Mil sitios tan bonitos como Cádiz

Una visita (en) pendiente

Ulyfox | 30 de noviembre de 2020 a las 20:15

El monasterio Katholikon, incrustado en una pared de la garganta.

El monasterio Katholikon, con la iglesia incrustada en una pared de la garganta.

Habíamos querido hacerla varias veces. De hecho, una de ellas incluso iniciamos el camino, pero la hora y el calor que caía nos convencieron de volvernos antes de la mitad del trayecto. Era la visita al monasterio Katholikon, escondido en las profundidades de una pequeña garganta al norte de la península de Akrotiri, cerca de la bellísima ciudad de La Canea. No hace falta entenderla para admirar la peculiar costumbre de los griegos ortodoxos de colocar muchos de sus santuarios en los lugares más difíciles e inaccesibles.

 

Los monasterios Gouvernoto y Agia Triada, casi unas fortalezas en la península de Akrotiri.

El monasterio de Agia Triada, casi una fortaleza en la península de Akrotiri.

Esta vez, por fin todo se alineó para que pudiéramos llevar a cabo la visita. Akrotiri, una meseta de forma redondeada, es un paraje sembrado de iglesias peor o mejor conservadas y monasterios fortificados, algunos de los cuales son de belleza excepcional, como los de Agia Triada (Santa Trinidad) y Kyrias ton Angelon, es decir Nuestra Señora de los Ángeles, aunque es más conocido como Gouvernetos. Para empezar la caminata a Katholikon hay que pasar por delante de Agia Triada y llegar a Gouvernetos, y dejar el coche antes de la cerca de este último. Si se quiere visitar este singular edificio de fachada con columnas labradas hay que asegurarse antes de los horarios, que son muy restringidos.

Monasterio Gouverneto, tras unos fuertes muros.

Monasterio Gouverneto, tras unos fuertes muros.

Nosotros pudimos verlo en su día, pero esta vez estaba cerrado, y pasamos por delante de su muro, casi como un castillo. El tiempo, afortunadamente, acompañaba para la caminata, puesto que el sol no era muy fuerte y además soplaba de vez en cuando un viento refrescante. El camino está bien pavimentado al principio y es siempre cuesta abajo. Se pone más incómodo llegando a la iglesia de San Antonio y la anexa cueva de Panagia Arkoudiotissa, ambos edificios casi abandonados y en ruinas aunque mantienen trazos de uso esporádico para cultos, como velas y altares improvisados.

IMG_20200916_103447

El inicio del camino, con el mar al fondo.

El inicio del camino, con el mar al fondo.

Ruinas de iglesias y pequeños monasterios en el camino.

Ruinas de iglesias y pequeños monasterios en el camino.

El panorama es casi desértico y pedregoso cuando empieza el pronunciado descenso por las paredes de la garganta Avlaki. Nada más comenzar a bajar se divisan algunas ruinas y cuevas que fueron habitadas por eremitas. La pendiente casi vertical hace pensar que sus moradores buscaban evitar en todo lo posible las visitas y procurarse una vida ciertamente retirada. Por fin, tras mucho descender por un sendero lleno de curvas cerradas se divisa el Katholikon. En primer lugar, el impresionante puente que se construyó para salvar la garganta y crear delante del monasterio una gran plaza o patio. El interior de los dos grandes pilares servía además de almacenes.

DSC_0255

Cuevas que fueron residencias de eremitas, colgadas sobre la garganta.

20200916_124520

Cuevas que son capillas.

Cuevas que son capillas.

El monasterio Katholikon, cuyos restos son aún impresionantes, conserva las celdas de los monjes y una iglesia excavada en la roca con un hermoso campanario. Fue erigido en el lugar en el que se encontraba la cueva donde murió San Juan el Eremita en el siglo XI, y a partir de entonces se convirtió en el centro ascético más importante de Creta y refugio de ermitaños, tanto el monasterio, con alojamiento para peregrinos, como las numerosas cuevas de las proximidades.

20200916_121148 20200916_121101

 

Primera visión del monasterio Katholikon.

Primera visión del monasterio Katholikon.

 

Fue en el siglo XVII cuando se terminó el gran complejo cuyos restos son visibles hoy, así como el puente, y todavía admira a la vista y al ánimo cómo se pudo llevar a cabo toda la obra y cómo el centro religioso tenía tantos visitantes, si tenemos en cuenta las dificultades de su acceso. Este esplendor acabó cuando en el siglo XVIII las costas de Creta se convirtieron en objetivo de los piratas, y los monjes se vieron forzados a abandonar el monasterio y retirarse un poco más al interior, entre los muros del monasterio Gouvernetos.

IMG_20200916_112941 IMG_20200916_113940 IMG_20200916_113500 IMG_20200916_112904

Distintas vistas de los restos del Katholikon.

Distintas vistas de los restos del Katholikon.

Si se continúa descendiendo y hacia el mar, la garganta acaba en una grieta rocosa por donde entra el mar, con los restos abovedados del que fuera puerto del monasterio. Pero eso no llegamos a verlo ni a bañarnos en sus aguas que dicen turquesas, puesto que ahí nos quedamos junto al monasterio, recorriendo el paraje con el corazón satisfecho y preparado para la ardua subida de vuelta que nos esperaba. Aunque creíamos que íbamos a estar solos, eso no fue así en ningún momento.

20200916_122333

20200916_121750

Detalles del interior de la iglesia del monasterio Katholikon.

Detalles del interior de la iglesia del monasterio Katholikon, en la cueva donde murió San Juan el Eremita.

Es verdad que había muy poca gente, apenas tres parejas de andarines, y entre ellas, una armada con un dron que hicieron volar allí mismo para tomar imágenes, rompiendo con su zumbido la paz del sitio. No quisimos ni imaginar el gentío que acudiría en pasados veranos de prepandemia a este lugar, que en otro tiempo más lejano fuera centro de retiro y espiritualidad.

Sobre el puente del monasterio y ante la garganta.

Sobre el puente del monasterio y ante la garganta.

La subida fue efectivamente dura pero, tomándonos los suficientes descansos, llegamos a la cima enteros y en poco más de media hora, y con todo nuestro ser dispuesto a dirigirnos a la tranquila y familiar playa de Marathi, escenario de aguas azules en la bahía de Suda, con las cumbres de las Montañas Blancas al fondo, con un espigón de barcos pesqueros y con uno de los mejores restaurantes de Creta, el Patrelantonis, que nunca dejamos de visitar cuando estamos en La Canea. ¿Qué mejor lugar para reponerse del esfuerzo y poner en orden los recuerdos de una mañana que ya será siempre inolvidable?

Penélope, a la puerta del monasterio Gouverneto, cerrado.

Penélope, a la puerta del monasterio Gouverneto, cerrado.

 

De Préveza a Creta volando por media Grecia

Ulyfox | 24 de noviembre de 2020 a las 20:23

Ante el islote de Mochlos, frente al pueblecito del mismo nombre.

Ante el islote de Mochlos, frente al pueblecito del mismo nombre, ya en Creta.

“Es muy probable que sean ustedes los únicos pasajeros en el vuelo a Sitía”, nos dijo la taxista que nos dejó en el aeropuerto de Préveza. Era el comienzo de una singular peripecia con final feliz, que ya conté hace poco y brevemente en otra entrada. Pero merece la pena relatarlo con más detalle.

Llegamos con mucho tiempo, y en el aeropuerto estábamos efectivamente casi solos. Lo achacamos a que era demasiado temprano y que alguien más se sumaría. No fue así. Abrieron el mostrador de facturación de Sky Express más tarde de lo previsto, y sólo nos acercamos nosotros dos. Y ahí ya nos advirtieron que el vuelo saldría con un retraso de casi una hora. En estos casos, nuestra preocupación no suele ser mucha. Estamos de vacaciones y en los viajes puede ocurrir de todo…

Nuestra única inquietud era que esa misma noche habíamos quedado para cenar en Sitía, al este de Creta, con un grupo de amigos. Bueno, pensamos, aún nos da tiempo de parar en el hotel, ducharnos y poco más. Al poco tiempo, un aviso en la pantalla nos anunció que el vuelo se retrasaba de nuevo, y ya dijimos: pues nos vamos a cenar sin ducharnos.

Por fin, la azafata nos vino a buscar diciendo que podíamos pasar a la zona de embarque y que lo haríamos en media hora. Muuuucho tiempo después, cuando ya habíamos retrasado también la hora de cenar con los amigos y solos ya en una sala desolada ante la puerta de embarque, la misma azafata y otra compañera nos vinieron a buscar con cara de circunstancias. “Su vuelo se ha cancelado -nos dijeron-, hoy no saldrán hacia Sitía”.

En el hotel Holiday Inn de Atenas, la noche extra que tuvimos que pasar allí por cuenta de Sky Express.

