Ávila, una muralla

Ulyfox | 19 de febrero de 2014 a las 13:03

Ávila con su muralla vista desde los Cuatro Postes.

Ávila con su muralla vista desde los Cuatro Postes.

 

A Ávila se va para visitar conventos, para disfrutar iglesias, para sentir la huella de la Santa más grande que dio este país, para comer carne y legumbres. Pero nosotros vamos a Ávila siempre para ver las murallas, para pasearlas, para contemplarlas de cerca y de lejos, para admirar como se enciende su color con la luz del atardecer. Es cosa muy de asombrarse llegar de noche, como lo hicimos nosotros esta vez, por el camino de Madrigal de las Altas Torres, y ver los muros iluminados rodeando la ciudad antigua, un casco urbano tan bien conservado que conserva su carácter. Las murallas de Ávila no nos rechazaban sino que por sus puertas parecían darnos su acogida, y su invitación a entrar.

Lo hicimos de noche, para comprobar que enero, después de las fiestas navideñas, es mala fecha si queremos encontrar un mínimo de animación. Frío en las calles y oscuridad encontramos, entre las piedras centenarias, letreros que ni alumbraban negocios y restaurantes cerrados, aunque afortunadamente algunos guardaban su vigilia para el turista de contramano y contratemporada, como lo éramos nosotros.

La Puerta de Santa Teresa, con la fachada del convento de la Santa al fondo.

La Puerta de Santa Teresa, con la fachada del convento de la Santa al fondo.

La mañana siguiente, al menos, se levantó soleada, con un sol que empezó tímido pero impuso poco a poco su fuerza durante el corto día. Las murallas lucieron. Tienen estos muros una rotunda apariencia desde el siglo XI, con esa mezcla de granito gris y anaranjado que la hacen tan hermosa. Y uno siente la sensación de conquistador amable cuando asalta civilizadamente alguna de sus puertas, tras la que siempre se esconde una belleza. Esta fortificación está tan presente, es tan invasiva que la misma catedral, una belleza que guarda un interior sorprendente, está integrada en sus muros, y el hermoso ábside, más conocido como cimorro, forma parte de la defensa, con su adarve y paseo de ronda incluidos.

La catedral es también una fortaleza y su ábside está integrado en la muralla.

La catedral es también una fortaleza y su ábside está integrado en la muralla.

Cuando contemplo sus altas piedras  no puedo evitar una sensación de felicidad por lo conservado, por la huella no borrada de la Historia, y agradecimiento hacia los miles de personas que supieron desde su nacimiento que este singular tesoro había de preservarse a salvo de cualquier codicia o de cualquier insensatez de urbanista iluminado. A esta ciudad se entra y de ella se sale por puertas, como era cuando se fundaron las ciudades. Ahora, estos sillares y lienzos, estos adarves no servirían para defender ni el más mínimo ataque de cualquier ejército. Hace mucho que muchos comprendieron que había que defenderlos a ellos, a estos testigos de la historia.

La Puerta de SanVicente, desde el pórtico de la basílica del mismo nombre.

La Puerta de SanVicente, desde el pórtico de la basílica del mismo nombre.

Después de tres visitas Ávila, en esta pude cumplir por fin mi deseo de contemplar el conjunto amurallado desde la corta distancia, cientos de metros apenas, a la que está situado el humilladero más fotografiado de España, lo que se llama Los Cuatro Postes. Cuatro columnas y una cruz de piedra, que también estaban extrañamente solitarias en esa mañana de final de nuestras vacaciones invernales. Pero fue el lugar perfecto para decir hasta luego a Ávila.

La belleza de las murallas al atardecer.

La belleza de las murallas al atardecer.

 

  • Exiliado

    Hola, estoy de vuelta, escribo sobre ciudades que conozco para matizar, enriquecer o comentar sin más -aunque me acusen de pedante- y siempre sin faltar a nadie y con permiso del editor. Decir varias cosas sobre la ciudad de ‘cantos y santos’, si se me permite, claro, las murallas se conservan tan bien porque nunca fueron atacadas (en murallas las de Lugo son mejores), en gastronomía además de la carne citada (IGP desde 1988) y “legumbres”, yo diría judiones, la especialidad local son las famosas yemas de Santa Teresa que no se citan. Por cierto, en 2015 se celebra el año Teresiano por excelencia, el V Centenario de su nacimiento y Avila tendrá gran protagonismo junto a Alba de Tormes y alguna ciudad andaluza, adivinen cual. En Avila está el Centro Místico y la Universidad Católica. Finalmente decir que me ha extrañado que no se citara su judería, la más conocida de Castilla y León y que ahora forma parte de la red Sefarad (ahora que se les va a dar la nacionalidad española). Al amigo AntonioHdr, decirle que acepto su reto ajedrecístico no empezaré con apertura complicada ya que se ha pedido negras, nada de la orangután, inglesa, barcza o ultramoderna. Algo sencillo, P4R, ya me dirá su defensa, de tres o cuatro caballos, si quiere el gambito escocés o el Giuco Piano, usted dirá, le doy alternativas por si quiere que ya adelantemos los movimientos de la apertura, española, no se quejará, sencillita.

