Alivio en La Resurrección

José Antonio Martín Pereira | 6 de marzo de 2011 a las 16:53

Se acabó, y ya iba siendo hora, uno de los mandatos más conflictivos que se recuerdan al frente de una Hermandad de Penitencia en Sevilla. Juan Muñoz Jigato, el hombre empecinado en hacer de La Resurrección una cofradía del Sábado Santo, ha presentado su renuncia ante la autoridad eclesiástica después, según cuentan, de perder la confianza de su Junta de Gobierno. Abdicación, año y medio antes de la expiración de su segundo mandato, precedida por varias peticiones de dimisión que habían arrastrado el curso de la Corporación hacia un callejón sin salida. Contradicción que pone de manifiesto el carácter voluble de sus propios compañeros de viaje, los mismos que le impulsaron a librar la ilógica batalla.

Como infausto legado, una amplia lista de intentos de desplante en las intenciones por consumar el «objetivo prioritario» con que se presentó a las elecciones, poner la Cofradía en la calle el Sábado Santo, reducidos a la nulidad después de que Asenjo cerrara cualquier atisbo de apertura a esa vía. Recuerden la contundencia del Arzobispo la última vez que ambos se vieron las caras: «Para salir el Sábado Santo van a tener que esperar a que llegue otro obispo, porque yo no voy a cambiar las cosas ni para un lado ni para otro»

Con la ausencia de Muñoz Jigato, quien por cierto también ha dejado su cargo de diputado mayor de gobierno en San Esteban, se esfuma la obsesiva idea, cargada de irraciocinio, que en los últimos años sacaba los colores a la Cuaresma. Ahora será Miguel Ángel Pérez, el teniente, quien asuma el cargo hasta la próxima cita electoral, aunque esperemos, por el bien de los hermanos de Santa Marina, que la situación en la Hermandad se normalice una vez se permita la transfusión de nuevas formas de pensamiento. El listón está tan bajo que poco será suficiente para incoar el repunte.

nazarenoresucitado

  • Manuel Fuerte Rodriguez

    Ni todo es blanco ni todo es negro, predominan matices grises.
    La labor de Juan Muñoz Jigato, no se puede pesar en una balanza por un hecho en concreto.
    No olvidemos que toda una labor de ayuda con la bolsa de la caridad y con arropar a lo más nesecitados es mérito de todos aquellos que gestionan esta labor dentro de la Hermandad. TODOS, sin olvida la parte que le corresponde por mérito propio al anterior Hermano Mayor Juan Muñoz Jigato, que desde aquí quiere expresar que me merece el más profundo respeto por todo lo que ha hecho dentro y fuera de la Hermandad.

    Manuel Fuerte Rodriguez

  • Manuel Fuerte Rodriguez

    Estoy totamente de acuerdo con usted que las formas son cosa obligada, pero estará de acuerdo también conmigo que hechos acertados o desafortunados dentro de una hermandad es labor meritoria de toda la hermandad, no solo de su junta de gobierno, esto se aplica para lo bueno y para lo malo y que todos debemos afrontar nuestra pequeña parte que nos corresponda, Quisiera si me lo permite agrgar una frase que me parece significativa:

    “La hermandad en sí está muy por encima de las personas que componen su junta de gobierno”
    (Francisco Escobar – sentencia judicial)

    Por lo tanto, quiero entender que todos debemos afrontar nuestro errores sin usar un cabeza de turco.

    Recuerdo un viejo dicho que dice más o menos así:

    “Hoy un numeroso grupo
    de personas agradecidas con tu labor, te levanta un monumento de piedra, para recordarte.
    Mañana, el mismo grupo iran a romper el monumento y con sus piedras te golpearan”.

    Desde aquí quiero darle las gracias por contestar a mi comentario y me despido sin abusar más de paciencia.

    Un fuerte saludo.

    Manuel Fuerte Rodriguez

  • Moravia

    ¿Catalogas la idea de salir el Sábado Santo de obsesiva, cuando tú, amigo Jose, has sido uno de sus principales defensores? ¿Cuantas veces hemos discutido sobre la idea de que, a pesar de que es cierto que en nuestra Semana Santa no existe un orden cronológico, hay hermandades que tienen su día? ¿Cuantas veces te he dicho que ni la Borriquita sale el Sabado Santo ni el Santo Entierro el Martes?
    En lo que sí estoy de acuerdo contigo es en que la hermandad es soberana para intentar dirimir su destino, y en que las formas de este señor han fallado de pleno desde el principio.

    Un abrazo amigo desde Mairena del Alcor y felicidades y ánimo en este nuevo camino.