En el hotel Holiday Inn de Atenas, la noche extra que tuvimos que pasar allí por cuenta de Sky Express.

Se nos mudó la cara. El impacto no lo mitigó de momento ninguna de las tres alternativas que nos ofreció la empleada: “Podemos devolverles el dinero, o bien darles billete para otro vuelo en otro día, o bien podemos hacer que embarquen ahora en un vuelo hacia Alexandroúpolis, y a continuación tomar otro hacia Atenas, dormir en un hotel en Atenas y mañana temprano volar hacia Heraklion (capital de Creta); después tomarían un taxi hasta Sitía, todo por cuenta de la compañia, claro”…

El plan no estaba mal, pero tenía tres graves inconvenientes: primero, la cena con los amigos, principal motivo para recalar en Sitía, se perdería, y no sabíamos si podrían reunirse con nosotros al día siguiente; segundo, habíamos reservado un coche en esa ciudad para la mañana siguiente; y tercero, teníamos contratada esa noche en un hotel, y sin cancelación gratuita. Le pedimos unos minutos a las azafatas para decidir entre las tres opciones que nos daba, y en ese intervalo nos pusimos en contacto con nuestros amigos, que no tuvieron inconveniente en cambiar el día, con la agencia de alquiler, que tampoco puso ninguna objeción en que el coche lo recogiéramos en el aeropuerto de Heraklion, y con el hotel Itanos, que aceptó sin problemas ni coste adicional cambiar la noche en Sitía.

Así que después de cinco minutos, dimos el consentimiento para la opción número tres y al poco tiempo volábamos completamente solos en un avión con dos pasajeros (nosotros), cuatro azafatas y dos pilotos. Hicimos escala en Alexandroúpolis, el otro confín de Grecia junto a la frontera con Turquía, donde se subieron varios pasajeros más, y continuamos hacia Atenas. A los pies de la misma escalerilla nos esperaba otra azafata que nos acompañó a un bar del aeropuerto a que nos aprovisionáramos de la cena. Casi se peleó con nosotros para que pidiéramos más.

Una furgoneta de lujo nos llevó al Hotel Holiday Inn, muy cerca del aeropuerto, donde pasamos la noche, y por la mañana nos devolvió de nuevo al aeródromo que lleva el nombre de Elefterios Venizelos, por fin embarcamos para Creta, nuestra amada isla, con un retraso real de medio día, pero habiendo dado una verdadera vuelta aérea por Grecia. En el aeropuerto Nikos Kazantzakis de Heraklion recogimos el coche y nos dirigimos hacia nuestro destino momentáneo: el auténtico y casi virginal este de Creta.

Vista general del pueblecito de Mochlos.

Vista general del pueblecito de Mochlos.

Por el camino pudimos comprobar los estragos que el covid-19 ha hecho en la industria turística: la inmensa mayoría de los establecimientos hosteleros de la carretera estaban cerrados. Pero el trayecto en la ruta por el norte de la alargada isla hasta Sitía encierra una parada siempre apetecible: el minúsculo puerto de Mochlos.

IMG_20200911_110416

Allí bajamos para hacer un alto, rememorar otros veranos y tomar una cerveza junto al mar, servidos por Giorgos, el dueño de la excelente taberna Ta Kokilia, al que nos permitimos recordar aquella otra tarde de hace años, cuando comentamos durante un buen rato la estancia de 15 días de Manolo García en el pueblo. El cantante había pasado allí 15 días un invierno, grabando parte de su álbum Salgamos a la lluvia en el estudio del cretense Stelios Petrakis. Y todas las noches, después de las sesiones de grabación, los músicos bajaban a la taberna a cenar, charlar, beber rakí y, por supuesto, seguir tocando. “Grandes noches”, nos dijo entonces.

Vista parcial de Mochlos.

Vista parcial de Mochlos.

El poblado minoico del islote de Mochlos.

Los restos del poblado minoico en el islote de Mochlos.

Esta vez, Giorgos, que sigue regentando la taberna junto al mar milenario y frente al yacimiento minoico del islote cercano, se alegró de que le recordáramos aquellos momentos, nos lo agradeció y sonrió cuando le mostramos una foto en la que aparecíamos juntos. “Eso debe ser de hace ocho años al menos, yo tenía el pelo negro, no me había dejado la barba. La tengo desde que murió mi hijo, y de eso hace siete años…”

Penélope disfrutando de la exquisita 'ajinosalata'.

Penélope disfrutando de la exquisita ‘ajinosalata’ en Ta Kokilia.

Ante el espléndido paisaje del salvaje Este de Creta.

Ante el espléndido paisaje del salvaje Este de Creta.

Era temprano, no pensábamos comer nada, pero recordábamos de otras veces la exquisita ensalada de erizos (ajinosalata) que sirve Ta Kokilia y que se ha convertido en muy difícil de encontrar en las cartas griegas. Preguntamos a Giorgos si la tenía y nos contestó: “¡Bebeos!, es decir, “por supuesto”. Penélope, gran fan del plato, no pudo resistirse a hacer de Mochlos, por un instante, un paraíso aún más agradable.

Con el cuerpo y el alma reconfortados continuamos nuestro viaje hacia Sitía. Allí celebramos cada año, por el mes de septiembre, una cena con nuestros amigos en la ciudad, casi todos profesores. Antes de caer la noche empieza un encuentro grandioso, y siempre en Inodion, un lugar fantástico con una comida natural, tradicional y exquisita elaborada por Gogo, la mujer de Dimitri, el dueño. Y todo regado con un raki destilado por él mismo de sus mismas uvas. Trasegamos grandes cantidades de este aguardiente milagroso que nunca cae mal. Y siempre, Mijalis, uno de esos amigos, nos obsequia con una buena cantidad de ese aguardiente, también hecho por él mismo. Este año vino con una ilusión muy especial porque por primera vez había envejecido su raki en un barril de vino, y nos regaló una hermosa botella. La desventura hizo que a los pocos días la botella volcara en el maletero del coche y se rompiera. Por la mañana cuando lo abrimos, un montoncito de cristales y un penetrante olor a bodega que no se fue en varios días delató el desgraciado percance. Eso sí que fue una auténtica tragedia griega. Lo sentimos, y mucho, por el licor y el por el bueno de Mijalis. Habrá otras oportunidades, espero…

La 'parea' o reunión de amigos en el Inodion. Brindando con raki, de izda a dcha, Mijalis, Ulyfox, Penélope, Gina, María, Sofía, Kyriakos y Andonis.

La ‘parea’ o reunión de amigos en el Inodion. Brindando con raki, de izda a dcha, Mijalis, Ulyfox, Penélope, Gina, María, Sofía, Kyriakos y Andonis.

En esta ocasión había también cosas nuevas que comentar. Buena parte de ese grupo de amigos está poniendo en marcha un proyecto de casa-museo de Vizentzos Kornaros, el escritor renacentista cretense, uno de los más importantes de la época en Grecia, contemporáneo de Cervantes y de Shakespeare y autor de Erotókritos, un poema épico sobre amores imposibles que aún hoy se sigue cantando, y del que no hay cantante cretense que no se precie de haber grabado una versión.

El ejemplar del 'Erotókritos', firmado y dedicado en griego por su traductor al español, José Antonio Moreno Jurado.

El ejemplar del ‘Erotókritos’, firmado y dedicado en griego por su traductor al español, José Antonio Moreno Jurado.

Pues bien, dentro de ese proyecto figura la intención de contar con las traducciones del poema al mayor número de lenguas posibles. Sofía, una de mis amigas, se enteró de que existía una versión en español, a cargo del poeta y profesor sevillano José Antonio Moreno Jurado, pero el libro está descatalogado. Me pidió ayuda, y me fue relativamente fácil dar con el profesor, pedirle su colaboración y ponerlos en contacto. José Antonio Moreno resultó una persona tremendamente amable y colaboradora. El resultado de esa gestión: mis amigos cretenses ya tienen en su poder la traducción al español de su poema nacional, firmada y dedicada por su traductor, y figurará en el futuro museo, y hemos quedado emplazados todos para el día de su inauguración. Ojalá.

Hasta ahora, nunca nos habían permitido pagar en esas largas veladas de comida, raki y charla, a pesar de nuestra insistencia (Dimitris me dijo un día: “Si acepto que pagues tú, Kyriakos me mata….”), pero esta vez Penélope se adelantó y subrepticiamente y, supongo que con la decisión que solo puede mostrar ella, convenció al dueño de Inodion, que poco después vino a contarlo a la mesa. Andonis se levantó y gritó indignadamente divertido: “¡No puede ser, Penélope ha dado un coup d’état! Os puedo asegurar que cuesta muy poco ser feliz con estos amigos.

Préveza, mucho más que una escala

Ulyfox | 19 de noviembre de 2020 a las 21:24

La Torre del Reloj en el centro de Préveza.

