Archivos para el tag ‘guías’

Penélope Travels

Ulyfox | 9 de abril de 2014 a las 13:54

Terraza del Stella Apartments en Kato Zakros, en Creta.

Terraza del Stella Apartments en Kato Zakros, en Creta.

Así nos gustaría llamar a una agencia de viajes que montáramos para amigos y confiados. Estos nos buscan y nosotros los buscamos. Se nos abre la expresión cuando alguien nos pregunta ¿habéis estado en tal sitio? y si es que sí, empezamos y no paramos. Especialmente conocida es nuestra pasión por el Mediterráneo, por lo que nos llueven las preguntas sobre ese lugar central del mundo que nosotros todos conocemos y vivimos.

Casas de Cefalú, en Sicilia, al borde de la playa.

Casas de Cefalú, en Sicilia, al borde de la playa.

A Ricardo y Cana, amigos en el alma viajera, les compartimos preparativos y están a punto de cerrarlo todo para irse a Creta este verano. Y era ver hoteles, lugares, tabernas y crecer la envidia en nosotros, la envidia porque ellos irán antes. Pero es a la vez llegar a casa Penélope y hacer lo que más le gusta: repasar estancias, comprobar direcciones, aconsejar alojamientos, confirmar horarios. De nuevo, una guía personalizada. Ya está.

Hace unos días, tres amigas y compañeras me consultaban su viaje a Sicilia. Programamos juntos paradas y fondas, desechamos algunos, reforzamos otros y rectificamos lo que había que rectificar, entre referencias cinematográficas a ‘El Padrino’ y ‘Cinema Paradiso’. Nada más agradable comprobar a la vuelta que ese lugar bendecido por la herencia griega y latina les ha encantado.

Y una pregunta que nos hacemos cada vez más a menudo: ¿no deberíamos dedicarnos a esto, a ayudar al necesitado de consejo a planificar su viaje, a no perderse los detalles más humanos de cada lugar, a compartir nuestros amigos, a que les lleven recuerdos y besos, a que los traten bien cuando lleguen, a cuidar que no tengan problemas y si los tienen encuentren la solución?

Esa es la cuestión.

Etiquetas: , , , ,

No sin mi guía

Ulyfox | 15 de diciembre de 2012 a las 18:58

En Venecia, con la Guía del Trotamundos.

Recuerdo que sólo en nuestros dos primeros viajes no llevamos una guía. En Cuba éramos ignorantes viajeros, insulsos primerizos, y además aquello estaba tan organizado que no había por qué. Pero al año siguiente, en nuestro primer contacto con Italia descubrimos al sabio. Uno de los compañeros del grupo parecía saber más que todos los demás, y siempre tenía claro dónde se podía comer y qué esquina doblar para que el viaje fuera más interesante, mucho más que nuestro guía oficial, bastante interesado en que entráramos en ciertas tiendas y déspota a su manera. Ese hombre tenía un secreto que lo hacía más poderoso que a todos nosotros: iba armado con la Guía del Trotamundos, y en sus páginas mágicas encontraba respuesta a sus preguntas y a las de todo el grupo. Él por ejemplo, con sus letras, nos proporcionó uno de los mejores descubrimientos: la Trattoría Al Mascaron de Venecia, donde descubrimos que la pasta al forno con verdura podía ser una delicia, y en la que confirmamos años después que los spaguetti podían saber a almejas en toda su longitud.

En Atenas, con una guía mucho más gorda.

La Guía del Trotamundos fue nuestra biblia a partir de entonces, y a ella le debemos gran parte de nuestro descubrimiento de Grecia, cuando nos llevaba de cabeza a sitios en los que parecía inverosímil que se pudiera comer tan bien ¡Ese cerdo con berenjenas en Esparta! Regada con vino rosado de barril, con el acompañamiento del canto de los dos ociosos camareros en una mesa cercana, en un local que no invitaba precisamente a entrar, esa cena forma parte de nuestra vida casi como la primera vez que nos besamos. Y esa guía nos enseñó cómo ir y volver de los altos, etéreos monasterios de Meteora, sin perdernos, hasta ganarnos el calificativo de aventureros por todos los compañeros de grupo que no se salieron del carril.

La mejor guía para el Périgord.

El Trotamundos, las guías Total, Guiarama o Viva de Anaya Touring, la Lonely Planet son como nuestra Trilogía de las Guías. No se nos ocurre viajar sin esas páginas llenas de información hechas, sudadas, amadas y vividas por gente que conoce el destino al que están dedicadas. ¿Cómo ir sin guía? Pero, quién lo iba a decir, parece que en este mundo tan irreconocible que nos están dejando, la gente está empezando a perderle el cariño a las guías. O eso dicen.

