Archivos para el tag ‘blogs’

Diez viajes de los mejores

Ulyfox | 18 de diciembre de 2013 a las 1:11

Es que no puede ser. Es que este hombre me cuida. Acabo de recibir de Ricardo, el hombre que podría escribir novelas con las historias de su familia, este enlace:

http://lalineadelhorizonte.com/blog/los-10-mejores-relatos-de-viajes-de-2013/

Yo sé que busca hacer de mí un escritor de viajes. Como yo sueño con lo mismo, me dejo querer con sus atenciones en forma de regalos y sugerencias. Resulta que hay una revista digital, que también es editorial, que lleva el hermoso nombre de La Línea del Horizonte, LDH (como si fuera una enzima o un componente de la sangre) para los amigos, y en el blog que lleva aparejado su página web han hecho una subjetiva selección de los diez mejores libros de viaje publicados en el año 2013. No he escapado mal, puesto que en la lista hay dos conocidos míos: El laberinto junto al mar (que he leído y me regaló hace poco ¿adivináis quién? ¡premio! sí, Ricardo) y una biografía de Patrick Leigh Fermor, escrita por su amiga Artemis Cooper, al que le sigo los pasos y pronto capturaré, en cuanto acabe El tiempo de los regalos.

He repasado la lista y encuentro viajes en coche por Europa e itinerarios tan aventureros como los que van en busca de las fuentes del Nilo, títulos evocadores y capaces de provocar ensueños y tiritonas nerviosas por coger las maletas, la mochila o el hatillo, recipientes formales de las ganas de marcharse. La lista engloba diferentes maneras de vivir el o del viaje, la del que no puede parar quieto, la del que busca siempre los confines, la del que ha hallado su paraíso y se engolfa en él. Mi ya amigo Paddy Leigh Fermor decidió enfrentarse con un largo viaje a pie por Europa cuando se enfrentó con la vida, antes de cumplir los 19. De eso va El tiempo de los regalos. Quería conocer, pero cuando ya vivió, decidió que en realidad siempre había querido vivir en Grecia. A él los viajes le trataron bien. En aquel primero quiso caminar como un mendigo y dormir en los pajares, pero en realidad encontraba amigos y nobles recomendados por su familia que le alojaban en hermosos castillos. En realidad, privilegios de ser rico de familia.

Estos libros, los de la lista y otros muchos, nos dan al menos la oportunidad de hacer esos viajes de una forma tan humana como imaginando y viviendo. Y con un billete muy barato. Ya que otros han vivido lo que nosotros no, aprovechémonos de sus relatos. Viajemos.

Etiquetas: , ,

Difícil

Ulyfox | 6 de febrero de 2013 a las 14:47

Podéis verlo como una justificación. Lo pretendo. Me encanta este blog, pero todo mi tiempo libre lo estoy dedicando a acabar la guía. No importa, es un trabajo maravilloso. Pero absorbente, sobre todo cuando se une al también absorbente trabajo cotidiano y a las obligaciones de la vida normal. Por no hablar de las necesidades físicas de alimentarse y dormir, que también se llevan su tiempo.

Este trabajo que un día afortunado nos tocó nos tiene atareados. Y eso incluye que hayamos abandonado, casi literalmente, a los amigos, las aficiones y casi a la familia. No importa. Ya estamos casi a punto de acabarlo. Hecho el gozoso trabajo de campo, acabada la recopilación y confirmación de datos, terminado el borrador del texto definitivo, ahora estamos en la fase de repaso, corrección y remate de detalles. Pienso que acabando el Carnaval estará acabada la guía, al menos en lo que se refiere a nuestro trabajo. Luego vendrá la tarea de edición y ajuste de los textos, pero eso corresponde en su mayo parte a Anaya Touring. Espero dejárselo facilito.

Y entonces volveremos a ver a los amigos, a ir al cine, a salir a comer y esas cosas que añoramos. Ya tenemos varias citas apalabradas. Por favor, no os bebáis todo el vino que nos tenéis guardado.

Y a seguir escribiendo en este blog. Difícil en estas condiciones. Pero volveré.

Para hacer un blog se necesita una flor

Ulyfox | 24 de marzo de 2012 a las 21:08

He oído hoy mismo una canción italiana, digo yo que infantil, que llega a la sabia conclusión de que para hacer una mesa hace falta una flor. Ci vuole un fiore es el título del hermoso tema. La letra es una sucesión de causas y efectos, algo así como: “Para hacer una mesa, se necesita madera; para hacer madera se necesita un árbol; para hacer un árbol, se necesita una semilla; para hacer una semilla se necesita un fruto; para hacer un fruto se necesita una flor”. Así que el largo teorema tiene un poético final; “para hacer una mesa, se necesita una flor”. Las cosas cotidianas esconden un secreto, pues. O muchos, pero no son tan difíciles de descubrir.