La Torre del Reloj en el centro de Préveza.

Aquella era sólo una parada técnica, una manera de conectarnos, de desplazarnos desde las islas Jónicas que nos habían llenado de paz, hasta nuestra amada Creta. Los viajeros empedernidos hemos llegado a tan alto grado de identificación con nuestro vicio que nos gustan los preliminares tanto como los actos, los inconvenientes como las soluciones, los obstáculos como los trayectos que van como la seda. Y nos regodeamos en la preparación de etapas y destinos. Así que para después de nuestra estancia en Meganisi teníamos planeado continuar nuestro periplo griego hacia la Gran Isla.

IMG_20200909_153003

Escenas en las calles de Préveza, vacías a mediodía.

Escenas en las calles de Préveza, vacías a mediodía.

Penélope descubrió una manera ideal: volver en el ferry a Nydrí, en Lefkada, desde ahí continuar en taxi hasta Préveza, importante ciudad costera de la región de Epiro que además dispone de aeropuerto, y allí tomar un vuelo directo hasta Sitía, en el Este de Grecia y donde contamos un buen grupo de amigos con los que nos reunimos cada año a cenar.

IMG_20200909_153054

Terrazas a la espera de gente.

Dijimos adiós a Meganisi por la mañana de la mano de Kostí, que nos vino a buscar en su taxi para acercarnos al puerto de Spartohori con tiempo de tomar un café helinikó de despedida. El mismo Kostí nos puso en contacto con un amigo y colega suyo que nos esperaría a la llegada del Ionion Pelagos. Y así fue, al pie de la rampa del ferry estaba Giorgos para gran contento de Penélope: si Kostí era un joven agradable de ver, el taxista de Nydrí le superaba aún en apostura. Y con tan grande alegría nos pusimos en camino. En nuestro trayecto por la costa comprobamos que a pesar de la pandemia de coronavirus, el turismo no estaba ausente en esta isla tan visitada.

En poco menos de una hora, y tras cruzar el pequeño puente que une la isla de Lefkada al continente, atravesar la llanura de Aktion, escenario de una famosa batalla en la Antigüedad, y el túnel submarino que evita dar una gran vuelta por el golfo de Arta, estábamos en Préveza. Antes de la construcción del moderno túnel, unas barcazas transportaban a pasajeros y vehículos de un lado a otro del pequeño estrecho. Así lo conocimos nosotros aquella lejana primera vez por estas tierras.

Un escaparate tradicional.

Un escaparate tradicional.

Color y calor a mediodía.

Color y calor a mediodía.

Giorgos nos dejó en la puerta del Hotel Dioni Boutique, en pleno centro histórico de Préveza, una agradable sorpresa que se convirtió en mucho más que una escala técnica. La hora invitaba a una cerveza y a un paseo por las tranquilas calles de la ciudad. En ellas y en el que se veía novísimo paseo marítimo abundan los bares y terrazas pero estaban casi desiertos. Comprobamos que había también numerosos comercios de toda clase, signo de una gran vitalidad. En el paseo y en un pantalán lejano se amontonaban los barcos de recreo. Caía una luz ardiente y la cerveza Fix bajo el toldo nos alivió mientras mirábamos el golfo de Arta y escuchábamos a una familia de andaluces en uno de los barcos, atracados bajo el calor. Como en muchas partes de Grecia los aperitivos que te ponen con una cerveza son casi un almuerzo, y nos tomamos dos cada uno, sobra decir que no nos sentamos a comer por derecho, optando por retirarnos a esperar el fresco de la tarde con una siesta en el hotel y fiar el disfrute gastronómico a la cena.

IMG_20200910_113615

Al atardecer, el panorama había cambiado casi radicalmente: las calles bullían de gente practicando una de las costumbres más mediterráneas, la passegiata o volta, con estos términos italianos designan los griegos el paseo vespertino, y las terrazas se llenaban aceleradamente, sobre todo en el paseo frente al golfo. Hemos visto pocos países, tal vez ninguno, con esa afición a las terrazas y que las cuiden y adornen tanto.

20200909_194008

Ante el iconostasio de San Jaralambos.

Junto a una fuente veneciana.

Junto a una fuente veneciana.

La familia de andaluces seguía en su barco, y nos imaginamos que allí dentro pasaban los días. Numerosas embarcaciones, incluyendo un enorme yate iluminado llamativa y estrambóticamente, llenaban toda la ribera, inundada de grupos de mayores, jóvenes y niños disfrutando del verano declinante. Nosotros nos paramos ante la terraza de un restaurante, el Alati (que significa Sal), diseñada en blanco y con luces tenues y que llevaba el insinuante apellido de ‘Seafood and More’ o sea, ‘Marisco y más cosas’. Decidimos que ese era nuestro lugar para cenar, sobre el mismo muelle y a un metro del agua. No nos equivocamos, la ensalada, las croquetas de gambas, los boquerones marinados… el buen vino blanco y la ausencia de viento hicieron la noche perfecta.

No tardarían en animarse las terrazas.

No tardarían en animarse las terrazas.

Cenando en 'Alati'.

Cenando en ‘Alati’.

Tiene Préveza otro atractivo en su pasado. En sus cercanas aguas se desarrolló en el año 31 antes de Cristo la batalla de Aktion, también conocida como de Accio, en la que los barcos leales a Octavio derrotaron a los de la alianza de Marco Antonio y Cleopatra, que daría paso a una nueva época, muchos dicen que dorada, del Imperio Romano. Octavio, ya convertido en César Augusto, mandó fundar una ciudad en la zona para conmemorar su triunfo y la llamó Nikópolis (Ciudad de la Victoria).

IMG_20200910_092233

Ruinas de Nikópolis, muy cerca de Préveza.

Ruinas de Nikópolis, muy cerca de Préveza.

La ciudad gozó de libertad y de un gran desarrollo comercial y sagrado durante siglos, y sus aún impresionantes restos se esparcen por una amplia extensión de terreno a unos seis kilómetros al norte de Préveza. Tuvimos tiempo en la mañana siguiente de recorrerlos bajo el sol. Alguna apabullante villa de un aristócrata con preciosos mosaicos, los restos de fuentes, más allá de la todavía en pie muralla bizantina el Odeón romano, y mucho más lejos el estadio y el Teatro antiguo, cerrado por trabajos de restauración. Por todas partes, quedan restos salpicados pertenecientes al periodo clásico, basílicas paleocristianas y ruinas bizantinas. Un conjunto muy evocador del que queda mucho por excavar.

IMG_20200910_094606

Mosaicos de una villa romana.

Mosaicos de una villa romana.

Después de esto, no nos quedaba mucho tiempo antes de dirigirnos al aeropuerto a esperar la salida de nuestro vuelo a Creta. Pero no nos esperábamos lo que nos ocurrió… aunque algo hemos contado ya.

El Teatro Romano, en restauración.

El Teatro Romano, en restauración.

IMG_20200910_092920

Ante la muralla Bizantina

Ante la muralla Bizantina

DSC_0212

Caminata y playa en Meganisi

Ulyfox | 13 de noviembre de 2020 a las 13:44

Una caminata preciosa.

Una caminata preciosa. Al fondo, Lefkada y antes, Skorpios.

Kostas es el diminutivo de Konstantinos y es un nombre bastante común en Grecia. No tanto como Giorgos, Yiannis o Manolis, pero muy corriente. Pero vimos que a nuestro taxista en Meganisi la gente lo saludaba al grito de “Yásou Kostí“, o sea que hay otra forma de llamarlo, además del vocativo formal de Konstantine! Cosas de este idioma que, miles de años después, aún sigue utilizando las declinaciones, que perdimos todos los pueblos que heredamos nuestra lengua del latín.

Es curioso esto de los diminutivos o nombres familiares en Grecia. Por ejemplo, es muy normal que alguien te diga que se llama Roula y que su nombre verdadero sea Haris. Se entiende en seguida cuando se sabe que el diminutivo femenino suele acabar en ‘oula’. O sea que de Haris deriva en Haroula, y de ahí en Roula. Uno de las veces en que más me sorprendí fue cuando preguntamos a la anciana dueña de un hotel en La Canea cómo se llamaba y nos contestó que ‘Persa’, lo que de por sí ya es bastante sonoro y evocador, teniendo en cuenta la historia griega. Ante nuestro asombro por un nombre raro, nos dijo como queriendo aclarar que no era tan extraño: “Sí, Persa: de Perséfone”. ¡Vaya nombre! Nada menos que el de la diosa hija de Zeus que se casó con Hades, el dios del mundo de los muertos.

Cogiendo fuerzas en el desayuno del hotel Mistral.

Cogiendo fuerzas en el desayuno del hotel Mistral.

Una capilla al inicio del camino.

Una capilla al inicio del camino.