Nosotros qué os vamos a decir, si estamos escribiendo una trabajada y gozosa guía de Creta para Anaya. Pero esto es lo que ha escrito nuestra editora (me encanta como suena) Ana López: http://www.anayatouring.com/blog/2012/12/14/%c2%a1no-sin-mi-guia/#comments. Leedlo, retuiteadlo, difundidlo o como quiera que se diga en lenguaje de ahora lo de apoyar una causa justa. Por los viajeros, que somos todos.

 

Etiquetas: , , ,

Viajeros prevenidos

Ulyfox | 29 de noviembre de 2012 a las 14:17

Trip Advisor te dice lo que piensa la gente, por ejemplo, de estas tabernas en la playa de Parikia, en Grecia.

Esos viajeros prevenidos valen por dos. No estoy hablando de comprarse seguros de viaje, de prevenir inconvenientes o de asegurar daños. También vale si se emprende cualquier trayecto o si se reserva muy por adelantado, pero no hablo de eso. Hablo de saber a dónde, por dónde y cómo va uno a los sitios. A ver, es como si antes de ir al cine nos informamos de la película que queremos ver, sobre el director, de las críticas que ha tenido, o mejor aún, le preguntamos a algún amigo de confianza, de esos que no tienen el título de crítico pero en los que confías porque compartes simplemente visión de la vida. Pues eso.

Saber cuál es el hotel con mejores vistas de Mikonos…

Se supone que eso es lo que pretende Trip Advisor, una página web de éxito absoluto entre los vajeros de todo el mundo. Si contamos de la misma manera que lo hacen ellos concluiríamos que 75 millones de visitas certificadas son bastante como criterio sobre las cosas de viajar. Si le aplicamos el dicho de los millones de moscas y sus particulares gustos gastronómicos no nos serviría. Pero concluyamos que, viajeramente hablando, somos moscas, y entonces tendríamos una excelente guía para movernos por todo el mundo, y que lo que se saca en esta página son conclusiones y calificaciones medias sobre hoteles, restaurantes y lugares de interés en general. Como referencia, no está nada mal.

¿Y dónde se duerme mejor la siesta?

Bueno, todo esto es para que si queréis le echéis un vistazo a esta entrevista que hace unas semanas publicó en los periódicos del Grupo Joly un chico que algunas veces se hace pasar por mí: http://www.diariodesevilla.es/article/entrevistas/1394397/critico/tiene/su/idea/nosotros/millones.html

Y buen viaje.

A donde quiera que vayáis…

Los trabajos de Penélope

Ulyfox | 11 de mayo de 2012 a las 19:59

Penelope en el centro de operaciones.

 

Los días, no es casualidad, se van haciendo más largos y brillantes conforme se acerca junio. Como queriendo adelantar lo que será el gran viaje para hacer la guía, como presagios luminosos, las jornadas avanzan temperaturas, vientos y pájaros, atardeceres más largos que nunca. Creta se va acercando no diría yo que a un ritmo demasiado rápido, tampoco demasiado lento. Hay mucho trabajo que hacer antes de emprender el rumbo adecuado.

El fuerte veneciano del puerto viejo de Heraklion, la capital de Creta.

En el puente de mando, Penélope estudia (y se aprende) mapas y planos, rutas y caminos, posadas y refugios. Sabemos ya que los primeros días tienen nombre: Heraklion para llegar, Koutouloufari para ver el vestigio auténtico en el caos turístico del Norte, Sissi para un río de sosiego, Mochlos para retirarse, Agios Nikolaos para el glamour, Sitia la capital de provincia, Paleokastro de playas vírgenes… No tiene medida su afán, no tiene fin su deseo, se rebela contra los límites de las horas su espíritu, y no caben sus ganas de que llegue el día en los planes del calendario. Se acerca su mirada al papel, a la pantalla del ordenador, su mente científica a su pesar conjuga con la fuerza que da el desafío. Dice sin querer decirlo que es el trabajo de su vida, de esta vida de estos meses al menos. Creta es esa Ítaca a la que ella va poniendo obstáculos para hacer el camino más difícil y venturoso, más sabio.  Su labor es preludio de mañanas y tardes con aire egeo y africano. Aspiramos a que estos guiones se representen en aquellas tierras y mares diacrónicos.

