Archivos para el tag ‘kato zakros’

La lluvia en vacaciones

Ulyfox | 13 de febrero de 2015 a las 13:32

Nubes negras sobre Mykonos.

Nubes negras sobre Mykonos.

 

Dicen que el invierno también es bonito. Que la lluvia es romántica (yo creo que sólo en Midnight in Paris de Woody Allen) y que el frío tiene su encanto. No logro sentir la emoción de ese supuesto encanto invernal. Concedo la sorpresa infantil que nos provoca la nieve, sobre todo a los que no podemos verla más que en películas o en viajes, dos formas de fantasía. Pero para mí la vida humana plena nació con el calorcito, o en todo caso con la suave templanza de la primavera, que a fin de cuentas es la esperanza del buen tiempo. No en vano la civilización occidental nació en aquel rincón cálido del Mediterráneo extendido hacia el Oriente. Y por eso, tal vez, el ser humano empezó a serlo en África.

La lluvia sobre el puerto de Mykonos.

La lluvia sobre el puerto de Mykonos.

Por eso, el mal tiempo en vacaciones tiene ese punto de mala suerte, de inesperado paréntesis en el disfrute. Lo soportamos porque al ocurrir en verano siempre esperamos que sea una cosa pasajera, y que el sol termine reclamando, y conquistando su territorio natural. En esas ocasiones, hasta le podemos encontrar su mijita de gracia, con los turistas en chanclas y ropa ligera corriendo sorprendidos por el agua y el viento fresco. Estas pasadas vacaciones de septiembre, un mes propicio a que el invierno haga incursiones preparatorias, la lluvia, y en algunos casos un inesperado frío, nos visitó en casi todas las etapas del viaje a nuestro lado oriental de Europa, por otra parte bendecido con un buen tiempo en general. Nos ocurrió en la sorprendente y de moda Milos, nos volvió a ocurrir de manera torrencial en el Este de Creta, en el paraíso de Kato Zakros cuando estábamos en la playa. Christóforos, el jovial dueño de la maravillosa taberna Nostos, nos aseguró que hacía 17 años que no llovía de esa manera.

Pero en Mykonos la belleza siempre vence.

Pero en Mykonos la belleza siempre vence.

Era más normal en Estambul, tan visitada por la lluvia, donde el agua insistente en los dos últimos días nos fastidió dos veces una prevista visita al lado asiático de la impresionante ciudad. Pero le encontramos también la belleza a la silueta humedecida de la Mezquita Azul, y agradecimos más el tranquilo refugio del Museo de los Mosaicos, y el descubrimiento del vecino y precioso barrio de Cankurtaran, con sus casas de madera y colores, casi un barrio suizo o nórdico.

El inusitado chaparrón en Kato Zakros.

El inusitado chaparrón en Kato Zakros.

Sólo en la preciosa y blanca isla de Paros el cielo permaneció azul todo el tiempo. Pero en nuestra amada Mykonos de final de septiembre, el agua ya no tuvo piedad. Ni siquiera nos permitió visitar nuestra playa favorita, Paranga, ni degustar los estupendos mejillones de su Taberna Tassos. Pero claro, es que en Mykonos la amabilidad de la familia del Hotel Damianos, los abrazos de nuestros amigos y la belleza de su capital, Hora, siempre vencen. Incluso a las más terribles tormentas y nubes amenazadoras.

La frecuente lluvia en Estambul.

La frecuente lluvia en Estambul.

Cuando escampa en el barrio de Cankurtaran de Estambul.

Cuando escampa en el barrio de Cankurtaran de Estambul.

 

Las alegrías de la guía

Ulyfox | 2 de noviembre de 2014 a las 21:33

Una mañana radiante en Kato Zakros desde los apartamentos Terra Minoika.

Una mañana radiante en Kato Zakros desde los apartamentos Terra Minoika.

La Canea, septiembre de 2014.

La Canea, septiembre de 2014.

Antes de volver a Creta este pasado septiembre fantaseábamos con la idea de ir paseando por alguna de sus ciudades, pueblos o playas y encontrarnos de pronto con alguien que llevara nuestra guía (ya sabéis, esta: http://www.anayatouring.com/Guias/creta/ ) y presentarnos como los autores, y comentar cosas, y contar nuestra historia, y si hiciera falta dar algún consejo sobre la marcha, y preguntarles temerosos si les había gustado… ¡Pues nos pasó! Y no una sino dos veces.

 

Cenando en el Glossitses de La Canea con Isabel y Santiago, dos de nuestros lectores.

Cenando en el Glossitses de La Canea con Isabel y Santiago, dos de nuestros lectores.