Bueno, pues a Kostas, Konstantinos o Kostí, le dijimos el primer día que al siguiente probablemente necesitaríamos de su servicio para volver de Spartohori, a donde pensábamos ir andando, por la carretera que bordea la costa. Así hicimos, levantándonos lo bastante temprano para no soportar mucho calor en la hora larga que calculamos tardaríamos en recorrer el trayecto desde Vathý. Cogimos una buena ración de energía en el desayuno del hotel Mistral, y nos echamos a la carretera.

 

Calas turquesas a lo largo del camino.

Calas turquesas a lo largo del camino.

Una hora de caminata no es nada, y mucho menos si vas rodeando una costa verde que entra y sale de calas y pequeños amarraderos, y a lo lejos divisas alternativamente la silueta de Lefkada, la de la islita de Skorpios y la del continente griego, azuladas por la luz del día y la bruma ligera que genera el mar.

20200908_110644

 

IMG_20200908_101156

Llegando a Spartohori, allá arriba.

Llegando a Spartohori, allá arriba.

Al poco tiempo estábamos en la playa de Agrios, bajo el encaramado pueblo de Spartohori, ante la esperada agua clara y las agradecidas tumbonas, que por estas latitudes tienen un precio más que ajustado, puesto que sus encargados dan por supuesto que consumirás algo en el bar o taberna de las que dependen. A estas alturas de la vida hemos aprendido a regular nuestro aparato digestivo haciéndolo elegir entre un almuerzo copioso y una cena normal. Y como ya sabéis, las cenas en los puertos griegos nos encantan, así que nos conformamos con un ligero sándwich que, contra lo que suele ser normal, no era de muy buena calidad.

Dos imágenes de la playa de Agrios.

Dos imágenes de la playa de Agrios.

Claridad en la playa de Agrios.

Claridad en la playa de Agrios.

Tras el liviano almuerzo, emprendimos la empinada subida a Spartohori, la población más grande de la isla, lo que no significa nada. Era la hora de la siesta, evidentemente, y las blancas y limpias calles estaban desiertas, a excepción de los habituales gatos y algún hombre mayor a la sombra de su porche. Siendo agradable de pasear, no es el pueblo griego más bonito que se puede encontrar, así que lo que hicimos fue tomarnos un café  disfrutando de la vista, espléndida, eso sí. Unas cuantas parejas, que habían hecho la sufrida ascensión, fueron apareciendo por el mismo bar, con las caras coloradas por el esfuerzo.

Vistas desde Spartohori.

Vistas desde Spartohori.

IMG_20200908_164609

Calles tranquilas a la hora de la siesta en Spartohori.

Calles tranquilas a la hora de la siesta en Spartohori.

IMG_20200908_160017

Ahí fue cuando llamamos de nuevo a Kostí, que apareció tras los habituales diez minutos para devolvernos al hotel. Lo siguiente fue el disfrute acostumbrado del café instantáneo en la terraza contemplando el puerto, la ducha y el breve afeite, el paseo de luz dorada y la toma de posesión de una mesa junto al mar, esta vez en la taberna Errikos. Ahí repetimos ese rito que tanto nos gusta de acercarnos a la cocina y elegir el pescado fresco de los cajones del frigorífico, y contemplar cómo el encargado te pesa la pieza y te comunica el precio. Una botella de vino blanco y a disfrutar de la Grecia más sabrosa y revitalizante en un ambiente único para despedirnos de Meganisi, esa pequeña gran isla.

Vuelta a cenar junto al mar...

Vuelta a cenar junto al mar…

Adiós o hasta la próxima a las Jónicas.

Adiós o hasta la próxima a las Jónicas.

Meganisi, pequeña gran isla

Ulyfox | 9 de noviembre de 2020 a las 19:46

El borde del mar en Vathy, Meganisi.

El borde del mar en Vathy, Meganisi.

Henchidos de Ítaca, embarcamos en el ‘Ionion Pelagos’ con destino (fuerte palabra) a Meganisi. Las restricciones por el coronavirus habían limitado los trayectos y el nuestro incluía una escala en Fiskardo, hermoso puerto de Cefalonia del que no guardamos más que buenos, preciosos y precisos recuerdos, y otra en Nydrí. El camino fue largo pero placentero, el barco no estaba desbordado como hubiera sido lo normal en otros momentos, y siempre divisábamos costas en el horizonte, la de Cefalonia y luego Lefkada a babor, y la del continente griego a estribor.

A bordo del Ionion Pelagos.

A bordo del Ionion Pelagos.

La bella Fiskardo, desde el 'Ionion Pelagos'.

La bella Fiskardo, desde el ‘Ionion Pelagos’.

Ya camino de Meganisi, en el ferry del mismo nombre.

Ya camino de Meganisi, en el ferry del mismo nombre.

Fiskardo sólo lo divisamos desde la borda, mientras que en Nydrí bajamos con tiempo de tomar una cerveza y un plato de gyros (la variedad griega del kebab). A las cinco de la tarde ya estábamos de nuevo embarcados, ahora en el ‘Meganisi II’ para, en una media hora, llegar a esa pequeña isla, cuyo nombre significa curiosamente Isla Grande. Pasamos junto a la famosa Skorpios, que perteneció en su día al magnate Onassis y ahora es propiedad de un colega ruso que cobra a quien la visita para rememorar los amores de couché del naviero con María Callas y Jackie Kennedy. El pequeño ferry hizo su parada en el puerto de Spartohori, y desde allí un microbús nos llevó al de Vathy. Habíamos reservado tres noches en el hotel Mistral, un agradable establecimiento de dos plantas situado junto al muelle y a la entrada de la población, que ni se acerca al centenar de casas distribuidas por las orillas.

Vathy, desde el balcón del Hotel Mistral.

Vathy, desde el balcón del Hotel Mistral.

El lugar tiene el poder de enamorarte a primera vista: un espigón para amarrar barcos recreativos y otro para los pesqueros. A lo largo del paseo marítimo, por llamarle así, se amontonan algunas tabernas y restaurantes, algunas tiendas, un par de supermercados  y una iglesia con un alto campanario. En los locales hosteleros, las flores ocupan un importante espacio junto a las mesas. Una plaza triangular cierra el puerto y tras ella apenas tres callejuelas y colinas verdes y pedregosas, en las que se esconden sólo otros dos pueblecitos, Katohori y el ya nombrado Spartohori.

El paseo de Meganisi.

Una de las tabernas floridas.

La islita tiene además media docena de calas de agua cristalina y una atracción singular: la cueva de Papanikolis, llamada así porque dicen que durante la Segunda Guerra Mundial era el refugio del submarino griego del mismo nombre. El ‘Papanikolis’ tuvo una exitosa carrera hundiendo buques y transportando fuerzas del servicio secreto inglés a Creta. Lo que no es tan seguro es que la historia de esta cueva no sea una leyenda destinada más a atraer turistas que a otra cosa. Parece difícil que allí cupiera un submarino, pero eso no importa mucho a los numerosos turistas que se suben a los barcos de excursión para acercarse masivamente, como podéis ver en este horripilante vídeo. Aclaro que nosotros no fuimos.

IMG_20200909_100631 IMG_20200909_100257

 

En el hotel sólo se alojaba una familia más, con la que sólo coincidíamos durante los copiosos y sabrosos desayunos que nos servía el callado encargado. La habitación tenía un precioso balcón a la bahía. El escenario resultante te invitaba a un solo propósito: tomártelo todo con mucha tranquilidad. La primera tarde y noche fue pues de reconocimiento, bebiendo la calma del sitio.

IMG_20200907_103555

Playa de Fanari.

Playa de Fanari.

El cuerpo pedía playa al día siguiente, luminoso. Pensamos en alquilar una moto, pero sólo tenían de las grandes, así que recurrimos a nuestra solución favorita en estos casos: llamamos al teléfono del único taxista de la isla. A los diez minutos apareció el joven Kostas Soldatos, apellido que vimos repetido en un supermercado y en una gasolinera. Una familia que desde luego vive bien del turismo. Tras las presentaciones, nos transportó a la playa de Fanari.

IMG_20200907_120436

Los juegos acuáticos no estropeaban la calma en Fanari.

Los juegos acuáticos no estropeaban la calma en Fanari.

Todo el mundo parecía estar allí, sobre todo en un chiringuito que incluía entre sus servicios el de juegos acuáticos, así que niños y mayores de pelo rubio, piel blanca y hablares nórdicos ocupaban la transparente agua con canoas, tablas y otros artilugios de flotar divirtiéndose. Tampoco molestaban mucho.

IMG_20200907_125547

Rincones para explorar en las cercanías de playa Fanari.

Rincones para explorar en las cercanías de playa Fanari.

