o casi internacional.

Está ocurriendo ahora en el Betis. Se ha instalado una especie de periodista de cámara dispuesto a blindar a los actuales mandamases, justo como ocurriese hace dos décadas con Lopera. Todo lo que hagan Bosch y compañía, está bien hecho. Alguno incluso se atreve a juzgar cuál debe ser la magnitud de alguna crítica. Y yo me pregunto: ¿Es eso de verdad lo que quieren los aficionados béticos? ¿Es ésa la prensa que les gusta? ¿Lo que le interesa a alguno es que le filtren el día a día del club desde dentro y sentirse gente y bético por ser periodista fiel al que manda?

A Del Nido, que lo ha ganado todo, le dan por la derecha, por la izquierda y hasta por la espalda. Eso lo hace fuerte y lo obliga a trabajar más duro, a exigirse y superarse diariamente. Y al Sevilla no le va nada mal. En la acera contraria, cualquiera se atreve a decir que han fallado con las taquillas, que despiden béticos por capricho y les ofrecen una limosna, que contratan más a dedo aún, que han vendido una caprichosa revolución en la cantera como una reestructuración, que pretenden cerrar el nuevo consejo y el club bajo una única línea de pensamiento, que Mel sigue porque no les ha quedado más remedio…

Al Betis de hoy hay que agradecerle la labor de márketing de Miguel Guillén, la recuperación de los ex futbolistas para el club, la presencia social de Rafael Gordillo y algún acierto a modo de fichaje (que ya se sabrá cómo y gracias al trabajo de quién han llegado o llegarán cada uno de los futbolistas). Pero, profesionalmente, el Betis apenas ha mejorado y, sinceramente, no creo que los béticos lo vean más próximo porque sigue siendo de unos cuantos que, además, no han puesto un céntimo ni creo que lo vayan a poner y que no están dispuestos a admitir la entrada de béticos de otra casta. Para colmo, los de ahora no han puesto al Betis ahí, sino que fueron aquéllos. Y si no ofrezco detalles de algunas tropelías es porque quizá no haya llegado el momento, que todo se sabrá en su día, y porque a nadie conviene dar pistas a Lopera. Principalmente, al Betis.

Y si alguien piensa que la crítica constructiva no ayuda al Betis, allá él. Quizá si en el 92 hubiese existido, hoy no estaría este Betis que tanto quieren algunos vistiendo esas ropas y asistiendo, inerme, a los éxitos de un vecino que siempre halló alimento en la crítica y en la exigencia de los suyos.

Valenzuela y los carnés, ¡vaya tela!

Javier Mérida | 14 de junio de 2011 a las 16:14

La palabra con la que José Antonio Gordillo Luna define la que será su labor al frente de la cantera, “continuidad”, me recuerda cuando Paco Chaparro utilizó también aquel término para definir qué iban a hacer él y Luis del Sol al hacerse cargo del banquillo del Betis tras la ignominiosa destitución de Fernando Vázquez. Con Miguel Valenzuela ha ocurrido igual: si todo está bien para qué cambiarlo.

El vocablo por sí solo define la vergüenza de una destitución a dedo y de una contratación obligada porque en la secretaría técnica sobra gente y, empero, nadie quería cargar con el marrón de relevar al coordinador de la cantera bética. El nuevo tendrá campos todo el año, vestuarios, médicos, psicólogos y hasta la suerte de poder pagar más dinero a su gente. Pues, aun así, han recelado en primera instancia todos los candidatos, incluso el elegido.

Recuerdo, además, que cuando el técnico gallego fue cesado por Faruk Hadzibegic, quien había formado equipo en la secretaría técnica con Rafael Gordillo, que doblaba sus funciones como delegado del equipo, y Antonio Reyes, Valenzuela estaba claramente posicionado con Fernando Vázquez. Pero no creo que, tras 26 años, esto le haya pasado factura. Aunque es curioso y justo recordarlo cuando no se hallan razones de peso en el adiós del técnico de Bellavista.

