Archivos para el tag ‘Cercanías’

Renfe mejora el Cercanías a Álora

Sebastián Sánchez | 3 de noviembre de 2011 a las 11:29

La línea C-2 dispondrá desde este lunes de 16.940 plazas para viajeros, un 27% más que hasta la fecha, tras aumentarse la frecuencia a un tren cada 60 minutos en hora punta ·  Habrá 28 circulaciones en total


El servicio de cercanías hacia la zona del Valle del Guadalhorce sigue mejorando. La compañía ferroviaria Renfe anunció ayer que desde este lunes la frecuencia de paso de la línea C-2, Málaga-Álora, aumentará, con la circulación de un tren cada 60 minutos en hora punta durante los días laborables, frente a los 90 minutos actuales. Mientras, en los momentos de una demanda inferior, el paso de las circulaciones se producirá cada dos horas.
Para hacer posible esta adecuación de los itinerarios de paso es necesaria la inclusión de seis trenes más cada día laborable, tres por sentido, con lo que el número de servicios diarios pasará de los 22 actuales a 28, catorce con origen en Álora y otros tantos en la estación Málaga Centro-Alameda. De esta forma, Renfe ofrecerá 16.940 plazas para viajar en el Cercanías a Álora de lunes a viernes, lo que se traduce en un incremento del 27,3% respecto a la programación actual. Los fines de semana y festivos la oferta queda en 16 servicios cada día entre Málaga y Álora, ocho por sentido.
La nueva estrategia de funcionamiento hace necesario el ajuste de los horarios del ramal. Así, desde el lunes, todos los trenes saldrán de Álora hacia Málaga a los 55 minutos, estando prevista la primera salida a las 6:55 y la última a las 22:55. En sentido contrario, el primer tren saldrá de Málaga Centro-Alameda a las 6:00 y el último a las 21:40. En este caso, los tres primeros trenes de la mañana saldrán cada hora en punto (6:00, 7:00 y 8:00) y el resto de trenes lo harán a los 40 minutos.
La entrada en vigor de esta medida obliga a realizar “leves ajustes” en las horas de salida de dos trenes de Media Distancia convencional, uno de la relación Sevilla-Málaga y otro del servicio Málaga-Ronda. En el primer caso, el tren que sale desde Málaga a las 7:45 adelantará cinco minutos su hora de salida este lunes. Por su parte, el actual Málaga-Ronda de las 18:40 adelantará su salida a las 18:20.
La mejora de las frecuencias es una más de las introducidas en los últimos años por Renfe en este ramal, incluyendo la renovación del parque móvil en abril de 2010. Desde esa fecha, todos los trenes entre Málaga y Álora son nuevas unidades Civia. En esa fecha también se abrió al servicio la estación de Málaga Centro-Alameda y se amplió el recorrido hasta dicha estación. De esta forma, los trenes de la C-2 llegaban por primera vez al centro de la ciudad, y se incorporó la estación Victoria Kent, donde los viajeros pueden enlazar con los trenes de la línea Málaga-Fuengirola.
El último balance de viajeros de la muestra un incremento significativo de usuarios. Entre enero y septiembre, estos cercanías han sido utilizados por 402.900 viajeros, 14% más que en el mismo periodo de 2010, anualidad que cerró con 472.600 usuarios.

Utilizar el Cercanías sale barato

Sebastián Sánchez | 14 de octubre de 2011 a las 10:28

Un estudio de Renfe concluye que el uso de este tren permitió un ahorro en desplazamientos, contaminación y accidentes de 15,6 millones de euros


LOS números asociados a los medios de transporte sostenibles, como es el caso del ferrocarril, son los más fieles exponentes de sus ventajas con respecto a los vehículos a motor. Una demostración de este hecho es que a lo largo del pasado año, conclusión perfectamente extrapolable a lo que llevamos de 2011, la utilización de los trenes de Cercanías en la provincia de Málaga supusieron un ahorro de 15,6 millones, incluyendo en este parámetro elementos como el impacto sobre el cambio climático, la contaminación y la tasa de accidentes que habría tenido el hacer estos desplazamientos en motocicleta o automóvil.
Los responsables de Renfe extraen esta conclusión tras corroborar que el uso habitual de los dos trazados ferroviarios, en especial del ramal entre la capital de la Costa del Sol y Fuengirola, ha permitido eliminar hasta seis millones de desplazamientos en coche durante los doce meses de 2010, cifra muy similar a la de todas las circulaciones en automóvil realizadas en diez días laborables en la ciudad de Málaga.

Es decir, que la media de desplazamientos mensuales que evita el tren es de unos 500.000. Ampliado el parámetro temporal a los nueve primeros meses de 2011, el dato sería de unos cinco millones de desplazamientos evitados, a lo que hay que añadir el aumento de las frecuencias en el Cercanías a Fuengirola desde el pasado 11 de septiembre.

El impacto económico del núcleo de Cercanías se traduce en un ahorro de 6,9 millones por congestión urbana; 4,7 millones, por accidentes; 1,8 millones, por cambio climático; 1,4 millones, por contaminación atmosférica; y 0,8 millones, por contaminación acústica y por otros efectos urbanos y sobre el paisaje.