Aceitunas pequeñísimas de Creta y cerveza en el Este perdido de la isla, cerca de Paleokastro.

Cuando lleguemos a Creta, es decir casi ya aunque falta mucho, tendremos un mapa que Penélope ha ido tejiendo tarde a tarde, noche a noche, para que vayamos desenmarañándolo en un mes, dejando jirones en monasterios lejanos, en playas minúsculas o gigantes, en tabernas al borde del Egeo o del mar de Libia y en piedras con nombres minoicos, como pistas para cuando volvamos o para cuando alguien quiera ir.

En las escalinatas del palacio minoico de Festos.

Yo admiro su tesón, su método, agradezco su dedicación y le prometo la poesía (que en griego significa simplemente “obra”) que saldrá de ese material constructivo.

El Pasmo de Ronda

Ulyfox | 24 de abril de 2012 a las 12:47

Pedro, en plena actuación en Ronda

No tengo ni idea de cómo una persona decide hacerse guía de turismo, ni cómo logra trabajar en eso. Es un mundo ciertamente amplio, tanto como la condición humana. Despertaba el cuarto día de viaje y el tren Al Andalus había salido muy temprano desde Granada. Ya traqueteábamos hacia Ronda mientras desayunábamos, sin saber, sin sospechar siquiera, que en la ciudad del Tajo nos esperaba uno de esos guías inclasificables. En nuestros andares por el mundo, hace mucho tiempo que Pe y yo no utilizamos regularmente los servicios de uno de estos cicerones, acostumbrados como estamos a ir por nuestra cuenta. Pero recordamos algunos especialmente: aquella mulata de nuestra primera salida, que nos acompañó por toda Cuba; un joven muy culto por tierras nórdicas; otro desenvuelto y acaparador de comisiones en comercios en Italia; Mohamed, nuestro guía exclusivo en el crucero por el Nilo. El guía puede ser solícito y comprensivo o tirano, dárselas de gracioso o de entendido, llevarte por los lugares interesantes o por los comercios donde saca más comisión. Son importantes porque estamos en sus manos cuando transitamos caminos desconocidos.

El bello entorno de Ronda

El de Ronda se llama Pedro, y es de los que aman sentirse protagonistas. Queriendo o no, su personalidad se elevó por encima de lo que mostraba, de las múltiples bellezas de la ciudad serrana. El tono anacrónico y trasnochado de sus comentarios sobre Franco, los legionarios, los moros y naturalmente las mujeres, salpicados continuamente con un “je, je” irónico, se impusieron sobre la espectacularidad del Puente Nuevo, lo evocador de la trama urbana y la mezcla a veces sangrienta a veces armónica de tantas civilizaciones como han pasado por esta antigua localidad.

El Puente Nuevo, en el Tajo de Ronda, postal típica de la ciudad.

Estamos en manos de los guías, y Pedro nos pareció que las tenía demasiado ásperas. Buena parte de nuestra casa, en forma de sillones y vitrina, y hasta un hermoso caballa tallado en madera, fue adquirida en varios viajes ilusionados a Ronda, por lo que es fácil deducir que parte también de nuestro corazón está en en ese lugar. Pero esta vez, el grupo no pudo conocer bien su latido, porque la visita fue también demasiado somera, tal vez lastrada por lo intenso de la jornada en el tren Al Andalus, que debía llegar por la tarde a Cádiz, pero eso ya es otra historia.

El grupo, en manos de Pedro por las calles de Ronda.

Para ver Nueva York con ojos de cine

Ulyfox | 10 de abril de 2012 a las 14:07

 Sé que no tengo muchos lectores en Madrid. Si acaso, algunos amigos que encuentran en este espacio un lugar donde seguirme en mi vicio viajero. Pero si alguno me lee en la capital del Reino me permito hacerle una recomendación a ciegas. A ciegas porque de lo que voy a hablar no tengo conocimiento, aunque sí buenas sensaciones. Este viernes 13 de abril se presenta en la National Geographic Store, en la Gran Vía 74 y a las ocho de la tarde, el libro ‘El Nueva York de El Padrino y otras películas de la Mafia’. Que no me negaréis que es seductor. Así que si coincide que andáis por Madrid y tenéis un rato, pasaos por allí y me contáis.