  • Ulyfox

    Querido (qué quiere que le diga, el roce hace el cariño) Exiliado. No sabe cómo agradezco sus aportaciones. Pero tengo que decirle que este no es un blog-folleto turístico, ni un catálogo de monumentos y lugares que visitar. De hecho, escribí una vez que esto no era un blog de viajes, sino un lugar de sensaciones. Así que no se extrañe si echa en falta algunas referencias. Me he dejado muchos sitios sin mencionar. En esta ocasión, sólo quería hablar de las murallas, que a mí personalmente me impresionan. No he visitado las murallas romanas de Lugo, y lo tengo pendiente. Para posteriores entradas he dejado la Catedral, de la que me sorprendió y me admiró su interior, que no conocía, el recorrido por el interior de la ciudad, y la maravilla de San Vicente, espléndida para un amante del románico como yo (a menos que usted me corrija diciendo que es protogótico), con esa joya del sepulcro del santo.
    De ajedrez no hablo. Las pocas veces que intenté jugar un amigo mucho más inteligente que yo me quitó las ganas en dos o tres partidas. Demasiado razonamiento para mí. Como le digo, prefiero las damas: saltar, comer y doblar. Mucho más fácil. Y tengo en el objetivo aprender el backgammon, que llaman tavli en Grecia, y al que dedican tantas horas de solaz, conversación y café. Espero seguir contando con su erudición, pero le juro que conozco muy bien, y disfruto, las exquisitas yemas. Un placer.

  • antoniodlr

    dlr, antoniodlr.
    Bond, James Bond.
    Más que nada por corregir yo algo (no soy AntonioHdr)
    Que se acaba usted de quedar sin rival, señor exiliado. Que ya he visto lo alto que tiene usted el nivel y, en esto del ajedrez, como en el tenis o en el pádel (por poner un poné, o dos), si tu rival no está a tu altura, tanto por arriba como por abajo, te aburres. Ya sabe, todo el día cogiendo pelotas del suelo, en vez de devolverlas.
    Mi ajedrez es de andar por casa, como mi cultura general. Intento aprender, y disfruto, viendo, leyendo y escuchando de los que saben. Luego ocurre que tengo una gran memoria sólo para aquellas cosas que recuerdo. Para las demás, no.
    Me recuerda usted a un cuñado mío, que es tremendamente culto, lo que podría ser una ventaja; aunque no siempre es así. No puedo, o no podemos, discutir con el de casi ningún tema. Aprovecha la ocasión para darte una lección magistral, y tampoco creo que se trate de eso. Lo que le contaba del partido de pádel con diferentes niveles. Me aburro, solo habla él y yo escucho. Intento ser cortés.
    Está bien aportar algún dato de vez en cuando, pero corregir siempre al interlocutor, creo que no lo es. Además luego hay formas de hacerlo, sin que aquel se sienta ofendido, o parezca un imbécil. Así que si me permite, siga usted aportando lo que sepa, pero no corrija a cada momento. Queda feo. O diga también lo que le gusta, que el editor también tiene su corazoncito. Tampoco está demás aplaudir al contrario cuando hizo una buena jugada, en vez de mofarse de él, cuando la pifia (por seguir el símil del pádel). Se lo digo sin acritud.
    Puedo compartir su opinión con respecto a las murallas de Lugo. Fue una auténtica sorpresa cuando las vi, jamás pensé encontrarme con semejante maravilla.

    Pero, ahora que lo pienso, usted, señor exiliado, ¿no será mi cuñado que se esconde bajo ese seudónimo, verdad?

  • Exiliado

    Perdone señor Antoniodlr por confundirme con sus iniciales, ha sido un lapsus. No creo corregir al editor, este espacio creo que se llama comentarios y los lectores podemos comentar, sin faltar al respeto y con permiso del editor, del que jamás me mofo como usted pretende insinuar, ni corrijo continuamente, en todo caso aporto otra visión o amplio algún comentario, lo que sí le aseguro es que jamás opino de lo que desconozco o de ciudades donde no haya estado. Yo también se lo digo sin acritud y me congratulo de coincidir sobre las murallas de Lugo con usted. Lamento que no quiera iniciar la partida por haber utilizado la jerga ajedrecística, ya sabe, como la que tienen los médicos o los jueces, por poner ejemplos. Me ha salido así, lo siento. Ah, le confirmo que no soy su cuñado.
    Respecto al señor editor -perdone que no le tutee- mientras usted me permita, escribiré de lo que sé y sin ninguna intención de enmendarle la plana, gracias por su atención.

  • Ulyfox

    A ver: soy yo, también llamado el editor. Por supuesto que aquí todo el mundo puede escribir lo que quiera, con el debido respeto. Se agradecería, por supuesto, que si alguien quiere aportar algo nuevo no dé por supuesto ignorancia o desdén en el otro, y desde luego, el tono doctoral es muy apropiado para las sesiones académicas, pero aquí está fuera de lugar. Se trata de compartirnos alegrías por el descubrimiento que suponen los viajes. Más que un sitio para aprender sobre lugares, este es un blog para despertar ganas de ir a conocerlos y disfrutarlos. Más o menos como soy yo, el editor. Un saludo a todos los que siguen leyendo esto.

  • Paco Piniella

    Ay ay qué bonito “lugar de sensaciones”… a los comentarista he de reñirles y decirles que don Ulyfox es todo un lujo para el espacio virtual este en el que vivimos. Tómense unas yemas de la santa que seguro les caerá bien. Saludos viajeros.

  • Ulyfox

    Paco, efectivamente este es un lugar de sensaciones. Para aprender hay sitios mucho mejores. Pero nunca viene mal un dato nuevo. Bueno, mientras todo se arregle con yemas de la santa… ¡Saludos y abrazos!