Bien es verdad que una de ellas ya la teníamos preparada. Una pareja de León, Isabel y Santiago, nos escribió hace un tiempo diciéndonos que habían comprado la guía y que se iban a Creta con ella. La feliz casualidad era que coincidía su estancia con la nuestra, así que nos citamos en La Canea en lo que luego resultó una hermosa y larga velada de charla, vino, mejillones, pulpo y sardinas que empezó en una cervecería del puerto, continuó en el maravilloso restaurante Glossitses con la especial atención de su dueño, Christos, y finalizó en el hotel Helena, que coincidentemente también compartimos. Isabel y Santiago parecían encantados con Creta y excuso deciros que eso no nos sorprendía en absoluto. Comentamos la belleza de la isla, la amabilidad de sus gentes, la excelencia de su acogedora hostelería y nosotros participábamos en la conversación con la complacencia de quien oye hablar bien de los suyos. Naturalmente, de aquello derivó un gran deseo de devolver la visita en León. Seguro.

El otro encuentro fue una deliciosa sorpresa en uno de nuestros lugares favoritos de Creta, Kato Zakros, en el extremo oriental, en donde pasamos dos noches invitados por Stella e Ilías, los afortunados dueños de los aparatamentos Stella y Terra Minoika, un paraíso que es como un compendio de la isla con su playa, sus olivares, su garganta, sus tabernas y su importantísimo palacio minoico en unos pocos cientos de metros cuadrados. Esa noche habíamos ido a cenar a la Taberna Nostos porque habíamos resuelto despedirnos del lugar con una kakaviá (suprema sopa de pescado). El dueño, el charlatán Christóforo, ya nos conocía de anteriores ocasiones y había visto también la guía, al igual que sus hijos Angelikí y Kostas. Cuando la hija nos vio llegar nos dijo: “Os tenemos una sorpresa”, sin añadir nada más. Pero al entrar en la preciosa terraza junto al mar vimos en una mesa la inconfundible portada roja del libro, y sentados ante ella a una pareja muy joven. “¡Ah, mira!”” exclamó Penélope, y la argentina Alfonsina y el catalán Charli volvieron la cabeza y nos sonrieron. “¿Sois vosotros los autores?”, preguntó el joven, y nos explicó que habían estado almorzando y que Christóforo les contó que estábamos allí y que por la noche iríamos a su taberna. Y nos esperaban, y nos dieron la satisfacción de decirnos que estaban en ese pueblo y esa taberna, precisamente porque la guía lo recomendaba.

Cantando con Christóforo en su taberna, Nostos, en Kato Zakros.

Cantando con Christóforo en su taberna, Nostos, en Kato Zakros.

El zalamero dueño apareció entonces y volvió a hacer las presentaciones. Y eso dio lugar, naturalmente, a una cena enorme de sabrosísima sopa, y vasos de rakí prolongados. En un momento dado Christóforo contó que su hija se casaba en diciembre, y que había puesto dos condiciones para la boda: que, en contra de la costumbre, no hubiera pistolas ni disparos al aire, y que, otra tradición, Angelikí no tuviera que bailar con todos y cada uno de los parientes y amigos del novio. Y que a cambio, él iba a cantar en la boda. “Porque yo soy cantante -dijo- y tengo varios premios”. Ahí me vine arriba, tal vez por el abundante rakí, y le entoné un estribillo griego para ponerlo a prueba: “An zimizís t’oniró mou, se perimeno narzís…“, que no es otra que la versión original en griego del gran Mikis Theodorakis de la Luna de miel que luego cantaron en español Gloria Lasso y Paloma San Basilio: “Ya siempre unidos, ya siempre, mi corazón con tu amor…“. (Aquí os podéis hacer una idea de lo bien que suena en griego, por Yiannis Parios en el auditorio de Likabitos, casi en el cielo de Atenas:  https://www.youtube.com/watch?v=L7W_s5oZiH8  ). Christóforo recogió el guante y los dos completamos la estrofa enlazados por los hombros. Y luego siguió también un trozo de Ítane mia forá de Nikos Xylouris, y un amago de Los niños del Pireo. Por supuesto, después de los cantos regionales y de la exaltación de la amistad, nos invitó a la cena.

Otra tarde más en La Canea.

Otra tarde más en La Canea.

No habían terminado las alegrías proporcionadas por nuestra pequeña pero bienamada obra. Ya en La Canea, nos llegó que el dueño de la librería Mediterráneo, en el puerto veneciano, quería hablar con nosotros de la guía, que se vendía en su establecimiento y que le había gustado mucho. Y era verdad, puesto que después de comentar lo que él entendía como cualidades del libro, nos hizo una sorprendente propuesta: que era una pena que sólo estuviera en español, a fin de cuentas un idioma minoritario entre los visitantes de Creta, y que estaba dispuesto a traducirla a otros idiomas más usados como el inglés, el alemán, el italiano o ¡el ruso!, que la traducción y la distribución correrían por su cuenta… Lo paramos, claro, eso no dependía de nosotros, sino de la editorial. Insistió en que lo pusiéramos en contacto con ésta… y ahí estamos: la propuesta está en manos ahora del director general de Anaya Touring. No creemos que llegue a buen puerto la cosa, pero ¿quién sabe?

La Canea, veneciana y turca, la joya de Creta. Para daros las gracias.

La Canea, veneciana y turca, la joya de Creta. Para daros las gracias.

Y lo último, no os canso más, ha sido a nuestra vuelta. Nuestra querida editora Ana López nos comunicó hace unos días que la guía está ¡AGOTADA! y que están pensando en una reimpresión para finales de año. No hay ejemplares en sus almacenes, pero seguramente sí quedarán en los puntos de venta. De todas formas, según ella es algo inusual para un destino como Creta, en el que los comerciales de la compañía no confiaban. Afortunadamente, sí confiaron los que más saben: el hasta hace muy poco director de Anaya Touring, Pedro Pardo (vaya usted a saber por qué dejó en manos de un desconocido la escritura de esta guía…)  y la propia Ana. ¿Qué más podemos pedir en apenas siete meses de vida de esta modesta obrita? ¿Cómo os podemos dar las gracias?

He tenido carta de Kato Zakros

Ulyfox | 22 de noviembre de 2012 a las 2:06

La solitaria playa de Kato Zakros

“Por supuesto que nos acordamos de vosotros muy bien. Nosotros estamos bien y disfrutando del invierno en Creta. El tiempo ahora es lluvioso y en unas pocas semanas comenzaremos la cosecha de aceitunas. Con mucho gusto os enviaremos raki, pero por lo que sé es bastante caro si se mandan pocos litros”. Son palabras de Stella, la dueña de los apartamentos que llevan su nombre en un lugar definitivamente paradisíaco del este de la isla. Ya os he hablado de Kato Zakros y de los apartamentos Stella, y de su impar marido Ilias, y del hijo de los dos, Stratis. Ayer les pedí que me investigaran la posibilidad de enviarme una buena remesa de raki, ese destilado maravilloso omnipresente en Creta, símbolo de hospitalidad y generosidad. Allí te dicen por la mañana que es bueno para ayudarte a sobrellevar el día, a media mañana para acompañar el café o ese pequeño almuerzo de quesos y aceitunas, más tarde a la hora del aperitivo, luego que sirve para hacer la digestión, por la tarde en la visita a los amigos y por la noche te ayuda a dormir.

La terraza de los apartamentos Stella, el jardín, el olivar y el mar al fondo.

Y esas palabras de Stella me han parecido venir de una Arcadia feliz y en armonía con la naturaleza. Me imagino a esa familia, únicos habitantes permanentes de esa mini aldea, pintando y arreglando sus preciosos apartamentos en medio de ese jardín, a Ilías yendo al campo con su burro en los intervalos entre la fabricación de los muebles de madera y los supongo felices. Él es un hombre total, ex culturista y alpinista, arreglador y señalizador de senderos, ella lleva los apartamentos y da clases de danza griega en invierno (recuerdo que durante nuestra estancia allí, una tarde demostró que sabía bailar sevillanas y dijo que le encantaban).

Nuestro alojamiento en casa de Stella

Y me siento, nos sentimos felices de tener amigos allí, cerca de la Garganta de los Muertos y de los restos del palacio minoico de Kato Zakros, a la orilla de una bahía profunda y cristalina que en tiempos albergó un puerto que comerciaba con Mesopotamia y Fenicia. Amigos que recogen aceitunas y producen raki. Amigos que nos escriben esas cartas evocadoras y provocadoras de envidia, y que están allí tal vez esperándonos…

El valle y la bahía de Kato Zakros, desde Terra Minoika, las villas también propiedad de Stella e Ilias.

Donde viven Ilías y su familia

Ulyfox | 5 de julio de 2012 a las 1:41

 

Kato Zakros, el lugar de residencia de Ilías y su familia.

Una de las muchas alegrías de este viaje inesperado a la tierra que amamos es la gente que hemos conocido, esas sorpresas globales de las personas en su entorno perfecto, como si lugar y ser humano hubieran encontrado su matrimonio bien avenido. En Creta, eso sucede a menudo, tan importante es el medio en esta isla, el hábitat que dirían los naturalistas. Por eso quisiera presentaros a Ilías, el hombre de las nieves, del que no tengo foto porque me dio reparo hacérsela. Junto con su mujer Stella regentan el Stella Traditional Appartments, un alojamiento perfecto, increíble, integrado en la ladera verde que domina el valle de Kato Zakros, otro sitio de los que solo son posibles en Creta.

La vista desde nuestro apartamento en Stella Appartments

Empiezo por hablaros de Kato Zakros, o mejor, por resumirlo: una ensenada de aguas transparentes en forma de media luna, un fértil valle en tierra lleno de frutales y olivos, una pared montañosa en derredor, los restos de un palacio minoico en la boca de una garganta preciosa, y varias tabernas y apartamentos. En este paraíso viven como únicos habitantes permanentes Ilías, Stella y su hijo Stratis. En temporada, hay algunos residentes más, propietarios de restaurantes y alojamientos de muy buena calidad en general, y por supuesto, unas decenas de turistas. Pero Ilías y su familia son los tres habitantes de Kato Zakros, en realidad una pedanía de Zakros, allá arriba en la montaña, capital del aceite de oliva más antiguo de Grecia, lo que ya es decir. De hecho, junto al pueblo hay un olivar que gasta fama y usa carteles de estar ahí desde los tiempos minoicos, calculad los años, miles.

El azul del mar de Kato Zakros

Ilías, que nació en Salónica, es montañero, y antes fue culturista, o a la vez. Tiene la recepción de sus apartamentos llena de fotos de sus expediciones. Colecciona cámaras de fotografía y ha hecho con sus propias manos todos los remates de las habitaciones de su negocio. Es un excelente carpintero y le gusta hablar de García Lorca tanto como de Kazantzakis. Ha abierto senderos, habilitado caminos y explorado cuevas en los maravillosos alrededores y da con gusto todas las informaciones sobre ellos.

 

Andando por la Garganta de los Muertos

 

Durante nuestra estancia en Kato Zakros, recorrimos la Garganta de los Muertos, dos horas y media de caminata por una hendidura hecha en la tierra por un riachuelo que desemboca en la playa. Nos preguntábamos quién habría señalado el camino poniendo marcas de pintura roja en las piedras. En una charla posterior descubrimos que había sido él, el mismo Ilía sque ha colocado flechas, instalado escaleras de hierro y limpiado de malezas tantos caminos en su tierra tan amada, de la que hablaba con orgullo y dolor.

Descansando en los apartamentos

Stella es de Zakros y da nombre a los apartamentos, los atiende y gestiona las reservas, pero si quieres te da lecciones de danza cretense. Es una experta bailarina que se arrancó al atardecer con unas sevillanas que aprendió en Salónica, su silueta casi dibujada frente al mar de Creta, y que al despedirnos después de varias horas de conversación en el porche de su otro negocio, Terra Minoica, nos regaló un pan auténtico, tomates y un bizcocho que fueron nuestra cena junto con un poco de queso y aceitunas que compramos en la taberna de la playa, con aceite y raki cortesía de Stella. Y fue una cena inolvidable junto al precioso apartamento de piedra, bajo los árboles, ya calladas las chicharras.

El opíparo desayuno tras el recorrido por la garganta, en la playa de Kato Zakros.

 

¿Dónde nos metemos?

Ulyfox | 26 de enero de 2012 a las 15:45

 

Dos nescafés frappés en Kato Zakros, un lugar donde meterse.

¿Dónde para soñar que esto no está ocurriendo, no ha ocurrido?  ¿Dónde para sentirnos a salvo de estos ladrones que salen indemnes y amenazan con, una vez libres, volver a robarnos? ¿Dónde para escapar de su sonrisa de “creíais que me íbais a pillar”? ¿En qué lugar sentirse a salvo de la insensibilidad social del nos da igual? ¿Dónde para ese paraíso en el que no nos sintamos agredidos cuando los delincuentes estén en la calle y a los jueces que los persiguen se les acose como a criminales?

Una vista de la playa desde la habitación en Kato Zakros.

Lo sé, lo siento, no debo hablar de estas cosas, ni debo aludir en un blog de viajes a Francisco Camps, ese hombre que ha vuelto a convertir en sospechosos sin castigo a todos los que llevan trajes a medida para esconder mejor entre sus perfectas costuras su ambición de pobre hombre. Ni debo recordar con nostalgia el papel trasgresor que se dio a los vaqueros y las camisetas ¡bah!

Un desayuno en el refugio.

Tal vez la única verdad sea que no hay en este mundo un lugar donde refugiarse de esas frustraciones y peligros. Pero como estamos entre amigos sin ganas de asentar dogmas, sólo de lanzar propuestas, os doy la mía: existe ese sueño en Creta, y se llama Kato Zakros: apenas diez o doce casas y varias tabernas con habitaciones a la orilla del mar, un arroyo que viene de la Garganta de los Muertos, y unas ruinas ruinosas de un palacio minoico, esa civilización misteriosamente perdida. La playa es de grandes piedras, no ideal para el baño, y se puede decir que tiene una grandiosa belleza.

Ahí está, en uno de los confines de Creta.

Como corresponde, es difícil llegar. Hay que proponérselo en serio. Pertenece a lo que yo llamo los confines de Creta. Esta isla fantástica parece huir de sus puntos cardinales y cada uno de ellos es como el fin del mundo, como territorios para exploradores. Pero en realidad, sus caminos han sido hollados desde hace milenios por hombres y dioses. Y se puede sentir su aliento.

Una casa en la playa.

Kato Zakros está en la costa sudeste de Creta, lo que equivale a decir que mientras se llega da tiempo a olvidar muchas cosas, puesto que hay que llegar en avión a Atenas, volar a la capital cretense, Heraklion, o mejor al menos activo aeropuerto de Sitia, y luego meterse con un coche por las particulares carreteras de la zona, subiendo y bajando montañas, costeando curvas y descendiendo luego a la bahía. Suficiente para que se nos olvide lo que aún quedaba. Y allí, ante tí, acomodado en la taberna con habitaciones unos pocos días, sólo tendrías el mar, sabiendo que enfrente pero muy lejos no hay más que mar y al final la costa libanesa que no podrás ver pero sí soñar, de nuevo. Y que si te mueves un poco hacia el norte encontrarás playas azules, algunas con palmeras, tabernas solitarias; y si hacia el oeste, te toparás, atravesando montañas y carreteras imposibles, con nuestra mítica higuera, en Pefki. Hasta que tengas que volver.

Una taberna en una playa, no demasiado lejana de Zakros.

Búscalo en el mapa: http://maps.google.es/maps/ms?msid=213662000049538835059.0004b76e7eed7196c37fc&msa=0&ll=35.131421,26.256294&spn=0.1008,0.219383

Etiquetas: , ,

En un lugar de Creta

Ulyfox | 21 de febrero de 2010 a las 14:25

El camarero era muy joven. “Esta taberna la hemos visto en la portada de una revista”, le dije en mi inglés tan malo como el suyo.  O sea, que nos entendimos rápido. “Sí, sí, en la revista ‘Travel’ “, dijo él. No sé si acertó. Era temprano para nosotros españoles, y sólo le pedimos una cerveza (“¿Heineken, Amstel, Mythos?” preguntan siempre en Grecia), que acompañamos con un plato de minúsculas aceitunas, poco más grandes que unos guisantes y sutilmente aliñadas. Las disfrutamos como si fuera caviar iraní, imaginando como debe saber el caviar. La temporada turística en el Este de Creta, mediado septiembre, estaba dando sus estertores, y además el viento golpeaba de manera inmisericorde. Pero había dos parejas de guiris almorzando y mirando el azul y violeta frente a sus ojos, o al revés. Sólo estuvimos una media hora. La taberna solitaria está en la playa de Hionas, y tiene unos pocos apartamentos por si quieres reinar al atardecer. Nosotros, sin embargo, queríamos llegar a Kato Zakros, un lugar sólo creíble cuando llegas. Pero de eso os hablaré otro día.

Taberna en la playa de Hionas, Creta

Si alguno estuviera realmente interesado en visitar Hionas, lo tiene fácil. Sólo requiere tiempo y ganas. Tiene que volar de Madrid a Atenas (en Iberia, pero hay mejores precios en Aegean Airlines fuera de temporada) y luego en la misma compañía o en Olympic de Atenas a Heraklion, capital de Creta; también hay vuelos a Sitia, una ciudad más pequeña pero más cerca de este lugar. En cualquiera de las dos, ya hay que alquilar un coche y recorrer una carretera no siempre en buen estado, digamos una hora y media. ¿Demasiado? Sí, pero una vez que estás en Creta, ¿para qué te vas a perder esta maravilla?. La taberna es familiar, con esa vista la comida debe de ser fabulosa y seguramente te regalarán el postre y el raki, maravillosa costumbre de las tabernas cretenses. No es para ir un fin de semana, es cierto. Pero nadie dijo que el cielo estuviera cerca.