Porque Vlada Stosic le dijo a la cara a Valenzuela que no sabía por qué tenía que despedirlo. Que la orden venía de arriba y punto. Y luego obligó a Gordillo Luna a pasar el mal trago con Mariano Suárez, al que quemaron en el filial, porque lo salvó y lo han puesto en la calle también, para meter a alguien de la cuerda. Y si de paso le hace sombrita a Pepe Mel en vez de ayudar al primer equipo, miel sobre hojuelas. Si así se justifican algunos sueldos y la permanencia en un club…

Y luego está lo de los carnés. Se han cargado a una tal Marta, dicho sea con todo el respeto y porque no he investigado quién es, porque era de la época loperiana como muchos de los que hoy mandan, y a los hermanos Marín, creo que se llaman los antiguos responsables de las taquillas, aunque no me echen mucha cuenta… El caso es que la limpia ha conllevado un retraso en taquillas vergonzante. Habían anunciado, si no de forma oficial, aunque algo se leyó por la web, sí entre su periodismo fiel, que el lunes 13 de junio estaban a la venta los carnés. Lo han tenido que retrasar una semana tal es la incompetencia de los nuevos fichajes en la parcela.

Pero de fichajes en los intestinos de Heliópolis vamos a hablar más extensamente en unos días. Con nombre y apellidos, pedigrí, méritos… Les aconsejo que lean el periódico en papel o, en su defecto, este blog. Hay mucho que contar. Lo prometo.

El hombre de los 100 goles

Javier Mérida | 2 de mayo de 2011 a las 12:38

Sostiene los hilos del Betis a ritmo de récord. Ha domeñado con habilidad un vestuario tradicionalmente enrevesado. Ha lidiado con una situación institucionalmente muy compleja. Y, sobre todo, ha dotado al equipo de un estilo de juego. Hoy, con el ascenso en la mano, el bético tiene muy claro a qué juega su equipo. Hasta Pep Guardiola ha elogiado el fútbol que va a llevar al Betis a Primera División.

En absoluto ha debido ser sencillo. Pepe Mel aterrizó generando dudas en Sevilla. Más que nada por llegar de la mano de quien llegó, pero su beticismo y su carácter abierto, sin dobleces, le valió para conquistar almas verdiblancas. Con todo, la verdadera prueba de un entrenador se libra sobre el césped. Y ahí gana ya por goleada.

Como buen técnico, él sólo pensará en el partido de Córdoba. Pero, cuando logre el objetivo, hasta podrá echar mano de un número redondo como acicate para su gente. El juego del Betis, ese fútbol ambicioso, protagonista y ofensivo que se reveló válido también frente a Zaragoza, Getafe y Barcelona, ha dejado por el momento 85 goles, 72 en la Liga y 13 en la Copa del Rey. La media es de casi dos por partido. Hoy, le quedan 6 encuentros para sumar 15 más y llegar a los 100.

Nunca vendaval similar en la historia del Betis. Cifra mágica para recordar un ascenso. Rubén Castro, Jorge Molina, Emana… Ellos anotaron goles por doquier. Pero Mel es el hombre de los 100 goles. Aunque su equipo se quede a las puertas.

Etiquetas: ,

Con Mel, en buenas manos

Javier Mérida | 4 de abril de 2011 a las 10:44

Le podrían llover palos por doquier. No estuvo afortunado frente al Celta y algunos no se lo van a perdonar. Colocan la mecha los de siempre, de manera ruin e interesada, y el zoquete de turno la enciende porque eso es periodismo, piensa él, que no tiene ni puta idea de esto ni de fútbol pero cinco años en la Universidad le dan licencia para ello. No hablo de nadie en concreto, ni he leído nada aún esta mañana, que luego siempre sale un imbécil y se da por aludido. Pero esta profesión, a veces, me da asco.

Menos mal que no soy entrenador. No toleraría ciertas críticas porque aquí ya opina hasta el Tato, y Dios sabe que no me refiero a un amigo con este apodo.

Soy de los que piensa que Mel erró más que acertó el domingo. Pero llego hasta ahí, nada más. Un entrenador que ha ganado más de un partido con sus cambios de hombres y de sistema de juego sobre la marcha tiene todo el derecho del mundo a que sus decisiones sean discutidas alguna vez. Porque todos los que pensamos que el técnico del Betis falló tenemos menos elementos de juicio que él para saber por qué tomó sus decisiones. Y ese beneficio de la duda siempre pertenece al entrenador en su soledad.