A todo ello hay que sumar las claras incidencias positivas que el medio ferroviario tiene sobre el medio ambiente, puesto que permitió un ahorro de 16.700 toneladas de CO2 y de cerca de 5.800 toneladas equivalentes de petróleo. “Estas cifras equivalen a las emisiones eléctricas anuales de los hogares de una población del mismo orden de magnitud que la suma de las poblaciones de Antequera y Benalmádena”, apuntaron desde la compañía ferroviaria.

Esta realidad se ha visto mejorada por la renovación del parque de trenes de las líneas Málaga-Fuengirola y Málaga-Álora en los últimos años, que cuentan con trenes Civia. Este material móvil está equipado de freno regenerativo, un dispositivo de ahorro energético basado en la capacidad del tren de frenar actuando como un generador de electricidad, convirtiendo la energía cinética en energía eléctrica, y devolviéndola a la red. El circuito permite que la energía sobrante vuelva a la catenaria y pueda emplearse para mover otros trenes, alimentar servicios auxiliares del mismo tren que frena o para almacenarla en acumuladores a bordo del mismo.

La presencia de trenes Civia equipados con freno regenerativo ha impulsado el desarrollo en Málaga de un proyecto de investigación para estudiar la viabilidad de la instalación de subestaciones eléctricas reversibles, que permitan devolver a la red eléctrica general la energía regenerada en el proceso de frenado. Se trata de un proyecto pionero para desarrollar la primera subestación reversible en corriente continúa de toda la red ferroviaria estatal.

Esta energía cuenta con amplias ventajas como son su calidad o la posibilidad de conocer los horarios de su generación, y supone más de un 25% del total de la energía consumida por los servicios de Cercanías. Actualmente, esta energía se aprovecha directamente desde la catenaria por el siguiente tren que circule.

¿Qué contamina más si viajo en…?

Sebastián Sánchez | 11 de julio de 2011 a las 8:34

Raquel Garrido/ Málaga

Si a la hora de desplazarse usted es de los que valoran no sólo el medio de transporte más económico sino también el más respetuoso con el medio ambiente, le interesará saber que la diferencia por ejemplo entre viajar en un avión o en tren para hacer el mismo trayecto puede suponer hasta ocho veces más de emisiones de dióxido de carbono (CO2), el responsable del invernadero, a la atmósfera.

Por ejemplo, cubrir la distancia entre Málaga y Madrid supone una emisión de unos 57,9 kilos de este gas por viajero si se hace en avión, mientras que si se opta por el vehículo privado la cifra baja hasta los 55 kilos. Es decir, ocho y siete veces más, respectivamente, si se compara con los apenas 8,7 kilos de CO2 que emite por persona el tren de alta velocidad AVE para cubrir los más de 500 kilómetros que separan Málaga de la capital de España.

Si los datos de Renfe se extrapolan al resto de los trayectos que el año pasado se realizaron en el país la diferencia es aún más evidente. Según sus cálculos, los trenes AVE y larga distancia evitaron en 2010 la circulación de 3.800.000 automóviles y 20.400 vuelos entre Andalucía y el resto de España. Por ejemplo, la cuota de mercado del AVE respecto al avión entre Málaga y Madrid fue abrumadora, ya que tres de cuatro viajeros usaron el tren en detrimento del medio aéreo.

Y eso se traduce en una disminución de las emisiones contaminantes a la atmósfera que, según Renfe, fueron de 218.000 toneladas de CO2, y un ahorro en el consumo energético de más de 70.000 toneladas equivalentes de petróleo. O, lo que es lo mismo, este ahorro de gases de efecto invernadero equivale a las emisiones eléctricas de los hogares de una población similar a la de toda la provincia de Málaga que supera ya el millón y medio de habitantes.

La importancia de esta aportación de Renfe a la sostenibilidad del sistema de transporte puede observarse más de cerca si se atiende a servicios concretos. Es el caso de servicios en entornos metropolitanos donde la actividad diaria del transporte de viajeros es muy intensa.

Los trenes diarios que Renfe pone en circulación en el núcleo de Cercanías de Málaga evitaron en 2010 cerca de 6 millones de circulaciones de automóviles en toda el área metropolitana, una cifra cercana a la de todas las circulaciones en automóvil realizadas en 10 días la borables en la ciudad de Málaga.

El impacto económico por costes externos del núcleo de Cercanías de Málaga se traduce, por tanto, en un ahorro de 6,9 millones por congestión urbana, 4,7 millones por accidentes 1,8 millones por cambio climático, 1,4 millones por contaminación atmosférica y 0,8 millones por contaminación acústica y por otros efectos urbanos y sobre el paisaje.

Durante 2010, los ahorros ambientales por sustitución de otros modos menos sostenibles en el núcleo de Cercanías Málaga ascendieron a un total de 16.700 toneladas de CO2 y cerca de 5.800 toneladas equivalentes de petróleo. Estas cifras equivalen a las emisiones eléctricas de los hogares de una población del mismo orden de magnitud que la suma de las poblaciones de Antequera y Benalmádena.

