Archivos para el tag ‘Venezuela’

CHÁVEZ

Cayetano García de la Borbolla | 8 de marzo de 2013 a las 9:20

Hay una cosa que siempre me llamó la atención de Hugo Chávez: era de los pocos personajes criticados con igual saña en El País y en La Razón, en el ABC y en El Mundo; en general en toda la prensa española. Desde luego era un personaje particular. No se podría decir que Hugo Chávez fuera un gran intelectual, sus referentes Galeano, Chomsky, eran algo básicos. Por otro lado, era un gran histrión, eso es evidente, con su bailes, sus canciones y sus shows televisivos; pero esa imagen unánimemente negativa que se ha difundido de él en los últimos diez años le chirría a cualquier persona con un mínimo de espíritu crítico.

Se dice que los políticos se hacen a imagen y semejanza de la sociedad que les vota, y por ello parece  complicado que Venezuela alumbrara un Olof Palme para acaudillar su socialismo. En su lugar, en un momento de crisis nacional y de descrédito del sistema de partidos hasta entonces existente (¿les suena?) surge Chávez, que arrasó en las elecciones de 1998, con un programa que, respetando al economía de mercado y la libre empresa, postulaba un cambio en el reparto de  la riqueza en Venezuela, hasta entonces en manos de una oligarquía formada por  unas pocas familias, como sucede en América Latina. 

Ciertamente, en España el finado presidente venezolano no gozaba de buena imagen, de hecho provocaba rechazo en una gran mayoría de españoles, sin embargo, es curioso que pocos supieran decir por qué, más allá de esa imagen negativa que transmitían los medios de comunicación.  Lo cierto es que, a juicio del que escribe, había pocas razones objetivas para que desde este lado del Atlántico se le tuviera tanta inquina.

Una de las primeras decisiones que tomó Chávez cuando  alcanzó el poder en 1999,  sacar a los militares venezolanos de la Escuela de las Américas, y mandarlos a formarse a España, escoció bastante en los Estados Unidos y sería el inicio de una larga historia de desencuentro. En contraposición a  Colombia, el alumno aventajado de los EEUU en la región, Venezuela iba a transformarse en el hijo díscolo, entre otras decisiones por terminar con el monopolio de las empresas armamentísticas norteamericanas en su país, decisión que a la postre  benefició mucho a  España, ya que en el 2005 Navantia firmó unos contratos multimillonarios para construir diversos buques para la Armada venezolana que representaron la salvación para los astillero gaditanos.

Admito que resultan impresentables las imágenes de sus funerales, con esa exhibición impúdica del duelo, y los panegíricos acríticos sobre el finado que se emiten desde la otra orilla del océano, pero igualmente me resultan chocantes las acusaciones de totalitario, hostigador de los medios y azote de la oposición, que no resisten el más mínimo análisis.

Chávez, el totalitario, el que  se presentó y ganó  cuatro elecciones limpiamente, bajo la concienzuda supervisión de numerosos observadores internacionales. Cuatro elecciones, como Felipe González, uno de los próceres de nuestra democracia, al que nadie acusó de querer perpetuarse en el poder.

Chávez el  perseguidor de la oposición venezolana, a pesar de que sepamos, no hay un solo opositor en la cárcel, ni siquiera el ínclito Carlos Andrés Pérez (antiguo financiador del PSOE), condenado por malversación de caudales públicos, antes de que Chávez alcanzara el poder, no pisó la cárcel en el nuevo régimen (sí lo había hecho en el anterior) y murió en su dorado exilio de Miami, disfrutando de lo robado a los venezolanos.

Chávez el hostigador de los medios no afines… Bueno, a Polanco lo metieron en el cárcel en los años de Aznar, y la verdad es que Martín Ferrand, Ansón, Pablo Sebastián,  y el propio Pedro Jota no paraban de quejarse del acoso que sufrían en los años del felipismo.

Hay dos lunares en el periodo chavista, el primero es la caótica situación económica en la que deja el país, y el segundo su lamentable  apoyo a la satrapía cubana, y a la  teocracia medieval iraní, dos regímenes absolutamente impresentables, pero bueno Aznar y Zapatero eran amigos de Gadaffi ¿no?

Etiquetas: ,