Tomamos dos tumbonas y una sombrilla y pedimos un café griego con azúcar para empezar la mañana. Probamos el agua varias veces, nos dimos una excursión a pie por algunas calmadas calas vecinas, volvimos, tapeamos, nos volvimos a bañar… completando el día de playa con la llegada de Kostas para devolvernos al hotel, lo suficientemente temprano para que la noche fuera más larga. Kostas nos contó sin quejarse la bajada del turismo este año, lo que para él parecía ser más bien una buena noticia. “Otros veranos ha sido insufrible. He ganado mucho dinero, pero es muy difícil vivir seis meses sin soltar en todo el día el volante, sin vacaciones, sin días libres, sin poder salir con los amigos… Así es mejor”

La cena al atardecer en el restaurante Tilevoes.

La cena al atardecer en el restaurante Tilevoes.

Sólo faltaba culminar la jornada. Desde hace varios años ya, hemos cogido el gusto a la temprana hora europea de cenar en verano. Sobre todo porque hay pocas cosas que igualen al gusto de empezar una comida junto al mar con el sol aún poniéndose. Así lo hicimos en el restaurante greco-italiano Tilevoes, nombre de los antiguos habitantes de la isla, ya nombrados por Homero y con fama de excelentes remeros. El establecimiento goza de una excelente ubicación al otro lado del puerto, sitio ideal para disfrutar de su comida, mientras el día se diluía lentamente como la luz sobre las aguas del Jónico.

Como Telémaco recibiendo a Ulises

Ulyfox | 6 de noviembre de 2020 a las 20:38

 

Dexá, abierta a la evocación.

La playa de Dexá, que recibió a Ulises en su vuelta a Ítaca

 

Lo pensamos, de verdad que lo pensamos: planeamos hacer otras caminatas por Ítaca y conocer lugares con nombres tan evocadores como la Cueva de las Ninfas, la Fuente de Aretusa y la Cueva de Eumeo. La isla rebosa de lugares con reminiscencias homéricas. En la Cueva de las Ninfas se dice que escondió Ulises su tesoro al regresar; la fuente y la cueva últimas son los lugares donde Eumeo llevaba a pastar y beber a los cerdos que criaba para Ulises y donde se encontraban las caballerizas del rey héroe: pues no fuimos.

Baños en aguas míticas de Dexá.

Baños en aguas míticas de Dexá.

Porque el cuarto día amaneció espléndido de sol como todos, pero esta vez sin viento, y el mar lucía plano y acogedor desde por la mañana. Así que decidimos cambiar las sendas montañosas  por un paseo más plano, corto y plácido hasta la playa de Dexá, a solo media hora andando desde la capital, Vathy. Y además esa playa está llena también de significado odiseico, y de qué manera. Dice la leyenda que a sus orillas de guijarros fue a donde llegó Ulises tras 20 años fuera de su hogar (10 en la guerra de Troya y otros 10 navegando por el Mediterráneo).

Delicias bajo los olivos en Dexá.

Delicias bajo los olivos en Dexá.

IMG_20200905_134624

En esa playa comienza la narración de la Odisea, ahí empieza a contar Ulises su historia, allí se le apareció Atenea y le ayudó a disfrazarse de mendigo viejo, allí se encontró con su hijo Telémaco. A nosotros Dexá nos esperaba verde y calmada, tranquila y casi sin gente, en una pequeña ensenada de guijarros y con una especie de murete frente al agua, pero con unas tentadoras tumbonas colocadas bajo los olivos. En el centro del olivar, una pareja mayor (incluso más que nosotros) entraba y salía constantentemente con platillos y botellas desde una casa hasta las tumbonas. La vivienda era en realidad dos apartamentos y ofrecía una promesa de relax casi inigualable. Tan felices que se veían en lo que parecía su paraíso, que seguramente se volvía privado en cuanto caía la tarde.

IMG_20200905_134710

Las playas en Ítaca no suelen estar dotadas de servicios, pero Dexá tenía al menos un encargado de alquilar las hamacas, y una pequeña cantina en la que el hombre que la atendía ofrecía algunas cosas básicas como tzatziki casero y boquerones fritos, que fue lo que nos encargamos a la hora del almuerzo. Por supuesto, bajo un olivo.

IMG_20200905_170916

Vathy, a la vuelta del día de playa.

Vathy, a la vuelta del día de playa.

El dia se nos fue (bueno, lo dejamos ir) entre la conversación, el tapeo, las fotos, los espléndidos baños y la lectura. La vuelta a Vathy nos brindó además una hermosa vista de la capital a esa hora de la tarde en que la luz, más que alumbrar, acaricia los paisajes y las fachadas.

IMG_20200904_160633

A la izquierda de la imagen, el hotel Omirikon, nuestro alojamiento en Ítaca.

De nuevo al día siguiente, último en Ítaca, pensamos en ir a las cuevas o a la fuente… pero caímos en que en realidad aún no habíamos recorrido el pueblo, ni visto sus museos, ni tocado unos cañones venecianos que nos habían dicho que había cerca de allí. Así que hicimos todo eso con parsimonia. Un museo arqueológico modesto pero, como todos en Grecia, interesante. Y un precioso Museo Naval y Folklórico, una joyita.

La catedral de Vathy.

La catedral de Vathy.

DSC_0160

Vathy, en su tranquilidad.

Vathy, en su tranquilidad.

Es precioso, emocionante y ejemplar la cantidad de museos folklóricos que hay en Grecia. Casi cada pueblo mediano tiene uno. Normalmente, son una colección de herramientas, vestidos, muebles, utensilios varios que dan una idea certera de la vida cotidiana en el lugar correspondiente. Demuestran el amor de los griegos por su tierra, y hacen pensar cuántas cosas mandamos a la basura por aquí sin pensar en que tiramos a la vez buena parte de nuestra historia, que es como decir de nosotros mismos.

Un rincón de Vathy.

Un rincón de Vathy.

Penélope, ante la entrada del Museo Naval y Folklórico de Vathy.

Penélope, ante la entrada del Museo Naval y Folklórico.

El de Vathy hace especial hincapié en la tradición marinera, con numerosas muestras de uniformes, barcos, fotografías y carteles de navieras. Imaginaos lo que podría hacerse en Cádiz con su historia comercial con las Indias, y desde los fenicios…

El paseo por la bahía de Vathy hasta la playa de Loutsa.

El paseo por la bahía de Vathy hasta la playa de Loutsa.

Nos apetecía un poco de playa, e hicimos una pequeña caminata a la de Loutsa, a muy poca distancia del centro de Vathy. La playa no era gran cosa, y además hacía un día especialmente ventoso, así que estuvimos poco tiempo más que para darnos un baño casi solos. Pero el camino hasta allí fue delicioso, bordeando la bahía, sombreado a trozos, tropezando a cada paso con pequeños embarcaderos y disfrutando de la hermosa vista del otro lado de la capital, allí enfrente.

Un descanso en el paseo.

Un descanso en el paseo.

Casi llegando a la playa está señalizada una pequeña batería de cuando la dominación veneciana, encargada de vigilar la entrada al puerto natural. Sobre un alto, aún sobreviven dos cañones de la época, apuntando al mar, todavía amenazantes pese a estar desarmados, entre los restos de la pequeña fortificación.

Los cañones venecianos guardando la entrada en la bahía.

Los cañones venecianos guardando la entrada en la bahía.

Al regreso a Vathy, nos paramos a almorzar en el restaurante Tsiribis, casi encima de lo que llaman, algo pomposamente, Marina de Ítaca. El lugar es, como tantos en las islas griegas, agradable al máximo, y la comida bastante buena. Hace nada, en un programa reemitido sobre Javier Reverte con motivo del fallecimiento de este gran periodista viajero, hemos visto esta taberna, cuyo dueño, Dimitris, pasó muchas horas con el escritor y se convirtió en uno de los personajes de su gran libro ‘El corazón de Ulises’, o ‘Η καρδια της Οδισσεας’ (I cardiá tis Odiseas’) como leí en las manos de un pasajero griego hace muchos años.

Almuerzo en la taberna Tsiribis, la del amigo de Javier Reverte.

Almuerzo en la taberna Tsiribis, la del amigo de Javier Reverte.

La comida en ese lugar se prolongó y nos dio tiempo a contemplar una discusión bastante encendida entre dos familias de catalanes que habían amarrado su barco frente al local, se habian sentado a comer tan amigablemente hasta que la conversación derivó en una estúpida y violenta situación a causa de una de las adolescentes que los acompañaban. Prácticamente atardecía cuando regresábamos al hotel.

Las maravillosas calas cerca de Frikés.

Las maravillosas calas cerca de Frikés.

La mañana siguiente fue la de la despedida de Ítaca. Salíamos de la isla con destino a otra minúscula situada frente a la de Lefkada, y llamada Meganisi. El barco que debía llevarnos hasta allí partía a mediodía del puertecito de Frikés, que nos había acogido hacía casi 20 años. Gerásimos nos transportó por última vez (de momento), con bastante antelación puesto que queríamos desayunar tranquilamente en Frikés y aprovechar, tal vez para un último baño.

