Antequera, centro de reuniones

Ulyfox | 28 de febrero de 2011 a las 1:43

La avenida del Infante don Fernando de Antequera.

La avenida del Infante don Fernando de Antequera.

Pasadas las diez y media de  la noche del viernes 25 de febrero, vamos de vuelta en busca del coche y para el hotel, después de haber cenado de raciones en el centro de Antequera. Habíamos llegado esa misma tarde en coche desde San Fernando,vulgo La Isla. En sentido contrario, por la avenida del Infante don Fernando, divisamos a Peluso y su Maripuchi. ¡Hombre! sus abrazos y sus besos y sus copas en un local por nombre Ghardem. Y su buen rato de charla por el encuentro fortuito, aunque no del todo inesperado con la impar pareja. Todos sabíamos que estábamos en Antequera, pero no habíamos quedado.

La plaza de San Sebastián, con la alcazaba allá arriba.

La plaza de San Sebastián, con la alcazaba allá arriba.

Al día siguiente, en el estupendo restaurante de la plaza de toros nos encontramos con más gente de Cádiz: Juan, el Foncubierta y otro amigo con sus respectivas cónyuges. Qué casualidad y esas cosas. Se come bien aquí, sí, eso me han dicho. Apenas tres horas después, una compañera de trabajo y un ex compañero, Maribel y Jorge, están en la plaza de las Descalzas. Me había parecido que eras tú, y todo eso. Nos hacen una foto que es de las pocas que tenemos juntos. Van tres encuentros casuales en dos días en un pueblo que no es el nuestro y no frecuentamos.

En el Coso Viejo.

En el Coso Viejo.

Hoy mismo, volvemos a ver a Maribel y Jorge en el aparcamiento del parque de El Torcal. Es este un encuentro feliz, sobre todo para ella, a la que prestamos un chaquetón que le viene estupendamente para el frío y la humedad de tan natural parque. Jorge, sin embargo, tendrá que afrontar la niebla con su camiseta gordita y con su hombría.

A punto de entrar por el Postigo de la Estrella.

A punto de entrar por el Postigo de la Estrella.

De vuelta del Torcal a Antequera nos llaman nuestros íntimos Batuka Salada, vecino de El Palmar de Vejer, que están en Málaga con Noé y Pili, sus hermanos y disfrutadores recientes de Croacia. “¿Que estáis en Antequera? Pues nos vamos para allá y comemos juntos”. Por supuesto, y paseamos, y tomamos café, y arreglamos el mundo con nuestra habitual charla apasionada.

El Arco de los Gigantes, y detrás la Colegiata de Santa María.

El Arco de los Gigantes, y detrás la Colegiata de Santa María.

¿Que qué nos ha parecido Antequera? Un pueblo andaluz bonito y grande, y un estupendo sitio para encontrarse con gente sin haber quedado.

La Batukada al completo, en las milagrosas calles de Antequera. Y sin haber quedado.

La Batukada al completo, en las milagrosas calles de Antequera. Y sin haber quedado.

Etiquetas: ,

  • Pedro

    Tomo nota. Tantas veces de paso y nunca de parada, como Osuna o Estepa. Veo que hay que verla. Senkiu

  • Ulyfox

    Pues sí, Pedro, a nosotros nos pasaba lo mismo. Tan sólo una vez, hace muuuchos años, paramos a verla, pero tuvo que ser tan de pasada que no recordábamos nada. Ni siquiera nos acercamos a ver los dólmenes. Pero para un fin de semana está muy bien: ves los dólmenes, comes, das un paseo vespertino por el pueblo, visitas los monumentos, te acercas a ver El Torcal… y todo de manera pausada, sin prisas. Y está muy cerca, a unas dos horas y media en coche desde Cádiz. Desde Sanlúcar puede que un poco menos.

  • Maribel

    Hola Manolo! Me presento en tu blog y os doy las gracias de nuevo a tu mujer y a ti por esa chaqueta que me privó de un resfriado seguro. Jorge al menos llevaba su bufanda, y el pobre repetía: ya no hace tanto frío, ya no hace tanto frío, jejeje. A mí también me gustó Antequera, según la zona me recordaba a Cáceres y a Carmona. Y como dice Pedro, nunca había sido un destino final en mis viajes, pero ha merecido la pena. Un saludo

  • Ulyfox

    Hola, Maribel. Bienvenida al blog. Y de nada. Pa eso estamos los amigos, para protegernos unos a otros. La verdad es que hacía frío en ese Torcal nublado y atestado de gente de puente. Espero que nos encontremos pronto en más viajes, por lo menos en los que hacemos en este blog. Que ya nos vemos casi todos los días en el trabajo. Saludos viajeros.

  • peluso

    En mi opinión, desde Altamira todo es decadencia.

  • Ulyfox

    Bien lo sabes tú, Peluso. Incluso creo que la noche era mucho más animada en Altamira que en Antequera. Pero nosotros nos adaptamos bien a la desevolución. Por cierto, la ginebra nueva fabricada en Ronda no sabe a nada.