A tener en cuenta…

José Antonio Martín Pereira | 18 de febrero de 2012 a las 14:38

Un simple vistazo, de modo superficial, a cualquiera de los calendarios que recogen las actividades relacionadas con las Cofradías de Sevilla de cara a las próximas semanas, determina con suficiencia una idea: la Cuaresma queda cerca. Por ende, se antojaría innecesario quebrarse pensando en pos de identificar que henchida acabaría la agenda de uno u otro cofrade si pretendiera asistir a la cuarta parte de cuantos actos poblrarán las tardes de los fines de semana venideros. En este sentido, ni siquiera es cuestión de elegir, basta únicamente con no perder el norte, porque el rumbo señalado por la brújula que orienta las directrices católicas, no lo olvidemos, se dirige en tres direcciones: Formación, Caridad y Apostolado, y eso queramos o no, esté en nuestra mente o le demos la espalda, es y seguirá siendo irrefutable certeza.

Por consiguiente, actuando incluso con cierta meticulosidad, es posible afirmar que el valor de los majestuosos altares de culto con los que habitualmente deleitan la inmensa mayoría de los grupos de priostía, se desmorona inmediatamente que el observador fija sus límites en un único punto, sin atender más allá. Es parte de la eterna disyuntiva la cual, del mismo modo, tiene lugar ante cualquiera de los estrenos que ya retienen ilusiones a la espera de contemplar la luz en menos de un par de meses. Estos son, como otros tantos, dos bastos ejemplos con los que resumir aproximadamente la desacertada realidad a la que se aferra el orbe de las Cofradías.

Por fortuna, y como contraste, experiencias sobran a la hora de defender que la labor de las Hermandades emerge muy por encima de esa linde que tan pocos favores realiza al conjunto de la Iglesia. Tal vez sobre con cultivar el compromiso…

  • Nazareno de negro

    Es que, como dijo San Agustín ¿verdad, Muñidor?, por encima de todo ha de estar la caridad. Caridad que viene de la misma raíz que el griego “kardías”: el corazón. Lo que ha de reinar sobre todo es la caridad, la entrega y el compromiso en el servicio a los demás.