He dicho que no tengo ni idea del asunto y es verdad casi absoluta: no he leído el libro, que en realidad es una guía de viaje a Nueva York a través de los escenarios en los que transcurren esas películas que tanto nos gustan. Y además tampoco conozco Nueva York, y esto último sé que va resultando ya imperdonable, siendo como es la ciudad más cinematográfica. Ahí sigue, pendiente el trabajo a la espera de convencer a Penélope de la necesidad de volar eternas horas sobre el charco y pasar fronteras desagradables e incómodas. Así que si además conocéis la gran manzana, contadme también. Pero, en mi descargo, sí debo decir que conozco bastante bien El Padrino, lo que equivale a decir que admiro esta trilogía tan humana y fundamental, y además he estado en Sicilia, como sabéis los más empedernidos lectores de mi blog.

Y a lo mejor este libro de María Adell y Pau Llavador resulta una buena guía. El título ya es una invitación. Contadme.

Etiquetas: , ,

La mejor guía de Creta…

Ulyfox | 2 de abril de 2012 a las 2:12

Aquella primera vez en Creta

La mejor guía de Creta la vamos a escribir nosotros, permitidnos la inmodestia, el atrevimiento del novato. Y la va a publicar Anaya Touring, la editorial líder en España en estos asuntos. Es nuestra gran noticia, es el próximo viaje, del que os hablé hace unas fechas. Nos vamos los dos a Creta todo el mes de junio, a visitar amigos, a descubrir otros, a descubrírselos a quienes tengan la bondad de comprar la guía, que esperamos pueda publicarse el próximo año. A revisitar lugares, a comprobar locales, a explorar gargantas, playas, autobuses y barcos, a probar hoteles, degustar tabernas, encontrar temas de conversación.

Hace 20 años, en el puerto de Rethymnon, ya presentíamos nuestro destino.

Y todo surgió por casualidad, que es como a veces llamamos al destino. Porque seguro que todas las fuerzas, desconocidas o no, empujaban desde hace años en esta dirección: tal vez nuestra insistencia en ir a Grecia era un paciente guiño. A lo mejor la querencia inconsciente por ese país no era más que un designio oculto de los dioses del Olimpo, que también deben de escribir recto con renglones torcidos, y finalmente nos han otorgado su favor. El caso es que aquí estamos, con los billetes comprados, dispuestos a un mes de recorrido por la isla de Zeus y del Minotauro, dispuestos a cumplir nuestro destino, una parte de nuestro destino inmediato al menos, y nuestro contrato.

Penélope probó el pan de Creta y quedó hechizada para siempre.

Os hemos hablado tanto de Creta… y ahora vamos a intentar ser vuestro guía oficial, de la mano del más importante editor de guías de viaje de nuestro país. Estamos contentos, estamos orgullosos, estamos agradecidos, y nos sentimos responsables, con el puntito de inseguridad que da la responsabilidad. Sobre todo estamos alegres por la próxima visita de nuevo a la isla donde viven los que se dicen griegos más auténticos, donde se come mejor, donde se puede seguir el rastro de la historia como en casi ningún otro lugar del mundo, desde el Neolítico hasta la batalla de Creta pasando por la espléndida civilización minoica, los frescos de Bizancio, la luz y la guerra de Venecia y la dominación otomana, momentos largos que pasaron sin que esa tierra perdiera nunca su gran identidad helénica, en la que ha entrado y salido oficialmente cientos de veces.

El palacio de Cnosos, que guarda los secretos del rey Minos, hace 20 años.

Lo veréis impreso,  y lo habéis leído numerosas veces aquí: Creta es un lugar maravilloso, un trozo de tierra en el que están perfectamente dibujados sus confines remotos, sus puertas grandiosas, sus ciudades históricas, su imponente interior montañoso, las decenas de gargantas que rasgan su superficie como si las cimas quisieran asomarse tortuosamente al mar, sus pueblos anclados en el futuro, apegados a las tradiciones eternas, a una concepción divina de la alimentación y a una hospitalidad generosa. En Creta está nuestra higuera, tampoco por casualidad. De todas las islas griegas que conocemos y visitamos, quisieron los dioses que eligiéramos esta para comprar una propiedad, una ruina casi irreconstruible, tres paredes en una población semimontañosa, con vistas al cercano mar de Libia. Sabía ya la sabia Atenea, conocía la diosa de ojos de lechuza el designio de Zeus para con nosotros, sus mortales hijos: asentar el principio de su plan de futuro en las montañas cretenses, darnos una casa y luego encargarnos una guía, que para nosotros, no lo dudéis, será la mejor.

