Retomando intenciones por las extraordinarias

José Antonio Martín Pereira | 31 de julio de 2011 a las 9:37

Año inusual éste, a tenor de la drástica (e imperiosa) reducción de paseítos extraordinarios, vulgo salidas evangelizadoras, producto de la conjunción imaginativa innecesaria de los capillitas del siglo XXI, claramente distante a los motivos que las generaban antaño. A bote pronto, y fijando el límite en el mes que toca fin (julio), a la memoria un único precedente, el que protagonizara la Hermandad de San Buenaventura allá por la pasada Cuaresma (concretamente el 12 de marzo). Fíjese, la excusa por entonces utilizada para poner un paso en la calle se vinculó al 75 aniversario de la hechura del Cristo de la Salvación, Titular de la corporación sita en la calle Carlos Cañal. Estando previsto el cortejo alcanzara las naves del templo catedralicio, la lluvia (premonitora de Viernes Santo) truncaría las citadas intenciones. Ahora bien, y por propia regla de tres, utilizando solamente tal argumento (insustancial), el Cristo de la Conversión debería haber salido cinco veces (es obra documentada de Juan de Mesa, y data 1620), el Cristo de la Fundación (Andrés de Ocampo, 1622) otras tantas, o el Señor de la Oración en el Huerto cuatro veces (Jerónimo Hernández, 1675). Ejemplos sobrarían a la hora de desmoronar un pretexto tan singular.

Dicho lo anterior, la paralela realidad cofrade diseñada y sostenida por aquellos quienes vistiendo traje tratan de idealizar todo lo vinculado a los golpes de vara sobre el asfalto, muy respetable aunque nada compartida por un servidor, vuelve a denotar recientes amagos de protagonismo. Y no lo decía precisamente en referencia a la participación de la Virgen de Regla en Madrid, dentro de aproximadamente quince días, en relación a intereses ondeados a unos cientos de kilómetros de la ciudad del Guadalquivir y con la justificación de las Jornadas Mundiales de la Juventud (como si la propia presencia del acto no dictaminara suficiente grandeza), sino más bien a razón de la incorporación de hermandades/juntas de gobierno a tan insípida manía, hecho cada vez menos sorprendente.

Particularizando primeramente en la Hermandad de La Sed, su junta de gobierno, reunida en cabildo de oficiales presidido por su Hermano Mayor, Francisco Javier Escudero, el pasado 15 de julio, decidía (dando cuenta a las propias Reglas de la Corporación) que el próximo mes de septiembre (concretamente el día 18) la Virgen de Consolación Madre de la Iglesia visite en Rosario de la Aurora los barrios de Los Pajaritos, Madre de Dios y Las Candelarias. Es decir, vendrá a tratarse de un paseo hasta una zona extrapolada a la feligresía donde se erige la cofradía, en la que además existen otras hermandades y donde, por muchos hermanos que residan no se determina necesario llegar bajo el pretexto de un Consuelo que tal vez sea más imperioso dentro del propio barrio. Y el año que viene qué, ¿Pino Montano? ¿El Polígono San Pablo? Ni que estuviésemos en el año de las Misiones…

Pero para extrañeza, la que pretenden protagonizar los miembros de la junta de gobierno de la Hermandad de San Roque, los cuales han convocado a sus hermanos a celebrar un cabildo general de carácter extraordinario con intención de trasladar la imagen del Santo Crucifijo de San Agustín al templo de Santa Clara, regentado por la congregación de los Padres Agustinos. La cita tendrá lugar el próximo 8 de septiembre, y con su aprobación persiguen participar de las bodas de plata de la susodicha parroquia. Cien son los años que llevan conmemorándose en la Parroquia de la O (1911-2011), con un calendario de actos excepcional, buen espejo en el que reflejarse.

Así las cosas, en la ciudad de las Coronaciones sin devoción resurgen banales deseos, retoman intenciones por las extraordinarias.

  • Rodolfo

    Lo del Cristo de la Salvación no era simplemente una salida extraordinaria por el 75 aniversario de su bendición. Era el vía crucis que realiza la hermandad todos los años, sólo que al coincidir dicho aniversario se quiso hacer algo diferente, al llevarlo en un paso por las calles cercanas al templo. Pero, insisto, era el vía crucis que hacen todos los años y que este año, al llover aquel día, no han hecho.

  • Pepe

    Interesante reflexión, atendiendo a un debate que parte de un sector de la prensa (bien conocido) se empeña en alimentar. Qué pasa, ¿es necesario tener pasos en la calle semana sí y semana también? Empecemos por acudir a los cultor internos, por participar de la vida de hermandad y luego, si sobra tiempo (que lo dudo) pensemos en jugar a los pasitos.

    Saludos

    Pepe

  • El Muñidor » Archivo » ¿Lo merecen 500 años?

    […] que desde la Archidiócesis enfocaron para que la Virgen de Regla representara a Sevilla en el Vía Crucis de la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada como recordarán en Madrid hace escasamente un mes. […]