IMG_20200906_104044

Baños solitarios de Penélope.

Baños solitarios de Penélope.

En el mismo café en el que desayunamos (estaba casi todo cerrado) dejamos las maletas durante un rato y nos acercamos a unas calas idílicas que están muy cerca y que recordábamos de aquella vez. Un mar verde y una orilla de guijarros nos abrazaron durante un rato a Penélope y a mí mientras hacíamos tiempo para el viaje.20200906_111147

De vuelta, casi llegando a Frikes, vimos venir el ‘Ionion Pelagos’, que arribó casi a la vez que nosotros al puerto. Recogimos nuestras maletas y allí íbamos de nuevo, en otro barco a otra isla…

El difícil adiós a Ítaca.

El difícil adiós a Ítaca.

Visitando a Ulises en su casa

Ulyfox | 28 de octubre de 2020 a las 18:59

Los restos del palacio de Ulises, sobre el mar de Ítaca.

Los restos del palacio de Ulises, sobre el mar de Ítaca.

 

Gerásimos llegó a la misma hora que el día anterior, con su aspecto de hombre al que no hace falta preguntarle si le gusta comer. Esta vez habíamos concertado con nuestro taxista en Ítaca un recorrido más largo por la isla, haciendo varias paradas, con un punto muy destacado, por encima de todos: el palacio de Ulises, o sea, sus supuestas ruinas, que me había marcado en mi agenda casi desde que era chico.

IMG_20200903_093437 20200903_102628

En el monasterio Katharon.

En el monasterio Katharon.

Yo llevaba dos mañanas ya haciendo una de las cosas que más me gustan en las islas griegas: levantarme bastante temprano y acercarme a la panadería (artopoiío en griego), siempre hay una panadería con pan caliente en las islas. Mejor si el mandado exige un paseo previo bordeando el mar como era el caso en Vathy. En veinte minutos da tiempo de llegar al horno, hacerse con una barra de pan fresco de corteza cubierta de sésamo y volver al apartamento donde ya Penélope, mientras, ha cocido los huevos y preparado el café, por ejemplo.

Vistas del monasterio Katharon hacia la isla vecina de Cefalonia.

Vistas del monasterio Katharon hacia la isla vecina de Cefalonia.

IMG_20200903_095730 IMG_20200903_095553 IMG_20200903_094315

Vistas del monasterio hacia la bahía de Vathy y la península griega.

Vistas del monasterio hacia la bahía de Vathy y la península griega.

Con esas bondades en el cuerpo nos montamos en el taxi para conocer Ítaca más a fondo. Subiendo y subiendo, la primera parada fue en el monasterio Katharon, el punto más alto de la isla. No es el convento más bonito ni mejor conservado de Grecia precisamente, pero tiene unas vistas estupendas, a más de 800 metros  de altura y cuenta inevitablemente con la emoción ingenua que siempre se halla en las iglesias ortodoxas, llenas de imágenes. Sólo otra pareja paseaba por el jardín y contemplaba los frescos y la aparatosa lámpara en el pequeño templo.

La maqueta del palacio de Ulises que se encuentra en Stavros.

La maqueta del palacio de Ulises que se encuentra en Stavros.

Tras la breve visita al monasterio y el paso por Anogi, enfilamos hacia el bonito pueblo de Stavros, el más animado de la isla, en el interior montañoso, con una plaza llena de bares y un anticipo de lo que veríamos poco después: en el centro hay una vitrina con la maqueta figurada del palacio de Ulises, que se encuentra en las cercanías. Ya se ve que el ingenioso Odiseo no era un rey rico, pero el trabajo de los arqueólogos en esta reconstrucción virtual es estupendo.

Exogí. Bajo el emparrado nos esperaba Gerásimos.

Una vista de Exogí. Bajo el emparrado nos esperaba el gigante Gerásimos.

Propusimos a Gerásimos tomar un café en la plaza, pero nos hizo una oferta más atractiva: “¿Por qué no tomamos ese café en Exogí, el pueblo que para mí tiene la mejor vista de toda Ítaca?”. Claro, claro. En el camino a Exogí, paramos no más de un cuarto de hora en el pequeño museo de Stavros. Una sola sala para mostrar algunos de los hallazgos de las excavaciones del palacio de Ulises. Poca cosa: algunas jarras, herramientas, joyas y algo especialmente significativo: un pequeño trozo de cerámica en el que aparece el nombre de Odiseo, el héroe de Troya.

DSC_0127

Apabullantes vistas subiendo a Exogí.

Apabullantes vistas subiendo a Exogí.

Por carreteras aún más estrechas y pasando una cantidad asombrosa de casas tradicionales en venta, nos aproximamos a Exogí, una villa con casi más iglesias que casas y desde mucho antes de llegar empezamos a darle la razón a Gerásimos. Allí abajo, muy abajo resplandecía uno de los mares más azules que hemos visto, y bajo los acantilados blancos pequeñas franjas de playas accesibles sólo en barco, ribeteadas de turquesa. En el café Extraterrestrial, que realmente parece estar situado en el espacio, nos tomamos un café griego con azúcar (elinikó glikó) mirando el paisaje en la terraza, y haciendo decenas de fotos. Mientras, nuestro taxista se sentó en otra mesa bajo el emparrado con el propietario del kafeneion y se pidió un frappé. Éramos los únicos clientes. Gerásimos, dando muestras de que es griego de verdad, pagó nuestra consumición.

IMG_20200903_113343

Un banco bien situado, junto a la entrada de Panagía Elousa.

Un banco bien situado, junto a la entrada de Panagía Elousa.

Exogí visto desde más arriba aún.

Exogí visto desde más arriba aún.

Y entonces, decidió llevarnos aún más alto, y enfiló las curvas de un carril asfaltado sólo un poco más ancho que el propio Gerásimos. “No hay problema (kanena próblima)”, dijo. Y nos plantamos ante la verja cerrada del monasterio de Panagía Eleousa, a menos de un kilómetro. Ahí paró, y ahí había un banco para contemplar un panorama aún más hermoso. Y ahí nos sentamos a disfrutarlo sin parar de dar las gracias a nuestro chófer. Desde ahí también nos señaló: “Y ese edificio derruido que se ve allí abajo es el palacio de Ulises”. ¡Sí, ese era! la casa que como dice la Odisea “mira a los tres mares”. Le repetimos varias veces nuestras gracias a Maki, diminutivo del nombre del chófer (de Gerásimos, Gerasimaki, y de ahí solo Maki, así es la lógica onomástica).

DSC_0138

Yacimiento no muy bien protegido del palacio de Ulises.

Yacimiento no muy bien protegido del palacio de Ulises.

Llegó el momento, pues, de visitar el palacio, que está junto a la carretera descendente, pero rotulado como ‘Escuela de Homero’ porque hasta hace poco se pensaba que eso eran las ruinas. Pero las teorías más recientes sostienen que esas escasas piedras milenarias son efectivamente los restos del que fuera palacio del héroe de mil ardides, el mismo Ulises que se inventó la estratagema de un enorme caballo de madera, preñado de soldados aqueos para vencer la firme resistencia de los troyanos.

IMG_20200903_121203

 

El lugar está destrozado. Se conoce que hace un tiempo estuvo más cuidado, con maderas, cercas y superficies acristaladas para contemplar los restos. Ahora todo está roto. Se aprecian escaleras de piedra que conducen a la historia y, ya que nos ponemos a temblar, hacia el Olimpo, agujeros en el suelo que bien podrían ser silos o almacenes. Pero la precaución impide acercarse mucho, rodeados como están de tablas caídas con los clavos oxidados.

IMG_20200903_122043

Subiendo entre árboles hacia una pequeña roca elevada aparece una construcción derruida hecha de grandes bloques de piedra, y ahí sí que uno siente la trepidación homérica ante esa esquina, ese dintel que da a una habitación desde la que se contempla el mar cuyo dios Poseidón se apiadó del héroe y le permitió regresar a su casa tras diez años de calamidades y placeres. Varios cipreses han crecido a su lado para acompañar estos muros, de los que éramos ese día únicos visitantes. Uno no puede comprender cómo este enclave crucial de la historia de la Humanidad puede estar así de abandonado por parte de las autoridades, pero a lo mejor es, otra vez, el destino de Ulises…

El palacio de Ulises, desde la altura más alta.

El palacio de Ulises, desde la altura más alta.

Vagó por el Mediterráneo sufriendo y venciendo a sirenas, cíclopes y brujas, disfrutó de placeres con ninfas, peleó con la furia de Poseidón por atreverse a desafiarlo y dio nombre a las aventuras que le sobrevienen al ser humano por reivindicar su condición libre. Y ahora, sigue sin hacérsele justicia a su recuerdo en estos trozos de muros descuidados, por mucho que la isla esté llena de estatuas y rótulos que recuerdan su gesta única y su memoria, aprovechada comercialmente muy bien, eso sí, en souvenirs.

