Archivos para el tag ‘Sevilla’

El blindaje del casco histórico al tráfico funciona

Sebastián Sánchez | 12 de agosto de 2011 a las 9:45

El punto de control colocado en la calle Alemania hace que el tránsito pase de unos 4.600 vehículos diarios a unos 300

El temor al fracaso del plan de restricción de tráfico en el casco antiguo de Málaga se ha ido difuminando con el paso de los meses. Tras no pocos años de análisis, estudios e indecisión, el Ayuntamiento se atrevió a mediados de 2009 a impulsar un plan que suponía de facto cerrar el centro histórico como eje de paso para los vehículos, a excepción, eso sí, de los residentes del barrio, la carga y descarga y demás de coches autorizados.
Algo más de dos años después de su puesta en servicio, las conocidas pilonas retráctiles se han convertido en una parte más del paisaje urbano, sin que sus limitaciones hayan generado grandes quebraderos de cabeza en la urbe. La experiencia de Málaga, tomada de otras ciudades pioneras en medidas de este tipo como Vitoria y Córdoba, entre otras, choca de lleno con lo ocurrido en Sevilla. Mientras el nuevo equipo de gobierno del PP, al frente del cual se encuentra el alcalde Juan Ignacio Zoido, ha decido derogar el plan de accesos, permitiendo de nuevo la entrada al corazón de la capital hispalense, en Málaga no sólo no se contempla dar marcha atrás sino que además se dan pasos adelante, como la creación de una área limitada en torno al Centro de Arte Contemporáneo (CAC), en funcionamiento desde la semana pasada.

Y por los datos aportados por el área de Movilidad, ya en los primeros días el efecto de los pivotes fijados en la zona es más que notorio. El concejal de este departamento, Raúl López, explicó a este periódico que si a principios de mes, antes de la implantación del sistema de control, se contaba una intensidad media de unos 4.163 vehículos diarios; “ahora la cifra cae a unos 300, incluyendo los residentes, los coches que salen del aparcamiento que hay y muchos despistados a los que ahora mismo se les está permitiendo pasar”.

La experiencia que ahora se constata en la calle Alemania es un reflejo fiel de lo que se produjo a los pocos meses de poner se en marcha el plan de pilonas en el centro de la ciudad, donde se crearon cinco puntos de control de acceso en las calles Cisneros, Nosquera, Císter, Méndez Núñez y Sancha de Lara, con sus respectivas salidas. Por estos itinerarios, según la norma, sólo pueden circular vehículos autorizados, como son los residentes, comerciantes, transportistas de carga y descarga y servicios oficiales como la Policía Local, Bomberos y emergencias.

Desde mediados de 2009, la aplicación de estas acciones, junto a la progresiva peatonalización de diversas calles del casco antiguo, ha traído consigo una reducción significativa en el tráfico que a diario pasa por el centro, pasando de unos 62.300 vehículos en 2004 a menos de 10.000 en julio de 2009, lo que equivale a un 84% de bajada. Un efecto que se deja notar también en la contaminación que este tráfico generaba, que pasó de 9,3 toneladas de C02 a 1,4 en el año 2009.

Si bien no se disponen concretos para cada uno de los itinerarios, los datos actuales son más que llamativos. En este sentido, López preció que por el itinerario Nosquera-Comedias pasan ahora de media 98 vehículos diarios, incluyendo carga y descarga; mientras que en el caso del punto de control de Císter (suprimido en los últimos meses por las obras de reurbanización en el entorno del Palacio de la Aduana) ha llegado a contabilizar hasta 600 vehículos. A pesar del buen comportamiento del sistema, el área de Movilidad no contempla extenderlo mucho más. “Lo que queremos ahora es que, una vez abiertos los puntos de Cisneros y Cortina del Muelle, afectados por las obras, hacer un balance global, viendo el número de movimientos”, señaló el edil del PP, que tiene claro que “a medio plazo” la línea a seguir debe pasar por quitar las pilonas retráctiles, una vez el comportamiento de los ciudadanos así lo permita.