Sea como fuere, lo que sí pienso es que Mel es el técnico idóneo para llevar al Betis a Primera División. Y en verano, antes de conocerlo, no pensaba igual. Eso quiere decir que algo bueno habrá hecho… Con él, el Betis está en buenas manos. Aunque hoy la sensación del bético sea la de que su equipo perdió un partido. ¡Ah, que el Betis empató! Es verdad.

Etiquetas: ,

¡Ánimo, Miki, nunca caminarás solo!

Javier Mérida | 5 de marzo de 2011 a las 21:47

La noticia, mala, cayó esta mañana por sorpresa. El club se había limitado a convocar a la prensa a última hora de la tarde del viernes bajo el pretexto de una rueda de prensa de Rafael Gordillo, pero escondía una verdad que nunca hubiésemos querido escuchar. Un chico joven, con mucho fútbol y más vida aún por delante, se ve obligado a dejar el deporte, aunque momentáneamente, debido a una grave enfermedad.

A Miki Roqué, natural de Tremp (Lérida) y de 22 años, le ha sido detectado un tumor maligno en la cadera, origen de las continuas lesiones de espalda que venía sufriendo desde hace unos meses. Seguramente, esas células invasoras se queden para siempre en un quirófano y el joven central trempolín regrese a los terrenos de juego con más brío si cabe en unos meses.

Paradójicamente, la mala nueva me la comunicó un amigo por teléfono mientras veía en mi casa un excelente reportaje de Gol TV sobre el sevillista Sergio Sánchez. También central e igualmente catalán y joven, superó una grave dolencia cardíaca y volvió hace unas semanas siendo mejor futbolista incluso que ése al que todos dieron por perdido. Pero Sergio, su familia, su club, sus compañeros y sus amigos jamás se rindieron.

Ese paralelismo, esa casualidad ocurrida en el mediodía del 5 de marzo, me obliga a estar seguro de que Miki Roqué dejará atrás su enfermedad y vestirá de nuevo la elástica verdiblanca. Ayer ofreció muestras de la entereza que ya atisbé el pasado verano cuando lo conocí y lo entrevisté en el Nuevo Portil. Todo el fútbol está con él, las redes sociales revientan de tanto mensaje de ánimo. Hoy no acudirá a Heliópolis, pero debería ver el partido por televisión y sentir el cariño de su grada. Toda esa energía reconvertida le ayudará a superar el trance. ¡Ánimo, Miki, nunca caminarás solo!

Descarga de presión, exigencia de carácter

Javier Mérida | 22 de febrero de 2011 a las 10:53

Sé de sobra que lo que más le molesta a un futbolista es que le digan que carece de carácter, que es un blandito o un pusilánime sin coraje, porque aunque a alguno habría que decirle simplemente que su juego es horrible, eso, aunque sólo sea por respeto, nadie se lo dirá públicamente.

La plantilla del Betis ha sabido jugar al fútbol divinamente, ha vivido en paralelo con un estado institucional convulso y ha salido airosa. Incluso ha soportado la exigente presión de que sobre sus espaldas recaiga mucho más que el futuro deportivo de la entidad, ya que se le hizo ver ya en verano que hasta la supervivencia pasaba ineludiblemente por el ascenso.

Hoy, cuando pierden, quizá alguien deba dar un golpe encima de la mesa y decirles a esos futbolistas que no se aprovechen de esa misma coyuntura del club, incapaz a su vez de crear alguien con fuerza para ponerlos firmes, para decirles que el Betis es igual de grande sin ellos, aun en Tercera, y que quienes se juegan su futuro son ellos. Y que éste será como desean sólo si ascienden, y no como les vendía el fantasma que los primaba con el dinero que hoy no tiene el Betis.

Golpe fuerte encima de la mesa, por tanto, y presión fuera. Porque al futbolista sólo hay que exigirle carácter, y si no lo tiene que le pregunte a su representante cómo lo plasma él en una mesa de negociación. En definitiva: que pida el balón y lo juegue, que no se esconda tras el rival, que sienta vergüenza de no acompañar en Zorrilla las ganas de un niño como Ezequiel, que arengue y lidere a sus compañeros y, como dice Gordillo, que corra por ellos si fuese menester. Porque el jugador del Betis tiene fútbol y lo ha demostrado, y esta solidaridad es la única manera de que regrese. Me malicio que Mel lo sabe. Pues que no lo pida más, que lo exija.

