Me gusta

Ulyfox | 5 de abril de 2015 a las 21:28

Sin falsas ni modestas ínfulas de crítico de la red, selecciono por el natural método del me agrada-no me agrada los pocos blogs que consulto. Algo que debería ser pecado mortal (para los antiguos, ahora este calificativo no significa nada si no sabemos que existen los veniales) en un supuesto bloguero. Supongamos que un bloguero es alguien que está, si no todo el día, al menos casi todos los días pendiente de meter entradas, dar opiniones, escudriñar el mundo a su manera. Convengamos entonces que no soy un bloguero, que carezco de la disciplina o el tiempo (o las dos cosas) necesarios para ello. Y también debería leer muchos blogs, escribir comentarios y teclear muchos ‘megusta’ en esa pestañita colocada al efecto. Bien, ya sabéis que no. Entonces, ya que tenéis a bien leerme, os confesaré que sólo disfruto de verdad de dos de esos artilugios virtuales, por lo bien escritos, por lo emocionantes, por la capacidad de comunicarme cosas. Estoy seguro de que hay miles más, igual de buenos. Pero, como los amigos, son pocos los buenos, mirado esto por supuesto desde el punto de vista más subjetivo posible.

Leer uno de ellos es casi una actividad endogámica, tanta es la afinidad que siento, aunque el estilo y la actitud sean tan diferentes. Lo habéis adivinado, es el blog del irreverente, apasionado, odioso muchas veces, auténtico siempre y brillante Lobeli (llamadlo Lovely) http://www.lobeli.net/ . Igual os admito que puede ocurrir que la pasión me quite el conocimiento, vale, es amigo. Pero en sus escritos no parte peras con nadie, y eso tiene el valor que tiene. Lo mismo por eso tiene tantos lectores, que lo sienten como su portavoz arriesgado.

El otro es una delicia de buena escritura, serena pero que puede llegar a irónica, culta sin ser pretenciosa, de alguien que disfruta de la vida a pesar de todo, me parece. Es una amiga también, pero esta es una amistad sin práctica, como un espíritu hermano al que no hace falta ver para sentir cercano. Últimamente nos visitamos poco, pero sé que cada encuentro es como volver a empezar, sin gasto, sin roce, sin visos. Figura, como el anterior, en la columna de la derecha entre mis blogs favoritos: Ampharou (http://www.ampharou.com/ ). Si no habéis pinchado nunca ese nombre, no sabeis lo que os estais perdiendo: esas esquinas de la vida que es necesario que alguien nos señale.

Ya veis que no son muchos. Ocurre como con las mujeres, que no es necesario amarlas a todas para saber que es imprescindible amar a alguna. Así que, aunque sea por hoy, permitidme este par de recomendaciones, hoy que he vuelto a disfrutar de ellos.

  • Lobeli

    ¿Odioso muchas veces?

    Las más. Joder, hasta en eso coincido.

    Gracias. Un abrazo.

  • Ulyfox

    Lobeli, un placer. Ya sabes eso que dicen del único paso que hay entre el amor y el odio. Cuestión de gustos personales. Abrazote

  • ana

    ¡Que sepas que me has hecho llorar! ¡Que estoy yo mu sensible!!
    Muchas gracias por tan preciosísimas palabras, Uly. Cierto que últimamente nos visitamos poco, y que nos vemos menos, pero no creas que me olvido de vosotros: anda que no me acordaba de Pe y de ti leyendo la biografía de Patrick Leigh Fermor, sobre todo cuando construian su casa en Kardamyli casi con sus propias manos y cómo hicieron de ella su Hogar…

    Besos enormes. Gracias miles.

  • Ulyfox

    Ana! No pretendía hacerte llorar, ni mucho menos. Simplemente me gusta lo que escribes, y creo que más gente (aún) debería disfrutar de eso.
    Lo que hace falta es que nos visitemos más. Siempre hay hueco para un café!
    Kardamyli, hermoso pueblo para un inglés viajero! A nosotros nos pilló un tiempo bastante lluvioso ese día, pero el Mani me pareció un territorio mágico, con ese recuerdo de Paddy por todos lados…
    Besos, y de nada

  • Manuel

    Los mismos de siempre que hablan de los mismos de siempre, que siempre hablan de los mismos.
    El lavativaso publico al compadre, deporte oficial del bloguero gastronómico

  • Ulyfox

    Ojú Manuel! Ni yo he sido nunca bloguero gastronómico, ni Ampharou siquiera lo piensa. Y el Lobeli, según ha anunciado, se está quitando. Pero usted es muy libre de insultar a quien quiera, faltaría más. Yo sólo hablaba de mis gustos lectores ¿No será usted gastrónomo, no?