Los interrogantes de los ‘nuevos’ AVE

Sebastián Sánchez | 16 de junio de 2011 a las 9:46

Acostumbrada a los parabienes de la alta velocidad ferroviaria, la provincia de Málaga mira ya en el horizonte del medio y largo plazo el momento en que las intervenciones que tienen en marcha la Junta de Andalucía y el Ministerio de Fomento para acortar las distancias con Sevilla y Granada sea una realidad. A día de hoy, las dos administraciones eluden marcar en el calendario una fecha aproximada para la puesta en servicio del eje ferroviario transversal entre Antequera y las dos ciudades andaluzas y que una vez culminado posibilitará, por ejemplo, ir desde la capital de la Costa del Sol hasta la ciudad hispalense en apenas 55 minutos, una hora menos que en el momento actual, mientras que hacerlo a Granada durará unos 50 minutos.

Las máquinas trabajan desde hace varios años en la ejecución de ambos trazados, aunque el ritmo de la tarea se ha visto marcado por la crisis económica y las dudas que la misma genera en el desarrollo de las inversiones. Muestra de ello es que los dos primeros tajos de la línea entre Sevilla y Antequera fueron reprogramados el pasado ejercicio con un plazo de desbloqueo de entre seis y ocho meses, sin que a día de hoy se hayan iniciado los trabajos. En el caso del ramal a la ciudad de la Alhambra, la gran duda se mantiene en torno a la parte final del recorrido, que posibilitará la llegada del AVE a una nueva estación, con la firma de Rafael Moneo.

En cualquier caso, y a la espera de que se solventen estos interrogantes, los nuevos enlaces ferroviarios siguen dando pasos. La consejera de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, Josefina Cruz, protagonizó ayer una comparecencia en el Parlamento Andaluz en la que ofreció importantes novedades sobre el proyecto entre Antequera y Sevilla.

La titular del departamento autonómico informó de que ha planteado al Gobierno la posibilidad de integrar esta línea de alta velocidad en la red estatal, al objeto de que la construcción de las infraestructuras del eje ferroviario, especialmente el tramo Sevilla-Marchena (50 kilómetros), sea asumido por el Estado, lo que supone variar el modelo de actuación diseñado y acordado por ambas administraciones y que dejaba en manos autonómicas el ramal Sevilla-Antequera y en manos del Gobierno el Antequera-Granada.

Al tiempo, Cruz señaló que la Junta contempla un acondicionamiento, como “solución provisional y transitoria”, de la línea existente entre Santa Justa-Utrera-Arahal-Marchena y actualmente en servicio, lo que permitiría “rentabilizar a corto plazo las inversiones en marcha y aprovechando a corto plazo las estructuras existentes de acuerdo a la actual situación presupuestaria”. Con ello, este trazado conectaría la plataforma ya “prácticamente concluida” entre Marchena y Antequera con el tramo de vía ya existente entre Utrera y Sevilla.

“Tenemos que rentabilizar en el corto plazo las inversiones que ya están finalizadas y hacerlas más eficaces y las dificultades nos hacen en ese momento optar por esa decisión, pensando en el corto plazo, pero no hemos renunciado a ninguna obra”, dijo, al tiempo que reconoció como “complicada y desfavorable” la actual situación económica. Sobre esta intervención, comentó que al trayecto Sevilla-Antequera se ha dedicado hasta la fecha unos 280 millones de euros (de un presupuesto global de 1.200 millones), con los cuales se ha construido la infraestructura de más de 77 de los 129 kilómetros del tramo.

En el caso de la línea entre Antequera y Granada, que compete a Fomento, los datos aportados por el Administrador de Infraestructura Ferroviaria (Adif) constatan cómo la mayor parte de los 126 kilómetros de recorrido se encuentran ya o en obras o con la actuación contratada. El último paso que se dio fue la licitación a principios del pasado mes de mayo de la ejecución del tramo Quejigares-Variante de Loja (3,1 kilómetros) por 46 millones de euros, siendo el primero de los cuatro tajos que compone la variante de Loja (21,4 kilómetros).

Esta línea está compuesta de 17 tramos, incluida la integración ferroviaria en Granada. De ellos, según los datos de Fomento, once ya están en obras o concluidos, lo que suponen 89,7 kilómetros, que unidos al tramo Loja-Tocón (realizado por la Junta) eleva la longitud avanzada a los 106,5 kilómetros, el 83,5% del total.