(Artículo publicado el 22-02-11 en la edición impresa de Diario de Sevilla)

Etiquetas: ,

Carta a los Reyes Magos

Javier Mérida | 4 de enero de 2011 a las 13:02

No es motivo de gozo ni de alivio, pero me dicen que quien fuese azote del Betis durante 18 años está que gatea por las paredes de cierto despacho hortera de Jabugo. El motivo es la soldada de Gordillo y de los otros dos administradores judiciales. Se ha quejado ya a la juez, y a todos los propios que aún lo escuchan, y que ya divisan asientos libres en el microbús en que cabían, les está enviando una especie de circular comentándoles la sinvergonzonada de los ¡dos millones de pesetas! mensuales que están cobrando aquéllos y cómo los honorarios han sido decididos por ellos mismos y no por la juez.
Sabido es que al individuo sólo le interesa el dinero, pero, sin duda, lo que más le preocupa es que será él quien tenga que afrontar todos los gastos del proceso (sueldo judicial de Gordillo y cía. inclusos) si es declarado culpable. Con la que ha caído y caerá sobre el pobre Betis, al que ha dejado descalzo y sin calcentines en pleno invierno, y se entretiene en una guerra de trincheras, hablando de millones de pesetas cuando el club agoniza con la amenaza de un descenso e incluso de su disolución por deudas de muchísimos millones, pero de euros, que se generaron durante su ignominiosa etapa como mandamás.
Lo que ansío conocer es qué hará en estos días aún navideños el okupa. Me da que le le ha hecho caso a su madre, esa bendita mujer que le dijo que se fuese del Betis al poco de entrar, según confesó en una aparición estelar por el Nuevo Portil a finales de julio, en la que un periodista también lo conminó a lo mismo. Quizá el dinero, también en su caso, fue el que le impidió alejarse de un lugar al que nada lo ata y por el que no hizo ni hará jamás nada.
Habrá que pedirle a los Reyes Magos que el avariento y el oportunista paguen algún día el daño cometido al Betis pero, ante todo, que no regresen jamás. Ésa es la principal encomienda de Alaya, Gordillo, Bosch… Ojalá dispongan de la malilla para conseguirlo.

Etiquetas:

Dónde están los 60.000…

Javier Mérida | 30 de julio de 2010 a las 11:02

El Betis sigue siendo Lo que diga Donmanué. La actitud de los béticos de a pie, aletargados durante el verano, y de los ignominiosos consejeros de la entidad está perpetuando en el poder a alguien imputado por una juez por apropiación indebida. No suena mal del todo el término, pero en épocas no tan lejanas a eso se le llamaba robar. Pues aquí, en el Betis y en España, se deja que el presunto ladrón (aún no ha sido juzgado ni declarado culpable) se maneje a sus anchas mientras la Justicia ve caer las hojas del calendario una a una, recreándose con vaivenes en su suerte.

Lopera se está mofando del Betis porque los béticos han dejado sola a Mercedes Alaya de igual modo que esa fiscal que más parece una abogada defensora de quien es el azote del Betis que parte de la acusación. Ha colocado a Luis Oliver a través de una presunta venta con derecho de recompra (cuando quiera el imputado) y ha logrado dividir el consejo para, como siempre, ganar él. Por un lado están el deslegitimado okupa y ese Ángel Vergara que también asusta a Google cuando se escribe su nombre; de otro, Castaño y Rufino, quizá con el apoyo del portavoz Jimmy Sacristán; y para acabar con el cuadro, Lopera, representado por quien es conocido como el Cuchara, por el diácono y portavoz de discursos marxistas (por Groucho) y, quizá, por quien se dedicase en sus tiempos mozos a la representación de productos farmacéuticos y cuyo nombre y primer apellido coinciden con los del entrenador del Sevilla. El quizá es por aquello de lo secreto del voto en la bochornosa reunión del jueves, pero apenas hay margen de error en el escrutinio.

Pues los tres últimos cumplieron ayer con ese papel de hacer lo que dice Donmanué: apoyaron a Oliver a desconvocar la Junta del 20-A que lo hubiese puesto donde debería estar, en la calle, y volvieron a dejarlo sin firma para que la rúbrica de Pepe León tenga siempre la última palabra. Una jugada maestra del presuntísimo gracias a unos cómplices que le están haciendo un daño irreparable al Betis.