En el caso de las relaciones de Media Distancia, destaca la aportación a la sostenibilidaddelos servicios de Alta Velocidad-Media Distancia del corredor Málaga-Sevilla, que durante 2010 evitaron la emisión de 8.500 toneladas de CO2, el consumo de más de 3.000 toneladas equivalentes de petróleo y un ahorro de externalidades de 9,5 millonesde euros.Esta cifra asciende a un total de 40,5 millones de euros para el conjunto de servicios de Media Distancia de Andalucía durante 2010.

Más de 10 millones de viajeros en tren en Málaga al año

Sebastián Sánchez | 13 de junio de 2011 a las 11:22

El tren sigue ganando adeptos. A pesar de la evidente merma que trae consigo la crisis económica, que provoca un efecto de retraimiento en el número de movimientos de los ciudadanos, el ferrocarril fue capaz de mover más de diez millones de pasajeros con Málaga como punto de origen o destino. Un dato, que dado el escenario presente, no es baladí, por cuanto se han observado leves incrementos en los dos recorridos del Cercanías y los trenes de media distancia que conectan con Córdoba y Sevilla, mientras que el AVE a Madrid ha caído ligeramente.

La gran referencia de este medio de transporte sostenible sigue siendo la Alta Velocidad, que ha desplazado en los tres años desde que entró en servicio (allá por el 23 de diciembre de 2007) a 5.787.000 usuarios entre Málaga y Madrid y viceversa, según los datos oficiales de Renfe. De ellos, casi 1,8 millones se corresponden con la pasada anualidad, lo que supuso, una resta de unos 300.000 pasajeros respecto al primer aniversario del ramal.

Un dato que tiene mucho que ver con el perfil de viajero que emplea esta herramienta como medio de desplazamiento, muy vinculado a la gente de negocios y empresarios, sector afectado por la mala situación económica, así como al sector turístico. Muestra de esto último es que los meses en los que más pasajeros se contabilizaron fueron julio, mayo y agosto. No obstante, los conteos de la primera parte del año 2011 constatan cómo la situación tiende a mejorar. Sobre ello, el director general de Viajeros de Renfe, Enrique Urkijo, ya apuntó a finales del pasado mes de mayo cómo a fecha de abril se observaba un ligero aumento respecto al mismo periodo de 2010, con un total de 563.000 pasajeros.

El escenario es más pujante en el caso de las conexiones con Barcelona, puesto que en los primeros cuatro meses de este ejercicio se ha disparado la cifra de pasajeros, que ha pasado de 60.800 en 2010 a 100.500, algo motivado por el aumento de circulaciones puesta en marcha meses atrás. Pero el grueso del movimiento en ferrocarril en la provincia sigue siendo el Cercanías y, en especial, el ramal entre la capital de la Costa del Sol y Fuengirola. Urkijo subrayó cómo el núcleo completo (es decir, incluyendo la línea Málaga-Álora) ha disparado su uso entre enero y abril en un 8,5%, con algo más de 2,7 millones de usuarios. El año pasado cerró con 8,2 millones de pasajeros.

No obstante, las mejoras introducidas por Renfe tanto en el ramal del Guadalhorce, con la prolongación de su recorrido hasta la estación Centro-Alameda, en la calle Cuarteles, como el aumento de frecuencias en la C1 (Málaga-Fuengirola) desde principios de septiembre hace que sea más que previsible que el actual año acabe con incrementos muy superiores.

La medida que se pondrá en marcha tras verano permitirá a los usuarios tomar un tren cada 20 minutos entre Málaga y Fuengirola, lo que supone una reducción de 10 minutos respecto al cronograma actual. Ello trae consigo un aumento considerable de circulaciones, al punto de que la compañía ferroviaria ofertará desde el 11 de septiembre hasta 114.000 plazas más a la semana, con 52 circulaciones por sentido cada día. La tercera pieza del mapa ferroviario de la provincia son los Avant que unen la capital de la Costa del Sol con Córdoba y Sevilla. Las cifras vinculadas a estos trayectos son muy inferiores a las de sus otros hermanos, puesto que en 2010 movieron poco más de 350.000 usuarios, según los datos de Renfe. Así, del algo más de un millón de personas que usaron estas plataformas en la región, un 22% lo hicieron para viajar desde Málaga hasta Córdoba y otro 11%, entre Málaga y Sevilla. El resto de usuarios se desplazó entre la ciudad cordobesa y la capital hispalense.

Sin embargo, esta situación variará de forma sustancial en unos años, cuando entre en explotación el conocido como eje ferroviario transversal, que posibilitará, por ejemplo, la conexión vía línea de alta velocidad entre Málaga y Sevilla en unos 55 minutos, lo que supondrá una reducción de una hora sobre el tiempo actual. La previsión de la Junta de Andalucía, administración a la que compete la ejecución de este trazado, es que sea un ramal que mueva del orden de 14 millones de usuarios al año.