Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Archivo » El mal de Antequera

El mal de Antequera

Ulyfox | 5 de julio de 2021 a las 17:58

IMG_20210626_105223

La monumental entrada al dolmen de Menga.

El animado, joven y locuaz guía lo explicó bien mientras esperábamos a la entrada del Dolmen del Romeral, en Antequera. Hablaba de lo que él llamó ‘mal de Antequera’, y al describirlo relató justo lo que yo había sentido unos minutos antes. Al parecer, los visitantes de esta hermosa y monumental población, al poco tiempo de visitar el maravilloso conjunto de los Dólmenes a las afuera y de escuchar la historia de su descubrimiento, empiezan a imaginar que cada colina o pequeña elevación del terreno se podría encontrar uno de estos impresionantes monumentos megalíticos prehistóricos. Y efectivamente: me había ocurrido mientras miraba los dos montículos allá lejos, a los pies de la no menos asombrosa Peña de los Enamorados, que los antequeranos llaman también ‘El Indio’ por semejar su silueta claramente el perfil de un nativo americano acostado. Quién sabe, igual no ando tan descaminado en mi intuición, puesto que al lado se acaba de descubrir otro, aunque este mucho más pequeño que sus hermanos de la zona.

IMG20210626104725

Tres imágenes del impresionante interior del dolmen de Menga.

IMG20210626105153 IMG20210626104510

Visitábamos por segunda vez Antequera y este conjunto único de enterramientos prehistóricos, y era normal que yo tuviera, como tantos, esa curiosa inquietud subterránea, después de conocer la historia de los hermanos Viera, que se toparon con el dolmen que ahora lleva su nombre y tal vez fueran los primeros en padecer ese síndrome. Tras el descubrimiento de ese monumento, se imaginaron que un poco más lejos, bajo aquel montecito llamado del Romeral podría aguardar su alumbramiento otro dolmen. Y su intuición no les falló, y después de buscar lo hallaron: allí estaba el dolmen del Romeral, construido con una ingeniosa técnica de bóveda falsa, lasca de piedra sobre lasca de piedra estrechando el espacio, hasta llegar incluso a construir dos cúpulas cerradas con una gran roca plana. Asombroso.

IMG20210626113017 (1)

Entrada al dolmen de Viera.

IMG_20210626_122527

Entrada al dolmen del Romeral, y el montículo artificial que lo cubre.

El más apabullante de los tres que componen el conjunto antequerano, por sus dimensiones, es el más antiguo, el dolmen de Menga, que figura en los libros desde hace siglos. Compuesto por un corredor y una sala con paredes y techos construidos con grandes piedras de toneladas de peso, su visita obliga al pasmo mientras se repasa el nombre de sus componentes: ortostatos las paredes clavadas metros bajo tierra, cobijas los techos, pilares que los sustentan. Y admira cómo pudieron hacerlo hombres, mujeres y niños del Neolítico, por mucho que te cuenten las teorías sobre ello los y las magníficas guías del yacimiento.

IMG_20210626_123902

En el interior del Romeral.

IMG_20210626_123613

IMG_20210626_123736

La falsa cúpula del dolmen del Romeral.

La visita se hace en un par de horas y es una delicia de información sobre aquella época en la que la Humanidad estaba descubriendo e inventando tantas cosas. El síndrome conocido como ‘el mal de Antequera’ no hace daño y además alimenta la imaginación…

IMG_20210626_145814

Alcachofitas de la huerta de Antequera con jamón.

IMG_20210626_144032

Surtido de porras.

IMG_20210628_171552

Porrilla de garbanzos y espinacas, una de las delicias de Arte de Cozina.

La delicia se prolongó después en Antequera, puesto que la rematamos con un almuerzo fantástico en el establecimiento Arte de Cozina, una comida que resultó también un viaje en el tiempo hacia recetas antiguas, sencillas y sabrosas, elaboradas con esmero y amor por el personal. Una auténtica experiencia de autenticidad y buen servicio. Imposible mejor remate.

  • Avenger

    Antequera, buen sitio. Hace un par de años fuimos un fin de semana largo huyendo del Carnaval y todo su bullicio. Nos encantó el sitio, los dolmenes y su gastronomía. Ahora no recuerdo donde comimos y cenamos, pero no es complicado recordarlos pues tenemos las reseñas anotadas. Un buen lugar y muy bien contado.

  • Ulyfox

    Querido Avenger, Antequera merece ser la capital de Andalucía, y por muchas razones. Esta vez nos limitamos prácticamente a los dólmenes y a la visita a ese restaurante ejemplar, pero el casco antiguo es precioso y monumental. Además, cerca tiene, por ejemplo, El Torcal. En fin, una visita muy recomendable.

  • Carmen

    Hola, Ulufox
    ¡Fantástico lugar! Te estoy agradecida por acercárnoslo. Ni siquiera lo conocía y es un dolmen impresionante y su conservación o rehabilitación estupenda. Me faltan adjetivos para describirlo. Gracias, gracias, gracias…

    Y lo de Arte de Cocina es un punto aparte.

    Saludos

  • Ulyfox

    Hola, Carmen
    El conjunto de los dólmenes es uno de esos lugares únicos en España. Están perfectamente conservados y por sí solos cuentan un montón de cosas sobre la Prehistoria. ¡No os lo debéis perder!
    Saludos