 

La playa de Polis, apuntada para otra visita.

La playa de Polis, apuntada para otra visita.

El día fue bello, memorable. Eso íbamos pensando mientras volvíamos por la carretera de la costa occidental contemplando la cercana silueta de Cefalonia, apenas separada por un ancho brazo de mar, parando para fotografiar y apuntar para la próxima vez la playa de Polis. Volvimos a Vathy a la hora ideal para sentarnos en la taberna Batis, un clásico, y dar buena cuenta de una escorpina a la parrilla, acompañada por una abundante ensalada y mejillones al vino, pegados al mar. Todo con vino blanco Róbola, de la vecina isla. No habíamos vivido una odisea, sino un viaje en el tiempo hacia una época mítica, terrible y fascinante.

Almuerzo en la taberna Batis, el mejor final para una excursión espléndida.

Almuerzo en la taberna Batis, el mejor final para una excursión espléndida.

Kioni a pie, la primera excursión por Itaca

Ulyfox | 23 de octubre de 2020 a las 18:52

Kioni, desde las alturas del camino.

Kioni, desde las alturas del camino.

Gerásimos, el taxista gigante de Itaca (Ithaki para los griegos), nos vino a recoger no demasiado temprano, a las diez de la mañana. Nos esperaba ante nuestro hotel en Vathy, con su enorme espalda sobresaliendo un palmo a cada lado del asiento y la cabeza rozando el techo del auto. Habíamos acordado que nos llevaría hasta el pueblo de Anogi, en el otro lado de la isla, de donde parte un sendero muy transitable que baja hasta el puertecito pesquero de Kioni, donde debería ir a recogernos el conductor bastante después de la hora de comer. Teníamos ganas de andar, y sabíamos que Ítaca es un lugar ideal para eso. También conocíamos, de aquella anterior y lejana visita a la isla, el encanto de Kioni, encajonado entre colinas verdes en una estrecha bahía.

IMG_20200902_094223

El inicio del sendero.

El inicio del sendero.

Así que ahí estábamos, como dos señores conducidos por un taxista de casi dos metros de altura  y uno de ancho, subiendo la alta cresta que une los dos trozos de Ítaca, admirando a nuestro paso bahías azules y verdes y, desde los casi mil metros de altura una imponente visión del golfo de Vathy. Poco después, dede Anogi Gerásimos  nos dejó junto a un helipuerto, del que arranca un sendero muy bien pavimentado en casi toda su extensión. Nos aguardaban más de dos horas y media de caminata, eso sí cuesta abajo.

20200902_104140

El espeso bosque que acompaña y ensombra casi todo el camino.

DSC_0017

La mayor parte del precioso camino se hace a la sombra de unos finos y altos cedros, y al principio la espesura sólo deja ver algunas torres defensivas de vigilancia y, de vez en cuando, el azulísimo mar allá abajo, por entre la vegetación. A mitad de trayecto, una pequeñísima iglesia ofrece la posibilidad de hacer una parada ante una vista llena de árboles y mar, ideal para hacer la foto.

 

Nos acercábamos a Kioni...

Nos acercábamos a Kioni…

Torres defensivas en la costa de Ítaca.

Torres defensivas en la costa de Ítaca.

DSC_0027

Más adelante, ya aparece la imagen blanca de Kioni en la lejanía, y el alma del caminante, aunque contenta por la belleza del camino, se alegra con la perspectiva de la llegada, aunque, en seguida se demostrará, todavía queda un largo trecho para su culminación. La peculiar situación de este año, con el covid restringiendo los viajes, hace del sendero una vía de tranquilidad. Sólo nos cruzamos, al inicio, con una pareja que hacía el camino al revés, es decir cuesta arriba, lo que tiene mucho más mérito. Hay algo especialmente gratificante en esto de andar, de desplazarte por ti mismo, en medio de paisajes desconocidos y, como en el caso de Ítaca, evocadores por el verde oscuro del bosque, por el castaño de las piedras de las torres, y el blanco de las velas sobre el azul del mar allá abajo.

IMG_20200902_102558

IMG_20200902_103911

La espesa vegetación de Itaca.

La espesa vegetación de Itaca.

 

Pero todo acaba y en esta ocasión el final de la caminata es, aparte de un descanso, una felicidad para los sentidos. Kioni es sólo una hilera de casas alrededor del puertecito y otro grupo en un llano, además de algunas salpicadas por las laderas. No hace falta más para tener un encanto especial, acrecentado por las terrazas y restaurantes junto a la orilla y los barcos amarrados al muelle. Un lugar soñado para arribar.

IMG_20200902_120056 DSC_0066 DSC_0058

El premio de una cerveza fue más que merecido, como lo fue poco después el de unos boquerones perfectamente fritos acompañados de unas berenjenas guisadas con tomate y cebolla (imam), en el mismo lugar en que almorzamos hace casi 20 años, en la taberna Kalypso, que lleva, como tantas en Ítaca, la referencia a la Odisea en su nombre. El camarero que nos atendió tendría unos cuatro años cuando estuvimos la primera vez, calculó él mismo cuando se lo contamos. La vista era la misma, pero esta vez embellecida por un hermoso sol, como eran los mismos los gatos seguramente.

20200902_142612

El joven marinero.

El joven marinero.

Cuando llegamos no había casi nadie en el pueblo, sólo los camareros que se afanaban en preparar las terrazas y en atraer a los pocos clientes. Pero pronto empezó a llenarse el lugar. Y lo atribuimos a excursiones de un día que vienen desde la cercana isla de Lefkada, muy turística. La entrada y salida de algunos barcos llenos nos corroboró esta impresión. Que la economía de las islas griegas sigue siendo familiar también nos lo confirmó las maniobras veloces de un joven marinerito aprendiz para ayudar a desamarrar el barco turístico de algún familiar cercano suyo. El grumete aracía disfrutar mucho trabajando a la vez que jugaba a ser mayor.

IMG_20200902_120835 IMG_20200902_134834

Recordamos que en aquella lejana primera ocasión llegamos a Kioni andando por la carretera de la costa, sólo una hora y no demasiadas cuestas. Pero cuando quisimos volver llamando a un número de taxi desde una cabina, nadie cogía el teléfono. La encargada de una tienda, a la que preguntamos, nos dijo: “¿Un taxi?… dudo mucho de que venga alguno”. Y nos tuvimos que volver de nuevo andando, no sin antes subir con sumo esfuerzo el empinado camino desde el pueblo hasta la carretera. Recuerdo que durante la subida me traje algunas aceitunas con la esperanza de sembrarlas y tener en mi patio un auténtico olivo de Ítaca. No recuerdo qué pasó con ellas, pero desde luego no llegaron a convertirse en árbol.

IMG_20200902_140406

La comida en la taberna Kalypso.

La comida en la taberna Kalypso.

Gerásimos acudió puntual a la cita y poco después volvíamos por las hermosas carreteras hasta la misma puerta del hotel. Y hay pocas cosas que igualen el bienestar interior que te da volver a tu habitación con las piernas cansadas por la caminata libre y con los ojos llenos de imágenes.

¡Llegamos a Itaca!

Ulyfox | 17 de octubre de 2020 a las 17:47

La estatua de Ulises-Odiseo, en el puerto de Vathy.

La estatua de Ulises-Odiseo, en el puerto de Vathy.

Todo el mundo ha leído esa mínima parte de la obra de Kavafis, así que ya casi todos sabemos que tan importante como llegar a Itaca es el camino que hay que recorrer, y sus vicisitudes. Bien, nosotros cumplimos con ese peaje y por fin, una mañana de primeros de septiembre a la hora que, como mandaría Homero, coincide con la “aurora de rosáceos dedos” atravesábamos la isla de Cefalonia en taxi, desde Argostoli hasta el puerto de Sami, para embarcarnos rumbo a la isla de la que fue rey el mítico Ulises, el Odiseo que dio nombre a los viajes o las experiencias complicadas y llenas de contratiempos.

Navegando hacia Ítaca, allá al fondo.

Navegando hacia Ítaca, allá al fondo.

Y, acompañando a la salida del sol, navegábamos hacia nuestro destino. Media hora después el ferry atracó en Piso Aetos, que significa algo así como Aetos de Atrás, por contraposición al Prostá Aetos o Aetos de Delante, la bahía que está al otro lado del estrecho istmo que une las dos partes en que se divide la isla. ¡Estábamos en Itaca! Sentimos algo muy especial al llegar. Por lo que fuera, en anteriores intentos no lo habíamos logrado, desde aquella primera vez hacía casi 20 años. Esta vez parecía cierta la posibilidad de visitar el palacio de Ulises, la cueva de las Ninfas, la fuente de Aretusa…

La otra orilla de Vathy.

