¿Es Rampa o “Rampla”?

José Antonio Martín Pereira | 20 de marzo de 2012 a las 11:00

He aquí Aquella a la que el Maestro D. Antonio Burgos con esmero denomina Rampla, tomando como propia una de tantas acepciones terminológicas del rico acervo popular, de ésas que nada se ajustan a las indicaciones de la Real Academia Española pero que todos acertamos a identificar e interpretar. Instalada sobre el piso contiguo a la Colegial del Divino Salvador ya descansa, vanidosa, como lo viene haciendo desde hace más de cuatro décadas. Mecano símbolo de la niñez con el que el tiempo ha sido generoso, preciado material impasible e invulnerable partitura al servicio de unos juegos relatados por generaciones. Llegó como regalo prematuro de Primavera, apenas un puñado de horas antes, evocando nostálgicos rumores de zapatitos nuevos a la vez que abriendo paso a la estación que dictamina el inagotable cariz de la ciudad eterna. Es el último anuncio, y trae consigo la sombra de la emoción.

Dejó escrito Aristóteles que ‘una definición es una frase que significa la esencia de una cosa’. En definitiva la Rampa, o Rampla, en sí misma lo es.

Los comentarios están cerrados.