Por eso, porque nuestro agradecimiento ahora es inmenso, enlazo ya esta página de nortes y sures, de planos y mapas, de brújulas y flechas, de indicaciones y señales, que consideramos nuestra… y vuestra: http://www.anayatouring.com/blog/

El próximo viaje

Ulyfox | 2 de marzo de 2012 a las 15:11

El próximo viaje será el mejor. El próximo viaje tiene que ser el soñado. El próximo viaje, si todo sale como debe, si todo gira como nos merecemos, implicará seguramente revisitar sitios amados y descubrir rincones desconocidos donde creíamos que éramos habitantes cotidianos. La próxima salida debe ser esclarecedora, enriquecedora, emocionante, de compartir y respetar, de preguntar y responder, de tomar notas y tachar tópicos, de fotografiar y escribir, de equivocarse y de pedir consejo; tiene que ser agotador y responsable, frustrante y temeroso.

El próximo periplo tiene que ser el del enamoramiento absoluto, el que debe ser seguido por la propaganda pública de nuestro amor polígamo, la primera tal vez de nuevas experiencias. Quién sabe. Estamos tan ilusionados con nuestro próximo viaje que no es posible perder dinero aunque se gaste, ni dilapidar energías aunque acabemos fatigados, ni despilfarrar palabras aunque se nos seque la lengua.

Tiene que ser.

 

Etiquetas: ,

Mohamed cuenta historias de camellos

Ulyfox | 4 de septiembre de 2011 a las 21:57

Mohamed da agua a un camello en Petra.

Cuando un camello macho se da cuenta de que un humano le ha visto copulando con una hembra es capaz de perseguir al humano hasta matarlo, y si por cualquier razón el hombre logra escapar, pongamos en coche, el camello se suicidará. Así de celosos de su intimidad son esos animales extraordinarios, según Mohamed, nuestro guía en Jordania, que nos dio una lección sobre el mejor amigo del beduino, un amigo con malas pulgas. “Hace poco vimos un hecho extraordinario: una cría de camella se escapó hacia la carretera y estaba a punto de ser atropellada por un microbús de turistas, cuando su madre se dio cuenta y corrió para interponerse en el camino. Y logró parar el choque del vehículo con su cuerpo. Claro que quedó muerta, pero salvó a su cría. Así de misericordiosos son estos animales con sus hijos, igual que las personas, bueno, algunas” contaba Mohamed desde su micrófono para ilustrarnos y amenizar el largo viaje por la llamada Carretera del Rey que atraviesa Jordania de norte a sur. Los camellos tienen hasta tres “represas de agua” (en el español pasado por América de este jordano casado con una colombiana) dice Mohamed y son capaces de pasar sin beber hasta 30 días: “Si no huele humedad en kilómetros a la redonda, su cuerpo puede reciclar internamente la orina en agua y aprovecharla, y puede también comer los arbustos con espinas del desierto, sin pincharse gracias a su labio superior partido, y extraer agua de ellos”. Eso dice nuestro guía desde su asiento en el microbús, o mientras da cocacola a uno de estos seres de patas largas acabadas en una pezuña muy ancha, por lo que no se hunden en las arenas”.

Mohamed ofrece sandía al grupo en mitad del camino

 
 

Y estaba muy buena

 

Mohamed dice que es medio payaso por su mitad colombiana, pero yo creo que nació así, y hace las continuas bromas y trampas que los guías tienden a  los grupos de turistas para buscar su complicidad y, tal vez, no se aburran de mosaicos y lugares bíblicos. Pero también, para de pronto en mitad de la autovía y nos invita a una sabrosa sandía: “¿Tengo o no buena mano eligiendo sandías?” reta triunfante con un trozo colorado, jugoso y fresco. “Y está cultivada en el desierto”, advierte para resaltar el gran trabajo del beduino, ese señor de las arenas.

Muttuasem Mohamed nació en Kuwait, en una familia palestina que tuvo que huir de su zona natal, en Nablus, Cisjordania, y es un ardiente defensor del rey Abdalá (“el pueblo lo quiere, lo quiere porque se preocupa por ellos”, asegura) Tiene nueve hermanos, y uno que perdió “por mal de ojo que le echó un hombre”. Cuenta que entonces todo el mundo iba armado, y que su padre le disparó en la cabeza a ese hombre “y le hicieron tres días de fiesta en el pueblo por eso. Ese hombre era muy malo para todo el mundo, tenía los párpados de abajo negros, y los que tienen los ojos así son malos, tienen contacto con el diablo. Es verdad, bueno, se puede creer o no”.

Ha sido nuestro guía, yo diría que un buen guía, en Jordania.

Etiquetas: ,