La otra orilla de Vathy.

Vista parcial de Vathy.

Vista parcial de Vathy.

Como Grecia sigue siendo Grecia, el taxi que habíamos apalabrado no estaba allí, en aquel solitario lugar que sólo tiene un pequeño muelle y una caseta que suponemos albergará lo que sea el equivalente a una autoridad portuaria. Pero Atenea no desampara a sus fieles como cualquier compañía aérea de bajo coste, y allí estaba: había otro vehículo simplemente esperando posibles clientes y esos éramos nosotros. Subiendo y bajando laderas, en poco menos de 10 minutos apareció ante nuestros ojos en la mañana radiante la capital de la isla, Vathy, al fondo del profundo golfo que le da nombre (precisamente Vathy en griego significa “profundo”).

Vathy, y allí arriba, Perahori.

Vathy, y allí arriba, Perahori.

IMG_20200901_101939

Mucho más bello de lo que esperábamos. Vaticinábamos una población anodina, el único conjunto de casas que casi merece llamarse pueblo, pero encontramos una agrupación de viviendas individuales con fachadas de colores, repartidas en dos o tres hileras alrededor de la casi perfecta ‘u” que forma la bahía, y trepando por unas colinas circundantes llenas de pinos, cipreses y olivos. Allí arriba, la pequeña mancha blanca de Perahori (literalmente, “pueblo de más allá”). Esta sola visión ya inspiraba calma.

La llegada al hotel Omirikon.

La llegada al hotel Omirikon.

Un desayuno junto a los peces.

Un desayuno junto a los peces.

Era temprano, pero ya estaba esperándonos en la recepción del Hotel Omirikon la encargada, que nos dio indicaciones sobre todo lo necesario en la isla. Desde ese momento se apoderó de nosotros la sensación de que éramos señores de nuestro tiempo, sentimiento confirmado por la vista desde nuestro balcón. Y por eso desandamos el camino desde el hotel hasta la plaza principal de Vathy y al borde del mar tomamos un tranquilo y largo desayuno con el pan de verdad que se usa en Grecia, mirando como los peces esperaban que algo se nos cayera de la mesa.

Por ahí está la casa de nuestras utopías...

Por ahí está la casa de nuestras utopías…

... que podía quedar como estas.

… que podía quedar como estas.

Después, dimos un paseo en busca de otra de nuestras quimeras: Penélope acostumbra a navegar por internet a la caza utópica de casas para comprar en esa tierra, y había encontrado una ideal en Vathy, a dos pasos del agua; el precio, normal, se escapaba de nuestras posibilidades, pero aun así nos acercamos a verla, a soñar un poco y a hacer planes con ella en forma de pajaritos revoloteando en nuestras cabezas.

IMG_20200901_121012

IMG_20200901_155302 IMG_20200901_123509

La magnífica playa de Gidakis.

La magnífica playa de Filiatró.

El calor apretaba a mediodía, así que la mejor opción era la playa. Las distancias en Itaca son manejables para hacerlas a pie, pero con la que estaba cayendo buscamos un taxi que nos llevara a la de Filiatró, con fama de ser de las mejores. La fortuna guió nuestros pasos otra vez y dimos con Gerásimos, el taxista que terminaría siendo por varios días nuestro conductor por las endiabladas carreteras. Filiatró, que estaba llena y nos hizo pensar en la pesadilla turística que debió de ser Itaca en otros años sin covid, nos sirvió de refresco con su agua transparente, y de alimentación en la única taberna.

 

En el balcón de nuestro apartamento en el Hotel Omirikon.

En el balcón de nuestro apartamento en el Hotel Omirikon.

El mismo Gerásimos nos vino a buscar a media tarde y la jornada dio aún para mucho más: un tiempo de relax con lectura en el hotel, un paseo vespertino con rendición de culto a la estatua de Ulises en el puerto y una cena sencilla y muy buena en la taberna Kantouni, que elegimos por la simple razón de que en su terraza sonaba la impar voz de Dimitris Mitropanos: los amores son así, y Mitropanos provoca el amor a primer oído. La camarera, muy guapa, una búlgara que sabía algo de español, nos contó que era amiga de Ana Capsir, excelente autora del blog ‘Navegando por Grecia’, así como del precioso libro ‘Mil viajes a Itaca’ que perdimos en uno de nuestros viajes por allí. Capsir vive en la cercana isla de Lefkada y organiza cruceros en velero por las islas.

La taberna Kantouni.

La taberna Kantouni.

El día terminó dulcemente. Y a la mañana siguiente nos esperaba Gerásimos para nuestra primera excursión…

IMG_20200903_153434

IMG_20200903_153257

Un viaje distinto a la Grecia de siempre

Ulyfox | 13 de octubre de 2020 a las 13:40

Primer día en Grecia, ante la Bahía de Argostoli, capital de Cefalonia.

Primer día en Grecia, ante la Bahía de Argostoli, capital de Cefalonia.

Teníamos que volver a Grecia pese a todo, es nuestro impulso, pese al virus, pese al miedo, pese a la mala conciencia de ser potenciales propagadores. Parecía más difícil que nunca, lo fue en cierta forma, pero luego resultó gratificante como pocas veces. Porque encontramos una Grecia sin multitudes, tranquila, más griega que casi nunca, como la recordábamos de aquellas primeras veces e incluso más aún.

IMG-20201011-WA0025 IMG-20201011-WA0023

Vistas del desierto aeropuerto de Barcelona, el 30 de agosto.

Vistas del desierto aeropuerto de Barcelona, el 30 de agosto.

Y eso que, ya lo he dicho, no fue fácil sino más bien al límite. Grecia exigía una prueba PCR negativa para entrar en el país. Nos la hicimos con el temor de un posible positivo. Las maletas estaban hechas pero sin cerrar hasta el último instante. Y el último instante parecía no llegar nunca. Nuestro vuelo salía el domingo 30 de agosto a las seis y media de la mañana, y el sábado a las once de la noche aún no teníamos el resultado de la prueba. Llamamos a la clínica inquietos, y más nos inquietamos cuando nos dijeron que los resultados no estaban porque la máquina ¡se había estropeado! Que estaban intentando arreglarla, que nos avisarían… Empezamos a hacer planes para aplazar la salida, para cambiar los vuelos y los planes…

La isla de Cefalonia desde el aire. Se puede apreciar los puntos azules de sus magníficas playas.

La isla de Zakinthos desde el aire. Se puede apreciar los puntos azules de sus magníficas playas.

Pero afortunadamente, la siguiente llamada a la clínica nos confirmó que todo estaba perfecto y que podíamos emprender el viaje. Itaca nunca ha puesto las cosas fáciles pero al día siguiente ya volábamos desde Sevilla, y luego cogiendo la última puerta abierta a los vuelos desde Barcelona, desde un aeropuerto fantasmagórico y en el vuelo más vacío que hemos tomado nunca, a Grecia. Aterrizamos en Atenas, donde me tocó en suerte otra prueba. Al poco tiempo salíamos para Cefalonia, en cuya capital, Argostoli, debería esperar serenamente el resultado, de la mejor manera posible: en la playa y bebiendo una cerveza. No hubo noticia de la prueba, lo que interpretamos como que todo estaba bien, y nos dispusimos para madrugar al otro día y coger un barco para salvar el corto trayecto hacia la isla de Ulises…

IMG_20200831_114014 IMG_20200831_114637

La playa de Makri Gyalos, junto a Argostoli, nuetra sala de espera del resultado del test.

La playa de Makri Gyalos, junto a Argostoli, nuetra sala de espera del resultado del test.

Iremos contando todo este mes maravilloso, pero con una cierta vergüenza debo decir que esta enfermedad que tanto dolor está causando ha propiciado que Grecia sea mucho más visitable, más amable y más bella a la vista y a todos los sentidos. El fenómeno masivo del turismo que en los últimos años hacía complicado el disfrute de sus bellezas ha desaparecido prácticamente en estos meses. Además, en muchas islas el virus prácticamente no existe, y eso nos dio una extraña sensación de libertad, como de andar metidos en una burbuja libre de infecciones, en muchos lugares sin mascarillas y sin restricciones, o muy leves y que sólo afectaban a camareros o empleados de comercios y hoteles.

IMG_20200831_192719

Primera velada en Argostoli.

Primera velada en Argostoli.

No es que no hubiera gente, pero todo tenía una dimensión más humana. Los barcos y los aviones no iban repletos. La ausencia de cruceros, con sus riadas de gente en horas punta, tuvo mucho que ver en esta impresión positiva.

Una placita de Argostoli, el primero de septiembre.

Una placita de Argostoli, el primero de septiembre.

Ya iréis viendo…