Más de 10 millones de viajeros en tren en Málaga al año

Sebastián Sánchez | 13 de junio de 2011 a las 11:22

El tren sigue ganando adeptos. A pesar de la evidente merma que trae consigo la crisis económica, que provoca un efecto de retraimiento en el número de movimientos de los ciudadanos, el ferrocarril fue capaz de mover más de diez millones de pasajeros con Málaga como punto de origen o destino. Un dato, que dado el escenario presente, no es baladí, por cuanto se han observado leves incrementos en los dos recorridos del Cercanías y los trenes de media distancia que conectan con Córdoba y Sevilla, mientras que el AVE a Madrid ha caído ligeramente.

La gran referencia de este medio de transporte sostenible sigue siendo la Alta Velocidad, que ha desplazado en los tres años desde que entró en servicio (allá por el 23 de diciembre de 2007) a 5.787.000 usuarios entre Málaga y Madrid y viceversa, según los datos oficiales de Renfe. De ellos, casi 1,8 millones se corresponden con la pasada anualidad, lo que supuso, una resta de unos 300.000 pasajeros respecto al primer aniversario del ramal.

Un dato que tiene mucho que ver con el perfil de viajero que emplea esta herramienta como medio de desplazamiento, muy vinculado a la gente de negocios y empresarios, sector afectado por la mala situación económica, así como al sector turístico. Muestra de esto último es que los meses en los que más pasajeros se contabilizaron fueron julio, mayo y agosto. No obstante, los conteos de la primera parte del año 2011 constatan cómo la situación tiende a mejorar. Sobre ello, el director general de Viajeros de Renfe, Enrique Urkijo, ya apuntó a finales del pasado mes de mayo cómo a fecha de abril se observaba un ligero aumento respecto al mismo periodo de 2010, con un total de 563.000 pasajeros.

El escenario es más pujante en el caso de las conexiones con Barcelona, puesto que en los primeros cuatro meses de este ejercicio se ha disparado la cifra de pasajeros, que ha pasado de 60.800 en 2010 a 100.500, algo motivado por el aumento de circulaciones puesta en marcha meses atrás. Pero el grueso del movimiento en ferrocarril en la provincia sigue siendo el Cercanías y, en especial, el ramal entre la capital de la Costa del Sol y Fuengirola. Urkijo subrayó cómo el núcleo completo (es decir, incluyendo la línea Málaga-Álora) ha disparado su uso entre enero y abril en un 8,5%, con algo más de 2,7 millones de usuarios. El año pasado cerró con 8,2 millones de pasajeros.

No obstante, las mejoras introducidas por Renfe tanto en el ramal del Guadalhorce, con la prolongación de su recorrido hasta la estación Centro-Alameda, en la calle Cuarteles, como el aumento de frecuencias en la C1 (Málaga-Fuengirola) desde principios de septiembre hace que sea más que previsible que el actual año acabe con incrementos muy superiores.

La medida que se pondrá en marcha tras verano permitirá a los usuarios tomar un tren cada 20 minutos entre Málaga y Fuengirola, lo que supone una reducción de 10 minutos respecto al cronograma actual. Ello trae consigo un aumento considerable de circulaciones, al punto de que la compañía ferroviaria ofertará desde el 11 de septiembre hasta 114.000 plazas más a la semana, con 52 circulaciones por sentido cada día. La tercera pieza del mapa ferroviario de la provincia son los Avant que unen la capital de la Costa del Sol con Córdoba y Sevilla. Las cifras vinculadas a estos trayectos son muy inferiores a las de sus otros hermanos, puesto que en 2010 movieron poco más de 350.000 usuarios, según los datos de Renfe. Así, del algo más de un millón de personas que usaron estas plataformas en la región, un 22% lo hicieron para viajar desde Málaga hasta Córdoba y otro 11%, entre Málaga y Sevilla. El resto de usuarios se desplazó entre la ciudad cordobesa y la capital hispalense.

Sin embargo, esta situación variará de forma sustancial en unos años, cuando entre en explotación el conocido como eje ferroviario transversal, que posibilitará, por ejemplo, la conexión vía línea de alta velocidad entre Málaga y Sevilla en unos 55 minutos, lo que supondrá una reducción de una hora sobre el tiempo actual. La previsión de la Junta de Andalucía, administración a la que compete la ejecución de este trazado, es que sea un ramal que mueva del orden de 14 millones de usuarios al año.