¿Viene esto a cuenta de algo que nos interese? Pues sí, a una buena noticia de esas pequeñas: ha nacido un blog, como ocurre por miles cada día. No sabemos cómo irá, pero desde luego para hacer un blog también hace falta una flor. Lo hacen dos chavales, en el sentido más literal de la palabra, y va de gastronomía gaditana, es decir una mesa en cierta forma. Uno de los autores es hijo de los López-Camarena, el mayor de los muchos. Esta familia ya protagonizó uno de los primeros posts de ‘mil sitios tan bonitos’. Entonces, la adivinanza es fácil: ¿cuál es la flor que ha hecho posible esta mesa? Pincha aquí:  http://gastronomagaditana-javiguille.blogspot.com.es/

Etiquetas:

La edad no perdona

Ulyfox | 6 de diciembre de 2011 a las 22:06

Digo yo que es la edad, pero Pe afirma que es algo intrínseco. Soy un despistado de tomo y lomo, según antigua expresión que hay que recuperar cuando se refiere a mí. Seguramente, tiene razón Pe, de nuevo. El caso es nos fuimos cuatro días a La Alberca, y olvidé el netbook: conexión perdida. Adiós a esa pequeña afición de ir contando casi en directo los viajes, una de las cosas que me gustan de tener este blog.  Bueno, esa ha sido la causa de esta desaparición momentánea. Lo digo por si alguien me ha echado de menos.

Pero no todo fueron contratiempos por este olvido… y por otros. Es más, como dice otro antiguo refrán, no hay mal que por bien no venga. Ya retornados, repaso las fotos (por suerte no olvidé la cámara) y me pongo a contároslo.

Etiquetas:

Esto no es un blog de viajes

Ulyfox | 30 de noviembre de 2011 a las 15:15

El mar de la isla griega de Amorgós.

O no exactamente, o no del todo, o a su manera. Probablemente, mucha gente (bueno, en realidad no tanta, nunca romperé récords de audiencia)  no encontrará las pistas que busca al entrar en este blog. Esto es más bien un lugar de vivencias, pequeñas porque son sólo de dos personas, y tal vez de descubrimiento para otras pocas.

Dice un estudio de esos que hacen los que se dedican a hacer estudios inverosímiles que un periodista con blog es más influyente que uno sin él. Yo no he notado nada, mucha gente me sigue llevando la contraria y otros tantos me ignoran. De todos modos, ese sería un asunto que interesaría sólo a los que se preocupan por influir. En todo caso, me gusta emocionar. No quiero yo incitar a la gente a viajar, sino más bien apoyar al que ya tenga esa bendita tendencia, tal vez alimentarle el gusanillo de visitar algún lugar de los que aquí se publican. Sí me gustaría que cada día disminuyera el número de personas que dicen que como Cádiz no hay nada, sin haber salido más allá de las Puertas de Tierra. Y aumentara el de gente que, después de ver algo de mundo, concluyera que este rincón atlántico trufado de mediterráneo y africano, con una historia por reivindicar y disfrutar, no está tan mal. Todo, como verán, pretensiones muy modestas, adobadas por un aroma griego voluntariamente inevitable.

Eso sí, les anuncio que estamos a punto de coger de nuevo la carretera y dejarnos abrazar por el frío, el olor a chimenea y cordero, y por las casas con entramado de madera en La Alberca, Salamanca. Serán nada más que tres días. O nada menos, allá por Las Batuecas, ese lugar mítico donde decían que la gente se mantenía al margen de todos los afanes. Lo cual no viene mal en estos tiempos de tribulación y temores, como paréntesis y para coger fuerza en lo que nos queda. Pues eso.

La vuelta del galitano tragón

Ulyfox | 13 de noviembre de 2011 a las 21:24

En realidad, hace meses que el Obélix de Cádiz volvió de su refugio escondido, y quería hacerlo constar aquí como la ocasión se merece, igual que lamenté su huida, pero soy tan viajero como despreocupado. Un galo, aunque sea gaditano (¿galitano?) nunca se da por vencido. Entonces, cuando el autor del blog ‘El Obélix de San Félix’ se retiró, tal vez abrumado por enemigos que aparentaban ser mayores de lo que eran, ya dije que volvería. Lo ha hecho, pero vuelve más libre, para seguir siendo a su pesar, un guía personalísimo, amable y generoso, para andar en el mundo del yantar de Cádiz, de todo Cádiz, pero sobre todo de Cadi-Cadi. Por eso, y por respeto a su mundo, lo enlazo desde ahora, en la columnita de blogs recomendados que pongo aquí al ladito, y también si pincháis aquí: http://lobeli.net/

¡Que os aproveche! ¡Y ponedlo en favoritos!

Etiquetas: ,