Y a este Betis, abandonado también por los béticos de a pie (Oliver no le hubiera durado a los sevillistas y al Del Nido ni medio telediario, y si al bético le duele este paréntesis que se aguante y que recuerde los primeros de agosto del 95 o cómo la gente de Caldas salió escopetada de una Junta General), no le queda otra que esperar que esa reina que lo defiende en los juzgados no se contagie de tanta pasividad en el entorno verdiblanco y nombre a un administrador judicial para evitar que el Betis pierda parte del nombre o alguna barra del escudo, que es lo único que le queda.

Porque un forastero engominado y con traje de pasado turbio, con un manojo de acciones, se pasea por Sevilla en coches de lujo y manda en el Betis hasta donde le deja la firma de Lopera en la diestra de León, riéndose del auto de una juez que lo deslegitima y esperando que la Audiencia en unos meses le dé parte de razón al imputado y lo reflote otro tantito. Y yo me pregunto: ¿Los 60.000 del 15-J están en la playa o hace mucho calor para echarse de nuevo a la calle? ¡Que el Betis se muere, béticos!

P.S.: Si llevo semanas solicitando un administrador judicial para el Betis, ya sólo me queda animar a don Rafael Gordillo Vázquez para que acepte y se cargue a Oliver sin dilación. Acertadísima, una vez más, la decisión y la elección de la reina de los juzgados, doña Mercedes Alaya Rodríguez.

Etiquetas:

Béticos contra el okupa

Javier Mérida | 28 de julio de 2010 a las 10:21

Lo escribí hace ya unos días. Con el bendito adiós de quien los azotaba, por momentáneo que pudiera ser, al beticismo le ha tocado unirse de nuevo para hacer frente común a un okupa que se ha colado de rondón por la última maniobra del indeseable. No se trata de remover el pasado turbio de Luis Oliver, Ángel Vergara y Carlos Bucero, que los foros echan humo, sino sencillamente de desalojarlos por vía de urgencia del Betis porque no están legitimados y, sobre todo, porque no son béticos y sus intenciones son cuanto menos dudosas.

Da la impresión de que Manuel Castaño se ha dado cuenta y de que, encima, sabe que el tiempo es poco, de ahí que se esté pensando dar mañana en la reunión del consejo un golpe de timón para que Oliver no llegue siquiera al 20 de agosto.

Sería de sombrerazo. Más allá de que en algún momento haya podido ser cómplice de Lopera, Castaño ha demostrado siempre su beticismo y ahora perece dispuesto e echarle una mano a un club que agoniza por mor de un intruso que se ha colado de rondón y maneja la entidad a golpe de gomina, corbata y prepotencia.

La oposición también lo ha entendido y PNB le brinda su apoyo. Así se hace Betis y, como ya escribí, será en la asamblea, fijada para el 20 de agosto, cuando todos los béticos (los béticos) accionistas deban de la forma que sepan pleitear por el poder si no son capaces de arreglarse. Pero con Oliver y su caterva fuera para siempre. Y ojalá que con Lopera también.

Etiquetas:

El 4-4-2 y los dos onces de hoy

Javier Mérida | 24 de julio de 2010 a las 17:30

Pepe Mel es de esos entrenadores que se adaptan a la plantilla que tienen. No me canso de escribir que hay técnicos que llegan con un libreto y lo imponen a machamartillo sin la mínima flexibilidad. El madrileño, un enamorado del 4-4-2, y máxime con el Betis en Segunda, dispondrá esta noche dos onces diferentes en los que no podrá aplicar su dibujo favorito. Durante la temporada ocurrirá igual y no siempre podrá jugar con dos delanteros.

Sea como fuere, Mel jugará en uno de los tiempos con un 4-2-3-1 que formarán Goitia; Melli, Fran No, Dorado, Nacho; Cañas, Mehmet Aurelio; Rodri, Odonkor, Caffa; y Sergio García. El otro equipo con el que ensayó ayer en el Nuevo Portil estará compuesto por tres centrocampistas, con un sistema muy parecido al 4-1-2-3. Razak; Isidoro, Belenguer, Nano, Fernando Vega; Arzu; Iriney, Salva Sevilla; Israel, Jorge Molina y Momo serán sus integrantes. De los futbolistas aptos sólo se quedarán sin jugar los guardametas Ricardo y Casto.

Etiquetas: