Archivos para el tag ‘parque krka’

Krka, un parque de agua

Ulyfox | 27 de octubre de 2016 a las 13:25

La cascada de Skradin, en el parque nacional Krka.

La cascada de Skradin, en el parque nacional Krka.

Penélope, como mpez en el agua.

Penélope, como pez en el agua.

Es fácil y justo decir que, paisajísticamente, Croacia es un paraíso. Acumula entre sus argumentos una costa espectacular poblada por decenas de ciudades medievales, muchas de ellas amuralladas, con un interior frondoso y espectacular. Es imposible no maravillarse ante visiones como la riviera dálmata o los parques naturales. En este pasado mes de septiembre, tuvimos la fortuna y la sabiduría de pasar 15 días en el país, y recorrer una parte de su territorio, en realidad sólo en la mitad sur. Saltamos de ciudad a ciudad, de isla a isla y también hicimos una incursión, de pocos kilómetros al interior, buscando otros cursos de agua, ahora fluviales.

Tanta agua por todo el parque.

Tanta agua por todo el parque.

DSC_6070

Muy cerca de la espléndida ciudad de Sibenik, una joya artística e histórica al borde de un mar interior, está el parque nacional Krka, con ese nombre tan difícil de pronunciar que tienen algunos lugares croatas y del Este. El atractivo principal de este parque es el río que le da nombre y, sobre todo las bellísimas cascadas que forma, cerca de la población de Skradin. Su fama es enorme y eso lo hace lugar de visita imprescindible para una gran cantidad de turistas y cruceristas asentados en las cercanas Split y Dubrovnik.

Y más todavía.

Y más todavía.

DSC_6081

El sistema de visita es simple, cómodo y eficaz. Una red de senderos y pasarelas te conduce a través del parque, y es casi imposible que te pierdas ningún lugar fotografiable. El inconveniente es que a ciertas horas y en ciertas épocas del año se pueden producir hasta embotellamientos y atascos de tráfico humano por esos caminos sombreados, y uno adivina que apacibles fuera de esos días. El parque tiene dos entradas principales, con sus centros de recepción provisto de amplia información y mapas. Nosotros entramos por el que se encuentra en Skradin, un núcleo compuesto por poco más que una bonita calle alargada que se adentra hacia la montaña desde el atestado muelle. De este parten los lentos barcos que te llevan, entre juncos, cisnes y pinos hasta el embarcadero del parque propiamente dicho.

Camino del parque, en el barco que nos lleva.

Camino del parque, en el barco que nos lleva.

Y a partir de ahí lo que toca es andar prácticamente siempre bordeando, sorteando y vadeando torrentes, riachuelos y veneros, subiendo una pendiente no demasiado pronunciada junto a las ruidosas cataratas, verdes y con una espuma blanca producida por la caída brusca del agua. Es asombroso ver la serenidad de algunos lagos que se rompe de pronto en una abrupta precipitación blanca hacia el siguiente lago, y el siguiente y el siguiente… Cerca de las cascadas más altas es casi imposible oír al que va contigo.

20160904_111039 20160904_115132

Con unas dos horas de paseo, en el que la segunda parte es en descenso, se rodea el espectáculo principal del parque, ya los últimos pasos rodeados por una muchedumbre que habla en todos los idiomas conocidos y en muchos otros de los que uno es incapaz de adivinar su procedencia. El parque ofrece la posibilidad de hacer prácticamente un día de visita completo, si se coge otro barco o se decide uno a hacer senderismo hasta un evocador monasterio enclavado en una pequeña isla en uno de los lagos. Pero no fue esa la opción que escogimos, sino la de tomar la nave de vuelta a Skradin, de forma que llegáramos a la hora de almorzar y pasear a este pueblecito. Konoba Dalmatino fue el lugar escogido para comer, y nada decepcionante sino todo lo contrario. Aunque ya nos dio ocasión de comprobar que los camareros croatas son eficientes pero muy serios. Educados pero nada cómplices. Preferibles a otras opciones campechanas en exceso, eso sí.

La calle principal de Skradin, un agradable pueblo a orillas del lago.

La calle principal de Skradin, un agradable pueblo a orillas del lago.